¡HABLA MEMORIA!

Todos por la copa

- por Diego Borinsky: 22/03/2016 -

Los clubes más grandes de cada país estarán en una edición de la Libertadores que promete ser muy atractiva. El análisis de los rivales de los equipos argentinos, las figuras y las curiosidades históricas para ir palpitando esta gran obsesión de todo futbolero.

Lugano (San Pablo), Wanchope (Huracán), Forlán (Peñarol), Mora (River), Tevez (Boca), Milito (Racing), Romagnoli (San Lorenzo), Pratto (Mineiro), Fernández (Nacional).

Pueden caer los dirigentes más poderosos de las Asociaciones afiliadas a la Conmebol, o existir un reclamo de los clubes participantes que genere incertidumbre. Puede ocurrir que el desmadre de los calendarios obligue a interrumpir el cronograma antes de disputarse las semifinales por tercera edición consecutiva, como pasará este año. Pero la Copa es la Copa, no hay con qué darle. La pasión y el deseo se mantienen intactos y a tope. Y en una era en la que han proliferado competiciones de todo tipo, tamaño y color, la Copa por excelencia, en Sudamérica, es la Libertadores.

Este 2 de febrero está comenzando la edición N° 57 del máximo trofeo de clubes del continente, para que en dos semanas consecutivas (partidos de ida y vuelta), de la versión ampliada de 38 equipos se pase a los 32 que conformarán los 8 grupos de 4 integrantes cada uno.

Es la primera fase, conocida vulgarmente como repechaje, en la que Argentina asoma como líder, con 2 representantes (Racing y Huracán) mientras que los otros 10 países (9 de Sudamérica más México) presentan uno solo. Es por el cupo extra conseguido por ser River Plate el último campeón. Argentina, el país con más Libertadores ganadas (24), seguido por Brasil (17) y Uruguay (8), tendrá 6 embajadores, mientras Brasil lo escoltará con 5 y el resto de los 9 países no se sacará diferencias: 3 por cabeza.

Para que el fútbol argentino cante cartón lleno, Huracán tendrá que superar a Caracas, el primer club venezolano en ganarle a uno argentino de visitante en la Copa (1-0 a River en 2007). El Globo, que ya cuenta con la experiencia de haber superado esta fase en la última edición frente a Alianza Lima, deberá definir de visitante. Racing (que disputa su segunda Libertadores consecutiva luego de 48 años), por su parte, lo hará en Avellaneda ante el Puebla de México, que como todo representativo mexicano no es de fiarse: puede perder el partido más sencillo o arruinarte la fiesta menos pensada. A Puebla (uno de los dos debutantes en la Copa) lo dirige el experimentado argentino Pomelo Marini, y cuenta con otros cuatro compatriotas: Campestrini, Alustiza, Damián Escudero y Mauro Cejas. Si Racing pasa, es firme candidato a alzar el trofeo. Hay que recordar que en esta fase también cuenta el gol doble de visitante.

Otro argentino que deberá pasar por esta instancia es el Patón Bauza, flamante entrenador del San Pablo, ante César Vallejo de Perú. El Tricolor, un histórico que junto al Santos tiene el récord de más Libertadores ganadas en Brasil (3), quiere volver a ser: sin su emblema Rogerio Ceni, repatrió al uruguayo Diego Lugano (ganador de la Libertadores con San Pablo en 2005, la última del club), sumó a Jonathan Calleri y tiene a Ricardo Centurión y a una bestia del gol como Luis Fabiano. Y el club, indudablemente, apostó por un DT copero: Bauza ya la ganó con Liga de Quito (2008) y San Lorenzo (2014). Son apenas 4 los entrenadores que levantaron la Libertadores con equipos diferentes (Bianchi, Felipao, Autori y Bauza), y de repetir el logro, el Patón quedaría solo a 1 Copa del que más la ganó en la historia, que es Carlos Bianchi (4). Si pasa el repechaje, se sumará al grupo de River. Para el fútbol brasileño (golpeado por la hecatombe del 1-7 contra Alemania en el Mundial y por su pésima Copa América) es el momento de salir del pozo: tras haberse consagrado en cuatro Libertadores consecutivas en el comienzo de la década (Inter, Santos, Corinthians y Mineiro), los últimos campeones llevaron el sello celeste y blanco (San Lorenzo y River).

