ENTREVISTAS

Marcelo Espina, 100x100: “Messi hace las mismas genialidades que Diego pero más rápido”

- por Diego Borinsky: 09/06/2016 -

De ídolo de Platense y Colo Colo se transformó en comentarista de fútbol de una importante cadena televisiva. Anécdotas como jugador, técnico, periodista e hincha.

En los estudios de ESPN, donde analiza el fútbol desde hace 5 años. Por ahora, no ejerce como DT.

1 ¿Fue muy pesado ser el primer futbolista en llevar la 10 de la Selección después de Maradona? Te digo la verdad: no tomé real dimensión de lo que estaba viviendo en el momento. De la primera convocatoria me enteré viendo la tele con mis viejos. Pusimos Telefé, me acuerdo que dijimos “van a dar la lista, vamos a ver a quiénes convocan”.  Ta, ta, ta y de repente aparecí yo en el medio del listado. Ni lo esperaba. Ahí empezó a sonar el teléfono como loco…

2 No había celulares en esa época… Y si había, yo no tenía (risas). Empezó a sonar el teléfono en casa: tíos, amigos, una sensación de sorpresa total. Si me pongo a pensar, la convocatoria no estaba tan mal, porque era goleador del torneo. Pero ya era grande, tenía 27 años, jugaba en Platense...

3 ¿Sentiste la mochila de la 10 o no? No, no, porque así como la convocatoria fue de improvisto, caí en Ezeiza a entrenar pensando que era el 23, el último del carro. Empezamos a hacer fútbol, Passarella nos mezcló, qué sé yo, pero el día anterior al partido dio el equipo y aparecí como titular. Y al otro día llegamos a Chile, nos reunió en el hotel y dijo: “El capitán va a ser… Marcelo”. No lo podía creer…

4 Por dentro… No, no… el tiempo después me hizo caer. Encima jugué y metí un gol. Ese partido cambió mi vida, porque a partir de ahí me empezaron a seguir Colo Colo y la U de Chile. Unos meses después me compró Colo Colo.

5 ¿Quién es Marcelo Fabián Espina? ¿En qué sentido? Ehhh… una persona muy responsable, trabajólica, lo que hago lo hago a full y me encanta. Muy papá de mis hijos y muy amigo de mis amigos.

6 ¿Y quién es Cacho Espina? Es mi viejo, el que me siguió a todos lados junto a mi vieja. Me acompañaron desde chiquito y hasta se fueron a vivir a Chile cuando me compró Colo Colo. Bueh, soy hijo único, será por eso (risas). Por suerte zafé del Marcelino, que es el nombre de mi viejo. Es muy futbolero, trabajó en las juveniles de River, Platense y Colo Colo buscando jugadores. Es mi sombra, por suerte los tengo, a él y a mi vieja.

7 También jugó al fútbol, ¿no? Sí, era un 9 de área, fuerte, bravo para marcar. Lo vi después en torneos de barrio, y no era bueno técnicamente pero sí jodido para marcar, una especie de Beto Acosta. Y se agarraba a trompadas bastante seguido, lo vi varias veces a las piñas. Metía muchos goles. Llegó hasta la Tercera de Boca, porque una vez tuvo un problema en el tobillo y como tenía que hacer el servicio militar y no quería, se fue caminando desde la Boca hasta Martínez, donde vivía, para que se le inflamara el tobillo y no pasara el apto médico. La cuestión es que el tobillo se le hizo una pelota, tuvo que hacer el servicio militar y no jugó más en Boca. Después, hubo alguna chance en Tigre, pero ya no quiso.

La sonrisa de niño.

8 O sea que vos le cumpliste un poco su deseo. De algún modo sí, llegar a Primera fue lo que él no pudo. De fútbol entiende mucho. Y tiene muy buen ojo. A David (Trezeguet) lo tuvo en inferiores de Platense, a Coudet, a muchos tuvo.

9 Apodo de pibe. Cabezón. Desde chiquito tuve la cabeza grande… o el cuerpo chico, no sé, ja, ja. Nunca hubo otro apodo.

10 ¿Dónde empezaste a jugar? Primero, en mi barrio, Florida. Adoquines en la calle para hacer los arcos y ahí a patear todo el día. En esa época, la escuela era turno simple. Iba a la mañana, llegaba a casa, almorzaba, tiraba todas las cosas y me quedaba jugando a la pelota o andando en bici. Parábamos para tomar la leche en la casa de alguno, boludeábamos todo el día y hasta la noche no volvía. Teníamos también un campito pegado a la Panamericana, cuando eran dos carriles por lado, estaba un poco inclinado pero zafaba. Antes te las rebuscabas siempre para jugar en algún lado. Y siempre haciendo alguna travesura: jugando al ring raje, o afanando plantas a algún vecino indeseable.

