FúTBOL INTERNACIONAL

Euro U21: Instantáneas del futuro

- por Martín Mazur: 03/09/2015 -
Brasil, allá vamos. La selección de Suecia ganó el torneo por primera vez en su historia y ya se prepara para los Juegos Olímpicos.

La Eurocopa juvenil que se jugó en República Checa y sirvió como clasificatoria a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro dejó un puñado de historias: la victoria de Suecia con un estilo basado en el contraataque, la catástrofe alemana, la aparición de grandes talentos y también, el armado político de la UEFA luego del FIFAgate. Un periodista de El Gráfico estuvo allí y aquí refleja lo mejor del torneo.

“Tierra de historias”, dice el eslogan que promueve el turismo en República Checa. Historias, precisamente, son las que dejó la Eurocopa Sub 21 de la UEFA, que se disputó en Praga y Olomouc. Historias que se irán develando a lo largo de esta nota.


El refugiado goleador

Pione Sisto es mediapunta y sueña con jugar al lado de Messi. El Barcelona, como otros grandes de Europa, ya lo sigue. Le costó menos aparecer en las carpetas de los grandes clubes europeos que obtener la ciudadanía danesa. Se la dieron recién este año. Sisto nació en Uganda. Sus padres, del Sud Sudán, huyeron de la guerra civil que azotaba al país cuando él tenía apenas seis meses de edad. Sus hermanos –6 en total– también emprendieron el viaje como refugiados. Sisto se crió en Dinamarca y su talento rápidamente llamó la atención en el club de su ciudad, Midtjylland. La ciudadanía le llegó cuando la selección mayor ya se había interesado por él y la liga danesa ya lo había elegido jugador del año. El día que finalmente lo convocaron, sus padres se aparecieron en la conferencia de prensa entalcados e hicieron un ritual de buena suerte frente a los atónitos periodistas. El propio Sisto terminó sacándose la remera y dejándose untar con ese engrudo. El ritual, si bien pudo haberlo avergonzado, le sirvió. Entró en el primer partido contra República Checa, en lugar de Viktor Fischer –estrella del Ajax que no brilló– y a los pocos minutos convirtió el gol del triunfo. “Me siento danés, hablo en danés, pero me costó mucho que me reconozcan como tal. El fútbol me dio felicidad en momentos en los que la situación era muy difícil”, dice Sisto, 1,71 de pura fibra, puntos de contacto con Christian Eriksen y un futuro brillante por delante. “Me gustaría jugar en el Barcelona al lado de Messi. Creo que lo está haciendo bastante bien”, se anima a bromear. El Barcelona lo sigue, pero el que picó en punta para contratarlo es un gran descubridor de talentos: Arsene Wenger y su Arsenal. 

Pione Sisto, ya sin talco en la cara, acaba de marcar el gol de la victoria contra República Checa y su nombre ya aparece en la carpeta de grandes clubes.


El torneo y la edad

La Euro Sub 21 es el segundo torneo en importancia de la UEFA, después de la Eurocopa, y tiene un formato similar al de su hermana mayor: grupos de clasificación entre todos los países que conforman la confederación, y torneo final disputado en un país sede, en este caso, República Checa. El tope de edad se considera el día que comienza la clasificación, dos años antes, y no se altera en la rueda final. Por eso, más allá del nombre, virtualmente se transforma en un torneo Sub 23, en este caso con jugadores nacidos a partir de 1992. El torneo, a su vez, clasificó a los cuatro semifinalistas a los Juegos Olímpicos de Río: los representantes europeos serán Suecia (campeón), Portugal (subcampeón), Alemania y Dinamarca (semifinalistas).


