OPINIóN

Son todos bolivianos, paraguayos: Romero también

- por Martín Estévez: 25/02/2016 -

Lo más importante de la noche no fueron los goles: durante el partido contra Bolívar, el 10 de Racing se animó y les pidió a sus hinchas que no cantaran una letra llena de xenofobia. Recibió una ovación. Un periodista de El Gráfico toma posición al respecto.

Romero, talento de Racing y de Paraguay.

Por fin. Por fin alguien tuvo la valentía para hacerlo. Por fin.

Anoche, cerca del final del primer tiempo del partido contra Bolívar, algunos hinchas de Racing comenzaron una tradicional canción: “Son todos bolivianos, paraguayos, que sólo sirven para botonear…”.

Iba dirigida a los hinchas de Boca, próximo rival, pero ellos no estaban en el estadio. Sí había centenas de hinchas del Bolívar, que tuvieron que sufrir una vez más la xenofobia que los obliga a vivir en condiciones precarias en la Argentina.

Y había alguien más en el estadio: Oscar Romero. Racing ganaba y el paraguayo la estaba rompiendo. Pero, cuando escuchó esa canción, se le apagó la fiesta. Respiró hondo, miró a la tribuna popular y le hizo que no con los dedos. Que no, que no cantaran eso. Se puso el índice en los labios y pidió silencio.

Por fin alguien se animó. Lo hizo Oscar Romero, un pibe de 23 años que no tiene la espalda ni la idolatría de Milito o Lisandro López. Que sabía que, con su reacción, podía ponerse a la hinchada en contra, generar un conflicto, arriesgar su altísimo contrato en un club grande.

Por fin alguien se animó. Por fin alguien no se escudó en “el folclore del fútbol”, en “qué querés que haga”, en “mejor no me meto”. Romero se plantó ante una multitud y le dijo que eso no era folclore ni aliento: era un brutal acto de xenofobia, discriminación, injusticia. Algunos pocos hinchas siguieron cantando la misma estupidez. La mayoría lo cambió por un “Romeeeero, Romeeeero…”.

Goles hay todos los días y seguirá habiendo. Aunque Racing haya goleado, lo más importante de la noche aconteció en ese instante escondido, en ese ratito que, probablemente, muchos hinchas ni siquiera hayan notado. Por primera vez, un futbolista prefirió la dignidad a la demagogia en pleno partido, con 30.000 personas mirándolo.

El problema no es con Romero, uno de los paraguayos mejor tratados en la Argentina: los hinchas de Racing son capaces de cocinarle su comida favorita a cambio de un autógrafo. El problema son los miles de paraguayos (y bolivianos) que han sufrido y sufren una de las más abyectas formas de discriminación: la xenofobia. Y no son casos aislados, de ninguna manera: anoche, en la platea de Racing, algunos imbéciles insultaban a los hinchas del Bolívar por su lugar de nacimiento.

El problema es que no se trata sólo de insultos y canciones: es que esos insultos y canciones son el reflejo, y la legitimación, del maltrato al que son sometidas a diario miles de personas. No importa dónde hayan nacido: son personas. Cantar simpáticamente apoyando esa opresión no es “folclore”, es complicidad.

Para peor, la injusticia es doble. No sólo invoca la idea de que una raza, religión o nacionalidad es superior a otra, argumento que utilizó, por ejemplo, Adolf Hitler. Sino que la agresión es contra un país cuya devastación y sufrimiento fue, en buena parte, culpa de gobernantes argentinos. Argentinos, brasileños y uruguayos, que entre 1864 y 1870 armaron un ejército que masacró a 300.000 de los 450.000 paraguayos y paraguayas. Asesinaron brutalmente a dos tercios de la población, incluyendo niños. Después de esa Guerra de la Triple Alianza, por cada diez mujeres, en Paraguay quedaba apenas un hombre.

Aunque parezca algo lejano, 146 años después, Paraguay no termina de recuperarse de esa masacre. El resultado son graves problemas productivos y sociales, entre ellas un poderoso machismo que se consolidó a partir de esa guerra, cuando se admitió la poligamia (se aceptó que un hombre tuviera varias parejas) ante el bajísimo número de hombres que habían sobrevivido.

