JUGADORAZOS

Cesáreo Onzari, el inventor del gol olímpico

- por Redacción EG: 05/01/2017 -

Fue un destacado wing izquierdo de la época de oro del amateurismo, una gloria del Huracán campeón de 1928 y una de las figuras de la Gira de Boca por Europa, pero su nombre quedó emparentado a un hecho fundacional: el primer gol convertido directamente desde el córner.

Producción especial para El Gráfico, con el balón de la época y una hermosa camiseta de Huracán.

“El palquito, las tribunas, todo se fue yendo en la vieja cancha de Sportivo Barracas, escenario de partidos inolvidables. Fueron cayendo los vestuarios, desmoronándose las apiladas de ladrillos, y entre el polvo de cal fueron emergiendo los recuerdos. ¿Te acordás? Aquí perdieron los olímpicos uruguayos en 1924. Fue el match más memorable en la historia del fútbol rioplatense”. La crónica pertenece a Ricardo Lorenzo Bocorotó, quien en 1942 narró en El Gráfico todo su pesar por la demolición del estadio de Iriarte y Luzuriaga, el mismo que en los últimos tramos del amateurismo y durante la etapa embrionaria del profesionalismo arropó las mayores hazañas del fútbol argentino.

“Acababan los uruguayos de ganar en París el Campeonato Olímpico de fútbol –continúa Borocotó–, produciendo extraordinario asombro. Luego de ganar en 1923 el Campeonato Sudamericano, meses más tarde iniciaron la cruzada exitosa por España, culminando en París con el título de campeones olímpicos. Vueltos a su tierra, se programaron dos matches: uno, en Montevideo; el otro, en Buenos Aires. En el primero se registró un empate de un tanto; en el segundo, ganaron los argentinos por dos a uno en cotejo sumamente equilibrado”.

“Fuera del resultado –y aquí viene lo que concierne a nuestro protagonista–, otras razones influyeron para que ese match fuera memorable. En primer lugar, que jugaba aquí por vez primera un team campeón olímpico. Eso ya de por sí hubiera bastado para hacer perdurable el recuerdo. Pero hay detalles importantísimos: en ese partido, Onzari marcó un gol directo de córner. Días antes, se había aceptado internacionalmente que era válido el gol directo de tiro de esquina sin que nadie tocara la pelota. El referee uruguayo Ricardo Vallarino, que dirigió el encuentro, puso aquí en vigencia la modificación mencionada y de ahí viene la denominación de ‘gol olímpico’ al directo de córner”.

Onzari junto a Médice y al árbitro Barbera, en la previa de un Capital-Provincia.

El texto de Borocotó basta por sí solo para describir las circunstancias que hicieron mundialmente famoso a Cesáreo Onzari, pero reducir su figura a un instante, a un hecho superfluo, sería, contrario a lo que podría creerse, desmitificar su nombre. Onzari fue ese gol olímpico, pero también un wing excepcional, un campeón magistral con Huracán en el amateurismo, un componente vital en la Gira de Boca por Europa de 1925 y tantas otras cosas más. Y ese partido de Argentina contra los uruguayos campeones olímpicos solo tuvo en el gol convertido desde el tiro de esquina a una de sus tantas pintorescas particularidades.

Nacido el primero de febrero de 1903, Onzari repartió su formación futbolística entre Sportivo Boedo y Mitre, pero cuando estaba listo para debutar, este último equipo se disolvió, por lo que pasó directamente a engrosar las filas de Huracán. El Globo, en 1921, marchaba como animador del torneo de la Asociación Argentina de Football, que estaba separada de la Asociación Amateur de Football. Onzari llegó justo para la etapa de definición y logró conquistar el título con su equipo, que aventajó por tres puntos a Del Plata y por cinco a Boca, que junto a Huracán era el único de los clubes denominados grandes que disputaban la Copa Campeonato de la Asociación Argentina.