Hagamos un breve análisis de los grupos que les tocaron a los representativos argentinos. Empecemos por el campeón vigente. Y por decir, también, que desde 2000-01 (Boca Juniors) que un monarca no retiene la corona. En Europa también cuesta: el último en obtener dos Champions consecutivas fue el Milan de Sacchi (1988-90). No la tendrá sencilla River. Es probable que le toque San Pablo y tendrá que ir a los 3600 metros de La Paz para enfrentar a The Strongest. El otro rival es Trujillanos, de Venezuela. El 25 de febrero debutará justamente en Valera, en la parte occidental de Venezuela, al pie de Los Andes. Al Trujillanos lo dirige Horacio Matuszyczk, aquel wing santafesino empachado de consonantes, que se inició en Boca a comienzos de los 80, luego pasó a Racing y terminó su carrera en Venezuela, donde se inició como entrenador en 2006. Trujillanos disputó una sola vez la Libertadores (1995) y fue eliminado en primera fase, pero adquirió cierto roce internacional al participar en 5 ediciones de la Copa Sudamericana.

Por otro lado, las excursiones a La Paz para River resultaron traumáticas, perdió en sus últimas 3 visitas: 1-4 con The Strongest en 2001, 1-4 con Bolívar en 1991 y 0-1 con The Strongest en 1982, aunque luego se lo dieron por ganado por mala inclusión de un futbolista. En 2015, River visitó a San José en Oruro (unos metros más que La Paz) y aunque la aguantó bien durante 80 minutos, terminó cayendo 2-0. En The Strongest juega el riocuartense Federico Hernán Pereyra, hermano de Guillermo, el ex jugador de River.

Por la vereda de enfrente, Boca presenta uno de los planteles más fuertes del continente (si no el más fuerte). Viene de realizar en 2015 la mejor campaña en fase de grupos desde que la Copa se juega con este formato (18 puntos sobre 18 con + 17 de diferencia de gol) y le sumó una estrella como Carlos Tevez. En estos días se resolvía si le daban pie a su apelación para poder jugar con público sus partidos, pero de todos modos no la tendrá sencilla. Si Racing supera el repechaje, lo enfrentará en su grupo. Y también deberá visitar Colombia para jugar con el Deportivo Cali dirigido por un DT mañero, bicho copero, el Pecoso Castro, quien en 1978 integró aquel Deportivo Cali de Bilardo que perdió la final con el Boca de Lorenzo (el Pecoso le refregó una pomada a Mastrángelo en los ojos) y que en 2003, ya como DT, llevó al América de Cali hasta las semifinales, en las que cayó con el Boca de Bianchi y Tevez tras eliminar al River de Manuel Pellegrini con escándalo. En el Verdiblanco actúa el argentino Fabián Sambueza (ex Temperley). A Boca también le tocará ir a La Paz para enfrentar al campeón Bolívar, dirigido por Rubén Darío Insúa, que acumula casi dos décadas trabajando en Sudamérica y conoce el paño como pocos. Bolívar es el equipo boliviano con más participaciones en la Libertadores (26), llegó en más de una oportunidad a las semifinales (la última en 2014, cayó contra San Lorenzo) y hasta arribó a una final continental, la Sudamericana 2004, que perdió con Boca, justamente, en lo que fueron los últimos partidos de Tevez en el club en su primer ciclo. Boca arranca en Cali, luego recibiría a Racing para viajar más tarde a La Paz. Arranque durísimo. Las revanchas, como en el resto de los grupos, son en sentido inverso. Una especie de capicúa. En este caso: en la fecha 4 recibe al Bolívar, luego visitaría a Racing (o Puebla) y cerraría como local ante los colombianos.

Pablo Guede, que viene de dirigir a Palestino en la Libertadores en 2015, tampoco la tendrá fácil en San Lorenzo, en el sindicado “grupo de la muerte”. Empieza en la altura de Quito enfrentando a la Liga del Bichi Borghi, luego recibe al Toluca dirigido por el paraguayo José Saturnino Cardozo, quien llegó a jugar un año en San Lorenzo, y en el que se destacan otro ex cuervo como Darío Botinelli y Lucas Lobos, y por último visita al Gremio.

