BáSQUET

Anthony Davis, el Niño Maravilla

- por Redacción EG: 22/02/2017 -

A los 23 años es la revelación de la NBA a pesar de la pobre campaña de su equipo, New Orleans Pelicans. Especialista en bloqueos y en triples, ya iguala números de Michael Jordan y busca dejar atrás el karma de las lesiones.

Aunque juega en un equipo devaluado, su jerarquía bate récords.

50 puntos, 16 rebotes y cinco asistencias dejarían conforme a cualquiera. A cualquiera salvo a Anthony Davis. El ala-pívot, en el debut de su quinta campaña en la NBA, firmó esa planilla contra Denver Nuggets, pero no pudo evitar la derrota (107-102) de su equipo, que naufraga en la Conferencia Oeste. Con cara de fastidio, se retiró del parquet y repitió su gran actuación al partido siguiente, contra Golden State. El resultado, no obstante, fue otra vez el mismo. Una nueva caída (122-114) y una recurrente frustración. Sin embargo, el Uniceja, como es apodado, está en boca de todos: con su espíritu competitivo, que ya lo llevó a bañarse de oro con el Dream Team de Estados Unidos, la está rompiendo en el amanecer de la temporada y ya iguala algunas estadísticas de un tal Michael Jordan. Características y curiosidades del Niño Maravilla, un jugador contracultural en el circo de la NBA .

1. Formación
Anthony Marshon Davis Jr. comenzó su carrera en el campus Rodley Joslin de Chicago, más famoso por sus virtudes en las ciencias y en las matemáticas que por ser formador de talentos deportivos. Sin embargo, cuando sus padres empezaban a impacientarse, apareció la visión analítica de un entrenador: “No se preocupen, no importa dónde juegue, a los buenos siempre los encuentran”. Así fue que Kentucky Wildcats lo descubrió en el verano de 2010 y lo unió a sus filas.

2. Formación II
Con Kentucky Wildcats, el equipo de la NCAA que mayor cantidad de jugadores promovió a la NBA en los últimos años, disputó una sola temporada, la 2011/2012, pero formó parte del único plantel que ganó el título universitario desde 1998 hasta la fecha. Allí jugó 40 partidos y redondeó 14.2 puntos de promedio. En 2012 fue elegido en el primer lugar del draft por New Orleans Pelicans y dejó relegados, entre otros, a Draymond Green (Golden State).

Davis nació el 11 de marzo de 1993, en Chicago. Tiene 23 años.

3. Baby Jordan
En el debut de la presente campaña, en la derrota contra Denver, firmó una planilla de 50 puntos, 16 rebotes y 5 asistencias, y asombró al mundo mientras su equipo iba de mal en peor en los siguientes partidos. Fue máximo anotador en nueve de los primeros once juegos de los Pelicanos en la temporada, aunque son colistas en la Conferencia Oeste. El último jugador que redondeó esos números fue… Michael Jordan en 1989, lo que le valió el apodo de Baby Jordan.

4. Físico de cristal
Anthony Davis tiene todo para crecer en el micromundo de la NBA, pero los especialistas miran con recelo su tendencia a las lesiones y un dato insoslayable que lanzan las planillas: desde su debut en 2012 nunca superó los 68 partidos en una campaña. Los problemas en su rodilla izquierda y en su hombro derecho se hicieron evidentes durante la pasada temporada, y el mismo Davis confesó que juega con molestias desde que debutó en New Orleans. Doblegar las lesiones es su reto personal.

5. Polémica familiar
Cuando Davis explotó en Kentucky Wildcats, el periodista Michael O’Brien, del diario Chicago Sun-Times, difundió una versión que dejó muy mal parada a la familia del ala-pívot. Aseguró que sus padres exigían dinero a cambio de aceptar las cartas de intención de los distintos colleges que pugnaban por los servicios de Anthony. “Los familiares de Davis –escribió el cronista– pidieron hasta 200.000 dólares para decidirse por algunas ofertas”. Una vez despejados los rumores, tanto el padre del jugador como la Universidad de Kentucky demandaron al matutino y a O’Brien, y lograron una rectificación, ya que los hechos no pudieron ser probados, aunque la reparación fue a medias porque no consiguieron una indemnización monetaria y el diario se negó a dar de baja el artículo en cuestión de su sitio web.

"Baby Jordan" juega con el mismo número que Michael: el 23.

6. Medallista y mundial
Al igual que otros grandes talentos de la NBA, Davis se destacó antes en la Selección de Estados Unidos que en su propio equipo. Es común que el Dream Team siga reservando en sus filas algunos lugares para los basquetbolistas en formación, y el ala-pívot llegó al combinado que disputó los Juegos Olímpicos de 2012 en parte por sus buenas actuaciones y en parte también por la lesión o ausencia de otras figuras (en Londres ocupó el lugar de Dwight Howard). Con Estados Unidos ganó la medalla de oro en esos Juegos, y luego se consagró campeón en el Mundial de España 2014. Allí fue líder en bloqueos y, si bien no jugó demasiados minutos, se dio el gusto de compartir equipo con Stephen Curry, Derrick Rose, James Harden y Kyrie Irving, MVP del certamen.

