OPINIóN

El legado de Los Pumas se transmite

- por Darío Gurevich: 30/11/2015 -
Leonardo Senatore, try a Namibia.

Opina Marcelo Loffreda, head coach de Los Pumas de bronce en el Mundial 2007, sobre la gran actuación del Selección Argentina de Rugby en 2015.

Asumiendo y comprendiendo que Los Pumas tienen un hilo conductor que permanece desde sus inicios en cuanto a historia, orgullo y sentido de pertenencia, si tuviera que hacer una comparación entre el equipo del Mundial 2007 –al que conocía muy bien– y este actual –al que sólo conozco desde afuera–, diría que se asemejan en la convicción en sus propuestas de juego. No es simple lograr eso desde la conducción, y allí existe un gran mérito de Daniel Hourcade por haber convencido a los jugadores de que pueden ser capaces de llevar adelante un plan de juego extremadamente ofensivo. También se parecen en la calidad y en la experiencia de algunos jugadores del plantel. En el 2007, estaban Agustín Pichot, Felipe y Manuel Contepomi, Mario Ledesma, Ignacio Fernández Lobbe e Ignacio Corleto, que tenían una larga e inapreciable experiencia en el seleccionado. Hoy, los que sobresalen en ese sentido son Juan Martín Fernández Lobbe, Marcos Ayerza, Juan Martín Hernández, Horacio Agulla, Juan Manuel Leguizamón y Marcelo Bosch. El legado se va transmitiendo; no sólo adaptándose a las variantes técnicas, sino sobre todo a los aspectos culturales y emocionales.

La experiencia de Fernández Lobbe, Hernández, Ayerza, Leguizamón y Agulla, los cinco de este grupo que fueron terceros en el Mundial 2007, creo que es invalorable para el resto del plantel, incluidos los coaches, porque tienen la ventaja de haber atravesado ese recorrido anteriormente, ya sea desde lo mental y lo emocional, desde el manejo de las expectativas y la eficiente utilización de los recursos de todo tipo que convergen en estas instancias. No es lo mismo jugar contra una de las potencias del sur en la primera fecha de la zona clasificación de una Copa del Mundo que hacerlo en las semifinales. Además, se suma el roce y la habitualidad que este equipo de Los Pumas adquirió al enfrentarse año tras año, en el Rugby Championship, contra estos mismos rivales.

El poderío ofensivo del equipo es un aspecto que creció enormemente, y que al final parece haberse hecho carne en los jugadores. Todos están convencidos de la propuesta y la llevan a cabo constantemente.

Si tuviera que marcar algún punto para mejorar sería trabajar en una mayor consistencia y regularidad defensiva, y en el aspecto disciplinario que, a este nivel, se transforma en definitorio.

Ver a estos Pumas me entusiasma, me emociona y, a veces, me tensiona. En ciertas circunstancias, cuando podrían resolver alguna situación de manera más simple, deciden correr riesgos que son innecesarios… Pero eso también habla de la convicción y de la confianza que tienen estos jugadores en sus recursos.

Considero que son varios jugadores los que tienen una enorme proyección, y lo demostraron en este Mundial de Inglaterra. ¿Quiénes? Pablo Matera, Facundo Isa, Guido Petti, Tomás Lavanini, Santiago Cordero, Julián Montoya, Joaquín Tuculet y Matías Moroni, entre otros. Recibieron ese legado mencionado y estará en sus manos continuarlo, acrecentarlo y, finalmente, transmitirlo.

También, quiero destacar la figura de Agustín Creevy que, como capitán, supo equilibrar su liderazgo conviviendo junto con referentes como Fernández Lobbe y Ayerza; lo cual demuestra un rasgo relevante de humildad y habla a las claras de sus valores como persona.

Hourcade y sus valiosos colaboradores mejoraron lo iniciado por Santiago Phelan, al que le tocó como head coach un período muy complejo, en el cual el rugby argentino sufrió, para bien, una enorme transformación después de 2007. En esos años, Tati tuvo que adaptarse a la más dura competencia del mundo en una situación muy incierta: la mayoría de los jugadores se encontraban en el exterior, había jóvenes locales muy talentosos pero que adolecían de una preparación profesional, existían disputas políticas para definir el camino a seguir… En fin, fue una época controvertida en la que Phelan inició un camino –ayudado por Fabien Galthié primero y por Graham Henry después, personas reconocidas y conocedoras del juego–, que no se reflejó en resultados pero sí en una tendencia. Tampoco quiero dejar de destacar el fundamental aporte de Agustín Pichot en la inserción de Los Pumas en el concierto internacional, así como también la colaboración de Les Cusworth en el armado del sistema de los centros de alto rendimiento.

La impronta de Hourcade y compañía se basó, entonces, en consolidar este estilo ofensivo.

Por Marcelo Loffreda / Producción: Darío Gurevich / Fotos: AFP

Nota publicada en la edición de noviembre de 2015 de El Gráfico

Por Darío Gurevich: 30/11/2015

Para seguir leyendo:

16 de febrero de 1999, caricaturas de los mejores

Estaba a punto de empezar el Clausura 99 y EL GRAFICO caricaturizó a las figuras de los cinco grandes: Palermo, Gallardo, Cambiasso, Latorre y Gorosito. Boca se quedaría con el aquel campeonato.

1991. Les cuento todo lo que sentí

Luego de jugar 9 años en Europa, Ramón Díaz volvió a River y con sus propias palabras le contó a EL GRAFICO como vivió su noche soñada frente a Rosario Central. Doblete para el 2 a 1 del Millonario.

1997. Central apabulló a Newell´s

El clásico rosarino del Apertura 1997 quedó en la historia, fue la tarde donde brilló Central y ganó por 4 a 0. El partido se terminó antes de tiempo porque Newell´s tuvo 4 expulsados y un lesionado que no pudo seguir.

1934. Boca Juniors se consolida en el campeonato profesional

Un triunfo de Gimnasia en 1929 sobre Boca había generado una rivalidad entre estos dos equipos. Chantecler asistió al encuentro entre Xeneizes y Triperos de 1934 donde Boca comenzaría a encaminarse hacia el título.

15 de febrero de 1983 ¡Estudiantes Campeón!

El Estudiantes de Bilardo se consagró campeón del Metropolitano del 82 –finalizó en febrero del 83- y así consiguió su segundo título a nivel nacional. Brown, Ponce y Gottardi festejan la conquista.

2002. Goles y violencia en Liniers

Vélez y San Lorenzo empataron 3 a 3 en el Apertura del 2002, lo más destacado fue la expulsión de Gastón Sessa, quien posteriormente agarró del cuello al árbitro del partido y se fue pateando los carteles.

1951. La segunda final

¡Racing tricampeón! Luego de empatar sin goles en el primer partido de la definición del Campeonato de Primera División de 1951, la Academia venció a Banfield por 1 a 0 y se consagró.

1932. La viveza criolla de nuestro fútbol

A comienzos de la década del 30, Chantecler ya veía que en nuestros campos de fútbol la creatividad abundaba, en esta nota detalla algunas jugadas que generaron gran impacto en la época.

14 de febrero de 1941, el nadador José María Durañona

El destacado nadador argentino había tenido un gran 1940, estableciendo récords y ganando competencias. Siete años más tarde participaría de los Juegos Olímpicos de Londres.