Notas de la revista

Wanchope Abila: “Vivo un sueño del que no quiero despertarme”

- por Redacción EG: 09/04/2015 -

Símbolo de este Huracán que terminó de manera impecable el 2014 y volvió a la Copa Libertadores en 2015 tras 41 años de ausencia, el goleador se ilusiona con los nuevos desafíos y se define: “Soy cien por cien confianza”.

Wanchope en el Tomás Ducó, el estadio donde comenzó a construir el respeto que se ganó en Huracán.

Cuando llega a la parte más alta de las plateas que dan a la avenida Amancio Alcorta, en el Tomás Ducó, donde lo espera Emiliano Lasalvia, el fotógrafo de El Gráfico, Ramón “Wanchope” Abila mira hacia la cancha con cara de asombro y saca su celular. “Nunca estuve acá”, dice quien lleva poco más de un año en Huracán. Esa vista espectacular de un estadio vacío y enorme la registra, entonces, con una foto panorámica que después compartirá entre orgulloso y alegre. Y exhalando dirá que “cuesta llegar, eh”, aludiendo a los muchos escalones que subimos bajo el picante sol del verano.

Sin dejar de sonreír muestra también una botellita de Coca Cola que le acaba de regalar un pibe que fue con su papá hasta el estadio sólo para retratarse con él. En su etiqueta se lee “Wanchope”. Sin ser un Stábile, Masantonio o Brindisi, lo cierto es que se ganó el cariño del hincha quemero, que ve en el goleador a uno de los símbolos de este buen momento del equipo. Con gestos como ese de entregarle una gaseosa con su nombre se lo hacen saber.

-Qué buen presente, ¿no? (le pregunta El Gráfico a quien fue el goleador del Torneo de Transición de la B Nacional 2014, con diez tantos, y uno de los símbolos del conjunto que logró el ascenso a Primera, que fue campeón de la Copa Argentina tras vencer a Rosario Central en la final y además se clasificó a la Copa Libertadores después de 41 años de ausencia).
-Estoy contento por lo que vivimos el club, el grupo y yo. Es muy gratificante porque trabajamos mucho, hicimos un gran esfuerzo para llegar a esto.

-¿Los sorprende?
-Hace al menos unos seis meses que se habían planificado las cosas como para hacer algo así, como lo que logramos hoy, lo que ganamos. No se pudo dar al principio porque hubo bajones futbolísticos y otras circunstancias. Quedamos a punto de no ganar nada. Se fue un cuerpo técnico que armó todo esto y eso nos dolió. Porque Darío (Kudelka) fue el ideólogo. Pero lamentablemente el que se va cuando las cosas no salen es el cuerpo técnico de turno. Vino Néstor (Apuzzo) y encontramos la tranquilidad y los resultados. Eso a su vez me llevó a ganar en confianza.

-Hablás de Kudelka con cierta tristeza por su alejamiento, pero también con alegría porque las cosas se dieron con Apuzzo.
-Es loco y doloroso por la situación, por ese cuerpo técnico que era muy respetuoso con nosotros. Pero el fútbol es así: mandan los resultados y si no se dan, el primero en quedarse sin trabajo es el técnico. Sabíamos que podíamos revertir el momento. Necesitábamos tranquilidad, aun con la presión de saber que siempre, pero siempre, teníamos que ganar. Néstor desde el banco nos dio libertad, lo que no quiere decir que no la tuviéramos con Darío, pero vinieron los resultados, que era lo que precisábamos. Darío fue muy influyente en mi vida. Siempre me dio confianza, me aconsejó y me fue bien con él. Insistió un montón para que venga a Huracán. Con él aprendí en lo humano y en lo futbolístico.

-¿Cómo vivís este momento?
-“Si no sueño, no me acuesto a dormir”, le decía el otro día al entrenador de arqueros. Y nos reíamos. Soñar, soñamos siempre. El problema es que uno se despierta cuando va lo mejor del sueño y entonces nunca se hace realidad. Hoy, en base al trabajo que hicimos,  me siento contento, tranquilo. Sé de dónde vengo y a dónde voy. Siempre piso la tierra, nunca camino por el aire. El laburo que hice tuvo su rédito.

Cien por cien confianza

-Sos goleador, jugás en Primera y te quieren. ¿Ahora sólo queda ser ídolo?
-No sé si ídolo. Siento que hice algo importante por Huracán y lo tomo como es. Idolo es aquel jugador que ha nacido y ganado cosas en el club. Hoy me siento bien porque sé que estoy devolviendo la confianza que depositaron en mí al traerme. En cuanto al cambio de categoría, tengo en claro que debo autoexigirme aún más. En Primera hay que estar más lucido, bien físicamente. Y como goleador, practico todos los días definición para tratar de ser más certero. Son pocas las posibilidades que aparecen de hacer goles y hay que aprovecharlas.

-¿Instinto y confianza son fundamentales para hacer goles?
-Soy cien por cien confianza. Después agrego potencia. Siempre digo que no me den por vencido ni aun vencido. Soy confianza pura. Me siento un crack dentro de la cancha porque es mi manera de afrontar las cosas. Le puedo pifiar a la pelota o hacer un gol de chilena, pero eso no me interesa. Lo que me importa es intentar siempre. Prefiero morir intentando que sin intentarlo. Asumo riesgos. Sé que tengo variantes para definir y eso me da seguridad.