El escándalo

Fueron los tres minutos más irracionales del fútbol en este año, en lo que pinta para ser uno de los episodios que obliguen a repensar algunas reglas. Portugal vencía a Suecia y se clasificaba a las semifinales junto a Italia, que en ese momento le estaba ganando a Inglaterra. Pero Suecia empató sobre la hora y allí sucedió lo inesperado: los portugueses, en lugar de cruzar la mitad de la cancha, empezaron a tocar la pelota en el círculo central, hacia atrás y hacia los costados, sin que ningún sueco cruzara la línea central. El empate los clasificaba a ambos, pero el antifútbol fue flagrante: 76 pases sin oposición, muchas veces, con la misma languidez de quien para una pelota antes de ejecutar un tiro libre. ¿Puede el árbitro actuar de oficio en el caso de que ninguno de los dos equipos quiera jugar? ¿Se considera conducta antirreglamentaria y es pasible de sanción con tarjeta? Las preguntas en las tribunas se trasladaron hasta Pierluigi Collina. El único antecedente es el México-Portugal que se jugó en 1994 en... Los Simpsons. En aquel episodio, ninguno de los equipos dejaba su campo. Casi un calco de lo que pasó en el primer duelo de Suecia-Portugal.


La final

Rarezas del destino, el partido definitorio volvió a encontrar a los mismos protagonistas. Esta vez, no hubo arreglo, sino un partidazo con decenas de situaciones de gol y atajadas espectaculares. Terminó 0-0 en los 120 minutos y se definió por penales, donde Suecia ganó gracias a su figura, el arquero Patrik Carlgren, que atajó dos. La táctica del 1 del AIK Estocolmo era no llegar al arco hasta que el pateador ya hubiera acomodado la pelota. Esa espera, delante del arco libre, está catalogada como el peor escenario para el ejecutante, según el libro El arte de patear penales, de Ben Lyttleton. Pero Carlgren no había leído el libro, ni ningún otro de fútbol, porque ni siquiera es capaz de mirar un partido. No le gusta el fútbol. “Lo único que hago es jugarlo, pero no voy a lamentarme si me pierdo un Arsenal-Hull. A algunos les gusta mirar todos los partidos, saben todos los clubes y los jugadores, otros prefieren pasar el tiempo con sus novias. A mí me gusta jugar al golf”, se animó a reconocer. Un auténtico arquerazo, diría Maradona. “De Inglaterra, que todos me preguntaban, conocía a un jugador solo, Harry Kane. A los muchachos los dejo hablar en la mesa sobre los rivales y no entiendo nada de lo que están diciendo. Ellos me cargan, pero está bien. Tampoco los acompaño cuando se van a jugar al FIFA”. Después de verlo en acción, es imposible decir que la táctica no le haya dado resultado. Sin conocer a sus rivales, ni siquiera de nombre, su negocio fueron los reflejos.


La decepción

A propósito de Inglaterra, cambian los planteles y las competencias, pero el resultado es siempre el mismo: de equipo candidato a equipo fracaso, sin escalas. Esta vez sucedió en la zona de grupos. El equipo, valuado en 650 millones de euros, quedó en un poco decoroso último puesto, cuarto de cuatro. Harry Kane, del Tottenham, había tenido una temporada de ensueño, con 31 goles en 51 partidos, convocatoria a la selección mayor, botín de plata en la Premier League (21 goles, detrás de los 26 del Kun Agüero) y rol destacado en la campaña en la Europa League (7 goles en 9 partidos). Pintaba para candidato al Botín y Balón de Oro y terminó quedándose con la medalla de cartón. Ninguno decepcionó más que él, que se fue de República Checa con el cuaderno en blanco.


De la Champions al 0-5

Ter Stegen, campeón de la Champions con el Barcelona, fue uno de los focos de atracción en la selección alemana, que terminó goleada.