Rosario Central, la institución del interior del país con más participaciones en la Libertadores, vuelve a la Copa luego de 10 años (en 2006 fue eliminado en fase de grupos). Debuta en su casa con Nacional de Uruguay (que transita su 20ª participación consecutiva, récord en la competición con jugadores de renombre como Papelito Fernández, Jorge Fucile y Sebastián Eguren), luego va a San Pablo para medirse con el Palmeiras de los ex Vélez Agustín Allione y Jonatan Cristaldo, para luego recibir al ganador de River de Uruguay-Universidad de Chile. Si toca este último, tendrá enfrente a un DT rosarino, fana de Newell’s para más datos, que está debutando como entrenador principal tras ser asistente de Jorge Sampaoli. Hablamos de Sebastián Beccacece.

Por último, si Huracán sale airoso del cruce con el Caracas, empieza siendo local de Atlético Nacional de Medellín, luego visita a Peñarol en el Centenario y en la tercera cita recibirá a Sporting Cristal de Perú. A Peñarol lo dirige Jorge Da Silva, quien reemplazó sobre el mismo inicio de la Copa a Pablo Bengoechea. Y en la delantera juega un rubio conocido por todos nosotros: Diego Forlán, quien con 36 años intenta ponerle un broche de oro a su carrera en el club del que es hincha y con el que su padre, Pablo, conquistó la Libertadores y la Intercontinental (1966). Con 5 Libertadores ganadas, Peñarol está 3° en el historial, detrás de Independiente (7) y Boca (6), pero la ganó por última vez en 1987, mientras que el otro grande de Uruguay, Nacional, lo hizo en 1988. Es muchísimo tiempo de sequía (28 años) para un fútbol de tantos quilates y conquistas. Encima, en ese lapso, apenas una vez un representativo uruguayo arribó a la final (Peñarol, en 2011, que cedió ante el Santos de Neymar).

Entre los candidatos, hay que dejarle lugar al Corinthians, el club más popular de Brasil junto al Flamengo, en el que se destacan los argentinos Jesús Dátolo y Lucas Pratto. Fue el único club sudamericano que pudo ganar el Mundial de Clubes en las últimas 9 ediciones (al Chelsea en 2012).

River festeja la última Libertadores en su estadio, tras ganarle 3-0 la final a Tigres de México. Desde 2000-01 que no repite un campeón (Boca).

La Copa ya empezó. Están los equipos más grandes de Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia, Ecuador y algunos de los más fuertes de Brasil y Colombia. Darán el presente los 8 que más veces la disputaron en la historia (Peñarol, Nacional, Olimpia, Cerro Porteño, River, Sporting Cristal, Bolívar y Colo Colo). El 25 de mayo se bajará el primer telón para que los 4 semifinalistas hagan un breve stop y sueñen con el asalto final a la cima una vez terminada la Copa América del Centenario. Para eso, falta un siglo.

4
Copas obtuvo Carlos Bianchi, el técnico que más ganó: 3 con Boca (2000, 2001 y 2003) y 1 con Vélez (1994). Lo escolta otro argentino, Osvaldo Juan Zubeldía, que obtuvo 3.

24
De las 56 Copas fueron ganadas por equipos argentinos, mientras que Brasil logró 17, Uruguay 8, Paraguay 3, Colombia 2, y Ecuador y Chile 1.

54
Goles señaló el ecuatoriano Alberto Pedro Spencer, el goleador histórico del torneo. Convirtió 7 en 1960, 3 en 1961, 6 en 1962, 5 en 1963, 6 en 1966, 2 en 1967, 10 en 1968, 2 en 1969 y 7 en 1970 para Peñarol, y luego hizo 5 en 1971 y 1 en 1972 para Barcelona de Ecuador. Lo escolta el uruguayo Fernando Morena, con 37 (todos jugando para Peñarol).

11
Goles le convirtió Peñarol de Montevideo a Valencia de Venezuela (que hizo 2) en 1970, en la máxima goleada de la historia de la Copa.

43
Copas disputarán con esta  Peñarol y Nacional de Uruguay, los clubes con más participaciones en el torneo. Lo siguen Olimpia y Cerro Porteño de Paraguay, con 38. River, con 32 presencias contando la de 2016, es el equipo argentino que acredita más participaciones. Todos estarán en 2016.

1
Invicto hay en la historia de la Copa Libertadores. Se trata de Cobresal de Chile, que vuelve en esta edición luego de 30 años. En su única y anterior participación obtuvo un triunfo y 5 empates. A pesar de haber obtenido 7 puntos en el grupo, no le alcanzó para avanzar a semifinales, ya que América de Cali se clasificó primero con 9 puntos.

