¡HABLA MEMORIA!

La banda del Pibe

- por Redacción EG: 17/09/2016 -

La gloriosa selección cafetera que, capitaneada por Valderrama, se consagró en el Monumental, es hija de un proyecto que incluía a Colombia como sede del Mundial ’86. La historia de un grupo de amigos que en Buenos Aires tocó el cielo con las manos, pero que luego se diluyó.

 

El fútbol, como la vida, es caprichoso. Es capaz de provocar felicidad en la tragedia, o tragedia en la felicidad. El fútbol, como la vida, es efímero. Cumple ciclos, ciclos que pasan desapercibidos o que marcan una época. Una época que puede resultar gloriosa, como aquella que cobijó a la mejor generación que conoció el fútbol colombiano en su historia, la de Valencia, Rincón y Asprilla que, comandada por el Pibe Valderrama, mostró su mejor versión un 5 de septiembre de 1993 en Buenos Aires.

Sin embargo, la histórica goleada contra la Argentina de Alfio Basile nació mucho antes de aquella tarde. Quizás en 1974, cuando la FIFA designó como sede del Mundial 1986 a Colombia. O en 1982, cuando Belisario Betancur -el presidente colombiano en ese entonces- renunció al convite admitiendo que su país no estaba preparado para semejante evento. El anunció fue un golpe muy duro para la ilusión cafetera, porque Colombia no tenía estadios, ni hoteles, ni autopistas, ni una seguridad adecuada para recibir una Copa del Mundo, pero si contaba con una camada de formadores que había empezado a trabajar con el objetivo mundialista en el horizonte.

La Copa América de 1987 comenzó a moldear la generación dorada, siempre dirigida por Francisco Maturana. Valderrama ya llevaba la ’10’, Leonel Álvarez estaba firme en la derecha, Higuita ya pensaba en el escorpión y Arnoldo Iguarán era la gran figura. El tercer puesto final resultó premonitorio, no sólo por el buen juego exhibido, sino también por la victoria ante Argentina, organizadora de aquella contienda continental y vigente campeona mundial.

Italia ’90 no dejó mayores recuerdos que un empate contra Alemania Occidental en el San Siro, y la clasificación al ‘mata-mata’ como mejor tercero junto a Argentina. En octavos de final Colombia se convirtió en sinónimo del error de Higuita frente a Camerún que impidió que aquella selección que ya contaba también con Freddy Rincón alcanzase la siguiente fase. Una vez más, en la Copa América de Chile 1991, el equipo cafetero se quedó en promesa con un cuarto puesto con gusto a poco, y en Ecuador 1993 la mejor noticia del tercer lugar fue el estreno de los Oscar Córdoba, Tren Valencia y un tal Faustino Asprilla. Clasificar al Mundial de Estados Unidos ya era más una certeza que una utopía para tremenda generación de futbolistas.

En ese marco, Colombia llegó al Monumental buscando sellar el pasaje. Un empate, ante la Selección que acumulaba un invicto de treinta y tres partidos, le daba la clasificación a la Copa del Mundo de Estados Unidos. Sin embargo, los visitantes tenían otros planes luego de un arranque complicado en el que Córdoba se hizo grande para soportar los embates argentinos. El gol de Freddy Rincón cuando se moría el primer tiempo condicionó al equipo de Basile. En el amanecer del complemento Asprilla estiró la diferencia, Rincón repitió para el tercero y dos minutos después el Tino convirtió el 4 a 0. El resultado ya era inolvidable, y el público local le cantaba el ‘ole’ a su propio equipo, maravillado tal vez por el tiki-taka arrollador del conjunto de Pacho Maturana. Ya sobre el final, cuando los jugadores argentinos pedían clamencia a sus colegas colombianos, el Tren Valencia selló el histórico 5 a 0.

La goleada en Buenos Aires catapultó a Colombia como la gran favorita a ganar el Mundial de 1994. El equipo liderado por el Pibe Valderrama fue distinguido por Pelé como el único capacitado para quedarse con la gloria. Sin embargo, un paso en falso en el debut ante Rumania y una posterior derrota frente a los locales en el segundo partido del Grupo A tornaron estéril el triunfo ante Suiza.

La presión se terminó devorando a ese equipo que tenía todo para ser y no fue. Porque el fútbol, como la vida, es caprichoso. Y es capaz de generar felicidad en la tragedia, o tragedia en la felicidad. Como aquella noche en la que seis disparos de un fanático desequilibrado acabaron con la vida de Andrés Escobar, uno de los pilares de su generación, que contó con la mala fortuna de convertirse un gol en contra ante Estados Unidos en la Copa del Mundo. Algunos logros -más esporádicos- subsistieron, pero el asesinato del ídolo de Atlético Nacional fue el golpe de gracia para el exitoso grupo de colombianos que nacieron de la frustración del no-Mundial de Colombia ’86. Un cuento tan lindo no merecía ese final.

Por Matías Rodríguez

Por Redacción EG: 17/09/2016

Para seguir leyendo:

1991. Heroico: Boca 4 - River 3

Superclásico #17 por Libertadores. Noche soñada de Boca en la Bombonera, remonta un resultado adverso de 1 a 3 y termina ganándolo, con un golazo de Latorre, 4 a 3. CRÓNICA, FOTOS Y VIDEO.

1919. La más hermosa página de fraternidad

Debido a la lesión y muerte del arquero uruguayo Roberto Chery, la selección argentina, luciendo “la Celeste”, toma el lugar de la uruguaya en un compromiso con Brasil, en un gesto de hermandad inmortal.

1974. Queríamos tanto a Ringo

Oscar “Ringo”Bonavena, uno de los boxeadores más populares de nuestra historia, en 1974 recorría el mundo con esta remera. La foto nos la pidió Antonio Navarro al mail: elgrafico.com.ar/contacto

1976. La inolvidable noche de Galíndez

Por Robinson: “Herido, sangrante, lesionado, casi ciego… así le gano a Kates, así se convirtió en ídolo”. Una pelea épica, en defensa del título, que forma parte de la historia grande del boxeo. VIDEO

16 de Noviembre de 1971, volvió Nicolino, volvió el show

Victoria del boxeador argentino ante el español Antonio Ortiz por puntos. El Intocable Iría por la sexta defensa del título superligero ante Cervantes en el mes de diciembre en el estadio Luna Park.

1985. ¿Quién será el campeón?

Después de la primera final del Nacional sin goles, Batista, de Argentinos, y Larraquy, de Vélez, pugnan en la redacción de El Gráfico por el estandarte más deseado. Al final se lo quedaría el Checho…

La revancha de Pepino

El artillero de Boca, José “Pepino” Borrello, y el arquero de River, Amadeo Carrizo, vivieron a mediados de los ’50 un duelo tremendo. Esta es la historia de donde nació esa bronca superclásica.

1986. La revista de la primera Copa de River

Otro número de El Gráfico digital histórico: River derrota a América de Cali con gol de Funes y se consagra campeón de la Libertadores. Después de dos subcampeonatos (’66 y ’76) la tercera final fue la vencida.

1986. Ruggeri: “tengo tanta fe en ganar la Copa como la tenía antes del Mundial”

A través de la entrevista al central de River, se hace un repaso de la victoria sobre Boca por 1 a 0 para cerrar el Grupo 1 y poner al Millonario en Semifinales de Libertadores. Fue el superclásico #16 en la Copa.