LA SELECCIóN

Chile-Argentina: la trágica final de hace 60 años en el Estadio Nacional

- por Diego Borinsky: 02/07/2015 -
El equipo argentino, que se consagró campeón en Chile tras vencer 1-0 al local en el cierre.

En la Copa América de 1955 ambas selecciones llegaron al último partido como punteros, y un empate le daba el título al local por mayor diferencia de gol. Hubo avalanchas y 6 muertos en la previa. Pese a todo, el partido se jugó.

No es la primera vez.

No es la primera vez que se disputa una Copa América en Chile. Es la séptima. De hecho, sólo un país la supera como anfitrión, y es Argentina, que ha recibido la Copa en nueve ocasiones. Y Uruguay la emparda, con 7.

Y se da con una curiosidad estadística que invita a ilusionarse: de las 6 veces que la Copa se desarrolló en Chile, las 2 primeras veces las ganó Uruguay (1920 y 1926) y las cuatro siguientes, que son las cuatro últimas, quedaron en manos de los nuestros: 1941, 1945, 1955 y 1991.

Se sabe que Chile no obtuvo nunca la Copa América ni ningún otro campeonato oficial. De hecho, aún no pudo vencer a Argentina en la máxima competencia de clubes del continente: 19 caídas y 5 empates en 24 cruces. La primera victoria oficial de la Roja sobre la Albiceleste se produjo recién hace 7 años, en octubre de 2008, durante las Eliminatorias para Sudáfrica 2010: 1-0 con gol de Orellana. Bielsa era el entrenador de Chile (argentino y santafesino como Sampaoli); Alfio Basile el de Argentina, quien renunció tras la derrota.

En la historia, Chile sólo disputó 2 finales de Copa América y las perdió ambas (1979 ante Paraguay y 1987 frente a Uruguay), pero en la edición de 1955, aunque técnicamente no fue una final, sí se la puede considerar como tal. Se enfrentaron todos contra todos y quedó como último partido el duelo entre los dos primeros del certamen, Chile y Argentina. Ambas selecciones habían ganado 3 partidos y empatado 1 (no participaron Brasil, Bolivia ni Colombia; Venezuela aún no había ingresado) pero con la ventaja de un gol para Chile. Los locales habían superado 7-1 a Ecuador, 5-4 a Perú y 5-0 a Paraguay, además de igualar 2-2 contra Uruguay (a todos menos a Paraguay los enfrentó también en la actual edición), con lo que llegó a 7 puntos y + 12 de diferencia de gol (19-7). Argentina, dirigida por Guillermo Stábile registró en su campaña un 5-3 a Paraguay, 4-0 a Ecuador, empató 2-2 con Perú y apabulló 6-1 a Uruguay, máxima diferencia histórica en el clásico rioplatense. Curiosamente, en la actual edición, también enfrentó a Paraguay y a Uruguay. El saldo, en aquella ocasión en la que Argentina volvía la Copa tras 8 años de ausencia por motivos políticos, le dio 7 puntos, como a Chile, pero con 17 goles a favor y 6 en contra, es decir, una diferencia de + 11.

A Chile le alcanzaba con el empate ante su gente para levantar por primera vez el trofeo. Insólitamente las entradas se vendieron el mismo día del partido y el estadio abrió sus puertas 2 horas antes del comienzo. Era tal la expectativa que la tragedia no pudo evitarse: hubo avalanchas para conseguir alguno de los 70 mil los tickets y 7 muertos por asfixia. Luego, se desplomó una tribuna provisoria y se registraron 500 heridos, 8 de ellos de gravedad. Pese a todo, la doble jornada del 30 de marzo se llevó a cabo como si nada hubiera pasado. El lema de “El show debe seguir” no es un invento de la modernidad. Todo está inventado.

Federico Vairo, una de las figuras del equipo, festeja la conquista en Chile.

En el primer turno, Perú se impuso 2-1 a Uruguay y se aseguró el tercer puesto. Y luego, como plato principal, Argentina ganó 1-0 con un tanto de Rodolfi Micheli a los 60 minutos y se consagró campeón. Nunca, Chile había estado tan cerca de obtener el trofeo. Porque era con su gente, en su país, y porque le alcanzaba el empate. Sesenta años después se le presenta esta gran oportunidad de revancha. Es bravo el fútbol, bravísimo: los aficionados chilenos debieron esperar “apenas” 60 años para estar ante una situación similar.
 

 

Por Diego Borinsky: 02/07/2015

Para seguir leyendo:

Golazos Criollos: Marcelo Espina, de mitad de cancha en 1994

En su segundo ciclo en Platense, hizo uno de los mejores goles de su vida pero como el rival fue Lanús, el último club donde había jugado, no lo gritó. Hombre con códigos.

2005. COUDET 100x100

A los 30 años, Eduardo Coudet recibe a El Gráfico para someterse a las 100 preguntas. Querido en todos los clubes donde jugó, el actual técnico de Racing, repasa su catálogo de diabluras.

Superliga : todos los goles de la fecha 6

En el podio: el del Pity en el Superclásico, el que armaron Álvarez y Matos en Atlético Tucumán y el golazo desde 30 metros de Mendoza para el Globo. Con sonido ambiente

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.