Blogs /

Blogs

Boca, a lo campeón

- por Diego Borinsky: 28/09/2015 -
Tevez llegó para comerse la Bombonera y llevar a Boca a lo más alto.

Aplastó a Banfield 3-0 con una determinación y un fútbol que no había expresado desde el receso de la Copa América. El análisis de lo que le queda.

A lo campeón. Ayer, Boca jugó con la determinación y el instinto asesino de un campeón. No se había cumplido ni un minuto de partido y ya mostraba los colmillos en la cara del pobre Beto Bologna. Y no sólo eso, por primera vez desde el receso (sin contar la Copa Argentina), logró expresar futbolísticamente una superioridad abrumadora sobre el rival, aunque le costó casi una hora plasmarlo en un resultado que lo pusiera a salvo de algún percance inesperado (el 2-0 lo anotó recién a los 61’).

El valor del 3-0 de ayer crece si se considera la actualidad del rival, que desde la llegada de Claudio Vivas se mantenía invicto con 4 triunfos y 2 empates, uno de ellos un valioso 0-0 ante el entonces puntero, San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro. El gol que abrió el partido de ayer, nacido en los pies de Orión y elaborado con una sucesión de 11 toques sin que pudiera interceptarla un rival, definido con un defensor lateral que poco menos se mete con pelota y todo en el arco (Gino Peruzzi), parece habilitarnos a pensar que hubo un click en el conjunto de Arruabarrena.

En la conferencia de prensa, el Vasco volvió a responder como lo venía haciendo, cuando lo consultaron por su continuidad: “Me importa el próximo partido, cuando termine todo será hora de hacer el balance”. Boca está cerca y a la vez lejos de consagrarse con la doble corona. Cerca, porque se encuentra a dos triunfos apenas de levantar la Copa Argentina, partiendo en igualdad de condiciones con sus rivales Lanús y Rosario Central o Racing, que vienen por la otra llave. Cerca, porque en el campeonato restan apenas 4 partidos y les lleva 4 puntos al escolta (San Lorenzo) y 6 al tercero (Rosario Central). Es casi imposible que ceda puntos en el próximo compromiso, ante el peor equipo de los 30 (Crucero del Norte), en su casa, mientras Cuervos y Canallas se enfrentan entre sí. Esa circunstancia le permitirá a Boca alejarse definitivamente de uno de los dos (el que pierda) o de ambos (si empatan), siempre que consiga la victoria. Luego debe visitar a Racing, que ya no está en la pelea (si termina imponiéndose en el partido postergado con Godoy Cruz quedaría a 9 puntos). Racing, de todos modos, intentará voltear a Boca, por la rivalidad grande que existe entre ambos, pero también es probable que cuide algunas piernas de cara al objetivo más accesible que se le presenta: la Copa Argentina.

Luego Boca recibirá a Tigre en su casa, y ya con el envión que acaba de tomar es difícil pensar que pierda puntos ante su gente. Y le quedaría visitar el Gigante de Arroyito en el cierre, el compromiso más duro de todos, sin dudas, pero al que puede arribar ya campeón, porque si Boca gana sus próximos tres compromisos nadie podrá alcanzarlo (quedan 12 puntos en juego y el segundo está a 4). Por todo esto concluimos que Boca está muy cerca del doblete.

Pero también está lejos, ojo. En semifinales de Copa Argentina lo espera un equipo armado hace tiempo y forjado en competencias internacionales, Lanús, cuyo DT, además, sueña con ocupar el banco en el que hoy se sienta el Vasco. ¿Y qué mejor manera de destronarlo que anularle la chance del doblete? Por el otro lado Racing y Central también tienen fútbol y personalidad para tumbarlo. Un párrafo aparte para las huestes rosarinas: si el fútbol responde a un mínimo sentido de justicia deportiva, el equipo del Chacho no puede terminar el año sin dar una vuelta olímpica. Central ha sido el más regular de todos en este 2015, y el que dio los mejores espectáculos por su búsqueda incesante del arco adversario. Y el cierre es para San Lorenzo, al que los adoradores del resultado endiosaron por su “inteligencia” para vencer a Boca en la Bombonera, sin importarle que lo haya hecho refugiándose en su área y con un gol insólito sobre la hora. La avaricia no suele conducir a buen puerto. Siempre hay excepciones, claro, pero en general ganan los que buscan de verdad.

- por Diego Borinsky: 28/09/2015 -