Quizás Oscar Romero no lo sepa, pero parte de los sufrimientos que padeció están relacionados con aquella guerra lejana. La falta de dinero; la obligación de su madre de trabajar doce horas diarias; e incluso la ausencia de su padre, que lo abandonó antes de que naciera, son consecuencias del lugar en el que la Guerra de la Triple Alianza puso a Paraguay. Una guerra que continúa en cada “cancioncita inocente” que impulsa lo peor del nacionalismo.

Alguien tenía que ser valiente y hacerlo, y lo hizo Oscar Romero. Desde nuestro lugar de periodistas podríamos dejar todo en una simple anécdota, transformarnos, con nuestro silencio, también en cómplices. (Muchos periodistas, no seamos ingenuos,  están de acuerdo con la existencia de nacionalidades “superiores”). Pero aquí está este texto, para sumarse a los gestos de Oscar Romero y decir también: no, no estamos de acuerdo. No, no compartimos la discriminación. No, no vamos a ser cómplices de legitimar uno de los mayores horrores: la xenofobia.

Faltará una pata más para que la valentía de Romero tenga premio. Parece utópico, pero también parecía utópico que un futbolista hiciera lo que él hizo. Lo que falta es que los hinchas de Racing, que tantas muestras de grandeza han dado en el pasado, den un paso adelante en los futuros partidos contra Boca y se dediquen a cantar el resto de su repertorio. Pero esa no. Esa canción no. Basta de oprimir a bolivianos y paraguayos. Ya los humillamos bastante.

Si sucede, si anoche se dio el primer paso para un pequeño cambio social, si los hinchas de Racing deciden borrar esa canción espantosa para siempre, no será una simple muestra de respeto hacia su jugador, un paraguayo de 23 años que lleva la 10 en la espalda. Será un acto de justicia.

Por Martín Estévez: 25/02/2016

Para seguir leyendo:

Gol en contra estilo Tres Chiflados hunde al Inter

Mirá el desopilante gol en contra que se hizo el Inter frente al Génoa. Un defensor quiso rechazar pero el balón le pegó a Ranocchia que la metió en su arco. El equipo de Icardi se aleja de la punta.

1996. Bossio anota el primer gol de jugada de arquero en la historia

El arquero de Estudiantes Carlos ‘Chiquito’ Bossio empata de cabeza en la última jugada frente a Racing. Fue la primera vez que ocurrió en el futbol argentino en toda la historia.

1949. Eduardo Lausse, actor

El boxeador argentino Eduardo Lausse, disfrazado de cartero, en una escena de la película “Su última pelea” junto al actor Armando Bó. El Zurdo fue uno de los mejores medianos de la historia argentina.

Increíble: hace 3 caños en la misma jugada

Jordan Jones, mediocampista del Kilmarnock, sale de la presión defensiva llenando de túneles a los rivales. Lo van a marcar de costado de ahora en más.

Osvaldo Suárez, el inmortal

Múltiple campeón sudamericano, Olimpia de Oro, olimpíco en Roma y Tokio, ganador de la San Silvestre tres años consecutivos. Así en la vida como en la pista era el atleta Osvaldo Suárez: un ejemplo.

Los arqueros x Juvenal: Mierko Blazina

El maestro Juvenal supo repasar en El Gráfico, la trayectoria de los mejores y más pintorescos personajes del fútbol. En este caso el elegido es Mierko Blazina, arquero legendario de San Lorenzo.

Horror de Orión en el final, sentencia derrota de Colo Colo

Una salida en falso del arquero argentino que juega en el Colo Colo, terminó en gol de Palestino. Así, el local se impuso por 2 a 1 cuando finalizaba el partido.

Increíble lo que se perdió Nández

Gran jugada colectiva de Boca. Trianguló el balón buscando el espacio en los pies de Reynoso, Tévez filtró un pase gol a Pavón que asistió al uruguayo, y solo con el arco, dio el tiro en el travesaño.

Brasil: el Partido de la Paz terminó en la batalla campal del año

El Partido de la Paz fue denominado el duelo entre Bahía y Vitoria por el campeonato bahiano, pero se transformó en una guerra a trompadas increíble que dejó 7 expulsados y la suspensión del partido.