LAS FOTOS DE EL GRáFICO

Los Caudillos: Pastoriza

- por Redacción EG: 14/03/2017 -

José Omar Pastoriza no era el mejor en el equipo, ni el que más goles hacía pero fue un líder natural en todos los clubes que jugó, en Colón, Racing y fundamentalmente en Independiente.

El inolvidable “Pato” Pastoriza  era el conductor del grupo en los equipos que integró, porque reunía las dos condiciones básicas: personalidad y rectitud. Era un pibe, jugaba en Colón de Santa Fe, y ya tenía vocación para el mando. Tanto, que a sus 18 años se sometían jugadores de mayor edad y trayectoria sin osar ni siquiera discutir sus proposiciones.

Pipo Rossi recuerda que lo trajo a Racing precisamente por eso: “Me gustó su estampa, su forma de plantarse en la cancha y manejar el equipo. Lo vi PATRÓN. Y por eso pedí que Racing lo comprara...”

Pipo no lo dice pero se adivina: lo vio parecido a él, cuando recién ascendía a primera con apenas 18 años, y ya les gritaba a los cracks consagrados de LA MÁQUINA, siguiendo una irrefrenable vocación de caudillo que traía desde los potreros de Beccar...

El caudillo puede ser el mejor jugador del equipo. El que más sabe. El que más goles hace. El que más fuerte “mete” cuando llega la hora de hacerse sentir en la cancha. O no. Puede pegarle imperfectamente a la pelota, arrastrándola como Pastoriza. Lo importante es que su cerebro trabaje a muchas revoluciones por segundo, que disponga de una inclaudicable riqueza temperamental y que sea capaz de transmitirles fe a sus compañeros.

El caudillo no se fabrica solo. Lo fabrica el medio. Lo van fabricando sus compañeros de equipo, que necesitan tener alguien en quien confiar cuando la mano viene mal barajada y alguno debe tomar la bandera para seguir yendo al frente.

El Pato no llega a Independiente y dice “Aquí mando yo”. El Pato llega a Independiente, se integra en el grupo, y poco a poco, por inevitable gravitación de su personalidad, los demás van depositando en él su confianza, reconociendo que es quien debe tener la voz cantante en la cancha y fuera de ella. Y se le reconoce ese liderazgo natural, porque no lo usa en su provecho sino en beneficio del grupo. Porque no es un caudillo para estar en la cómoda sino todo lo contrario. Porque no crea problemas en el grupo siguiendo la maquiavélica norma de “dividir para reinar”, sino porque une al grupo. No es el jefe de la camarilla disgregadora, es el jefe de un clan sin divisiones ni intrigas.

Fragmento de la la nota Los Caudillos publicada en 1972 en El Gráfico con textos de Juvenal.

Por Redacción EG: 14/03/2017

Para seguir leyendo:

Boca llegó a Rafaela para un choque crucial por la punta

Con Newells a dos puntos, Racing a cinco y River a seis, el Xeneize se enfrenta a la Crema, que se juega la vida para su continuidad en Primera en un estadio en el que ganó una sola vez y hace doce años. Al menos las estadísticas lo favorecen: triunfó en los últimos seis de visitante.

Orsanic cumplió su promesa y se tatuó la Copa Davis en la espalda

Tarde pero seguro: mientras prepara el repechaje, el capitán argentino de la Davis cumplió la promesa que había hecho antes del título del año pasado y se tatuó el trofeo en la espalda.

Cocca: "Tenemos una gran efectividad, pero sin la pelota debemos ser más sólidos"

El entrenador se mostró feliz por el triunfo, pero lamentó el sufrimiento de Racing en cada partido y la cantidad de goles que les convierten.

El Atlético ganó y sigue en puestos de Champions

Derrotó 1-0 al Espanyol como visitante y se despegó del Sevilla para quedar sólo en el tercer lugar, el último de los espacios que da un cupo directo para la próxima Copa de Europa.

Icardi marcó un triplete pero el Inter igual perdió

En un encuentro increíble y cambiante el conjunto milanés cayó 5-4 contra la Fiorentina. El delantero argentino aportó tres goles, pero no alcanzaron para evitar la caída.

Di María la sigue rompiendo en Le Championnat

Fideo marcó un gol en el triunfo 2-0 del PSG sobre el Montpellier. Con el triunfo si equipo sigue en la cima tres puntos por encima del Monaco, que de todas formas tiene dos partidos pendientes.

Insólito: una pelota de Nadal se fue más de 30 centímetros afuera y se dieron por buena

En el Master 1000 de Montecarlo, en el partido entre Nadal y Goffin, el umpire dio por buena una pelota que había picado 30 centímetros afuera. El belga estalló y de bronca y para colmo perdió el juego 6-3 y 6-1.

Operativo de Aprevide termina con 11 barras detenidos

Un exitoso procedimiento llevado a cabo por la Policía, por iniciativa de Aprevide, concluyó con la detención de 11 barras de Racing y el secuestro de documentos falsos, un revolver, municiones, cuchillos y objetos punzantes.

A Gimnasia se le escapó un partido increíble: lo ganaba y Central se lo dio vuelta con uno menos

El Lobo ganaba desde el arranque con un gol de Aleman y en el Canalla se fue expulsado Ruben, pero lo dio vuelta sobre el final con goles de Camacho y Herrera. De no creer.