¡HABLA MEMORIA!

La banda del Pibe

- por Redacción EG: 17/09/2016 -

La gloriosa selección cafetera que, capitaneada por Valderrama, se consagró en el Monumental, es hija de un proyecto que incluía a Colombia como sede del Mundial ’86. La historia de un grupo de amigos que en Buenos Aires tocó el cielo con las manos, pero que luego se diluyó.

 

El fútbol, como la vida, es caprichoso. Es capaz de provocar felicidad en la tragedia, o tragedia en la felicidad. El fútbol, como la vida, es efímero. Cumple ciclos, ciclos que pasan desapercibidos o que marcan una época. Una época que puede resultar gloriosa, como aquella que cobijó a la mejor generación que conoció el fútbol colombiano en su historia, la de Valencia, Rincón y Asprilla que, comandada por el Pibe Valderrama, mostró su mejor versión un 5 de septiembre de 1993 en Buenos Aires.

Sin embargo, la histórica goleada contra la Argentina de Alfio Basile nació mucho antes de aquella tarde. Quizás en 1974, cuando la FIFA designó como sede del Mundial 1986 a Colombia. O en 1982, cuando Belisario Betancur -el presidente colombiano en ese entonces- renunció al convite admitiendo que su país no estaba preparado para semejante evento. El anunció fue un golpe muy duro para la ilusión cafetera, porque Colombia no tenía estadios, ni hoteles, ni autopistas, ni una seguridad adecuada para recibir una Copa del Mundo, pero si contaba con una camada de formadores que había empezado a trabajar con el objetivo mundialista en el horizonte.

La Copa América de 1987 comenzó a moldear la generación dorada, siempre dirigida por Francisco Maturana. Valderrama ya llevaba la ’10’, Leonel Álvarez estaba firme en la derecha, Higuita ya pensaba en el escorpión y Arnoldo Iguarán era la gran figura. El tercer puesto final resultó premonitorio, no sólo por el buen juego exhibido, sino también por la victoria ante Argentina, organizadora de aquella contienda continental y vigente campeona mundial.

Italia ’90 no dejó mayores recuerdos que un empate contra Alemania Occidental en el San Siro, y la clasificación al ‘mata-mata’ como mejor tercero junto a Argentina. En octavos de final Colombia se convirtió en sinónimo del error de Higuita frente a Camerún que impidió que aquella selección que ya contaba también con Freddy Rincón alcanzase la siguiente fase. Una vez más, en la Copa América de Chile 1991, el equipo cafetero se quedó en promesa con un cuarto puesto con gusto a poco, y en Ecuador 1993 la mejor noticia del tercer lugar fue el estreno de los Oscar Córdoba, Tren Valencia y un tal Faustino Asprilla. Clasificar al Mundial de Estados Unidos ya era más una certeza que una utopía para tremenda generación de futbolistas.

En ese marco, Colombia llegó al Monumental buscando sellar el pasaje. Un empate, ante la Selección que acumulaba un invicto de treinta y tres partidos, le daba la clasificación a la Copa del Mundo de Estados Unidos. Sin embargo, los visitantes tenían otros planes luego de un arranque complicado en el que Córdoba se hizo grande para soportar los embates argentinos. El gol de Freddy Rincón cuando se moría el primer tiempo condicionó al equipo de Basile. En el amanecer del complemento Asprilla estiró la diferencia, Rincón repitió para el tercero y dos minutos después el Tino convirtió el 4 a 0. El resultado ya era inolvidable, y el público local le cantaba el ‘ole’ a su propio equipo, maravillado tal vez por el tiki-taka arrollador del conjunto de Pacho Maturana. Ya sobre el final, cuando los jugadores argentinos pedían clamencia a sus colegas colombianos, el Tren Valencia selló el histórico 5 a 0.

La goleada en Buenos Aires catapultó a Colombia como la gran favorita a ganar el Mundial de 1994. El equipo liderado por el Pibe Valderrama fue distinguido por Pelé como el único capacitado para quedarse con la gloria. Sin embargo, un paso en falso en el debut ante Rumania y una posterior derrota frente a los locales en el segundo partido del Grupo A tornaron estéril el triunfo ante Suiza.

La presión se terminó devorando a ese equipo que tenía todo para ser y no fue. Porque el fútbol, como la vida, es caprichoso. Y es capaz de generar felicidad en la tragedia, o tragedia en la felicidad. Como aquella noche en la que seis disparos de un fanático desequilibrado acabaron con la vida de Andrés Escobar, uno de los pilares de su generación, que contó con la mala fortuna de convertirse un gol en contra ante Estados Unidos en la Copa del Mundo. Algunos logros -más esporádicos- subsistieron, pero el asesinato del ídolo de Atlético Nacional fue el golpe de gracia para el exitoso grupo de colombianos que nacieron de la frustración del no-Mundial de Colombia ’86. Un cuento tan lindo no merecía ese final.

Por Matías Rodríguez

Por Redacción EG: 17/09/2016

Para seguir leyendo:

1973. "Te agradezco, Señor, mis gambetas"

Bajo la tribuna de Independiente, Ricardo Bochini, de 19 años, recibe a El Gráfico en la pieza donde vive: “Aquí se sueña. Aquí se espera el momento de triunfar y de comprarle una casa a los viejos”.

Detrás de estos colores hay una historia…

Amor por lo colores: EL GRAFICO investigó sobre las razones que llevaron a estos equipos a tener sus camisetas con estos colores, casi ninguno mantiene los que tuvo en sus orígenes.

Anecdotario: broncas y entreveros

Algunas situaciones desopilantes que protagonizaron aquellos árbitros de ayer, que se bancaban las paradas más bravas. Había que ser guapo con tipos como Nai Foino, o el uruguayo Esteban Marino.

Mi foto favorita: Oscar Bonavena

El gran “Ringo” elige la foto de una pelea que finalmente perdió, pero que tuvo en vilo al mismísimo Joe Fraizer, haciéndole besar la lona, en el Madison Square Garden durante 1966.

Figurita difícil: Naohiro Takahara

Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca, creyó que la mejor manera de vender la marca Boca al mundo asiático era contratando a un jugador de esas latitudes. Takahara fue el elegido y llegó al Xeneize en 2001.

Golazos Criollos: el “Negro” Gauna para Talleres en 1995

Gran ejecución de tiro libre y desde un ángulo incómodo. La pegada del volante se vuelve imposible para Goycochea y así, Talleres le ganó a Mandiyú por 1 a 0

20 de febrero de 1996, River vuelve a ganarle a Boca en el verano

Se disputaba el segundo Superclásico del año y River volvía a vencer a Boca por 1 a 0, en este caso en Mar del Plata. Ese 1996 sería histórico para River, ganaría la Copa Libertadores y el Apertura.

1933. La revista del 3 de Junio

Una joya: 50 páginas digitales de la edición 725; los 80 años de Watson Hutton, reportaje a Pepe Minella, la jornada de fútbol en crónicas y fotos, poster color de Independiente, todo el deporte y mucho más.

1995. San Lorenzo le gana el campeonato a Gimnasia

Dos partidos definían el Clausura en la última Fecha. Gimnasia vs Independiente y Central vs San Lorenzo. Todo estaba para Gimnasia pero San Lorenzo se impuso en Rosario y festejó en grande.