-Decías que sabés de dónde venís. ¿De dónde?
-Vengo de una infancia como jugador de un barrio cordobés que se llama Remedios de Escalada. Plaza, calle, lo típico. Después empecé a jugar en Unión Florida, de la Liga de Córdoba. Le fui tomando el gusto al fútbol. Era de clase media baja: nunca me sobró nada y mis viejos me inculcaron educación, respeto. Me manejé siempre así y eso me llevó hacia un pensamiento de laburar, ser honesto y no bajar los brazos. Cuando uno es chico disfruta mucho del fútbol, porque es más divertido.

-¿Y qué pasa cuando uno se hace grande y, además, profesional?
-Cuando crecí, pasó de ser una diversión a un trabajo. Y yo pasé de no tener nada a tener algo y luego a tener mucho. Y no sé si mucho, porque nunca se sabe qué es mucho. Si sé que alguna vez tuve poco y ese poco me marcó. De todos modos tengo amigos que me hacen ver la realidad. Uno hace goles y la gente te idolatra y cuando volvés a tu casa podés pensar que seguís en la misma y no es así. El fútbol, la prensa y la gente te llevan a un lugar que por ahí… ¡Si yo estoy con los pibes en la esquina, si tomo mate con mi viejo! Por eso trato de pisar el suelo, de no caminar más alto que el suelo. Esto es un trabajo y trato de hacerlo de la mejor manera posible.

Abila protege la pelota ante el peruano Miguel Araujo, de Alianza Lima, durante el cruce que metió a Huracán en la fase de grupos de la Copa Libertadores.

-¿Ya no te divierte el fútbol?
-
Es que tiene poco de diversión. Son tantas las exigencias y las presiones de todo el mundo que de diversión sólo tiene los 30 segundos del festejo cuando se hace un gol y la semana de tranquilidad si se ganó un partido. Después, se vive siempre en exigencia. La gente exige triunfos. La semana se hace llevadera si ganás, y si perdés, te preocupás por revertir. Hoy sólo me divierto cuando hago los goles o si salgo campeón. Este es un trabajo que requiere de mucha responsabilidad y sacrificio.

-¿Qué le decís a aquellos que opinan que el futbolista no puede quejarse porque tiene una vida de privilegios?
-La gente piensa que uno vive bien, que hace lo que le gusta, que gana buena plata y esas cosas. Pero puedo contar todo lo que resigné desde los 6 años hasta que llegué, todo lo que mamé para llegar acá. Siempre hablamos con unos compañeros que a veces se dice que tal o cual no llegó porque le gustaba la joda. ¡Pero a todos les gusta la joda! A nosotros tampoco nos agrada entrenar en junio y cagarnos de frío. Pero hay que hacer sacrificios, bancarnos que nos insulten, nos escupan, estamos en la mira todo el tiempo. No es tan fácil como se cree. Hay que estar bien mentalmente para soportar esas cosas. Se ve al jugador de punta en blanco cada domingo, pero hay un laburo previo en la semana y, más hacia atrás, años que valieron mucho esfuerzo para estar donde se está. Yo lo tomo con mucha exigencia. Por ahí a veces me paso de revoluciones. Está claro que hay cosas peores, pero el mundo del fútbol te lleva a vivirlo de esa forma.

Córdoba, su gente y sus raíces

-De todos modos, se te nota un tipo optimista en tu forma de expresarte.
-Lo soy, siempre. Es mi manera de encarar las cosas: en positivo. Nunca iré a un lugar pensando que me encontraré con algo negativo. Y si es así, trataré de revertirlo. Pero trato de pensar que irá todo bien, tanto afuera como adentro de la cancha, donde me imagino haciendo goles, festejando, con un vestuario contento.

-¿Y cuando viene la mala?
-Si hay una mala racha, trabajo más. De hecho, tengo la costumbre de mirar los partidos apenas terminan para fijarme qué hago bien y qué mal. Un amigo me pasa los videos por wahtsapp enseguida. Y trato de mejorar. Cuando viene la sequía de 5 o 6 fechas sin convertir, trato de estar tranquilo y sigo trabajando, practicando la definición, hasta que se corta la racha. Porque a veces también se tiene la suerte de que le pegás con cualquier cosa y entra.

-¿Extrañás al pibe que jugaba a la pelota en la calle?
-No, porque a los 25 sigo haciendo lo mismo: voy a los mismos lugares, me junto con las mismas personas. Paso de juntarme con gente de mucha plata a estar con otros que no tienen nada. Puedo comer de lujo y después sobre una tabla. No me modifica en nada. Sé a dónde voy. Me sé relacionar con toda clase de gente. El fútbol te da la posibilidad de conocer a muchas personas, y a veces con poder. Pero también estoy en mi barrio con gente que no tiene ese poder.