11 Tu primer club. Los Andes, un club de papi de Florida, y después entré a las infantiles de River. Era socio de River, iba a la pileta y un día me vio Osvaldo Diez pateando contra la pared y me preguntó si no me quería probar. Me probé y entré de una, así que fue medio de casualidad. Estuve tres años, me saqué fotos con mi ídolo, que era Jota Jota López. En mi categoría estaba el Patito Míguez, con el que sigo siendo amigo. Después empezaron a llegar el Chapa Zapata, Caniggia, Adrián Pasceri…

12 ¿Por qué no seguiste en River? Un día fuimos a jugar con la Prenovena a San Lorenzo, tenía 12 años. Ramiro Pérez era el técnico, y a los 3 minutos me dijo algo, no me acuerdo qué, le hice un gesto con la mano y me sacó… ¡A los 3 minutos me sacó! Salí, tiré la camiseta y no fui nunca más (risas). El lunes me junté con Adolfo Pedernera, que era el coordinador, y me dijo que lo pensara, pero salí del club y le dije a mi viejo, que me esperaba en el auto: “Vamos a Platense”. Felipe Bellini, el padre, me venía insistiendo para que fuera a Platense. Y no volví nunca más a River. Como infantiles estaba separado de AFA, ni hizo falta pedir el pase.

13 ¿De quién eras hincha? De Racing, por un tío de mi mamá que me llevaba a verlo a  todos lados, me compraba la camiseta y esas cosas. Después, cuando entré a Platense, me empecé a encariñar y me terminé haciendo hincha. Si hoy me preguntás, por supuesto que soy hincha de Platense.

En sus inicios en Platense, el club donde se formó después de haber estado 3 años en River, y del que es hincha.

14 ¿Trabajaste? Ayudaba, sobre todo en el verano para tener unos mangos. Somos de clase media, mi viejo era repartidor de especias en almacenes y mi vieja tomaba pedidos de vinos Giol. Muchas veces lo acompañaba a mi viejo en la camioneta, le iba armando los pedidos en la parte de atrás y cuando llegábamos a los almacenes él bajaba con la caja que le había armado. Ayudé a mi tío que tenía carpintería, entregaba revistas en edificios…

15 ¿Por qué estudiaste profesorado de educación física? ¿Te tenías poca fe como futbolista? Terminé el secundario en el Ceferino Namuncurá, de Florida y ahí…

16 ¿Ahí te enseñaron a tirar piedras? No, no (risas) ahí no… Es más: no sé tirar piedras. Te decía: terminé el secundario y quería hacer una carrera, pero no una pesada porque ya estaba en Tercera. Creo que el futbolista tiene que estudiar algo. Primero, porque te abre la mente, no estás pensando solamente en fútbol y porque matás mucha parte de tu tiempo libre.

17 ¿Se puede? Claro que se puede. A ver: si querés estudiar medicina, arquitectura, ingeniería o psicología, es complicado. Y por ahí una carrera de 6 años la hacés en 12, pero una medianamente cómoda, se puede. El profesorado me llevó 4 años. Fue sacrificado, ojo, porque cursaba de lunes a viernes de 7 a 11.30 de la noche en el INEF de San Fernando. Al principio estaba en Tercera, pero los siguientes 3 años ya jugaba en Primera y no era tan sencillo. Me recibí, después hice un año más en Vélez, el profesorado especializado en fútbol con los profes Weber y Santella, y después estuve a punto de empezar kinesiología, pero se me complicaba y tiré todas las fichas al fútbol.

18 ¿Ejerciste? No, pero sí me sirvió para saber lo que estaba haciendo como futbolista desde la parte física, para entender temas médicos: a mí me hablás de inserciones, de partes iniciales o distales, de músculos agonistas o antagonistas y, aunque no sea un experto, entiendo. Cuando era jugador, entendía lo que me decía el médico; cuando fui entrenador, sabía lo que les pasaba a los jugadores. Además, el tema anatómico es muy lindo, me atrajo estudiar los huesos. Fueron dos años complicados porque tenía un profesor alemán duro, pero aprendí muchísimo y me encantó.

19 ¿Cómo te definís hoy: analista, comentarista, periodista? Periodista no soy porque no tengo título, aunque estuve a punto de empezar. Lo tengo como una asignatura pendiente. Mi hijo está estudiando periodismo deportivo…

20 ¿Por qué en tu cuenta de twitter y de mail tenés el número 8? Porque es un número con el que me identifiqué en Chile. Acá jugué con el 7, el 8, el 9, el 10 y el 11, un poco de todo. Cuando llegué a Colo Colo, me dieron la 10, pero al que jugaba con la 10, el Guatón Vega, no le gustó, y medio que protestó, entonces Gustavo Benítez, el técnico, me dijo: “Mirá, Marcelo, Vega quiere usar la 10, a vos no te molesta...”. Y le dije que no tenía ningún problema. Me dieron la 8 y no me la saqué más. Me identifiqué con ese número, que me gusta, porque las cosas me salieron bien, ¿viste cómo es esto, no? Si las cosas te van bien, te aferrás al número también.

Besando la camiseta del Calamar, usando el 8, un número que terminaría siendo el suyo definitivamente en Colo Colo. Con Platense tuvo dos ciclos como jugador, nunca descendió y peleó un campeonato.

21 ¿Por qué en tu cuenta de twitter ponés “ex futbolista”, cuando muchos de tus colegas dicen que nunca dejan de ser futbolistas? Creo que cada uno tiene etapas en la vida que se van terminando. En mi caso, sigo pensando en muchas situaciones como futbolista, me pongo en su lugar. Como lo viví, sé lo que piensa el futbolista en determinadas situaciones, lo que siente, lo que se esfuerza, lo que sufre, pero a mí no me gusta hablar de mi carrera. El día que me retiré, pensé: “Esto se terminó, hay que dar vuelta la página y comenzar con otra cosa”, por eso soy un ex futbolista.

