LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

La historia de Gabriel Deck, la promesa del básquet argentino que ya se transformó en realidad

- por Redacción EG: 28/01/2017 -
CON UNA MANO agarra la pelota, en una de las plateas del Roberto Pando. Foto: El Gráfico.

Un perfil del pivot que tendrá la Selección Argentina en los próximos diez años. Desde el aro con un volante de tractor hasta sus sueños de NBA.

El padre de Gabriel Deck terminó su recorrido diario con el colectivo y no dudó. Agarró su bolso y llegó decidido a su casa. El entusiasmo que tenía su hijo lo inspiraba y lo ilusionaba. Algo tenía que hacer para siguiera practicando deporte, para que se siguiera puliendo, para que siguiera siendo feliz.

Carlos, que ahora dejó el bondi, pero es remisero, se había acordado que tenía un volante de un tractor en el fondo de su casa. Enchufó la amoladora y cortó las divisorias para que quedara limpio, para que la pelota entrara mansa. Se fue hasta la cancha de fútbol abandonada que estaba cerca de su casa, en Colonia Dora, agarró el poste de uno de los arcos y  buscó un pedazo de madera que hiciera de tablero. Listo. El aro de básquet ya estaba instalado en el mejor estadio del mundo: el patio trasero de la casa de Gabriel Deck, el pibe de 21 años que hoy la rompe en la Liga Nacional de Básquet con la camiseta de San Lorenzo.

Mientras le cuenta esta historia a El Gráfico, Tortuga, como lo llaman todos, comparte su orgullo y casi que se le quiebra la voz, mientras algunos de sus compañeros siguen tirando al aro en el flamante Polideportivo Roberto Pando, en Boedo. “Lo hizo para que yo jugara todos los días con mis amigos”, suelta con tono suave y su acento santiagueño. A la mañana practicaba y practicaba en su aro casero; a la tarde, aprendía en el club Bartolomé Mitre y a la noche, jugaba con los pibes con la mayor de las energías en su canchita.

Una joyita: "El estadio" en donde se formó Gabriel Deck. Foto: Facebook.

Antes de que sea el máximo goleador del Mundial Sub 17 de Lituania, con 21.5 puntos de promedio, Gabriel llegó a Quimsa a los 13 años gracias a su profesora de Educación Física, Paola Aguilar, que le veía condiciones y, que por lo visto, no se equivocó. Lo duro fue la mudanza: Colonia Dora, su pueblo natal, queda a 175 kilómetros de Santiago del Estero capital, y jugar en el club de sus sueños conllevaba dejar la familia.

En el 2014 en una entrevista con un programa de Deportv, Deck remarca que tiene “buenos movimientos debajo del aro” y que debe “mejorar su tiro de tres puntos”. Antes de que charlara con nosotros hizo cinco tandas de diez tiros en diferentes lugares de la línea de tres: en todas metió nueve de los diez lanzamientos. Eso marca la rápida evolución de este chico que llegó hace cinco meses al equipo de Julio Lamas y que actualmente vive en Caballito con su novia.

 

SUS GUSTOS, LA ESCUELA, SU APODO Y LA NBA

 

Integró la U15, U16, U17, U18, U19 de la Selección Argentina. Fue elegido varias veces capitán por sus compañeros. Foto: El Gráfico.

Un día cualquiera de los primeros días en Quimsa, Gabriel estaba acostado en la concentración y se tapó hasta la cabeza con una colcha. De a ratos, sacaba su cabeza y relojeaba a su alrededor. De repente, un compañero suyo dice: “Miren, miren, la tortuga, la tortuga”. De ahí viene su apodo. Según él, nadie le dice Gabriel, todos los llaman por su mote animal.

El pivot de San Lorenzo juega como vive y vive como juega: con tranquilidad “como todo chico de pueblo”, pero con rigor y con personalidad a la hora de la verdad. Estuvo en las fiestas por Santiago, lesionado, y volvió de la mejor forma. Le gusta pescar: a pocos kilómetros de su casa está el Río Salado. Ama los guisos que hace con sus amigos y le encanta la cumbia y la guaracha santiagueña. ¿Sabrá bailar ese ritmo?. Dice que en la escuela primera era un buen alumno, cumplidor y con buenas notas o sino su mamá, Nora, lo cagaba a pedos. Pero en la secundaria, que la hizo en la capital de la provincia, se contagió de “vagancia” y no pudo terminar: le quedan los últimos dos años. Lo terminará, en algún momento, porque le hizo una promesa a su madre. Sueña con estudiar Kinesiología, “pero primero lo primero”.

