FúTBOL ARGENTINO - PRIMERA

De la mano de Sand, Lanús volvió a ganar

- por Redacción EG: 05/12/2016 -

Con un gol del Pepe después de una buena jugada colectiva, se impuso por 1 a 0 a Gimnasia. Es el cuarto triunfo consecutivo y la confirmación de una levantada a tiempo.

Lentamente, Lanús vuelve a recuperar la fisonomía del equipo que fue campeón unos meses atrás. Esta noche logró su cuarto triunfo consecutivo ante Gimnasia, y si bien no le sobró mucho, tuvo pasajes de buen fútbol. Ya cuenta con algunas bajas sensibles en comparación al equipo que fue campeón. Ante la salida de Miguel Almirón al fútbol estadounidense, el entrenador no pudo contar ni con Román Martínez ni su reemplazante Nicolás Aguirre, ya que ambos están lesionados.

Maxi Velázquez

En su lugar jugó Fernando Barrientos y en el complemento hizo su debut para reforzar la mitad de la cancha Matías Sanchez. Sumadas a las lesiones de los volantes, Santiago Zurbriggen quien reemplazó al sancionado Herrera fue reemplazado en el primer tiempo por una molestia.

El Granate encontró la diferencia en el minuto 40 del primer tiempo cuando el partido se le complicaba. Sand fusiló al arquero Arias después de una buena jugada y una asistencia de taco de Alejandro Silva. Gimnasia, fiel a su estilo, esperaba agazapado y buscaba aproximarse al arco de Monetti con alguna de sus dos torres; Vegetti y Rasic.

Corte de luz

Durante el entretiempo se cortó una fase de la luz y el reinicio se demoró media hora. El Tripero lo buscó con el ingreso de Lobos y de Niell, pero lo más claro llegaba mediante los centros por derecha de Oreja. Lanús no pudo liquidar el partido ni tampoco conservar la pelota. La perdió más de la cuenta y Jorge Almirón terminó con un 4-4-2 apretado exigiéndole a Lautaro Acosta que también colaboraba en la marca.

Dio sus frutos porque con este triunfo, Lanús llegó a su cuarto triunfo consecutivo y se anima a mirar para arriba. Su versión de campeón ya quedó lejos, pero a fuerza de resultados, la expectativa vuelve a crecer.  

 

Por Redacción EG: 05/12/2016

Para seguir leyendo:

1978. Amadeo, Marzolini y Sívori analizan la final

Horas después de la final, tres leyendas del fútbol argentino: Amadeo Carrizo, Silvio Marzolini y Enrique Omar Sívori, desmenuzan juntos el consagratorio triunfo de la Selección frente a Holanda.

1978. La secuencia de “El abrazo del alma”

Termina la final. Fillol y Tarantini se abrazan, se les suma un hombre sin brazos. Ricardo Alfieri, dispara su cámara y logra una imagen legendaria. Conoce la historia y la serie completa de "El abrazo del alma".

1978. ¡Argentina Campeón! Las fotos inolvidables de la final

Compartimos la mejor galería de fotos que se haya publicado de la final de la Copa del Mundo 1978. La historia en imágenes. Un verdadero patrimonio cultural de todos los argentinos.

1978. El abrazo del Flaco y Olguín

Jorge Olguín se encuentra con Menotti tras el final y se abrazan fraternalmente. “Fue el agradecimiento a un tipo que se la jugó por nosotros, con casi toda la prensa en contra”.

Goleada de Boca en San Luis

Disputó la Copa Gobierno de San Luis ante el Seleccionado Provincial en Villa Mercedes y se impuso por 4 a 0 con los goles de "Bebelo" Reynoso, Bou, Vadalá y "Wanchope" Ábila.

Libertadores: empató River y quedó primero en el Grupo D

En un partido chato ante Flamengo de Brasil, el conjunto de Gallardo igualó en 0 y si bien aseguró el primer lugar del Grupo, no pudo trepar al podio de los clasificados en las posiciones generales.

1978. SÍ, Campeones del Mundo

Argentina derrota a Holanda 3 a 1 y se consagra por primera vez en su historia Campeón del Mundo. El sueño de generaciones de argentinos hecho realidad. La crónica de un triunfo inobjetable.

1978. VIDEO. Argentina 3 - Holanda 1. La síntesis completa

La salidas, las jugadas, los goles, el final, la entrega de la copa, la vuelta. La mejor evocación en video del partido que consagró por primera vez a la Selección Argentina campeona mundial de fútbol.

1978. El asombroso sueño de Bertoni

En 1977, El Gráfico publica una nota donde Daniel Bertoni describe un sueño que tuvo, donde gritaba un gol imaginario, casi idéntico del que iba a convertir casi un año después en la final del Mundial.