22 ¿Te sorprendió Coudet como DT? Me imagino que como compañero no daba el perfil… Me sorprendió que tomara la decisión de ser entrenador, sí. Y me alegra mucho que le vaya bien, porque lo conozco de pibe, mi viejo lo dirigió en las inferiores, siento un cariño muy grande por él. El Chacho era divertido, estaba todo el tiempo de buen humor, bromeando, y lo cierto es que hay diferentes maneras de llegarle al futbolista, no necesariamente desde la seriedad.

23 ¿Hablaste con él desde que es DT? Sí, nos saludamos por teléfono, cada tanto hablo. Hola Cabezón, hola Chacho. Cuando fuiste compañero, viste, te seguís relacionando como en esa época, así que nos decimos igual. Lo mismo me pasa cuando me junto con mis amigos. Mis cinco grandes amigos son los del colegio: Juan Carlos, Alejandro, Horacio, Marcelo y Diego. Y nos tratamos como entonces.

24 Linda banda esa de Platense con Dalla Líbera, Coudet y alguno más, ¿no? El Chango Cravero también era bravo. Estuve en muchas camadas, pero conmigo no se metían, porque yo era muy tranquilo. La pasaba bien, me cagaba de risa...

25 Contate alguna travesura. Jodían a la gente en la calle, tiraban bombitas de agua o baldazos de agua por las ventanas del hotel, pero nunca de lastimar a nadie.

26 Con Platense estuviste muchos años sin pelear el descenso, ¿raro, no? Hubo varias campañas en los que no lo peleamos de lleno, que estábamos más holgados. Con Rezza, por ejemplo, fuimos punteros en casi todo el torneo, se paró por el Mundial 94, y a la vuelta, cuando restaban 4 partidos, se fue Spontón y terminamos quintos.

27 ¿Con De Vicente eran amigos? Eramos muy buenos compañeros. Me reía mucho con Adrián y con Alfaro Moreno, era jodones, andaban todo el día hinchando. Además de ser un gran jugador, Adrián era un tipazo. Tipazo. Me cuesta hablar de “era” con Adrián.

Con su amigo Claudio Spontón, otro de los grandes valores surgidos en Platense.

28 ¿Hablás con la familia? Con Lucas, el hijo mayor, hablo cada tanto. Cuando pasó lo de Adrián, yo estaba en Chile y lamentablemente no pude estar con su familia en ese momento doloroso.

29 ¿Qué sentiste el día que perdieron 3-0 con Estados Unidos por la Copa América 95? Pufff, papelón… Jugué de volante por la izquierda. Daniel decidió cambiar a casi todos, porque ya estábamos clasificados, puso a Marcelo (Gallardo) de enganche y a mí me mandó por izquierda y le tomé la chapa todo el partido a Cobi Jones. No todo el partido, en realidad, porque salí en el entretiempo. Sentimos un poco de vergüenza, es la verdad.

30 ¿Por qué explotaste de grande como futbolista? Exploté en mi segunda etapa en Platense, es cierto, en la temporada 93/94, con 26, 27 años, quizás porque al principio era bastante vago para correr el partido, pensaba que era jugar y nada más, el típico enganche. Cuando estuve en el Atlante, en México, jugando como segunda punta, descubrí algunas otras cosas.

31 En Lanús jugaste poco porque… Porque Miguel Russo no me puso más. Fueron solo 7 partidos y después, afuera, jugué mucho en Reserva. Nunca me dijo por qué y yo tampoco pregunté. Cuando fuimos a la pretemporada, vi que venía gente en mi posición, entonces sí lo fui a encarar: “Miguel, necesito saber cómo viene la mano porque llevo 6 meses sin jugar”. Y ahí me dijo que en mi puesto venía primero Cabrol, después Tapita García y tercero yo. “Mirá, me están llamando de Platense, y si es así, acá, para jugar, tengo que esperar que le agarre un paro cardíaco a los dos que tengo por delante, te pido que me dejes ir”, le dije a Russo. Y accedió. Me tomé un micro desde Mar del Plata y volví a Platense, ganando el 30% de lo que ganaba en Lanús.

32 ¿No te importaba la plata? Todas mis decisiones en el fútbol, salvo la primera, que fue irme a México y resultó la única en la que me equivoqué, fueron todas deportivas más que económicas. Es decir: siempre privilegié lo deportivo por sobre lo económico. La única vez que pensé antes en la plata, cuando pasé de Platense al Irapuato, fue un desastre, la que peor me salió. Después, siempre mi prioridad pasó por lo deportivo.

33 ¿La empresa Maquivial, que le hacía las tribunas a Platense, tenía parte de tu pase? Lanús me cedió a préstamo a Platense y en unos meses salí goleador del torneo, hicimos un campañón y me citaron a la Selección. Como Platense no tenía plata, el dueño de Maquivial compró el pase y le dio la mitad al club a cambio de publicidad en la camiseta, creo, o algo así. Mi pase costó 180.000 dólares y enseguida me vendieron a Chile.

Llevándose el balón ante Omar Palma, en el duelo barrial frente a River. Atrás, el fallecido Néstor Adrián De Vicente. Imágenes de su primer ciclo en el club, cuando el Marrón peleaba por no descender.

