¡HABLA MEMORIA!

Alemania-Italia: El partido del siglo

- por Redacción EG: 05/07/2015 -

En México 1970 alemanes e italianos le dieron forma a uno de los encuentros más vibrantes de la historia de los mundiales.

Cuando Gianni Rivera le preguntó a Karl-Heinz Schnellinger qué era lo que estaba haciendo en el área italiana aquel 17 de junio de 1970, el sempiterno defensor alemán lo sorprendió con su respuesta: “Iba camino de los vestuarios, que quedaban para ese lado”. Roberto Boninsegna había marcado el gol de Italia antes de los diez minutos y ya sobre los noventa, cuando la semifinal del Mundial de México parecía definida, fue el lateral de Milan el que empató el partido. El sorpresivo protagonista tan sólo marcó una vez en trece años como internacional, y le alcanzó para poner en el tiempo extra a una Alemania que estaba al borde del abismo.
 
En aquella semifinal la Italia comandada por Giacinto Facchetti convirtió no bien comenzado el primer tiempo, y a partir de entonces se dedicó a defender. Alemania, sin demasiadas ideas pero con el potencial de Overath, Seeler y Müller, que eran siempre una amenaza, intentó por todos los medios llegar al empate y recién lo consiguió sobre el final. Hasta ahí nada extraño  -más allá del autor del gol alemán-  entre esos dos monstruos del fútbol que buscaban recuperar la grandeza olvidada en el tiempo. Sin embargo lo maravilloso ocurrió después, en los treinta minutos que le siguieron y que ambas selecciones, presas del cansancio, afrontaron con la fuerza de los nervios.
 
Los italianos, que a punto estuvieron de mostrarle al mundo que el catenaccio continuaba vigente, hicieron un enorme gasto físico para mantener la diferencia. El gol de Schnellinger fue un mazazo para un equipo demolido que, apenas escuchó el pitido del árbitro, salió corriendo a pedirle agua a los masajistas. Ni siquiera hubo una charla técnica de Ferruccio Valcareggi. Tampoco había mucho que decir, los planes de Italia llegaban hasta ahí; marcar y defenderse. El resto dependía de alguna inspiración individual.
 
Para consuelo de la Azzurra la situación de los alemanes no era óptima ni mucho menos. Overath sufría, acostado en el césped, cada bocanada de aire, Seeler rengueaba y Beckenbauer, por una falta de Mazzola, jugaba con el brazo quebrado, fijado al hombro por una venda.  En ese marco arrancó la prórroga, y apenas tuvo respiro.
 
A los noventa y cuatro Gerd Müller fue el encargado de adelantar a Alemania, mientras que cuatro minutos después Tarcisio Burgnich emparejó el resultado y, más tarde, Luigi Riva lo dio vuelta. A diez minutos del final otra vez Müller, habilitado por Gianni Rivera, que había ingresado por Sandro Mazzola en el entretiempo y se quedó atornillado al palo tras un tiro de esquina, marcó el empate de cabeza.
 
El 3-3, que parecía definitivo, le valió a Rivera el reproche de todos sus compañeros. “¿La culpa es mía? De acuerdo, ahora meto un gol”, dijo el Balón de Oro de 1969 y se llevó la pelota con él hasta el círculo central. Nadie le creyó hasta que, un minuto después, un pase atrás de Boninsegna le cayó en los pies para marcar el 4-3 que dejó a Enrico Ameri, el legendario relator italiano, al borde de las lágrimas y gritando casi afónico la victoria de su país. Rivera había cumplido su promesa y la Azzurra avanzaba a la final. Cinco goles en media hora le aseguraron al Italia-Alemania del Mundial de México un epíteto eterno: ‘El partido del siglo’.
 
Por Matías Rodríguez
Por Redacción EG: 05/07/2015

Para seguir leyendo:

Tres anécdotas boquenses

El aguatero que no podía pronunciar la l, los sobretodos de Cherro y Varallo y el carnero que se salvó del asador. Tres divertidas historias de la trastienda de Boca de los años 30 por Borocotó.

21 de abril de 1939, Kate Fastner, destacada atleta argentina

El atletismo femenino irrumpía con fuerza y la publicación lo reflejaba en la figura de Kate, quien en el mes de mayo se alzaría con dos medallas de bronce en el Campeonato Sudamericano de Atletismo en Perú.

¿Quién es el pibe de la foto?

El aplicado caballerito de la foto será en el futuro uno de los jugadores de fútbol más exquisitos en la historia de su país. Entrá a la nota y averígualo.

Los sucesos más insólitos de los Mundiales

Algunos de los bloopers más locos de las Copas del Mundo: el perro que no se quería ir, piruetas que ponen en riesgo la vida de jugadores y árbitros, errores inexplicables y la peor jugada preparada de la historia.

Kempes: orígenes del Matador

“-Oiga, pibe. ¿Usted cómo se llama? -Aguilera. Mario Aguilera.” Asi empezó su carrera en Instituto Mario Kempes. En 1975 El Gráfico indaga el origen de ese joven artillero que brillaba en Central.

1975. Cumbre de glorias

Víctor Galíndez, Guillermo Vilas, Carlos Monzón, Ubaldo Fillol y Juan Carlos Harriott en la Cena de Campeones de El Gráfico. Pocas imágenes existen de tantos ilustres del deporte argentino juntos.

Tremenda apilada del Papu para meter un golazo

Alejandro Papu Gómez se deshizo de tres jugadores en una baldosa y, con la complicidad del arquero que le regaló el palo, convirtió un golazo para la goleada de Atalanta frente al Benevento.

Grecia: clasifican a la final con una pirueta inverosímil a los 94

Acuérdese de este nombre (si puede): Christodoulopoulos. Es el nuevo héroe helénico que clasificó al AEK Atenas a la final de la Copa Grecia con una volea acrobática en el último instante.

Libertadores: Racing metió cuatro goles y le atajaron dos penales

La Academia esta derecha en Copa Libertadores: goleó al Vasco da Gama con goles de Centurión, Lautaro Martínez, Zaracho (que la rompió) y, después de marrar dos, Licha López de penal. VIDEO.