Flashback

Alavés de los milagros, finalista de la Copa UEFA 2001

- por Redacción EG: 05/07/2015 -

El equipo vitoriano, integrado por varios argentinos, arañó la hazaña y bañó de anécdotas pintorescas el fútbol europeo.

Los periodistas españoles se sorprendieron al ver a los futbolistas de Deportivo Alavés arribar al aeropuerto con ropa de calle. Les esperaba un vuelo a Alemania para disputar el partido decisivo de la Copa UEFA de la temporada 2000/2001 y los jugadores vitorianos, lejos de los lujosos trajes italianos, se confundían con los aficionados que seguían a su equipo. “Si así hemos llegado a la final, así iremos a la final”, repetía José Manuel Esnal –Mané- el entrenador de ése Frankenstein que llegó a Dortmund para definir el título ante el poderoso Liverpool, el más europeo de los conjuntos ingleses.
 
En el curso de aquella Copa UEFA Alavés jamás dejó de sentirse un intruso, y su peregrinaje estuvo plagado de anécdotas tragicómicas. En Turquía, dónde comenzó el camino del Pink Team –apodado así por el llamativo color rosa de su camiseta, totalmente ajeno a su historia-, Ángel Garitazo, el ayudante de campo de Mané, ingresó sin visado y fue retenido en el aeropuerto cuando intentaba regresar a España. Había ido a espiar a Gaziantepsport y la policía sólo lo dejó partir cuando comprobó que era el hombre de la foto que aparecía en un periódico deportivo que anunciaba el partido de la próxima semana. Ese fue apenas el primer escollo que tuvo que superar algún integrante del equipo que fue ninguneado y obligado a entrenarse a cincuenta o sesenta kilómetros de los estadios visitantes cuando tuvo que jugar en Italia o Alemania.
 
“Cuando nos tocó enfrentar a Inter pensamos que hasta ahí habíamos llegado, pero si pasábamos…”. Óscar Téllez era uno de los futbolistas más reconocidos de aquel plantel y, a pesar de que confiaba en su equipo, la diferencia era abismal. Alavés había dejado en el camino al Gaziantepsport turco y a los noruegos de Lillestrom y Rosenborg, pero el duelo contra el Inter de Ronaldo, Vieri y Recoba era, probablemente, el más desparejo de los octavos de final. Sin embargo los vitorianos, luego de empatar 3-3 en España, lograron un heroico triunfo por 2-0 en el San Siro.
 
El Pink Team –de férreo 4-4-2- era un equipo desbalanceado, flojo en defensa y fuerte en ataque. Recibía tres goles por partido pero respondía con cuatro. Acéfalo de figuras estelares, los destacados eran el rumano Cosmin Contra, Jordi Cruyff, Javi Moreno y el propio Téllez. A ellos los apoyaban el arquero Martín Herrera, Hermes Aldo Desio y Martín Astudillo. El capitán era Antonio Karmona, una institución que acompañó desde el comienzo el surgimiento del Alavés. Fue un grupo que jamás perdió las costumbres y que respetaba la “tradición de la tortilla”, una práctica en la que el equipo se juntaba una vez a la semana a comer en el vestuario luego del entrenamiento.
 
Mientras Alavés seguía avanzando a paso firme en la Liga española –esa temporada finalizaría décimo, lejos de los puestos de descenso que estaba acostumbrado a merodear-, la Copa UEFA ganaba una revelación. Ya en los cuartos de final la víctima fue el también sorprendente Rayo Vallecano, y en semifinales el Kaiserslautern de Youri Djorkaeff con un espectacular global de 9 a 2. En la final esperaba Liverpool, que había dejado de lado a Barcelona y alcanzaba su primera definición europea tras la tragedia de Heysel.
 
La del Westfalenstadion de Dortmund fue, quizás, la mejor final europea de la historia. Liverpool tuvo contra las cuerdas a Alavés durante todo el partido, aunque los vitorianos –que arrancaron perdiendo a los tres minutos- devolvieron golpe por golpe a los Owen, Gerrard, Heskey y compañía. El Pink Team, enfundando en una camiseta inspirada en los colores de Boca, ya que el rosa chocaba con el rojo de los ingleses, estuvo por debajo todo el partido y recién convirtió el 4-4 en el último minuto del tiempo reglamentario. Para Liverpool marcaron Babbel, Gerrard, McAllister y Fowler, mientras que para los alavenses lo hicieron Iván Alonso, Javi Moreno por duplicado y Jordi Cruyff.
 