34 Hoy es impensado que un jugador de Platense sea convocado a la Selección. Ya en ese momento, con Platense jugando en Primera, era casi imposible, así que imaginate ahora.

35 ¿Apostabas, cuando recién empezaba, que Trezeguet sería lo que finalmente fue? Veía que tenía una calidad enorme para jugar e imaginaba que llegaría a Primera pero nunca sabés hasta dónde le dará. Con Arturo Vidal me preguntan lo mismo. Pasa un poco después por ellos: por la seriedad, por el profesionalismo, por dónde caen y en qué momento. Mirá el caso de Marcelo Salas, que estuvo a punto de ir al Boca que estallaba y terminó yendo a River. Si iba al Boca que estallaba por ahí estallaba él también, y la rompió en River, entonces también tenés que tener esa cuota de suerte.

36 ¿Qué recordás del día del antidoping masivo? No jugué ese día, me salvé, porque debía cumplir una fecha de suspensión. Estaba en la tribuna atrás del arco viendo el partido (risas), no sabía nada, y cuando terminó pasé por el vestuario a saludar a los muchachos y se armó un revuelo impresionante. Nadie entendía nada. Cerraron y antidoping para todos los jugadores por una denuncia anónima que tomó el juez de San Isidro. Era todo muy loco y después quedó en la nada.

37 ¿Conociste otro caso como ese? No, la verdad que no.

38 Solo saliste campeón en Colo Colo, ¿puede ser? Así es (risas), aparte de eso, el resto fue remarla desde abajo durante toda la carrera. En total gané 5 títulos en Colo Colo, 4 de Liga y la Copa Chile.

39 ¿Por qué te pusieron “El capitán del pueblo”? Supongo que porque a Colo Colo le dicen el equipo del pueblo, es el Boca de allá.

40 ¿Por qué festejaste levantando el banderín del córner en un gol de Colo Colo? Se dio así. Habíamos salido campeones del torneo hacía una semana y jugábamos la semifinal de Copa Chile con la U. Habíamos perdido 3-2 la ida, teníamos que ganar por 2 goles, íbamos 1-0 y metí el 2-0 de tiro libre faltando cinco minutos, pasé por al lado del córner y saqué el banderín. Salió en el momento y hasta el día de hoy me lo recuerdan, quedó muy marcado en la gente. Hay un mural en estadio del Colo Colo con muchas caricaturas de futbolistas y estoy yo con el banderín.

Típica producción de El Gráfico en la pescadería con los calamares, ya durante su segundo ciclo en Platense, tras su paso por México. En 1994, con Rezza como DT, peleó el campeonato y Passarella lo convocó a la Selección.

41 Cuando vas a Chile como periodista, ¿los hinchas de la U te insultan por la calle? No, no, me respetan.

42 ¿Qué te dejó el paso por el fútbol mexicano? El primer año, en Irapuato, fue un desastre. Y el segundo, en Atlante, genial: compartí equipo con gente maravillosa, que hoy está casi toda relacionada al fútbol. El Piojo Herrera, Rubén Romano, Luis Miguel Salvador, hoy presidente de Monterrey, el Gordo Guzmán… Y después un técnico genial genial, el Loco La Volpe.

43 ¿Por qué “genial”? A Ricardo hay que diferenciarlo en dos partes. Los modos, por un lado, siempre se lo decíamos con Rubén (Romano), porque teníamos confianza con él. Después, la otra parte: ¡Ricardo es un entrenador es-pec-ta-cu-lar! Todo lo que vos ves hoy de Barcelona y Bayern lo hacíamos nosotros a comienzos de los 90.

44 ¿Qué cosas? La salida desde atrás, la suma de repeticiones, abrir a los centrales, no dividir la pelota, jugar mano a mano arriba contra los rivales. Te entregaba todas las herramientas para un partido, si el rival te jugaba con 4 atrás o con 3, con una punta o con dos, con volantes por adentro. Un loco divino, yo aprendí muchísimo de Ricardo, muchísimo.

45 Pero una bestia para tratar a la gente… Por eso te decía: tiene esos modos medio raros. La locura de él, igual, eran las dos horas de entrenamiento, porque después nos íbamos a almorzar y nos quedábamos hablando de fútbol desde las 2 de la tarde hasta las 9 de la noche en el restaurante. Un genio. ¡Un genio! Después, en la práctica por ahí te decía: “¿Para qué te pongo a vos si sos un desastre?” y tiraba la carpeta. O gritaba: “¡La culpa es mía que te pongo, sos horrible!”. Pero el domingo iba y te ponía otra vez. Si lo desgranás al Loco, es un genio. Guardiola habla bien de La Volpe, y si Guardiola habla bien de él… El fútbol mexicano cambia desde el Loco La Volpe.

46 ¿Por qué hiciste tu partido despedida en Chile y no acá? Porque me lo ofreció Colo Colo, porque vivía en Chile y porque me pareció bien. La única condición que puse es que el rival fuera Platense. Lo quise suspender, porque se llovió todo las 24 horas previas, pero la tele no me dejó. Igual, fueron 33.000 personas, estuvo muy lindo.

En Lanús, luchando ante Borelli, de Racing.

