Notas de la revista

El futuro de nuestro ATP

Los ecos del Argentina Open que se celebró en marzo pasado.

Buena onda entre Rafa y Pico, 1º y 2º del Argentino Open. "Espero volver pronto", afirmó Nadal. Ojalá sea en 2016.

El mordiscón de Rafael Nadal, de sus 65 es el primero en Buenos Aires, ya resulta parte del pasado perfecto del Argentina Open, ATP 250 que concentra, hace 15 años y sobre polvo de ladrillo, a lo mejor del tenis mundial en el epicentro de la Argentina. Ocurrió el 1º de marzo de este año y aún se recuerda, porque el español dejó una estela, más allá de conseguir el título aquel domingo. Primero, por la atracción que generó en los espectadores tras volver a disputar un torneo de ATP en el país después de 10 años, y luego, por la solidez y las pinceladas que exhibió en su tenis.

Juan Mónaco, que tiene una amistad inquebrantable con el número 3 del mundo, lo gozó y lo padeció. Disfrutó de haber compartido el dobles hasta que la sorprendente pareja compuesta por Federico Delbonis y Andrés Molteni los mandó para casa. Sufrió –entonces– por haberlo enfrentado en la final, en la que el mallorquín le minimizó su enorme semana a través de un 6-4 y 6-1.

“El apoyo de toda la gente significa mucho para mí. Lo que me habéis hecho sentir esta semana aquí, en Buenos Aires, la verdad que fuera de España no lo había sentido en ningún lugar. No puedo prometer nada, pero espero volver pronto”, declaró Rafa en el court, antes de recibir el trofeo.

En consecuencia, Miguel Nido, propietario del torneo, sonrió al escucharlo. Conforme con las casi 50.000 personas que asistieron al certamen en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, sabe que contar una vez más con un ilustre como Nadal le auguraría buena salud al ATP 250 de cara a la próxima edición. Pero atención: este no es el único desafío para 2016, porque la organización pretende recuperar la segunda semana de febrero, que este año cayó en manos de San Pablo, a fin de realizar la competencia.

“Esa segunda semana de la gira latinoamericana es mucho mejor, y aparte resulta difícil competir con dos torneos 500 al mismo tiempo. La ATP tiene que decidir si Sudamérica es solamente Brasil o también Argentina, con una tradición de 15 años en el certamen y la mayoría de fanáticos del tenis no sólo en la región, sino en el mundo –arremetió Nido–. Las presentaciones correspondientes se hicieron, y estimo que la decisión se tomará este mes en Barcelona o en el verano europeo en Wimbledon. Pero creo que esa segunda semana del calendario nos volverá a tocar”.

Por Darío Gurevich

Nota publicada en la edición de abril de 2015 de El Gráfico