HISTORIA DEL DEPORTE

La estrella del siglo II

- por Martín Estévez: 22/09/2015 -
Diocles fue uno de los principales deportistas de la Antigüedad.

Cayo Apuleyo Diocles ganó 1462 carreras sobre caballos. Habría sido el deportista mejor pagado de la historia.

El deportista más rico de la historia. Más de mil triunfos en su haber. Adorado por distintos sectores de la sociedad. Veinticuatro años de carrera repletos de éxito. ¿Quién acumuló esos logros? Cayo Apuleyo Diocles.

Los primeros registros sobre la existencia del deporte datan del año 776 antes de Cristo, cuando en Grecia comenzaron a disputarse los Juegos Olímpicos. Coroebus de Elis (primer ganador), Orsippos (perdió la ropa y siguió corriendo desnudo) y Cynisca (la mujer que derrotó a los hombres) fueron algunos nombres destacados.

La segunda gran etapa del deporte se produce en el Imperio romano, con las carreras sobre carros impulsados por entre dos y siete caballos. El más destacado de los “aurigas“ (jinetes) fue Cayo Apuleyo Diocles.

Todo lo que se sabe de él surge de dos documentos tallados: uno que financiaron sus admiradores y otro que le dedicaron sus dos hijos (Cayo Apuleyo Nimfidiano y Nimfidia) tras su muerte. El primero, que detalla su carrera deportiva, podría ser acusado de subjetivo, pero los gobernantes del Imperio ordenaban pena de muerte para quienes inscribieran mentiras, por lo que se supone que los datos son lo más certeros posible.

Diocles nació en Augusta Emerita (actual territorio español) en el año 104. Cuando empezó a destacarse, viajó a Roma para participar de las principales competencias, que se realizaban en el Circo de Nerón (actualmente, el Vaticano). Eran carreras salvajes: siete vueltas (unos 4 kilómetros) con muchísimo dinero en premio y varias muertes por competencia.

Los aurigas se dividían en cuatro “equipos“ de distintos colores, que representaban a diferentes sectores de la sociedad. Diocles comenzó a los 18 años, en el equipo blanco, y ganó por primera vez en el año 124. A los 24 años se cambió al equipo verde y, tres años después, se vistió de rojo, color que nunca abandonó.

Se retiró a los 42 años, 7 meses y 23 días. Totalizó 4257 carreras y 1462 triunfos; y 2899 veces finalizó entre los tres mejores. En 502 de sus victorias había comenzado en el último lugar. Y llegó a ganar 103 veces seguidas. 

Murió en Praeneste (actual Roma) entre los años 146 y 160. “Con nobilísimo esplendor brilla Diocles“, relata la inscripción en latín. “Fue héroe de las muchedumbres más apasionadas, ídolo de un pueblo que cifraba su felicidad en estas dos solas palabras: panem et circenses (pan y circo)”, escribió el fallecido arqueólogo español Antonio García y Bellido. 

Dos investigaciones modernas alimentaron su leyenda. En 1790, el historiador español Juan Francisco Masdeu puso en duda que Diocles cambiara de equipos y propuso la teoría de que siempre compitió para los rojos, pero en carreras organizadas por distintas facciones. Y en 2010, Peter Struck, profesor en la Universidad de Pennsylvania, aseguró que Diocles es el deportista que más dinero ganó en la historia; sus 35.863.120 sestercios actualmente equivaldrían a 15 mil millones de dólares. En los últimos siglos, el más ganador fue Tiger Woods, que “apenas“ supera los mil millones. ¿Más? En 2004, el escritor Jesús Maeso de la Torre publicó El auriga de Hispania, novela histórica con Diocles como personaje central.

--El mundo hace 1800 años--
El siglo II en el que brilló Cayo Apuleyo Diocles forma parte de la Edad Antigua, período que abarca desde la invención de la escritura (alrededor del 3600 a. C.) hasta la caída del Imperio romano (476 d. C.). En aquellos tiempos, el Imperio romano acumulaba cinco siglos como centro del poder gracias a sus sanguinarias políticas de conquista. En el año 106, por ejemplo, 500 mil dacios fueron asesinados o esclavizados por oponerse a su dominio.

Fue la era de los “cinco buenos emperadores“ que fortificaron a Roma, entre ellos Adriano y Marco Aurelio, quien escribió Meditaciones, texto en el que repasó los aprendizajes que acumuló en su vida, no tan lejanos a los nuestros. Fue el siglo en el que comenzó a producirse jabón masivamente y en el que los mayas ganaron territorio en América.

Por Martín Estévez: 22/09/2015

Para seguir leyendo:

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.

Homenaje

Borocotó rescata una historia chiquita, que sucedía en la Maratón de los Barrios, sobre una de las cosas más difíciles de sobrellevar en esta vida: ese agujero en el alma que nos dejan nuestros muertos queridos.

24 de Septiembre de 1932, “el imbatible remero australiano”

Henry Robert Pearce ya había ganado el oro en los Juegos Olímpicos de Amsterdan, en 1928, y al repetir el primer lugar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de ese año, pasó a ser leyenda.

El Superclásico expuesto

El Gráfico no se rinde y quiere compartir las mejores imágenes de nuestro fotógrafo Alejandro Del Bosco de la victoria de River 2 a 0 frente a Boca en la Bombonera. 17 instantes del clásico de los clásicos.