BOXEO

Tyson Fury, al borde del abismo

- por Redacción EG: 21/02/2017 -

Verborrágico y señalado por racista, el campeón del mundo de los pesados quedó literalmente contra las cuerdas. Drogas, alcohol y depresiones lo obligaron a dejar vacantes sus títulos. Su futuro deportivo es un interrogante.

La noche en que Fury derrotó a Klitschko y se sintió en el cielo. Luego, su vida se desplomó.

“He tomado la difícil y emotiva decisión de dejar ahora oficialmente vacantes mis preciados títulos mundiales para desearles a los próximos contendientes lo mejor, mientras yo enfrento otro gran desafío en mi vida. Creo que lo que se ganó se debe perder en el ring, pero soy incapaz de defenderlos en este momento. Sé que, como ocurrió con (la pelea ante) Klitschko, lo conseguiré”. Así anunció el boxeador británico Tyson Fury su decisión de despojarse de sus cinturones OMB y AMB de los pesados conseguidos el 28 de noviembre de 2015, tras vencer por puntos al ucraniano y estrella de la categoría Wladimir Klitschko. El inglés Anthony Joshua ocupará su lugar ante Klitschko en una fecha aún no definida. Se pensaba que sería en diciembre. Ahora se especula con que será en marzo o abril próximos. Mientras tanto, Fury, de 28 años (12 de agosto de 1988, Wythenshawe, Reino Unido), inició su pelea más compleja: su adicción a las drogas y al alcohol, y los fantasmas de la depresión. Su carrera profesional, según algunos entendidos en boxeo, está acabada. Otros dicen que se recuperará y volverá. La respuesta la dará el tiempo.

Alto (2,06 metros), corpulento (112 kilos en pelea; hoy excedido de peso), con un corte de pelo y barba al ras y tan soberbio como racista, pocos lo imaginaban vencido no en el ring, sino ante un micrófono. Se descargó, finalmente, ante la revista Rolling Stones. Reconoció que era consumidor de cocaína y bebidas alcohólicas. “Bebí de lunes a domingo. Lo único que me ayuda es beber hasta perder el conocimiento”, contó. Se sinceró, además, con el consumo de cocaína. “Mucho, durante los últimos meses”. También: “No es una sustancia que mejore mi rendimiento. Jamás peleé dopado o bajo los efectos de las drogas”. Se mostró frágil, dijo que no aguantaba más sus depresiones –trastorno bipolar, especificó– y se “esperanzó” con que alguien lo mate. Antes de que lo hiciera él mismo, como afirmó. “La cocaína es algo pequeño en comparación con no querer vivir. Por ahora no entreno. Estoy deprimido. Atravieso un infierno personal, tratando de quitarme muchos demonios de encima. Estoy harto de la vida”, dijo además.

Cuando derrotó a Klitschko –un símbolo de la categoría–, todo indicaba que tocaría el cielo con las manos y que habría más y mejores resultados en su carrera ascendente y a una edad ideal. Boxeador del año, Sorpresa del año: los premios no le escatimaron. El sitio web especializado BoxRec llegó a considerarlo el sexto mejor del mundo libra por libra. Sin embargo, a partir de aquella victoria todo se le volvió contra. En 2016 se cancelaron dos peleas por la revancha: la primera pautada para el 9 de julio (por una inventada lesión suya) y la segunda el 29 de octubre. Eran excusas, se supo, mientras perdía la batalla con sus adicciones. Paulatinamente dejó los entrenamientos. Desde mayo, directamente los abandonó a pesar de que se anunciaba el combate. Como si fuera poco, dos análisis antidoping le dieron positivo. Su suerte estaba echada. Pero él fue más allá: se disfrazó de Al Pacino (Tony Montana, el personaje) en Scarface y trucó una montaña de coca para una foto que subió a su cuenta de Twitter. Un gesto tan altanero como desafiante. “El boxeo es la cosa más triste en la que he participado. Todo un montón de mierda. Soy el más grande y también estoy retirado, así que vayan a mamarla, felices días”, publicó en la misma red social para descargar su bronca ante la suspensión anunciada. Su verborragia parecía ilimitada.

Su victoria consagratoria fue ante Wladimir Klitschko, en Düsseldorf. Le valió gloria, títulos y cinturones.

