COPA TOTAL ARGENTINA

A puro coraje, River venció 4-3 a Rosario Central y gritó campeón de la Copa Argentina

- por Martín Mazur: 15/12/2016 -

Es la primera vez que River gana la Copa Argentina... ¡y de qué forma! Se encontró abajo en el marcador en dos oportunidades, y en ambas lo dio vuelta. Alario metió tres goles, dos de penal, y fue la figura. Alonso, el héroe impensado, metió el 4-3. Fue la octava final de Marcelo Gallardo en dos años como DT. Dedicatorias para Boca y celebración por la clasificación a la Libertadores 2017. Ruben fue expulsado y Central volvió a perder la cabeza con el árbitro.

¿Táctica? ¿Estrategia? 

Si hubo algo que se tornó irrelevante en esta final impresionante e inolvidable son todos esos detalles que normalmente definen los partidos aburridos. Fue una final que se jugó más desde las tripas que desde la cabeza, y por eso salió que salió: un palo y palo hermoso y fenomenal, que jamás dio respiro, y que River terminó ganando 4-3.

No importó tanto el pizarrón, sino el corazón. Y en el corazón River le sacó la ventaja necesaria para ser campeón de la Copa Argentina por primera vez en su historia. Porque Rosario Central lo tuvo dos veces y lo dejó escapar dos veces. Porque River se encontró con que el ciclo más exitoso de su historia se ponía insólitamente en duda por un mal resultado contra Boca a días de la octava final de Gallardo como DT. 

Hubo muchas cosas difíciles de entender, pero que sin dudas cargaron esta finalísima que se recordará por sus emociones, más que por su fútbol. No había posibilidades de fútbol en el sentido estricto de la palabra, con un campo de juego como el que presentó el estadio Kempes. El país ya se acostumbró a los papelones del terreno cordobés, tanto, que su nombre ya parece un insulto, más que un homenaje, al gran Matador. Pero en esa cancha que producía manchones marrones donde jugar era imposible (y que dejaba la imagen de uno de esos cuadro de beneficencia, los que se pintan a pelotazo puro), pensar también era imposible, había que sentir. Y el equipo de Gallardo sintió el partido. Lo jugó con el corazón y el estómago, mientras el de Coudet se dejó acechar por los fantasmas del 2015. Es cierto, hubo polémicas para hacer un tenedor libre, pero en ese contexto, River supo sobrellevarlas con mayor templanza. Mientras Alario se dedicó a ser figura, Ruben terminó consumido por su impotencia, después de haber hecho un partidazo.

Un partido que empezó con un penal no cobrado a Teo Gutiérrez y que al minuto tenía un penal cobrado a favor de River. Un partido que tuvo un cabezazo de Alario (figura impresionante) en el travesaño a dos minutos del final, pero un tiro con destino de empate tapado por un defensor de River cuando faltaba uno. En ninguno de los noventa y pico de minutos que se jugaron el ecualizador llegó a un nivel de normalidad. Ni siquiera en el entretiempo, que se consumió entre las discusiones en el campo y en el túnel.

Nadie puede haber hablado de táctica en un contexto así. Por eso Gallardo tenía la emoción que tenía. Por eso D'Alessandro salió a jugar con el cuchillo entre los dientes, y cuando fue reemplazado, siguió viviendo el partido como si fuera un segundo DT. Por eso Francescoli y D'Onofrio se abrazaron llorando en el campo de juego. Por eso Andrés festejó como un hincha más.

River ganó un partido impensado. Impensado porque no se podía pensar. River ganó un partido peleado. Peleado porque tenía que pelearse. River se metió de cabeza en la Copa Libertadores 2017. Se metió literalmente, gracias a los centros y a la artillería que mandó Gallardo al campo. En esos últimos 20 minutos, Mora las metía en el área, donde Alario y Alonso se cansaron de ganar. Así llegó el empate y así llegó la victoria, en el anticipo del uruguayo tras la asistencia de Alario. El que no se cansa de ganar es el River de Gallardo, otra vez campeón a puro coraje. 

Por Martín Mazur: 15/12/2016

Para seguir leyendo:

22 de abril de 1986, la crisis de la Selección previo al Mundial

La edición cuestionaba directamente al entrenador apoyada en los testimonios de quienes no serían tenidos en cuenta por Bilardo para integrar la lista de jugadores para el Mundial de México.

Tres anécdotas boquenses

El aguatero que no podía pronunciar la l, los sobretodos de Cherro y Varallo y el carnero que se salvó del asador. Tres divertidas historias de la trastienda de Boca de los años 30 por Borocotó.

21 de abril de 1939, Kate Fastner, destacada atleta argentina

El atletismo femenino irrumpía con fuerza y la publicación lo reflejaba en la figura de Kate, quien en el mes de mayo se alzaría con dos medallas de bronce en el Campeonato Sudamericano de Atletismo en Perú.

¿Quién es el pibe de la foto?

El aplicado caballerito de la foto será en el futuro uno de los jugadores de fútbol más exquisitos en la historia de su país. Entrá a la nota y averígualo.

Los sucesos más insólitos de los Mundiales

Algunos de los bloopers más locos de las Copas del Mundo: el perro que no se quería ir, piruetas que ponen en riesgo la vida de jugadores y árbitros, errores inexplicables y la peor jugada preparada de la historia.

Kempes: orígenes del Matador

“-Oiga, pibe. ¿Usted cómo se llama? -Aguilera. Mario Aguilera.” Asi empezó su carrera en Instituto Mario Kempes. En 1975 El Gráfico indaga el origen de ese joven artillero que brillaba en Central.

1975. Cumbre de glorias

Víctor Galíndez, Guillermo Vilas, Carlos Monzón, Ubaldo Fillol y Juan Carlos Harriott en la Cena de Campeones de El Gráfico. Pocas imágenes existen de tantos ilustres del deporte argentino juntos.

Tremenda apilada del Papu para meter un golazo

Alejandro Papu Gómez se deshizo de tres jugadores en una baldosa y, con la complicidad del arquero que le regaló el palo, convirtió un golazo para la goleada de Atalanta frente al Benevento.

Grecia: clasifican a la final con una pirueta inverosímil a los 94

Acuérdese de este nombre (si puede): Christodoulopoulos. Es el nuevo héroe helénico que clasificó al AEK Atenas a la final de la Copa Grecia con una volea acrobática en el último instante.