Flashback

Alemania-Italia: El partido del siglo

- por Redacción EG: 05/07/2015 -

En México 1970 alemanes e italianos le dieron forma a uno de los encuentros más vibrantes de la historia de los mundiales.

Cuando Gianni Rivera le preguntó a Karl-Heinz Schnellinger qué era lo que estaba haciendo en el área italiana aquel 17 de junio de 1970, el sempiterno defensor alemán lo sorprendió con su respuesta: “Iba camino de los vestuarios, que quedaban para ese lado”. Roberto Boninsegna había marcado el gol de Italia antes de los diez minutos y ya sobre los noventa, cuando la semifinal del Mundial de México parecía definida, fue el lateral de Milan el que empató el partido. El sorpresivo protagonista tan sólo marcó una vez en trece años como internacional, y le alcanzó para poner en el tiempo extra a una Alemania que estaba al borde del abismo.
 
En aquella semifinal la Italia comandada por Giacinto Facchetti convirtió no bien comenzado el primer tiempo, y a partir de entonces se dedicó a defender. Alemania, sin demasiadas ideas pero con el potencial de Overath, Seeler y Müller, que eran siempre una amenaza, intentó por todos los medios llegar al empate y recién lo consiguió sobre el final. Hasta ahí nada extraño  -más allá del autor del gol alemán-  entre esos dos monstruos del fútbol que buscaban recuperar la grandeza olvidada en el tiempo. Sin embargo lo maravilloso ocurrió después, en los treinta minutos que le siguieron y que ambas selecciones, presas del cansancio, afrontaron con la fuerza de los nervios.
 
Los italianos, que a punto estuvieron de mostrarle al mundo que el catenaccio continuaba vigente, hicieron un enorme gasto físico para mantener la diferencia. El gol de Schnellinger fue un mazazo para un equipo demolido que, apenas escuchó el pitido del árbitro, salió corriendo a pedirle agua a los masajistas. Ni siquiera hubo una charla técnica de Ferruccio Valcareggi. Tampoco había mucho que decir, los planes de Italia llegaban hasta ahí; marcar y defenderse. El resto dependía de alguna inspiración individual.
 
Para consuelo de la Azzurra la situación de los alemanes no era óptima ni mucho menos. Overath sufría, acostado en el césped, cada bocanada de aire, Seeler rengueaba y Beckenbauer, por una falta de Mazzola, jugaba con el brazo quebrado, fijado al hombro por una venda.  En ese marco arrancó la prórroga, y apenas tuvo respiro.
 
A los noventa y cuatro Gerd Müller fue el encargado de adelantar a Alemania, mientras que cuatro minutos después Tarcisio Burgnich emparejó el resultado y, más tarde, Luigi Riva lo dio vuelta. A diez minutos del final otra vez Müller, habilitado por Gianni Rivera, que había ingresado por Sandro Mazzola en el entretiempo y se quedó atornillado al palo tras un tiro de esquina, marcó el empate de cabeza.
 
El 3-3, que parecía definitivo, le valió a Rivera el reproche de todos sus compañeros. “¿La culpa es mía? De acuerdo, ahora meto un gol”, dijo el Balón de Oro de 1969 y se llevó la pelota con él hasta el círculo central. Nadie le creyó hasta que, un minuto después, un pase atrás de Boninsegna le cayó en los pies para marcar el 4-3 que dejó a Enrico Ameri, el legendario relator italiano, al borde de las lágrimas y gritando casi afónico la victoria de su país. Rivera había cumplido su promesa y la Azzurra avanzaba a la final. Cinco goles en media hora le aseguraron al Italia-Alemania del Mundial de México un epíteto eterno: ‘El partido del siglo’.
 
Por Matías Rodríguez
Por Redacción EG: 05/07/2015

Para seguir leyendo:

Gol en contra estilo Tres Chiflados hunde al Inter

Mirá el desopilante gol en contra que se hizo el Inter frente al Génoa. Un defensor quiso rechazar pero el balón le pegó a Ranocchia que la metió en su arco. El equipo de Icardi se aleja de la punta.

1996. Bossio anota el primer gol de jugada de arquero en la historia

El arquero de Estudiantes Carlos ‘Chiquito’ Bossio empata de cabeza en la última jugada frente a Racing. Fue la primera vez que ocurrió en el futbol argentino en toda la historia.

1949. Eduardo Lausse, actor

El boxeador argentino Eduardo Lausse, disfrazado de cartero, en una escena de la película “Su última pelea” junto al actor Armando Bó. El Zurdo fue uno de los mejores medianos de la historia argentina.

Increíble: hace 3 caños en la misma jugada

Jordan Jones, mediocampista del Kilmarnock, sale de la presión defensiva llenando de túneles a los rivales. Lo van a marcar de costado de ahora en más.

Osvaldo Suárez, el inmortal

Múltiple campeón sudamericano, Olimpia de Oro, olimpíco en Roma y Tokio, ganador de la San Silvestre tres años consecutivos. Así en la vida como en la pista era el atleta Osvaldo Suárez: un ejemplo.

Los arqueros x Juvenal: Mierko Blazina

El maestro Juvenal supo repasar en El Gráfico, la trayectoria de los mejores y más pintorescos personajes del fútbol. En este caso el elegido es Mierko Blazina, arquero legendario de San Lorenzo.

Horror de Orión en el final, sentencia derrota de Colo Colo

Una salida en falso del arquero argentino que juega en el Colo Colo, terminó en gol de Palestino. Así, el local se impuso por 2 a 1 cuando finalizaba el partido.

Increíble lo que se perdió Nández

Gran jugada colectiva de Boca. Trianguló el balón buscando el espacio en los pies de Reynoso, Tévez filtró un pase gol a Pavón que asistió al uruguayo, y solo con el arco, dio el tiro en el travesaño.

Brasil: el Partido de la Paz terminó en la batalla campal del año

El Partido de la Paz fue denominado el duelo entre Bahía y Vitoria por el campeonato bahiano, pero se transformó en una guerra a trompadas increíble que dejó 7 expulsados y la suspensión del partido.