Su ídolo es Leo Gutiérrez, el máximo ganador de la Liga con diez campeonatos en cinco equipos diferentes, y tuvo la oportunidad de escucharlo en las citaciones de la Selección Mayor. ¿Qué le dijeron Manu y Scola?. “Me dieron muchos consejos en los Juegos Olímpicos de Río y me contaron cómo vivían todo esto a mi edad. Me contaron de sus sueños y cómo hicieron para cumplirlos. A todos los más chicos nos dicen que tenemos que continuar el legado que ellos dejaron”.

Con Quimsa ganó la LNB 2014/2015 y el Súper 8 2014; con Casla, el Súper 4, a principios de año.

En Colonia Dora jugaba a los picaditos con sus amigos soñando ser futbolista, hasta que se cruzó con la pelota naranja. Su hermano Joaquín estuvo con él en Quimsa, pero ahora juega en Oberá, de Misiones, en el TNA. Con respecto a los rumores que lo vinculan con equipos de la NBA (Utah Jazz y Milwaukee Buks), Gabriel expresa: “Estoy tranquilo y trato de hacer lo mejor con la camiseta de San Lorenzo. Me genera mucha alegría y mucha motivación saber que se están fijando en mi gente muy grosa. Me motiva para seguir superándome”.

En su brazo derecho tiene un tatuaje de un búho de la buena suerte con un reloj “para manejar los tiempos de mi vida”. Es muy creyente y por eso se tatuó a la Virgen de Guadalupe en su pierna derecha y en la izquierda, tiene pintada a una tortuga. Pero sin dudas que la carta escrita que tiene en su muslo derecho, una frase del escritor estadounidense John Calvin Maxwell, especialista en liderazgo, sintetiza el pensamiento de Gabriel Deck, uno de los herederos de la Generación Dorada: “Cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas; cuando vean que no pueden detenerte, te dirán cómo tienes que hacerlo; y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti. Hazlo por tu gente, hazlo por tu orgullo, nunca sabrás si nunca lo intentas…”.

 

Por Matías Escobar

Por Redacción EG: 28/01/2017

Para seguir leyendo:

Especialista en Champions: el Real ganó en Múnich y define en Madrid

Este Real Madrid parece hecho para este torneo. Por semifinales venció al Bayern 2 a 1 con goles de Marcelo (golazo) y Asensio. Abrieron el marcador los bávaros con gol de Kimmich. VIDEO.

EL MOTIVO por Troilo y Goyeneche

Haciendo la nota de Pichuco nos topamos con este video y nos dio ganas de compartirlo (por si algún purrete se engancha): la orquesta de Troilo y la voz del Polaco Goyeneche desgranan EL MOTIVO, un tangazo.

Suecia 1958. Brasil campeón mundial

El Scratch se consagraba por primera vez en su historia. Aquel Mundial fue el bautismo de oro de Pelé y Garrincha, un campeonato que marcó un antes y un después en las formas de jugar al fútbol.

El click justo: golazo de De Marta

El fotógrafo Aldo Abaca logra una de las fotos del año. Fue un golazo del “Mudo” Carlos De Marta, el primero de Temperley que vence a NOB 3 a 1 y clasifica para el octogonal del Nacional 1975.

Pichuco: tango con banda roja

“Su fueye gambeteaba a los violines, se apilaba al piano y le servía el tango al cantor”. Oscar del Priore revela, de primera mano, el fervor por River de Aníbal Troilo, el Bandoneón Mayor.

Steve Kerr aconseja a Manu después de ¿su último partido?

Después de la eliminación de San Antonio en los Playoffs de la NBA, un aficionado captó la charla que tuvieron Ginóbili y su ex compañero, hoy técnico de los Warriors, Steve Kerr.

Nunca visto: gol de chilena con dos caños

En la goleada de Porto sobre Setúbal por 5 a 1 se puede encontrar este gol que quedará en la historia. El defensor Iván Marcano ejecuta una chilena y la fortuna le regala 2 caños antes de tocar la red.

Julio Benavidez, jugaba a jugar

Cordobés ilustre. Eje de ataque del Instituto siete años campeón de sus pagos, después se consagró en Boca. Jugó una época generosa en el espectáculo. Puede decirse entonces que el “Negro” nació a tiempo.

México 86. Laudrup, con amagues y gambeta, desarma a todo Uruguay

Recordada es la goleada de Dinamarca ante Uruguay por 6 a 1, tanto como el magnífico 3er gol en los pies de Michael Laudrup. Sin dudas, uno de los mejores jugadores de su tiempo.