Al año siguiente, se asentó como puntero izquierdo del Globo, que repitió el título, y también debutó en la Selección Argentina. Para entonces ya era considerado uno de los grandes valores del fútbol argentino y se destacaba por su velocidad y su visión de juego, pero principalmente por su capacidad para llevar la pelota corta, cortísima al pie. Eso, claro, le trajo algunas consecuencias que luego se convertirían en una constante en su carrera, ya que su estilo lo hacía permeable a las patadas de los defensores rivales. Ante los golpes, Onzari reaccionaba siempre de la misma manera: sin ninguna queja, sin ningún reproche, se levantaba, tomaba la pelota, y continuaba jugando en una eterna concatenación de gambetas que se multiplicaban por decenas en cada partido.

Remate de zurda frente al Español de Barcelona, durante la Gira de Boca en 1925. Fue uno de los refuerzos del Xeneize.

En 1923 Huracán y Boca terminaron primeros con 51 puntos, muy por encima de los 40 de Sportivo Barracas, y definieron el título en un desempate que se saldó recién en el cuarto partido y que consagró al Xeneize. Onzari también cosechó un segundo puesto con la Selección en el Sudamericano de Montevideo, al perder ante los locales.

En 1924 Huracán tuvo una caída estrepitosa y redondeó su peor campaña en mucho tiempo, a pesar de que una remontada al final sirvió para maquillar la temporada con un séptimo puesto. No obstante, fue el año de la obra cumbre de Onzari.

En la cancha de Sportivo Barracas, Argentina recibió a Uruguay, que venía de ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Colombes. El partido estaba cargado de expectativas por parte del público local, no solo porque en Montevideo el equipo nacional había rescatado un empate auspicioso, sino también porque la visita de los campeones olímpicos servía como vara para determinar el nivel del seleccionado argentino.

Una curiosidad: hablando por radio desde el estadio, enfundado en una casaca roja de Huracán.

“El partido debió jugarse un 28 de septiembre –cuenta Borocotó–, pero fue tal la afluencia de público que penetró a la cancha limitándola. Por esa circunstancia se suspendió el juego a los pocos minutos y se disputó el lance cuatro días después, colocándose entonces un alambrado en torno al field. Por eso al alambrado que ahora circunda los campos de juego se lo llama ‘olímpico’. Ya ven cuántas cosas, además de la importancia del partido y el resultado favorable para los nuestros, determinaron que nunca se olvidara ese estadio de Sportivo Barracas”.

Efectivamente, la cantidad de público que concurrió a ver el partido en aquella oportunidad generó disturbios, hubo heridos y todo terminó con la invasión de la cancha. Antes del alambrado olímpico, el sector del público se dividía del campo de juego por una cadena que, a unos veinte centímetros del piso, hacía las veces de línea señalizadora. La concurrencia de ese partido varía según la fuente, pero ninguna baja de 50.000 personas. Además, en la previa de ese trunco encuentro se advirtió por primera vez una costumbre que se convertiría en deporte nacional: la reventa de entradas. En la puerta del estadio se voceaban populares a cinco pesos, una fortuna para la época y un precio muy superior al valor original. 

El gol que lo transformó en leyenda: olímpico a Uruguay, en 1924, en la cancha de Sportivo Barracas.

Con semejante panorama, no es de extrañar que el encuentro haya tardado solamente cuatro minutos en suspenderse por orden del juez uruguayo Ricardo Villarino. Ni siquiera la intervención del Ministro de Guerra, Agustín P. Justo, alcanzó para detener la batahola. Los jugadores uruguayos se tuvieron que refugiar en el vestuario y los argentinos salieron por una puerta trasera, mientras el público, bajo la intensa lluvia que se había desatado, aguardó casi cuatro horas por la reanudación.

Los dirigentes uruguayos, al ver el cuadro de situación, exigieron que se crearan las condiciones para la realización del partido. Las condiciones, según ellos, consistían en la instalación de un alambrado perimetral, un pedido al que los argentinos accedieron. Así, el partido finalmente se disputó el 2 de octubre con casi 37.000 personas en las tribunas.

