LAS FOTOS DE EL GRáFICO

1948. La hazaña de Mauro Cia

- por Redacción EG: 09/01/2017 -

Londres. En la lucha por la medalla de bronce, Cia pelea con ambos ojos semicerrados y la mano derecha lesionada, era su 3er combate en menos de 24 hs. Ganó por KO. VIDEO.

El camino del porteño Gualberto Mauro Cia a la medalla de bronce olímpica es, quizás, una de las más grandes hazañas de la historia olímpica nacional.

El boxeador aficionado de Balvanera gana el derecho de representar al país en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948 en la categoría semipesado, al  vencer claramente en el Luna Park a Rinaldo Ansaloni, el mismo rival que lo había derribado 7 veces en dos asaltos diez días antes.

1948. Mauro Cia vs. Rinaldo Ansaloni

En los Juegos Olímpicos de Londres, en su primera pelea Mauro Cia debe enfrentar al holandés Hennie Quentemeijer, campeón europeo y favorito para ganar la medalla de oro. Sorpresivamente gana por puntos. En la siguiente ronda derrota al uruguayo Felipe Suárez por descalificación en el tercer round.

El 11 de agosto de 1948 por cuartos de final vence al polaco Szymura por la mañana. Debe disputar la semifinal por la tarde. Agotado y con la mano derecha lesionada, el argentino pierde con el sudafricano Hunter, quien finalmente ganaría el Oro.

En la mañana del 12 de agosto se disputa la pelea por la medalla de Bronce. El público londinense queda boquiabierto cuando el argentino entra al ring con los dos ojos casi cerrados, cortes sobre las dos cejas y la mano derecha tan inflamada que no entraba en el guante.

Mauro Cia, a pesar de no estar en las condiciones mínimas para pelear, en el tercer round derriba con su mano derecha herida al austríaco Holmes por toda la cuenta y conquista una medalla de bronce que la delegación argentina festejó aún mas que la de oro de Pascualito Pérez y Rafael Iglesias lograda en esos mismos Juegos.

Mauro Cia nunca quiso ser boxeador profesional.

¡Vivan los deportistas aficionados! ¡Viva Gualberto Mauro Cia!

Por Redacción EG: 09/01/2017

Para seguir leyendo:

1986. La historia de la camiseta azul contra los ingleses

La increíble historia de la casaca utilizada por la Selección en la inmortal victoria ante Inglaterra en México 86 y el destino de la número 10 con la que Maradona señaló el mejor gol de la historia de los Mundiales.

1965. Loro, Pinino y Rojitas

Antes de jugar en Asunción contra Paraguay por las eliminatorias para el Mundial 66, Oscar “Pinino” Más y Ángel Clemente Rojas juegan con un loro en la concentración de la Selección.

Arquero esquiva delantero y lo hace dar una vuelta carnero

El arquero Reynet del Dijon tuvo la más brillante de las jugadas de la fecha en Francia al dejar desparramado por el piso al delantero del Lyon después de un amague tremendo.

El gol maradoneano del Levante: recorre 75mts, esquiva a todos y la pica

Uno de los mejores goles europeos del año lo hizo Morales para el Levante frente al Bilbao: la agarró en su campo, recorrió casi toda la cancha mientras iba apilando gente y definió picándola.

Alemania 74. Zaire comete el error reglamentario más increíble de la historia

Mucho más histórica que la clasificación de Zaire en el Mundial, fue la macana reglamentaria que comete el defensor Mwepu en un tiro libre a favor de Brasil: mirá qué hizo cuando pitó el árbitro.

Cae Independiente con un error grosero de su arquero

Un centro cerrado sin complicaciones se convierte en la pesadilla de Martín Campaña. Una serie de rebotes alocados le impiden controlar el balón hasta que el pie de Bareiro finaliza la secuencia en gol para Defensa.

Los 31 goles de la fecha 24

El show de goles de una nueva fecha de la Superliga Argentina. Para destacar los golazos de Cristian Pavón y de Lautaro Martínez que esperan la convocatoria a la Selección.

24 de abril de 1990, Napoli rendido ante Maradona

Por la fecha 33 de la Liga de Italia, el Napoli le ganaba de visitante 4 a 2 al Bologna con un tanto del 10 y se despegaba en la punta de un campeonato que finalmente les pertenecería.

Ángel Perucca, de guante blanco

Fino en el toque, elegante en la salida y certero en el quite. Desde Newell’s, fue una de las primeras grandes referencias del fútbol rosarino. Su habilidad en la recuperación lo convirtió en El Portón de América.