PERSONAJES

Los 16 de 2016: #10, Javier Filardi

- por Darío Gurevich: 23/12/2016 -

Superó una brava lesión y se convirtió en el jugador más ganador de la Liga Argentina de vóley al conseguirla por séptima vez. Ya se traza más logros para buscar. Su ambición por superarse desconoce de límites.

El cordobés, de 36 años, es una leyenda del vóley argentino. Desde 2013-14, defiende la camiseta de UPCN.

“El inicio del año fue duro, porque me recuperaba de la lesión de meniscos en mi rodilla izquierda. En marzo, jugué con menos dolor; en abril, durante las finales de la Liga, ya no lo sentía. Haber conseguido la Liga tapó todo. Ni en lo físico ni en lo mental -por temas personales-, estaba en condiciones de afrontar la preparación para los Juegos Olímpicos. Me pareció acertada la decisión de Velasco de no convocarme. La Selección necesitaba de gente al 100 por 100. Mi intención es mejorar; no quiero ser el más ganador, pero sí buscar estímulos para no perder el entusiasmo. El año que viene vamos a intentar ganar el Sudamericano y la Liga”.

Por qué
Es el jugador más ganador de la Liga Argentina. En abril, conquistó el título por séptima ocasión. De hecho, lo obtuvo una vez más que UPCN, su equipo, que hace seis temporadas levanta el trofeo. El cordobés, entonces, lo logró cuatro veces con Bolívar y tres con UPCN. Es cierto que no triunfó en el Sudamericano (culminó 3º) ni en el Mundial de Clubes, y que se perdió los Juegos Olímpicos. Pero le valoramos su hidalguía para superar una difícil lesión y transformarse en el rey de la Liga.

Data
* 33 son los torneos que ganó en su carrera: 23 con Bolívar, 8 con UPCN y 2 con la Selección Argentina. Además, fue 3º en el Mundial de Clubes 2014 y 2015 con UPCN.
* Lo único negativo fue no haber cumplido su sueño de ser olímpico. Por no estar en óptimas condiciones, Julio Velasco no lo citó para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en los que el seleccionado redondeó una interesante y productiva tarea al terminar 5º.

Por Darío Gurevich / Foto: Emiliano Lasalvia

Nota publicada en la edición de diciembre de 2016 de El Gráfico

Por Darío Gurevich: 23/12/2016

Para seguir leyendo:

1991. Les cuento todo lo que sentí

Luego de jugar 9 años en Europa, Ramón Díaz volvió a River y con sus propias palabras le contó a EL GRAFICO como vivió su noche soñada frente a Rosario Central. Doblete para el 2 a 1 del Millonario.

1997. Central apabulló a Newell´s

El clásico rosarino del Apertura 1997 quedó en la historia, fue la tarde donde brilló Central y ganó por 4 a 0. El partido se terminó antes de tiempo porque Newell´s tuvo 4 expulsados y un lesionado que no pudo seguir.

1934. Boca Juniors se consolida en el campeonato profesional

Un triunfo de Gimnasia en 1929 sobre Boca había generado una rivalidad entre estos dos equipos. Chantecler asistió al encuentro entre Xeneizes y Triperos de 1934 donde Boca comenzaría a encaminarse hacia el título.

15 de febrero de 1983 ¡Estudiantes Campeón!

El Estudiantes de Bilardo se consagró campeón del Metropolitano del 82 –finalizó en febrero del 83- y así consiguió su segundo título a nivel nacional. Brown, Ponce y Gottardi festejan la conquista.

2002. Goles y violencia en Liniers

Vélez y San Lorenzo empataron 3 a 3 en el Apertura del 2002, lo más destacado fue la expulsión de Gastón Sessa, quien posteriormente agarró del cuello al árbitro del partido y se fue pateando los carteles.

1951. La segunda final

¡Racing tricampeón! Luego de empatar sin goles en el primer partido de la definición del Campeonato de Primera División de 1951, la Academia venció a Banfield por 1 a 0 y se consagró.

1932. La viveza criolla de nuestro fútbol

A comienzos de la década del 30, Chantecler ya veía que en nuestros campos de fútbol la creatividad abundaba, en esta nota detalla algunas jugadas que generaron gran impacto en la época.

14 de febrero de 1941, el nadador José María Durañona

El destacado nadador argentino había tenido un gran 1940, estableciendo récords y ganando competencias. Siete años más tarde participaría de los Juegos Olímpicos de Londres.

"Mi papá es el mejor"

El Gráfico proponía en 1973 descubrir quiénes eran estos siete niños, hijos de consagrados deportistas argentinos, que vestían la indumentaria que usaban sus padres en su especialidad.