Una foto familiar en el patio de su casa.

El encuentro comenzó accidentado por el juego brusco de los uruguayos. En una de las primeras jugadas, el goleador charrúa Pedro Cea fracturó a Adolfo Celli. Los cambios no estaban permitidos, pero dadas las circunstancias y en un “acto de caballerosidad”, los visitantes aceptaron el ingreso, en lugar del lesionado Celli, de Ludovico Bidoglio, que allí empezó su exitoso peregrinaje en la Selección.

A los quince minutos, luego de que el arquero uruguayo cediera un córner desde la izquierda, Onzari ejecutó el tiro de esquina con la pierna derecha y la pelota tomó una extraña comba hasta cerrarse para terminar definitivamente adentro del arco, sin que nadie pudiera tocarla, así se convirtió en el primer gol olímpico del que se tiene registro. Lo curioso del caso es que la International Board había aprobado, basándose en una solicitud de la Asociación Escocesa de Football, el cambio pocos meses atrás, por lo que permitía que los tiros de esquina se ejecutasen directamente y que desde allí se pudieran marcar goles. La notificación había llegado a la AFA unos días antes, pero no muchos sabían de la nueva reglamentación. El árbitro Villarino, no obstante, sí estaba al tanto, y no titubeó en validar la conquista.

Tras el gol olímpico, que recibió ese nombre debido a las circunstancias y el rival, el encuentro continuó, Uruguay llegó al empate a través de Pedro Cea y Argentina redondeó el triunfo 2-1 con un tanto de Domingo Tarascone. El partido se suspendió cuatro minutos antes del final, luego de que José Andrade lesionase a Onzari y de que el público reprobase el violento juego de los visitantes arrojando botellas y piedras al campo de juego. A partir de entonces, el wing izquierdo tomó fama mundial y cada gol marcado directamente desde el tiro de esquina llevó el sello de su nombre. Durante mucho tiempo, cada vez que se repetía la jugada se decía que era un gol “como el de Onzari a los olímpicos”, hasta que la incomodidad del término provocó que la contracción “gol olímpico” se abriera terreno y se eternizara.

Otra escena de un Capital-Provincia, con Onzari penetrando al área ante un estadio colmado. Fue un gran wing izquierdo.

Al mismo tiempo, ese día se dio la primera transmisión radial de un partido de fútbol en vivo y en directo. Esta estuvo a cargo del radioaficionado Horacio Martínez Seeber, quien, sin tener mayores conocimientos en la materia, siguió el partido desde la improvisada cabina instalada en los techos de chapa del vestuario visitante. Martínez Seeber relató las variables del juego sin mencionar el nombre de los jugadores, pero sí los sectores de la cancha por los que transitaba la pelota. En los días previos se había publicado en los diarios un diagrama del campo dividido por partes para que los oyentes pudieran seguir el juego, un sistema que se adelantó al que años después popularizaría Fioravanti. El comentarista fue Atilio Cassime, periodista del Diario Crítica, y con los años tomó fuerza el rumor de que Carlos Gardel asistió a la transmisión e incluso cantó en el entretiempo, pero es una versión que nunca fue confirmada por los testigos presenciales. 

Otro dato pintoresco es que, a falta de un segundo árbitro, el encargado de marcar el ataque argentino fue Pedro Calomino, delantero de Boca al que se le atribuye la invención de la jugada de la bicicleta, que hizo las veces de juez de línea enfundado en una camiseta de Alumni para evitar confundir a los rivales.