El partido se definió recién en la prórroga y a tres minutos de los penales, cuando ya el Alavés resistía con nueve hombres por las polémicas expulsiones de Magno Mocelin y Antonio Karmona. El gol de oro –la Copa UEFA de ese año fue la primera en incluir la modalidad en una final de clubes- fue convertido en contra de su propio arco por Delfí Geli, que en su intento de despejar un centro al área de Gary McAllister terminó venciendo a Herrera y le dio el título a los ingleses.
No obstante, la victoria de Liverpool no empaña la gesta conseguida por Alavés, que fue recibido en su llegada a España al grito de “campeones”. Los vitorianos quedaron en la historia de la Copa UEFA como el primer equipo que consiguió jugar una final de la competición en el año de su debut y también como el conjunto que más goles convirtió en una misma edición, con un total de treinta y seis conquistas. Además, la del Alavés fue condecorada por la UEFA como la mejor afición de 2001.
 
Después de la final el equipo se desmanteló, aunque con algunos sobrevivientes de aquel heroico grupo, más algunos refuerzos de renombre, Alavés llegó a disputar la segunda Copa UEFA de su historia. Fue la de la temporada 2002/2003, y también su gloria y su cruz: el equipo cayó en segunda ronda ante Besiktas y tras una mala campaña en la Liga española acabó descendiendo. En la actualidad el club acaba de regresar a la Primera División luego de haber buceado en las categorías de ascenso. ¿Habrá segunda vuelta para el club que obró el milagro y se convirtió en el subcampeón más glorioso de la competición europea? 
 
Por Matías Rodríguez
Por Redacción EG: 05/07/2015

Para seguir leyendo:

Vilas, revolución por la izquierda

En la Argentina, el tenis tiene un antes y un después de Guillermo Vilas. El zurdo de la vincha se inició en la década del 60, pero entre 1974 y 1982 alcanzó la cima. Es la era de sus victorias en Australia, París, Nueva York y el Abierto de los Estados Unidos.

Golazo de Ezequiel Barco en Estados Unidos

La joven promesa del fútbol argentino, contratado por Atlanta United, anotó un gol magistral en el amistoso frente a Minnesota que finalizó empatado en 1.

1941. Un siglo en pequeñas historias

Repasamos lo más importante de la publicación durante este año. En la foto, Carlos Roselot ganador de la Maratón de los Barrios organizada por El Gráfico y poseedor de un récord en la misma.

Golazos criollos: inolvidable de Maradona a River en 1981

Un 22 de febrero de 1981 debutaba Maradona en Boca. Revivimos uno de sus goles más recordados frente a River, cuando desparramó a Fillol y Tarantini.

Sudamericana: Lanús 4 - 2 Sporting Cristal

Gran espectáculo se vivió en el primer encuentro de la llave. Goles de Vides, Acosta, González y Di Renzo por el Granate. Por el conjunto peruano anotó Herrera en 2 oportunidades.

Libertadores: Nacional 1 - 0 Banfield

Con la polémica del penal no sancionado sobre Bertolo, el Taladro se despide del certamen por el tanto de Zunino, conquistado cuando se terminaba el tiempo regular del encuentro.

Recopa: Gremio campeón, Independiente perdió de pie

Jugó con 10 jugadores gran parte de la llave por dos expulsiones derivadas del VAR. Si bien tuvo un juego menos lucido que en Avellaneda, los de Holan intentaron y tuvieron chances claras. Todo se definió en los penales.

1908. River asciende a Primera

El histórico equipo de River que le ganó a Racing el torneo de segunda división y ascendió a Primera A: Luraschi, Griffero y Piano; Messina, Morroni y Chagneaud; García, Abaca, Chiappe, Politano y Fernández.

1950. El Maracanazo en El Gráfico

Uruguay derrota a Brasil en el Maracaná en la final y se consagra campeón mundial. La crónica publicada en la revista de una de las mayores hazañas deportivas de todos los tiempos.