Con sus 23 años, el arquero alemán del Barcelona, Marc-André Ter Stegen, llegaba como la otra gran figura a seguir, luego de su gran actuación en la Champions League, que terminó ganando y en la que fue el arquero titular elegido por Luis Enrique. Pero a Ter Stegen no lo esperaba un recibimiento de mil amores: el técnico alemán, Horst Hrubesch, se despachó con una declaración que parecía ilógica: “Tengo tres grandes arqueros y no voy a confirmar quién ataja hasta el día del partido”. Al verlos en los entrenamientos, la realidad es que, a pesar de la chapa de Ter Stegen, entre los tres se sacaban chispas por las mejores voladas. Bernd Leno (Bayer Leverkusen) y Timo Horn (Colonia) son dos excelentes proyectos: al primero lo siguen el Arsenal y el Manchester United; al segundo, el Aston Villa y el Real Madrid. Pero terminó atajando Ter Stegen, y demostró que la escuela alemana de arqueros cambió desde la aparición de Neuer. Fuera del área, Ter Stegen fue líbero y un jugador más a la hora de cortar contraataques y salir jugando con los pies. Lo que nadie podía esperar es que su temporada iba a terminar con una goleada en contra.


El 5-0

El Flaco Menotti diría que se trató de un accidente, pero lo cierto es que los accidentes casi nunca le pasan a un equipo alemán. Pero Olomouc presenció la excepción a la regla. Portugal 5, Alemania 0. La semifinal terminó en paliza e hizo recordar al 7-1 a Brasil. Tiro al arco, gol. Tiro al arco, gol. Así y todo, los alemanes consiguieron un hito: volverán a los Juegos Olímpicos desde Seúl 88. Más de un cuarto de siglo sin ver a los alemanes (con todas sus Copas y finales del Mundo en mayores) pelear por una medalla. El DT Hrubesch logró lo que parecía una hazaña: reunir a los mejores talentos en la Euro del 2009, que Alemania terminó ganando por primera vez. Luego, renunció y dejó un recuerdo similar al de Pekerman en los juveniles argentinos. Por eso volvió al cargo, para batallar contra los clubes de la Bundesliga y recibir a los mejores jugadores, con la selección juvenil con la misma prioridad que la mayor. Uno de los 23, Mathias Ginter, ya había sido campeón mundial en Brasil 2014. Y a pesar de la goleada de despedida, con Emre Can (el pequeño Khedira del Liverpool), Amin Younes (un Di María diestro, que después del torneo pasó al Ajax) y el goleador Kevin Volland (también integrante de la selección mayor, juega en el Hoffenheim), el equipo alemán logró la clasificación a Río, donde tendrá apoyo local: el volante Leo Bittencourt nació en Alemania mientras su padre, Franklin, jugaba en el Leipzig, pero es carioca de alma.


Nedved es mujer

Pavel Nedved fue el embajador del torneo. Y lo promocionó con un video en el que pasa por el quirófano para convertirse en una mujer.

Suena a una declaración demasiado jugada, pero en la Euro Sub 21, Pavel Neved efectivamente se convirtió en mujer... para un video promocional que se volvió viral. En la historia imaginaria, Nedved, muy cansado de los paparazzi, decidía pasar por el cirujano plástico y cambiarse la cara. El resultado fue sorprendente: se transformaba en una señorita de 20 años. El gancho, en checo, es que tanto las veinteañeras como la selección juvenil remiten a la misma palabra. “No hubo que convencerlo, al contrario, diría que él fue el primero que enloqueció con la idea de ser actor y nos empezó a explicar posibles tomas. Si no estuviera tan ocupado con la Juventus, tendría un buen futuro en Hollywood”, dijo Petr Fousek, presidente del comité organizador. Nedved, además de estar presente en todos los partidos de República Checa, manejaba la salida de Carlos Tevez a Boca desde su celular, con la tranquilidad de ya haber cerrado la llegada de Mandzukic.


El corazón serbio

Llegaron al torneo como la bestia negra que había eliminado a España y a Francia en la clasificación, pero a Serbia se le hizo todo cuesta arriba. Salvo una cosa: ver por televisión los partidos de la selección Sub 20, que se terminó coronando campeona del mundo en Australia, en la final frente a Brasil. Ese día, el plantel en Praga madrugó: a las 7 de la mañana estaban todos mirando el partido, a las 9 festejaron y a las 11 hicieron una producción fotográfica mirando al cielo en la que entre todos formaban un gigantesco corazón. Muy romántico todo, salvo la tristeza por haberse vuelto a Belgrado como el peor equipo del torneo.