47 Tu día más feliz y tu día más triste como jugador. Felices hay unos cuantos, pero elijo mi debut en la Selección, ese partido que me cambió la carrera. Y el más triste… la eliminación en semifinales de la Copa Libertadores por penales con el Cruzeiro, ese pudo haber sido, en el 97.

48 El mejor DT que tuviste. Rescato a tres, por cosas distintas: Ricardo Rezza, con el que hicimos una gran campaña en Platense; La Volpe y Gustavo Benítez, el paraguayo que tuve en Colo Colo.

49 ¿Y el peor? Ehhhh (risas)… igual no la va a leer la nota. Andoni Goikoetxea, el español que fracturó a Maradona. Lo tuve en el Racing de Santander, y eso que jugué todos los partidos. Pero muy a la vasca, a la antigua, muy poco trabajo, todo pelotazo y que aguantara el 9, jugar a la segunda pelota.

50 Los mejores amigos del fútbol. Juan Amador Sánchez, el Ruso Spontón y el Bocha Baena, de los de acá. Y los chilenos Marcelo Barticciotto, Marcelo Ramírez y Fernando Vergara.

51 ¿Te agarraste a piñas alguna vez con un compañero? Sí, con Fernando Vergara en un entretiempo. Hubo un penal en un partido, lo tenía que patear yo, pero se lo habían hecho a él, discutimos ahí, lo terminó pateando él, lo erró y salí rápido al vestuario para esperarlo y ahí nos agarramos a piñas hasta que nos separaron. Hoy es uno de mis mejores amigos Fernando, pero esas cosas pasan seguido en el fútbol.

52 ¿Por qué no nos quieren los chilenos, en líneas generales? Es que ellos tienen una rivalidad con nosotros desde el lado futbolístico, que abarca un poco todo. También quiero decir que habiendo vivido tanto tiempo en Chile y veraneando tantas veces en Viña y Reñaca, van muchos argentinos que tampoco se portan demasiado bien, eh. Es el típico canchero que cree que se las sabe todas…

53 Hablo en términos generales, porque a vos y a muchos otros argentinos los quieren… Claro, yo me saco el sombrero por los chilenos, a mí me han tratado muy bien siempre.

Fue el primer 10 y el primer capitán de la era post Maradona, con Passarella como entrenador. Llegó a la Selección con 27 años, después de un gran campeonato con Platense. En el debut del Kaiser DT en Chile, fue capitán y metió un gol.

54 ¿En Chile se vive mejor que en la Argentina? Mucho mejor. Extraño vivir en Santiago: es chico, cómodo, seguro, limpio, todo funciona, hay respeto. Para cruzar la calle el auto frena; el que va en la rotonda tiene prioridad y el otro le cede el paso. Acá, ni siquiera en el barrio cerrado donde vivo te frenan si venís por la rotonda, imagínate en la calle, que estamos en una selva.

55 ¿Periodismo chileno o argentino? En ese caso, me inclino más por el nuestro. El de acá no se mete tanto en la vida personal del futbolista, en líneas generales. En Chile están demasiado con que si saliste o no saliste.

56 Quizás porque en Chile hay una historia más de descontrol y mal comportamiento de los futbolistas. Y… la rama del Pacífico tiene eso, ¿no? No sé por qué, pero es la rama del Pacífico, fijate que se da en varios…

57 ¿Arturo Vidal ya pintaba para crack desde pibe? Sí. Recuerdo que al asumir como entrenador de Colo Colo, armé un selectivo con juveniles, en el que estaba Arturo. Yo entrenaba a la mañana con la Primera y dos veces por semana a la tarde lo hacía con este selectivo, unos 20 chicos que pintaban bien. Veíamos cosas tácticas parecidas a las de Primera, y ya se notaba que en cualquier momento a Arturo había que tirarlo con los grandes. Ahora: no es mérito mío haberlo hecho debutar en Primera. O sea: hubiese sido un despropósito de mi parte no haberlo hecho.

58 ¿Mantuviste el contacto? Hacía un montón que no lo veía, volví a verlo en el Chile-Argentina del otro día. Le chisté cuando pasaba por la zona mixta. “Hola, Profe, ¿cómo le va?”, me dijo. Nos abrazamos. Un jugador fantástico Arturo.

59 ¿Vas a la cancha a ver a Platense? Desde que dejé de dirigirlo, no fui nunca más y no pisé más el club. Quedé muy dolido, sentí que fueron demasiado injustos. Habíamos arrancado más o menos, después metimos una gran racha y estuvimos primeros entre 10 y 12 fechas, además de pasar dos rondas de Copa Argentina. Al volver de las vacaciones, hicimos la pretemporada, le ganamos a Defensores, perdimos con Chacharita y empatamos con Barracas y quedamos terceros, ahí nomás del primero. “Vamos a cambiar”, me dijo Pedro Vilariño, el presidente. “Estás loco”, le contesté, pero no tenía mucha opción. El tema es que el dirigente es muy hincha, y eso no sirve. “Vamos a ponernos de acuerdo en lo que decimos”, me dijo. “No, yo voy a decir que me echaste, porque si la jugada te sale bien, es mérito tuyo. Y si te sale mal, hacete cargo”. Cobré hasta el último día que trabajé, ni un día más y me fui. Para mí fue durísimo.

Ante EE.UU., por la Copa América 95.