TODO UN BATMAN
Se ve que le gusta disfrazarse. En septiembre de 2015 apareció vestido de Batman en la presentación de su pelea con Klitschko, que finalmente se postergó por lesión de este, quien no pudo evitar una sonrisa al verlo. “Serás el próximo en caer”, vaticinó Fury, acompañado de alguien que interpretaba al Guasón. Después se fue en su Lamborghini amarillo. Su excentricidad se continúa en su costumbre de subir videos a la web –hay uno en el que rompe una sandía con la cabeza– y cantar. Lo suyo es hacerse notar.

Ya más con los pies sobre la tierra, y después de aquella imagen con la droga frente a él, apareció la Rolling Stone como una suerte de confesionario. “No veo una salida, yo ni siquiera veo una forma de vida para mí, no quiero vivir más. Me ha llevado al borde de la muerte, que es donde estoy en este momento”.

Sin embargo, en medio de todo eso hay una buena: el propio Fury admitió que está bajo tratamiento profesional. “Hoy estoy limpio”, agregó. Al menos una esperanza de recuperarse. En este sentido, Oscar de la Hoya se mostró optimista en cuanto a un regreso. “Volverá más fuerte que nunca. Solo tiene que ir a buscar ayuda y aferrarse a ella. Va a ser la pelea más dura de su vida, pero creo que puede hacerlo. Es un luchador. Creo en él”.

Hincha del Manchester United, Fury aprovechó su influencia mediática para expresarse más allá del ring. Criticó al gobierno de su país al señalar que se ocupaba más de los inmigrantes que de los pobres y adictos nacionales. También expresó deseos de dedicarse a la política. Y acentuó su camino hacia la vereda del racismo. “El mundo se ha vuelto loco, no hay moral, no existe la lealtad. Los judíos sionistas les lavan el cerebro, son dueños de todos los bancos, de todos los medios de comunicación”, disparó. Las críticas no tardaron en llegar y Tyson –que se llama así porque su padre era fan de Mike– se retractó: “Cualquiera que me conoce personalmente sabe que no soy de ninguna manera un racista o intolerante y espero que el público acepte esta disculpa”. “Como hijo de emigrantes, el Sr. Fury ha sufrido la intolerancia y el abuso racial durante toda su vida y, como tal, nunca desearía que nadie sufra lo mismo. Tiene muchos amigos de una amplia gama de orígenes y razas y no desea ningún mal a cualquiera de cualquier raza, religión u orientación sexual”, agregó en defensa su entrenador y tío, Peter Fury.

Excéntrico, se disfrazó de Batman y protagonizó un paso de comedia en una conferencia de prensa con el gigante ucraniano.

Las minorías, los homosexuales y las mujeres también fueron blanco de sus declaraciones: “Hay solo tres cosas que se necesitan consumar para que el diablo entre en tu hogar: una de ellas es la legalización de la homosexualidad, otra es el aborto y otra es la pedofilia”. Poco le importó levantar su dedo acusador al decir que sus colegas David Price y Tony Bellew eran amantes. Tampoco tuvo empacho en decir que “el mejor lugar para una mujer es en la cocina o de espaldas. Que me haga una buena taza de té”. Ni en que “colgaría” a su hermana si fuera promiscua. Y sobre la gente de color: “tal vez tengamos el mismo color y puede que hablemos el mismo idioma, pero en el fondo no somos nada parecidos”. “Tratemos de no hacer de mí un tipo villano y que odio a los homosexuales porque no odio a nadie”, pidió cuando voces de distintos organismos se alzaron en contra de sus dichos. La BBC lo propuso como Personalidad del año. Las denuncias no tardaron en llegar para que lo quitasen de la lista. En tanto, Tyson ratificó su catolicismo a ultranza. “Mi fe y mi cultura están basados en la Biblia. Yo la sigo y ella es la que me dice lo que está mal”. Y después: “el diablo es muy fuerte, muy fuerte, y creo que el final está cerca. La Biblia me dice que el fin está cerca. El mundo me dice que el fin está cerca. A pocos años, calculo, de ser terminado”.

En diciembre de 2015, tras vencer a Klitschko (que no perdía desde 2004), lo despojaron del título de la FIB, porque esta, por contrato, lo conminaba a enfrentarse con Vyacheslav Glazkov. Por el contrario, Fury firmó la revancha con el ucraniano. “Tuve que luchar contra uno de los mejores campeones de la historia e igual me tratan como una mierda. En una semana la FIB robó mi cinturón para dárselo a otra persona, aun sabiendo que no podía defenderse en una semana porque tenía una revancha con Klitschko. Eso fue corrupción en el boxeo”.