La McEntrada

El McDonald´s fue la puerta de entrada para los acreditados en el estadio Eden, Praga. Periodistas con papas y gaseosa.

Encontrar el ingreso de la prensa en el estadio Eden, casa del Slavia Pragua, fue un auténtico desafío para muchos. La indicación era “al lado del McDonald’s”, pero en realidad era en el McDonald’s. Adentro. El modo de acceso era a través de una puerta en el local de comidas rápidas, entre las cajas de comidas y el McCafé. Otra curiosidad del estadio Eden es que, además de ser una cancha de fútbol, es un hotel. Y entre los cuatro pisos de habitaciones, dos suites que tienen un privilegio único: los ventanales dan directo a la cancha, detrás de uno de los arcos, y permiten ver el partido en pantuflas y sin moverse de la pieza. 


El volante Abdul Khalili debió tomar una difícil decisión: no ayunar por el Ramadán. Festejó el título y fue recibido como un héroe en Suecia.

El Ramadán

Pocos jugadores deben haber tenido que tomar una decisión más difícil que la de Abdul Khalili (23), volante sueco que juega en Turquía, de ascendencia palestina y religión musulmana. Cuatro días después del inicio del torneo, empezaba el Ramadán. “He hecho ayuno toda mi vida para este mes, y el hecho de poder estar en este campeonato me obligó a tener que decidir. No podía mantener el ayuno y a su vez estar disponible para jugar, porque no hubiera sido profesional, pero tampoco quería quedarme fuera del plantel para ayunar. Así que decidí alimentarme como el resto de mis compañeros y postergaré el ayuno para mi vuelta”, declaró.

El mejor jugador

En un torneo que vio coronarse a grandes figuras (ver recuadro), esta vez el Balón de Oro le tocó al portugués William Carvalho, 23 años, una mole en la mitad de la cancha. Mide 1,87 y tiene un estilo parecido al de Patrick Vieira, salvo porque es el doble de ancho que el ex Arsenal. Carvalho nació en Luanda, Angola, y se crió jugando al fútbol callejero en Portugal. Jugó dos partidos en el Mundial de Brasil. Actualmente es hombre del Sporting de Lisboa, pero no por mucho tiempo. El Paris Saint-Germain ya lo busca, y compite contra el Arsenal y el Manchester United. Lo único que puede postergar su transferencia es que estará tres meses de baja por haberse fracturado en el regreso a los entrenamientos, el 15 de julio.


Campeones morales

Una vez más, los portugueses se quedaron en la puerta de una victoria que, por cómo venían dándose las cosas, parecía segura. Toque y toque, posesión, desmarques. Casi todo bien, sacando la contundencia. Pero mirando a los números, más se entienden las lágrimas de los perdedores: jugaron 5 partidos, ganaron 3 y empataron 2. Les hicieron sólo un gol a lo largo del torneo, y fue gracias a un desvío en un defensor propio. Pero más allá de la exhibición ante Alemania, a Portugal le faltó un goleador, déficit que preocupa al fútbol portugués: es la Meca de los wings, pero no todos pueden transformarse en centrodelanteros efectivos como Cristiano Ronaldo. “Hicimos historia de todas formas. Fue la primera final a la que llegamos con este formato de torneo y tenemos una sólida base para el futuro”, explicó el entrenador Rui Jorge.