60 Querías seguir… Claro. Como técnico vos sabés que el hilo en un momento se corta, pero después de estar primero 10 fechas y pasando 2 rondas de Copa Argentina, que te rajen a la primera de cambio, no va. Aparte, yo tengo una historia en el club... Sigo siendo hincha de Platense y quiero que gane, pero dejé de ir a la cancha y no volví a dirigir más porque me mató lo que me hicieron. En algún momento volveré a la cncha, pero lo cierto es que tengo sentimiento encontrados.

61 ¿Por qué Platense lleva tanto tiempo tan lejos de la A? Se hicieron demasiadas cosas mal, sobre todo desde lo económico. A ver: una vez que descendiera, Platense debía volver rápido a Primera. Al año siguiente, como Argentinos, que bajó y subió. Porque si no iba a pasar lo que pasó: el descalabro económico por querer ascender a como diera lugar y gastar y gastar y gastar. Platense necesita hacer una política deportiva a 10 años, no puede ocurrir que cada dirigente que se postule diga “el año que viene ascendemos”. Debe armar un proyecto de laburo, donde el ascenso se debe producir mínimo en 3 años; si se da en dos, mucho mejor. Y luego te demandará 4 o 5 años más llegar a Primera. No podés traer 15 jugadores todos los años. Llevás una vez y de esos 15, en 7 u 8 probablemente te equivoques, entonces dejás 7 y traés 7, y luego de esos 7, te equivocás con 3, entonces ya al año siguiente traés 3, y vas subiendo a chicos de las inferiores… Ese es el camino.

62 ¿Nunca te interesó ser dirigente? Porque hablás como dirigente. No me gusta ni tampoco estoy preparado. El día que un candidato tenga las agallas para decir: “Voy a ser presidente, pero no vamos a subir ni el año que viene ni el otro”, ahí nos podremos ilusionar con que cambie la historia. Pero, claro, a ese no lo va a votar nadie…

63 En la final de la Copa América Chile-Argentina, ¿por quién hinchabas? Por Argentina, obvio. Y lo mismo contestaba cuando me preguntaban los periodistas chilenos: yo quiero que Chile gane todos los partidos… menos cuando juega con nosotros. Soy muy hincha de la Selección, siempre lo fui, y grito los goles apretando los puños.

64 Pero que Chile haya ganado su primera Copa no te debe haber puesto tan triste… Si no la ganábamos nosotros, quería que la ganara Chile, por supuesto, pero me fui con mucha bronca del estadio Nacional. Además, esta generación se merece ganar algo con la Selección.

65 Pero en Chile te reconocen y te miman más que acá, ¿o no? Muchísimo más, sí, pero también es lógico: allá jugué 9 años en un club grande, en el más popular del país, fui 7 años capitán, acá eso no pasó.

66 ¿Se puede decir que como DT empezaste bien arriba y luego fuiste bajando de nivel? Se puede decir, sí, es la realidad. Arranqué con un grande como Colo Colo y luego fui a equipos más pequeños. Igualmente, dirigir, para mí, es más una satisfacción y fascinación por el trabajo de lunes a viernes, que por dónde lo hago. Por ejemplo, si en Acassuso las cosas me hubieran salido bien, me habría quedado 10 años. Me gustaba el laburo, el ambiente, el grupo, no me importaba el nombre ni la divisional.

En Chile alcanzó su pico de popularidad al convertirse en capitán y figura del equipo más importante, Colo Colo. Tuvo dos ciclos y con esa camiseta ganó los únicos cinco títulos de su carrera.

67 ¿El Espina DT ya fue? Insisto: me apasiona el trabajo de lunes a viernes, pero me pegó mal lo que viví en Platense y no volví a ejercer. Me pegó mal porque soy hincha, porque la gente me quiere y porque era un lugar donde uno no se imaginaba que le podía pasar eso. Si el equipo iba décimo, me tenía que ir yo; y, si no, hubiera estado bien que me echaran (vuelve sobre el tema, evidentemente aún lo martiriza).

68 ¿Pero entonces existe la chance de que vuelvas a dirigir? Puede haber alguna chance, sí, pero baja. No me cierro ninguna puerta porque por ahí el día de mañana me canso de lo que hago, pero lo de Platense me sacó el entusiasmo. Le podés preguntar a los jugadores: le meto la mejor onda, soy demasiado obsesivo, hacía los videos yo para entregárselos a los jugadores porque económicamente el club no podía, y de golpe te pasa algo así y te preguntás: ¿vale la pena tanto esfuerzo para esto? Así que elegí calidad de vida, y en ESPN hago lo que me gusta, me tratan muy bien y estoy supercómodo.

69 Y no perdés ningún partido. Y no pierdo ningún partido, ja, ja, es cierto. El periodista no pierde nunca, habla con el diario del lunes.

70 ¿Jugador, DT o periodista? Noooo, jugador, no hay nada mejor que ser jugador. Desde la cabina es más sencillo que desde el banco, lógicamente, y desde adentro es mucho más fácil que desde afuera, es más fácil jugarlo que dirigirlo, porque resolvés vos. Desde la cabina, el resultado no te pega en la cabeza.

71 ¿Qué fue lo que más te costó como entrenador? Querer que todo salga tan bien que me obsesiono. Debería liberar un poco más.

