FúTBOL ARGENTINO - PRIMERA

River tuvo las más claras pero no logró quebrar a un Boca que se aferró al 0-0

- por Martín Mazur: 06/03/2016 -

Orion fue la figura del Superclásico en el Monumental. El equipo de Gallardo intentó por todos los caminos, pero se quedó con un empate con sabor a poco. Boca sigue sin poder hacer un gol.

Driussi y el desborde. Hasta que salió, el hombre de River fue un problema por la derecha de la defensa de Boca. (AFP)

 Tiró todo. Por izquierda y por derecha, con tres delanteros y dos enganches. Con centros por arriba y otros por abajo. Y no hubo forma. River quebró a Boca en todos los aspectos de juego, pero no pudo romper el 0-0. Un punto que en el campeonato no le sirve a ninguno, pero que deja con mucha mejor imagen al equipo de Marcelo Gallardo, neto dominador de un partido que debió haber ganado por dos goles de diferencia. Para Boca fue otro partido en las sombras: otra vez carente de generación de juego, otra vez en cero en el arco rival, mismo resultado que en el debut de los Barros Schelotto contra Racing.

Empezó como todos los superclásicos, con mucho nervio, poco espacio y bastante imprecisión. Pero tras ese espejismo que fue la recuperación de Pérez, el pase en profundidad para Tevez y el centro desde la izquierda que casi llega a conectar Palacios, con una pirueta voladora a los 2 minutos de juego, Boca se apagó y asumió un papel secundario, que se iría consolidando con el correr de los minutos.

A River le costó unos minutos transformarse en protagonista total, y no lo hizo con una jugada circunstancial sino con un intento permanente de abrirse y desplegar algo de fútbol. Nada fácil, por supuesto, pero así y todo, lastimó por el sector de Driussi, que se tiraba como tercer delantero cuando el equipo tenía la pelota. Desde allí llegaron las mejores jugadas: el cabezazo al medio (¿no era para intentar al arco) que Orion le terminó atajando a Mora; el anticipo de Mora al Cata Díaz que terminó dando en el primer palo de un Orion ya vencido; y el centro de pelota parada para que apareciera totalmente libre Mercado por atrás y la cruzara a centímetros del segundo palo.

A medida que pasaban los minutos de ese primer tiempo, el equipo de Barros Schelotto pareció conformarse con el resultado. Los laterales jamás se desprendieron del fondo, Gago nunca se acercó al área rival, y todo parecía resumirse en patriadas individuales –casi siempre mal terminadas, dada la complejidad del tejido defenisvo– de Lodeiro, Palacios y Tevez, ubicados como dos puntas clásicos. Como para tener en cuenta: Barovero recién tocó una pelota cerca del final del primer tiempo, con un tiro suave de Palacios.

Y prácticamente fue lo único de un equipo que se consumió en sus propios errores, con una defensa que padeció la imposibilidad de resolver en las primeras jugadas (entre pifias y anticipos tardíos) y se dedicó a tratar de limitar los daños en la segunda acción. La posesión fue inexistente: Boca no fue capaz de sostener la pelota ni siquiera en lo que dura un vine. Apenas el Cata Díaz resolvió, no sin algunas dificultades, varias jugadas de peligro extremo. Pero a la hora de salir con la pelota desde el fondo, tanto él como Insaurralde se encargaron del pelotazo.

En el segundo tiempo, pareció que con el ingreso de Meli, el equipo iba a tener otra dinámica, pero no: Gallardo le tiró al Mellizo el tablero táctico por la cabeza: le puso a Alonso como tercer punta; probó con Lucho y Pity Martínez, sacó a Driussi y a Ponzio, sabiendo que con el buen nivel de Domingo le alcanzaba para la salida prolija. Y se dejó tentar (cómo no hacerlo, por otra parte) con los pelotazos, sabiendo que el fondo de Boca no ofrecía garantías. Otra vez Mora fue el que tuvo la más clara, luego del centro de Vangioni que no llegó a conectar Alonso, y el propio Mora, tras un control un poco largo, hizo lucir nuevamente a Orion, que fue figura. 

"Equipo chico", terminó cantando el público que llenó el Monumental. Y lejos del insulto fácil, pareció una descripción objetiva de un Boca que se aferró al empate y a tratar de sobrevivir a sus propios demonios, que por ahora no ahuyentan ningún cambio de técnico. Fue chico el nivel de Boca, pero River tampoco pudo agrandarse y liquidarlo.

@martinmazur

River 0 (4-4-2): Barovero; Mercado, Maidana, Mammana, Vangioni; I. Fernández (22' ST G. Martínez), Domingo, Ponzio (ST 27' L. González), Driussi (ST 22' Alonso); Mora y Alario. DT: Gallardo.

Boca 0 (4-3-1-2): Orion; Jara, Díaz, Insaurralde, Silva; Pérez (ST 33' Colazo), Gago, Bentancur (ST 15' Meli); Lodeiro; Tevez y Palacios (ST 28' Chávez). DT: Barros Schelotto.
Estadio: Monumental.
Arbitro: Loustau.
Amonestados: Insaurralde, Pérez, Mammana, D. Díaz, Vangioni.
Jugado el 6 de marzo de 2016.

 
Por Martín Mazur: 06/03/2016

Para seguir leyendo:

Los mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.

El choque de Andrada no apto para sensibles

Así fue el impresionante cabezazo de Dedé que impactó de lleno en la cara del arquero de Boca. Andrada quedó seminconsciente y sangrando en el piso; milagrosamente siguió jugando. Discutible espulsión de Dedé.

Gran pared con Pérez y golazo tres dedos de Zárate

Excelente jugada y definición para el 1 a 0 de Boca frente a Cruzeiro. Tras un córner Zárate habilitó a Pablo Pérez que se la devolvió redonda para que Mauro defina con tres dedos. Un gol imprescindible.

El resumen de Independiente – River

La síntesis del partido de ida por cuartos de final de la Copa Libertadores con sonido ambiente. Los dos tuvieron posibilidades de convertir pero los arqueros estuvieron brillantes. Empate justo.

La salvada de Armani que no se puede creer

El guardavalla de River Franco Armani evitó la segura caída de su arco, al reaccionar admirablemente ante un remate de Giglotti. Seguro será una de las atajadas del año.

1988. Éste es el Cholo Simeone

Esta es la primera nota que le hizo El Gráfico a un desconocido Diego Simeone. Con 17 años, se tomaba todos los días el “bondi” para ir a Vélez, vivía con sus padres, pero le sobraba fe...y tenía razón.

A la carta: 1945. Tigre asciende a Primera

Francisco García Felce nos pide alguna nota de los ascensos de Tigre y elegimos una del primero de 1945, con invaluables datos, fotos históricas y la resolución de la leyenda del “lechero ahogado”.

19 de Septiembre de 1978, la revancha fue para Muhammad Ali

En el ocaso de su carrera, quien ya era toda una leyenda del boxeo, recupera el cinturón de campeón mundial por decisión unánime ante Leon Spinks, quien le había quitado la corona en febrero.

2002. KEMPES 100x100

Hace 16 años El Gráfico le hacía 100 preguntas al cordobés Mario Alberto Kempes. Testimonios, anécdotas, confesiones y fotos históricas de un gitano del fútbol, de un Matador eterno.