Los campeones reales

Sin llegar a los límites de Otto Rehagel y la Grecia campeona de la Eurocopa, Suecia terminó siendo un caso testigo para equipos que no estén capacitados para depender enteramente de la posesión de pelota. Inspirado en el Atlético de Madrid de Simeone, el DT Hakan Ericson logró formar un equipo peligroso como un cuchillo afilado: uno piensa que lo maneja bien, pero ante el primer descuido, lo paga caro. Los suecos fueron capaces de producir situaciones de gol en tres toques y menos de 7 segundos de posesión, de área a área. Y nunca se dieron por vencidos. Parecían eliminados en el grupo y no se resignaron, hasta que lograron el empate salvador que los clasificó. Dinamarca tenía más pergaminos de juego, pero los suecos los noquearon en dos ataques, dos goles. Misma historia en el segundo tiempo: 4-1 final. “La realidad es que hoy el contraataque es una parte mucho más importante del fútbol que lo que muchos piensan. De hecho, el equipo que mejor y más contraataca a mi entender es el Barcelona. Lo mismo hacía la Selección Argentina en el Mundial. Tienen grandes jugadores, pero los usan de otro modo al de años anteriores. El nuestro fue un equipo que no tenía los repertorios técnicos de nuestros rivales, pero tácticamente fuimos muy organizados, con un espíritu de conjunto que nos hizo creer que lo imposible era posible. Así también se pueden ganar partidos, ¿no?”, explicó Ericson. Y ahora, el objetivo de los suecos será dar el golpe en Río 2016.


Los hinchas suecos coparon todas las canchas y nunca dejaron de cantar. Bien ganado el apodo de Jugador Número 12.

El jugador número 12

Tribunas teñidas de azul y amarillo, con aliento constante los 90 minutos, banderas colgadas con la inscripción del barrio, pueblo o ciudad desde donde venían. A no confundirse, no estamos en La Bombonera; hablamos de Suecia, que tuvo un apoyo impresionante en las tribunas. “No sólo son el jugador número 12, también son el jugador número 13 y el número 14”, se sinceró el técnico Hakan Ericson. El cantito más pegadizo fue para el líder del equipo, John Guidetti, que del Manchester City pasó al Celta de Vigo. Llegaron a cantarlo más de 50 minutos por partido. Al mejor estilo de Carlitos Tevez, además de oficiar de goleador, el delantero (que terminó con el pelo teñido de rosa) se encargó de grabar una canción de hip-hop para el plantel junto a una banda de amigos. Y fue el dueño del micrófono en las celebraciones en el parque Kungsträdgården de Estocolmo, donde se juntaron más de 30.000 personas para recibir al plantel, un récord jamás visto en la historia del fútbol sueco. El apoyo fue tan grande que en Dinamarca intentan organizar una movida similar para acompañar a la selección al exterior a través de peñas. Más humilde fue el apoyo portugués, con las lógicas consecuencias de la crisis económica: un hincha llegó desde Portugal en bicicleta y otros lo hicieron en una casa rodante que dejaban estacionada delante del estadio.


El partido de los dirigentes

Mientras los dirigentes de la Conmebol brillaron por su ausencia en toda la Copa América, en República Checa se vivió otra realidad: allí no sólo se jugó la Euro, sino que también se llevó a cabo el Congreso de la UEFA en el que, entre otras cosas, se definen las ciudades sedes para las finales de las Copas en 2017. Pero lo más jugoso de esas charlas, en el hotel Mandarin, pasó por el FIFAgate y el escenario futuro. Allí, se intentó convencer una vez más al presidente Michel Platini para que se presente como candidato en el Congreso extraordinario de la FIFA. El francés, cuya voz era una de las más buscadas para referirse al futuro del fútbol, prefirió no tener contacto directo con la prensa y sólo se presentó para entregar los certificados los periodistas jóvenes que participaron en el programa AIPS Young Reporters.

Michel Platini se mostró en la premiación y entregó certificados a los periodistas del proyecto AIPS Young Reporters. No habló del tema FIFA.

En la conferencia de prensa del día de la final estuvo el secretario general Gianni Infantino, suizo de ascendencia calabresa, quien naturalmente debió responder más preguntas sobre la FIFA que sobre la UEFA. La más interesante se la hizo una periodista brasileña: ¿Sigue en pie la idea del boicot al Mundial 2018? Infantino no lo negó ni lo confirmó, pero las opiniones por ahora son variadas.

