LAS FOTOS DE EL GRáFICO

Los Caudillos: Pastoriza

- por Redacción EG: 14/03/2017 -

José Omar Pastoriza no era el mejor en el equipo, ni el que más goles hacía pero fue un líder natural en todos los clubes que jugó, en Colón, Racing y fundamentalmente en Independiente.

El inolvidable “Pato” Pastoriza  era el conductor del grupo en los equipos que integró, porque reunía las dos condiciones básicas: personalidad y rectitud. Era un pibe, jugaba en Colón de Santa Fe, y ya tenía vocación para el mando. Tanto, que a sus 18 años se sometían jugadores de mayor edad y trayectoria sin osar ni siquiera discutir sus proposiciones.

Pipo Rossi recuerda que lo trajo a Racing precisamente por eso: “Me gustó su estampa, su forma de plantarse en la cancha y manejar el equipo. Lo vi PATRÓN. Y por eso pedí que Racing lo comprara...”

Pipo no lo dice pero se adivina: lo vio parecido a él, cuando recién ascendía a primera con apenas 18 años, y ya les gritaba a los cracks consagrados de LA MÁQUINA, siguiendo una irrefrenable vocación de caudillo que traía desde los potreros de Beccar...

El caudillo puede ser el mejor jugador del equipo. El que más sabe. El que más goles hace. El que más fuerte “mete” cuando llega la hora de hacerse sentir en la cancha. O no. Puede pegarle imperfectamente a la pelota, arrastrándola como Pastoriza. Lo importante es que su cerebro trabaje a muchas revoluciones por segundo, que disponga de una inclaudicable riqueza temperamental y que sea capaz de transmitirles fe a sus compañeros.

El caudillo no se fabrica solo. Lo fabrica el medio. Lo van fabricando sus compañeros de equipo, que necesitan tener alguien en quien confiar cuando la mano viene mal barajada y alguno debe tomar la bandera para seguir yendo al frente.

El Pato no llega a Independiente y dice “Aquí mando yo”. El Pato llega a Independiente, se integra en el grupo, y poco a poco, por inevitable gravitación de su personalidad, los demás van depositando en él su confianza, reconociendo que es quien debe tener la voz cantante en la cancha y fuera de ella. Y se le reconoce ese liderazgo natural, porque no lo usa en su provecho sino en beneficio del grupo. Porque no es un caudillo para estar en la cómoda sino todo lo contrario. Porque no crea problemas en el grupo siguiendo la maquiavélica norma de “dividir para reinar”, sino porque une al grupo. No es el jefe de la camarilla disgregadora, es el jefe de un clan sin divisiones ni intrigas.

Fragmento de la la nota Los Caudillos publicada en 1972 en El Gráfico con textos de Juvenal.

Por Redacción EG: 14/03/2017

Para seguir leyendo:

Hecho paranormal: se lesionan tres al mismo tiempo

La secuencia que estas por ver dio la vuelta al mundo: tres jugadores del equipo húngaro Nyíregyháza, ante un ataque rival, caen al mismo tiempo lesionados. Inexplicable.

22 de abril de 1986, la crisis de la Selección previo al Mundial

La edición cuestionaba directamente al entrenador apoyada en los testimonios de quienes no serían tenidos en cuenta por Bilardo para integrar la lista de jugadores para el Mundial de México.

Tres anécdotas boquenses

El aguatero que no podía pronunciar la l, los sobretodos de Cherro y Varallo y el carnero que se salvó del asador. Tres divertidas historias de la trastienda de Boca de los años 30 por Borocotó.

21 de abril de 1939, Kate Fastner, destacada atleta argentina

El atletismo femenino irrumpía con fuerza y la publicación lo reflejaba en la figura de Kate, quien en el mes de mayo se alzaría con dos medallas de bronce en el Campeonato Sudamericano de Atletismo en Perú.

¿Quién es el pibe de la foto?

El aplicado caballerito de la foto será en el futuro uno de los jugadores de fútbol más exquisitos en la historia de su país. Entrá a la nota y averígualo.

Los sucesos más insólitos de los Mundiales

Algunos de los bloopers más locos de las Copas del Mundo: el perro que no se quería ir, piruetas que ponen en riesgo la vida de jugadores y árbitros, errores inexplicables y la peor jugada preparada de la historia.

Kempes: orígenes del Matador

“-Oiga, pibe. ¿Usted cómo se llama? -Aguilera. Mario Aguilera.” Asi empezó su carrera en Instituto Mario Kempes. En 1975 El Gráfico indaga el origen de ese joven artillero que brillaba en Central.

1975. Cumbre de glorias

Víctor Galíndez, Guillermo Vilas, Carlos Monzón, Ubaldo Fillol y Juan Carlos Harriott en la Cena de Campeones de El Gráfico. Pocas imágenes existen de tantos ilustres del deporte argentino juntos.

Tremenda apilada del Papu para meter un golazo

Alejandro Papu Gómez se deshizo de tres jugadores en una baldosa y, con la complicidad del arquero que le regaló el palo, convirtió un golazo para la goleada de Atalanta frente al Benevento.