72 ¿Cuándo y por qué surge esta idea de ser analista de fútbol? Empecé en Chile, porque nos quedamos a vivir allí después de mi retiro. Iba a Radio Cooperativa y cuando vine acá, me invitaron un par de veces a Hablemos de Fútbol. Después me dijeron de venir una vez por semana; luego, a comentar un partido; más tarde, dos y aquí estamos…

En Chile hizo su partido despedida y se quedó a vivir tras el retiro. Hoy está instalado en Argentina.

73 Sos de los pocos ex jugadores que bajan al llano a hacer notas y conferencias de prensa, ¿lo pediste vos? No, no, yo no pido nada. Me mandan y voy contento. Obviamente tengo que aprender cosas.

74 ¿Cómo te sentís entrevistando? Más o menos, algo incómodo, pero con la experiencia me iré soltando. Los jugadores a los que entrevisté se sintieron bien. A mí me gusta preguntar de fútbol.

75 ¿Quién te gusta en este rubro? No vale nombrar gente de ESPN… Diego Latorre, Juan Pablo Varsky, Fernando Pacini, me gusta cómo relata Closs… Dejá en claro que no puedo nombrar a los que trabajan conmigo, ¡eh!

76 ¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de este oficio? Me gusta comentar y analizar lo que pasa en un partido. No me gusta, y me incomodan, los temas conflictivos.

77 ¿Hay prurito del ex jugador en no criticar a un colega para no romper códigos?  No sé si es eso, sí que, aunque ya no soy jugador, puedo sentir lo que siente o piensa el jugador en determinado momento, porque lo he vivido. No me entra que alguien diga “no tiene ganas de jugar”, o “no quiere correr”, o “¡cómo va a errar un penal!”, o “no siente la camiseta”, no me entra en la cabeza.

78 ¿Hay mucha sanata con la táctica? El fútbol se hizo muy táctico y se han sumado unos cuantos conceptos: antes no se hablaba de ocupación de espacios, apoyos, pases entre líneas…

79 ¿Qué te molestaba como jugador del periodismo? Que dijeran que no tenía ganas de correr o de jugar. Eso que te comentaba recién. Podés jugar mal porque te puede pasar, pero no por no tener ganas.

Es uno de los pocos ex futbolistas que entrevista mano a mano y que va a las conferencias de prensa, como en este caso con Mascherano, durante la Copa América.

80 ¿En las coberturas te sentís más periodista que jugador, o viceversa? Me siento parte del grupo de trabajo que integro, sin rótulos. En la Copa América ocupamos dos departamentos: a mí me tocó con un periodista de radio y con otro de internet y ahí adentro éramos todos iguales. Yo lavaba los platos, hacía la comida y limpiaba como mis dos compañeros. Soy parte del grupo cuando salgo y me engancho en cualquier cosa que tenga que hacer, no tengo problemas.

81 ¿El periodismo deportivo sabe mucho, poquito o casi nada de fútbol? Hay de todo: algunos saben y otros no entienden nada, te das cuenta fácil.

82 ¿Cuánto tiempo te lleva preparar un partido? Dos horas en promedio. Primero voy al historial de los dos equipos que se enfrentan, busco las estadísticas. Después me fijo en la última presentación de cada uno para ver las formaciones y suelo revisar los partidos anteriores a ver si mantiene alguna tendencia en el sistema que utiliza y por último voy a muchas estadísticas de cada jugador: goles, asistencias, amarillas, rojas, partidos. Y me llevo todo anotado en un papel.

83 Tu mayor error en una transmisión... En el programa de ayer hablábamos con Guillermo Poggi por los 500 goles de Messi y me preguntó si yo había jugado 500 partidos en Primera. Lo miré y le dije: “Y sí… boludo”,  ja ja ja, me salió espontáneo, y enseguida largué la carcarjada. “Perdóname, me salió del alma”, le dije después. Errores de decir que tal jugador jugó en tal equipo y me equivoqué, viste que en twitter enseguida te martillan.

84 ¿Y tu gran acierto? En general suelo acertar con los cambios. Digo: “Ahora va a entrar este por este”. O: “Tendría que meter a este por este”. Suele darse.

85 ¿Te costó el día después, o la llevaste bien? No tuve problemas. Una sola vez me dieron ganas de volver a jugar. Fue en la final de la Sudamericana, Colo Colo con Pachuca en el Estadio Nacional, después la llevé tranquilo. Me tomé 6 meses sin hacer nada y empecé a laburar.

86 ¿Por qué Chile busca tantos técnicos argentinos? Ahora está surgiendo una camada nueva en Chile y en poco tiempo más, uno de ellos terminará dirigiendo a la selección. Hay un tema de tendencia, siempre hubo muchos argentinos en Chile, entre jugadores y técnicos, y hay un tema de personalidad también.

Con sus hijos: Santiago, de 20 años, que estudia periodismo y juega en la Cuarta de Platense, y Ariana, de 16.

87 ¿Bielsa le cambió la mentalidad al futbolista chileno? Un poco pasó eso y otro poco recibió una gran generación de futbolistas que tomó entre los 20 y 22 años, cuando eran una esponja. Eso también fue clave.

88 ¿Messi superó a Maradona? ¡Qué pregunta! Estadísticamente lo superó en casi todo, pero es difícil compararlos.