También le afecta, y lo repite en cada ocasión, ese sentimiento de persecución del que dice ser víctima a raíz de su origen gitano y de sus fuertes convicciones cristianas. “Nunca seré aceptado por lo que soy. Soy gitano, lo que significa que jamás rechazo una pelea. Cuando un tipo borracho me enseña los puños... me encantaría difundir alguno de estos encuentros. Pertenecer a esta comunidad es imborrable, como un negro que no puede cambiar su color. Es mi vida, es lo que soy y aunque sea rico siempre viviré en una caravana”. Según él, no lo quieren en su país ni en el extranjero. Y la prensa solo cuenta sus cosas negativas, se queja. Las cargadas que recibe en las redes sociales le duelen. Y alguna vez, contó, le prohibieron ingresar a un restaurante junto a su familia. “Vivo en una caza de brujas”, se justifica cuando habla de las críticas y acciones que hay en su contra desde que se consagrara campeón mundial.

“Yo era mucho más feliz cuando no tenía el título de campeón del mundo: la gente no me trataba como una mierda. Me han empujado al borde. No puedo aguantar más. Por eso estoy en un hospital, viendo a psiquiatras. Ahora lo único que quiero es tener un trabajo normal”, contó en la misma entrevista en la que también dijo sentir miedo de que su esposa y sus hijos lo abandonen.

Este Fury –padre de tres chicos– se encuentra lejísimo de aquel que tras imponerse ante Klitschko entonó, frente a 54.000 personas en el estadio Esprit Arena de Düsseldorf, en Alemania (y 10 millones por televisión), una canción de Aerosmith, dedicada a su esposa, París. Tal vez ahora se parezca más a aquel que creció en un hogar violento, bajo los dominios de un padre también boxeador, John Fury, conocido como El Gitano, preso tras un incidente callejero en el que lastimó a una persona. “Cuando era niño, nosotros no tuvimos una vida familiar. Mis padres siempre estaban gritando y pegándose el uno al otro. Mi papá tuvo diferentes mujeres y varios hijos en el camino. Mi mamá tuvo 14 embarazos, pero solo sobrevivimos cuatro”, se sinceró. Definitivamente, su infancia no fue feliz. Y su adultez parece que tampoco: “Lo que tengo es incurable. No quiero vivir. Todo el dinero del mundo, la fama y la gloria no significan nada si uno no es feliz”. Cuando le ganó al ucraniano, posiblemente haya creído que la felicidad al fin golpeaba a su puerta. Ahora sabe que esa era nada menos que la puerta del infierno.

Por Alejandro Duchini / Fotos: Reuters

Nota publicada en la edición de enero de 2017 de El Gráfico

Por Redacción EG: 21/02/2017

Para seguir leyendo:

1998. La fiesta de Boca y River hace 20 años

Inolvidable presentación de Fútbol de Primera de Boca 3 - River 2 del Clausura ‘98. Cuando todavía iba público visitante, la Bombonera vibra con uno de los mayores espectáculos del mundo.

El superclásico en todos los tiempos (Parte II)

Compartimos la segunda entrega de las históricas fotos de nuestro archivo, sobre el partido de los partidos del fútbol nacional. Desde el escándalo de 1931 hasta el caño de Riquelme a Yepes. Para coleccionar.

“Mis partidos contra Boca”, por Pinino Mas

En 1972, El Gráfico le propuso al ídolo de River hacer un repaso de su extenso historial de enfrentamientos que ha protagonizado frente a Boca, y en los que ha dejado una huella imborrable.

21 de Septiembre de 1999, River: el campeón del siglo

La publicación hacía un repaso por los registros que respaldaban al club millonario como el mejor del siglo XX, y lo hacía a través de sus grandes figuras a lo largo de su exitosa historia.

El superclásico en todos los tiempos (I)

Esperando el duelo del domingo, ofrecemos la primera entrega de fotografías de nuestro archivo del clásico de los clásicos a lo largo de la historia. Historias, partidos y personajes de un enfrentamiento eterno.

A la carta:1999. La vida es bella

Seguimos cumpliendo los deseos de nuestros seguidores. Pablo Corbalán nos pidió una foto que salió en la revista el día que Boca le ganó a Racing 4 a 0 con dos goles de Barijho. De nada Pablo.

Golazos Criollos: Maradona y un excelente tiro libre en 1995

Gran pegada del 10 para darle la victoria a Boca sobre Argentinos, el club que lo vio nacer, por la Fecha 10 del Torneo Apertura. Diego volvía a gritar un gol en su reciente regreso a Boca.

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar, Urruzmendi del Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.