7. Pie Grande
Hasta 2008 Davis medía 1,83 y se destacaba como un escolta de muy buen tiro desde afuera del perímetro, especialmente desde la esquina. Sin embargo, algo cambió en sus últimos años en Rodley Joslin y en dos campañas creció ¡28 centímetros! y alcanzó los 2,11 metros y superó los 100 kilos. A medida que su altura lo fue acercando al aro también se hizo conocido su particular look: empezó a ganar terreno su apodo de Unibrow (Uniceja), y su costumbre de jugar con calzas largas debajo del pantalón se hizo patente.

8. El futuro llegó
A los 23 años, Davis empieza a transitar una temporada decisiva en el despegue definitivo de su carrera. Si logra mantener los números, asentar su estilo y, sobre todo, superar el karma de las lesiones, podrá convertirse en un jugador requerido por las principales franquicias de la NBA. Por lo pronto, con poco le alcanza para romper la monotonía en New Orleans, que es desde los números el peor equipo de la Liga de las Estrellas hasta ahora. Boston Celtics ya lo tiene en su radar, lo mismo que Chicago Bulls. Al mismo tiempo, su look heterodoxo (aspecto clave en el mayor circo deportivo del mundo) y su comprobada buena conducta fuera del parquet son un buen incentivo para cualquier equipo. ¿Podrá mantenerse y dar el salto en 2017?

Además de su calidad, llama la atención por el look. Siempre juega con calzas largas.

9. La palabra de los especialistas
John Calipari, entrenador de los Wildcats campeones en 2012, llenó de elogios a Davis: “Es un tremendo bloqueador de tiros. Puede convertir de tres puntos, y puede subir y bajar más rápido que cualquiera gracias a sus pasos largos. Es un jugador diferente y muy fuerte físicamente. Si se lo propone, puede hacer historia”. El enorme Mike Krzyzewski, entrenador de Estados Unidos, también se encargó de destacarlo: “Es completo, ofrece calidad y también se encarga del trabajo sucio. Desde Magic (Johnson) que no había visto un jugador que pueda adaptarse a cualquier posición en las transiciones de los partidos”. Por último, el mismo Jordan lo reconoció como un fenómeno: “Explotó tarde pero es un jugador que no tiene techo. Podría lograr grandes cosas”.

10. ¿El próximo Curry?
No parece muy probable, pero en New Orleans no son pocos los que se ilusionan con que Davis se convierta en algo parecido a Curry en Golden State. Cuando Steph empezó a destacarse en su equipo, los Warriors atravesaban el peor momento de su historia y, hundidos en la clasificación temporada tras temporada, veían alejarse sus épocas de gloria. Con Curry se dio un fenómeno raro: la ciudad recuperó el atractivo como capital del básquet de la Costa Oeste, y la figura del Golden Boy empezó a atraer jugadores que colaboraron en el título de 2015 y en el segundo puesto de 2016. No obstante, el caso de los Pelícanos es diferente: alejados hace tiempo de los primeros planos, es más factible que Davis, que ya es pretendido por varias franquicias, continúe su progresión en otro sitio.

Por Matías Rodríguez / Fotos: AFP

Nota publicada en la edición de enero de 2017 de El Gráfico

Por Redacción EG: 22/02/2017

Para seguir leyendo:

1991. Heroico: Boca 4 - River 3

Superclásico #17 por Libertadores. Noche soñada de Boca en la Bombonera, remonta un resultado adverso de 1 a 3 y termina ganándolo, con un golazo de Latorre, 4 a 3. CRÓNICA, FOTOS Y VIDEO.

1919. La más hermosa página de fraternidad

Debido a la lesión y muerte del arquero uruguayo Roberto Chery, la selección argentina, luciendo “la Celeste”, toma el lugar de la uruguaya en un compromiso con Brasil, en un gesto de hermandad inmortal.

1974. Queríamos tanto a Ringo

Oscar “Ringo”Bonavena, uno de los boxeadores más populares de nuestra historia, en 1974 recorría el mundo con esta remera. La foto nos la pidió Antonio Navarro al mail: elgrafico.com.ar/contacto

1976. La inolvidable noche de Galíndez

Por Robinson: “Herido, sangrante, lesionado, casi ciego… así le gano a Kates, así se convirtió en ídolo”. Una pelea épica, en defensa del título, que forma parte de la historia grande del boxeo. VIDEO

16 de Noviembre de 1971, volvió Nicolino, volvió el show

Victoria del boxeador argentino ante el español Antonio Ortiz por puntos. El Intocable Iría por la sexta defensa del título superligero ante Cervantes en el mes de diciembre en el estadio Luna Park.

1985. ¿Quién será el campeón?

Después de la primera final del Nacional sin goles, Batista, de Argentinos, y Larraquy, de Vélez, pugnan en la redacción de El Gráfico por el estandarte más deseado. Al final se lo quedaría el Checho…

La revancha de Pepino

El artillero de Boca, José “Pepino” Borrello, y el arquero de River, Amadeo Carrizo, vivieron a mediados de los ’50 un duelo tremendo. Esta es la historia de donde nació esa bronca superclásica.

1986. La revista de la primera Copa de River

Otro número de El Gráfico digital histórico: River derrota a América de Cali con gol de Funes y se consagra campeón de la Libertadores. Después de dos subcampeonatos (’66 y ’76) la tercera final fue la vencida.

1986. Ruggeri: “tengo tanta fe en ganar la Copa como la tenía antes del Mundial”

A través de la entrevista al central de River, se hace un repaso de la victoria sobre Boca por 1 a 0 para cerrar el Grupo 1 y poner al Millonario en Semifinales de Libertadores. Fue el superclásico #16 en la Copa.