Platini tiene a su favor que puede hablar a través del Fair Play Financiero, la modalidad que instaló él para sincerar las cuentas de los clubes europeos. De tener un déficit total de 1700 millones de euros en 2011, la cifra bajó hasta los 400 millones en 2014. El FPF y la mejora en deportividad en el reinado de Platini (menos cupos en la Champions para las grandes ligas y ningún club que haya ganado la competencia dos veces consecutivas) son dos cartas imbatibles de cara a las elecciones en la FIFA. El tema es si Platini tendrá ganas de jugarlas. Y de batallar contra un posible oponente que supone la continuidad del modelo FIFA: Angel María Villar, 27 años a cargo de la Federación Española, y con voto a favor de Blatter en el último congreso en Zurich.


El goleador menos pensado

El checo Jan Kliment (21) logró transformarse en un auténtico hito: desconocido por el público de su país, jugaba en el pequeño Vysocina Jihlava. Pero por las lesiones y suspensiones, terminó siendo titular en su selección y se despachó con tres goles contra Serbia. En sólo 56 minutos, igualó el récord de su carrera: llegaba convertidos tres goles en total, a lo largo de tres temporadas. Increíblemente, le sirvieron para terminar como goleador del torneo, por más que su equipo no clasificó a las semifinales. Y en lo personal, además de haber recibido el Botín de Oro, se ganó un pasaje a la Bundesliga: el día antes de la final, lo compró el Stuttgart.

República Checa. Tierra de historias... historias de fútbol.

Por Martín Mazur

Nota publicada en la edición de agosto de 2015 de El Gráfico

Por Martín Mazur: 03/09/2015

Para seguir leyendo:

1985. ¿Quién será el campeón?

Después de la primera final del Nacional sin goles, Batista, de Argentinos, y Larraquy, de Vélez, pugnan en la redacción de El Gráfico por el estandarte más deseado. Al final se lo quedaría el Checho…

La revancha de Pepino

El artillero de Boca, José “Pepino” Borrello, y el arquero de River, Amadeo Carrizo, vivieron a mediados de los ’50 un duelo tremendo. Esta es la historia de donde nació esa bronca superclásica.

1986. La revista de la primera Copa de River

Otro número de El Gráfico digital histórico: River derrota a América de Cali con gol de Funes y se consagra campeón de la Libertadores. Después de dos subcampeonatos (’66 y ’76) la tercera final fue la vencida.

1986. Ruggeri: “tengo tanta fe en ganar la Copa como la tenía antes del Mundial”

A través de la entrevista al central de River, se hace un repaso de la victoria sobre Boca por 1 a 0 para cerrar el Grupo 1 y poner al Millonario en Semifinales de Libertadores. Fue el superclásico #16 en la Copa.

15 de Noviembre de 1983, “Martillo” Roldán gana y va por Hagler

En las Vegas, Nevada, el boxeador argentino noqueó a Frank "The Animal" Fletcher en el 6° Round y despejaba así el camino que lo pondría de frente con el campeón “Maravilla” Hagler

El pequeño Jaime Lema

Un caso extraordinario fue el de Jaime Lema quien atajó en San Lorenzo en los años 20 y 30, siendo campeón en 1933. Medía 1.60 siendo, hasta hoy, el guardavalla más chico del profesionalismo. Su recuerdo.

1997. HUSAIN Hnos.

Claudio, volante, 22 años; Darío, delantero, 21. Fueron los protagonistas de un caso poco común en el fútbol argentino, el de dos hermanos que comparten la titularidad en un equipo de Primera, en el Vélez de Bielsa.

1986. Los dos grandes empezaron la copa

Boca y River se cruzaban por el Grupo 1 de la Primera Fase de Libertadores. Fue empate a 1, magro partido y con un fallido agasajo a los campeones del mundo de México, según José Luis Barrio. VIDEO

¡La Selección Femenina al Mundial!

Tras el empate frente a Panamá en 1, con la anotación de Florencia Bonsegundo, Argentina con un global de 5 a 1 supera el Repechaje y jugará el Mundial a disputarse en Francia en 2019.