89 Al ver a Maradona, pensé que nunca saldría nadie igual, pero apareció Messi… Yo pensé lo mismo que vos. Messi va en el aire. El tema es que este pibe lo hace todos los partidos. Todos. Diego era un genio con la pelota en los pies, pero este hace la misma genialidad más rápido. Ahora es más difícil, se juega más rápido.

90 ¿Por qué Argentina no gana un título desde el 93? A veces porque las cosas no se hicieron bien y en otras porque nos falta una vueltita de rosca y en otras por un poco de suerte.

91 ¿Te gusta Martino? Me gusta, sí, me pareció una elección adecuada. Está el Cholo también y varios técnicos jóvenes, como Gallardo, a los que hay que dejar correr un poco. Hoy no hay que entrenar tanto, hay que elegir bien, acomodar y tener un buen manejo. Todos estos técnicos jóvenes tienen mucha vitalidad y necesitan el día a día, cosa que en la Selección no tenés.

92 ¿Quiénes van al Mundial? Ecuador, Argentina, Chile y Uruguay. Y ojalá se sume Colombia. No lo veo nada cómodo a Brasil. También es un deseo (risas).

Pasional y obsesivo, así se muestra en la charla futbolera y en el ejercicio de su profesión. Es panelista en Hablemos de Fútbol y comenta partidos de distintas ligas. Cuenta que le lleva 2 horas preparar cada encuentro, buscando estadísticas.

93 ¿Qué hacen tus hijos? Santiago tiene 20 años, estudia periodismo deportivo y juega en la Cuarta de Platense. Es 9, como mi viejo. Ariana tiene 16 y va al colegio.

94 Vas a tener que volver a la cancha de Platense dentro de poco, entonces… Ojalá. Si es por eso, ojalá.

95 ¿El tipo que más te impactó en una charla de fútbol? Ehhhh… el Flaco Menotti. Estuve en una cena en Chile y en otra en México, cuando era el entrenador de la selección mexicana. El Flaco te impacta: tiene una voz que te absorbe y te llena.

96 ¿A quién te gustaría conocer? Me encantaría conocer a Guardiola.

97 ¿Existe la cama en el fútbol? Creo que existe no dar el 100, tirar la toalla si te hacen un gol, y decís “que se vaya”… No me pasó a mí, pero creo que pasa.

98 ¿Tuviste en estos meses de periodista algún mano a mano con Messi? El otro día, después de la victoria de la Selección en Chile, hablé con él por primera vez. Había estado en la Copa América, le hice un par de preguntas en conferencias, pero nunca hubo un “hola” ni nada. Este año me fui de viaje con mi hijo a ver partidos de fútbol por Europa y por intermedio de Claudio Bravo, de quien fui compañero y a quien dirigí, pudimos entrar al entrenamiento del Barcelona.

99 Arquerazo. Sí, debió haber llegado al Barcelona tres años antes. Estuvimos en el entrenamiento, esperamos a Messi, mi hijo se sacó fotos con él, pero no nos saludamos. Y ahora, en Chile, pasa y como que me saluda, entonces le hice el gesto de que viniera y le expliqué que no lo saludaba porque no sabía si él me conocía, y como soy muy respetuoso y tímido, me daba no sé qué saludarlo y que no me conociera. Ahí le aclaré el asunto.

100 Te preguntaba si habías tenido un mano a mano con Messi, para decirle: “Mirá que yo también fui capitán de la Selección”. No, no (risas), algún día me gustaría poder entrevistarlo, porque tengo varias preguntas que quisiera hacerle… De fútbol, eh, nada raro, pero jamás le diría que fui capitán de la Selección.

Por Diego Borinsky / Fotos: Emiliano Lasalvia y Archivo El Gráfico

Nota publicada en la edición de mayo de 2016 de El Gráfico

Por Diego Borinsky: 09/06/2016

Para seguir leyendo:

Racing y San Lorenzo se disputan a Salazar

Tanto la Academia como el Ciclón están interesados en el lateral derecho de Rosario Central.

¿Alonso vuelve a Ferrari?

Flavio Briatore, ex manager del piloto español, no descartó la posibilidad de un regreso a la escudería italiana.

Tientan a Totti desde Japón

El Tokyo Verdy japonés le ofrecería un contrato millonario al italiano, que se retiró tras la última temporada.

Pinola y Lux se entrenaron con River

Los dos refuerzos del Millonario tuvieron su primera práctica con el plantel conducido por Marcelo Gallardo.

El Zenit también se llevaría a Pavón

El club ruso, que está cerca de quedarse con Driussi, también pagaría la cláusula de rescisión por el atacante de Boca.

Newell´s y Godoy Cruz cierran su participación en el torneo

La Lepra, que quedó afuera de la Libertadores pero jugará la Sudamericana, recibirá al equipo mendocino desde las 18.

Orban, feliz con su llegada a Racing

El defensor se hizo la revisión médica con la Academia y contó sus sensaciones: “Muy contento, con un proyecto espectacular”.

Estudiantes, por la clasificación

Esta tarde, el Pincha recibe al ya descendido Quilmes, buscando un triunfo que le asegure un lugar en la Libertadores 2018.

Bolt comienza su gira despedida

Mañana, en República Checa, el atleta jamaiquino inicia la gira que terminará con su carrera en el Mundial de Londres.