15
De los 38 participantes de la actual Copa fueron campeones del torneo.

17
Goles convirtió en 1966 Daniel Germán Onega para River, máximo artillero de una edición. Lo sigue Luizao, del Corinthians, con 15 en 2000. Daniel Onega también es el argentino con más goles en Libertadores, con 31 entre 1966 y 1970, siempre para River.

6
Goles convirtió el argentino-boliviano Juan Carlos Sánchez, del Blooming, en el encuentro que su equipo le ganó por 8-0 al Deportivo Italia de Venezuela, estableciendo el récord de máximo goleador en un partido. Fue el 7 de abril de 1985, por la primera fase de esa Copa. Cinco goles en un partido señalaron Alberto Spencer de Peñarol en 1963 (9-0 al Everest), Raúl Castronovo de Peñarol en 1971 (9-0 al The Strongest), Fernando Baiano del Corinthians en 1999 (8-2 a Cerro Porteño) y Alfredo Moreno de Boca en 2000 (6-1 al Blooming).

2
Debutantes tendrá la Libertadores en 2016: River de Uruguay y Puebla de México. Los uruguayos debutarán en la máxima competencia continental, pero jugaron la desaparecida Copa Conmebol y 5 ediciones de la Sudamericana.

20
Participaciones consecutivas registra Nacional de Montevideo, récord absoluto. Los uruguayos la juegan sin faltar desde 1997.

113
Partidos y 16 copas Libertadores disputó entre 1973 y 1990 el arquero paraguayo Ever Almeida, quien posee el récord de presencias en el torneo, siempre defendiendo el arco de Olimpia. Ganó los títulos de 1979 y 1990.

Por Diego Borinsky / Fotos: AFP

Nota publicada en la edición de febrero de 2016 de El Gráfico

 

Por Diego Borinsky: 22/03/2016

Para seguir leyendo:

¡La Selección Femenina al Mundial!

Tras el empate frente a Panamá en 1, con la anotación de Florencia Bonsegundo, Argentina con un global de 5 a 1 supera el Repechaje y jugará el Mundial a disputarse en Francia en 2019.

14 de Noviembre de 1936, el premio “El Gráfico”

Omar Rodríguez fue ganador de la prueba ciclística promocionada por la publicación mientras que Julio Arrastía ocupó el segundo lugar del podio en una carrera con 110 competidores.

2011. SOLARI 100 X 100

Hace siete años, al poco tiempo de retirarse, Santiago Hernán Solari respondía a las 100 preguntas de El Gráfico. “El Indiecito” pensaba hacer el curso de entrenador, hoy es el técnico de Real Madrid.

El destino, la pelota y yo – Capítulo VIII

Por José Manuel Moreno. El integrante de “La Máquina” relata sus aventuras como soldado en el servicio militar, la promesa de la casa a sus padres, y también de su ilusión, finalmente trunca, del Mundial 1938.

Superliga en 90 segundos

Los goles de la jornada para completar la Fecha 12. Victoria de Tigre sobre Argentinos por 2 a 1, Huracán hizo lo mismo frente a Godoy Cruz, y un empate a 3 entre Patronato y San Martín de Tucumán.

1978. El fútbol de Boca quiere llenar otra copa

El campeón vigente, supera en el Monumental 2-0 a River, termina primero en el Grupo A y clasifica a su segunda final consecutiva de Libertadores. La crónica y las fotos de El Gráfico.

13 de Noviembre de 1942, Félix Loustau y River Plate

Un wing izquierdo como pocos en la historia dando sus primeros pasos en el club. Integraría, junto a Muñoz, Moreno, Pedernera y Labruna, la célebre delantera denominada “La Máquina”.

El increíble gol del City tras 44 pases

Manchester City le ganó al Manchester United 3-1. El tercer gol fue una maravillosa posesión de pelota con 44 pases durante 2 minutos, sin que la toque el rival, hasta que convirtió Gundogan.

1978. Boca fue más que River, pero menos que Fillol

En el primer partido de la serie semifinal de Libertadores entre Boca y River, Ubaldo Matildo Fillol, el mejor arquero del mundo, saca todas y deja el marcador en 0. Crónica y fotos.