En 1925 Huracán volvió a gritar campeón al superar en el desempate a Nueva Chicago, y Onzari fue contratado por Boca para la Gira por Europa. Junto a Manuel Seoane, de El Porvenir, formaron parte de la delantera del equipo enfrentando a potencias europeas como el Real Madrid, el Atlético de Madrid, el Espanyol y el Bayern Munich. El balance fue más que positivo para Boca, que se constituyó en una embajada del fútbol argentino y que trajo una favorable estadística, ya que en total disputó 19 partidos, de los cuales ganó quince, igualó uno y perdió tres. Fue la consagración internacional del Xeneize, que al regreso de su expedición fue decretado Campeón de Honor por la AFA.

Huracán de 1928. Onzari, Loizo y Negro ingresan al campo rodeados de mascotas, una costumbre que perdura tanto como el fútbol.

En 1928, Onzari levantó el último trofeo de Huracán en el amateurismo, formando parte de una delantera histórica. Con la irrupción del profesionalismo, siguió jugando en su querido Globo hasta 1932, cuando se alejó de la actividad con su rodilla maltrecha, dejó un saldo de 212 partidos jugados y 67 goles convertidos. Tras su retiro, hizo algunos trabajos en las inferiores de Huracán, pero se mantuvo alejado del fútbol. Falleció el 7 de enero de 1964, a los 60 años, luego de una prolongada enfermedad.

“Onzari era un deportista íntegro –publicó La Razón en su obituario–, puede ser considerado como uno de los prototipos del fútbol amateur. Winger izquierdo del famoso equipo de Huracán en la década del veinte, extremo de una línea completada con Loizo, Chiessa, Stábile y Spósito, fue una pieza importante hasta el punto de llegar a ser internacional, pero siempre se mantuvo en un nivel modesto. No fue estrella, no quiso serlo porque se lo impedía su carácter, su personalidad, pero el que quería verlo, el espectador que no se dejaba deslumbrar por malabarismos, encontró siempre en él al elemento capaz de jugar uno y cien partidos con la misma eficacia, con idéntico desinterés de lucirse, con el único afán de jugar.

Por Matías Rodríguez / Fotos: Archivo El Gráfico

Nota publicada en la edición de noviembre de 2016 de El Gráfico

 

Por Redacción EG: 05/01/2017

Para seguir leyendo:

Maradona: "La que dijo que yo influí para que suspendieran a Messi fue gente de Tinelli"

Diego acusó al presidente de Selecciones Nacionales por los rumores y confirmó que hablará con Infantino para reduzcan la sanción.

Vélez repetiría equipo para enfrentar a Independiente

Aunque Omar De Felippe no confirmó los titulares, jugarían los mismos que vienen de empatar 1-1 ante Huracán.

Aprobación de la Superliga y repercusiones de la elección

Una de las dudas de la asamblea era si se llevaría adelante la medida, que finalmente fue confirmada. La palabra de diversos dirigentes del fútbol argentino.

Falleció Enzo Pagani, dirigente de Boca

Sufrió un infarto en Paraná. Presidía el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires y conducía Boca Social. Tenía 47 años.

Las Eliminatorias para el Mundial 2019, con países confirmados

Las últimas cuatro plazas fueron para Chile y Paraguay, por Sudamérica, y para Cuba y Bahamas, por Centroamérica. Comienzan en noviembre de este año.

Hugo Moyano: "Esperemos que Bauza siga"

El flamante vicepresidente segundo de la AFA respaldó al actual entrenador, aunque aclaró que todavía no se discutió sobre su continuidad.

El peor escenario: Ramiro Funes Mori sufrió la rotura de meniscos

El defensor de Everton y la Selección Argentina será operado el martes y tendrá, por lo menos, dos meses de recuperación.

Las ocho frases del nuevo presidente de la AFA

Claudio Tapia brindó una conferencia de prensa junto a sus vicepresidentes y también con Marcelo Tinelli y Juan Sebastián Verón. Respaldó a Bauza y adelantó que pedirán que rebajen la sanción a Messi.

El presidente número 55 en la historia de la AFA

El flamante mandatario electo estará al mando de la entidad durante los próximos cuatro años. Todos los presidentes, desde 1893 hasta la actualidad.