-¿Viajás seguido a Córdoba?
-Cada vez que tengo un finde libre trato de ir. Mis vacaciones son en Córdoba. No existe la playa ni nada, sino Córdoba. Me hace bien. Por eso lo hago. Y me gusta que vengan a visitarme acá para no sentirme tan solo. Mi señora es de allá también. Allí están mis raíces, mi cable a tierra.

-¿Cómo es volver a tu provincia ocupando otra posición, en todo sentido?
-A veces me dicen que cuando me conocieron tenía sólo un par de zapatillas y que ahora me compro dos por semana, por decir un ejemplo, pero entiendo que uno a medida que tiene se da los gustos que tal vez no se pudo dar de chico. Si tengo la posibilidad, lo hago. Lo importante es que mi familia sabe cómo me manejo. Trato de ayudar a los que puedo: mis viejos, mis hermanos, amigos. En ese tema me gusta que todos estén bien. Mi familia es la que me aguanta, la que me banca la mala cara cuando las cosas van mal.

"Me gustaría seguir creciendo, hacer una carrera que valga la pena" dice Abila, a sus 25 años.

-Una vez Carlos Bianchi dijo que eras un gordito…
-Y yo le dije que ser flaco no garantiza nada en ningún ámbito de la vida. Hoy la exigencia, más allá del fútbol, lleva a que se haga hincapié en lo físico y esas cosas. Pero no le doy importancia a ese tema. Esa desconfianza, puntualmente, generó en mi más confianza. Igual, con Bianchi no pasó nada más allá de eso. No hay rencores ni nada.

 

Cada vez mejor

-Si alguien que no te conoce te preguntara en la calle quién sos, ¿qué le dirías?
-No me gusta decir que soy futbolista. La exposición pública no me agrada. Sí puedo decir que me siento uno más. Me gustaría, por ahí, hacer cosas que hacen pibes comunes. No me refiero a ir a bailar y eso, sino a hacer las diversiones que hacíamos cuando éramos chicos. Soy un pibe normal que llegó a jugar en Primera con mucho esfuerzo. Cuando me idolatran y me dicen cosas lindas, me da un poco de vergüenza, me resulta extraño. Y pienso en que cuando llegue a casa tengo que ser el mismo que era al irme a entrenar. Yo también tuve ídolos, entonces puedo entender qué significo yo para algunos hinchas, pero no pasa de ahí.

-¿Y quiénes eran tus ídolos?
-La Mona Jiménez. El ídolo máximo en la música. Le tengo un gran aprecio. Cuando lo conocí, toqué el cielo con las manos. También Miliki Jiménez, idolatrado en mi puesto. Me gusta mucho Tevez, por su forma de pensar, de jugar, de dónde viene, cómo se mantiene. Y Diego Klimowicz, que fue mi compañero. Conocí a todos los que te mencioné y me parecieron buena gente y no me decepcionaron.

-¿Qué pensabas de Huracán cuando estabas en Córdoba, empezando tu carrera como futbolista?
-Cuando empecé, lo veía como un club grande, pero como estaba en Córdoba no le daba tanta importancia. Me focalizaba más en mi ciudad, mi lugar. Huracán es un grande, pero si no estás adentro, no lo vivís. Hoy que estoy, sé cómo es y cuánto demanda y la verdad es que me gusta mucho.

-En el ambiente opinan que sos un buen tipo. ¿Qué decís?
-Me considero buena gente, sí. Un buen amigo, muy sociable. En todo lo que sea para sumar, estoy. Y trato de dar una mano en lo que esté a mi alcance. Siempre. Me gusta que la gente que está a mi alrededor se sienta cómoda y esté bien.

-¿Qué te gustaría para el futuro?
-Uno va soñando cada vez más. Ahora que gané todo esto con Huracán, está el sueño hecho realidad de jugar la Libertadores. Cuando te toca salir a la cancha con la remera que tiene el logo de la Copa recién ahí vas cayendo. Te das cuenta de que ese que entra a jugar sos vos, el que laburó tanto. Me gustaría seguir creciendo. Jugar en equipos grandes. Hacer una carrera que valga la pena.

-Decías que sabés de dónde venís, pero no me dijiste hacia dónde vas.
-¿A dónde voy? A tratar de ser cada vez mejor jugador y la misma persona, pero con más años. Prefiero manejarme por esta línea de buena gente y seguir mejorando en todo, en lo humano y como futbolista. Pero ojalá que nadie me desvíe de mi camino. Me considero humilde y sencillo para este ambiente que es bastante complicado. Siempre me manejo con respeto y no me gusta que me lo falten a mí, como esa gente que viene a putear a la cancha. Es lo mismo que estés escribiendo y yo te insulte durante 90 minutos: en un momento me vas a dar una trompada o me tirás un sillazo. ¡Si tenés problemas, dejalos en tu casa! Yo también tengo problemas en mi casa, pero tengo que venir y poner lo mejor. No tengo por qué comerme la puteada de otros. Si tenés 150 pesos para ir a la cancha, está bien, lo pagás porque es tu club, lo querés ver, lo que quieras, pero no tengo por qué mamarme tus problemas. Hay cosas que se entienden por un lado, pero no por muchos otros. No está bueno que te puteen durante todo un partido. La violencia en el fútbol nunca está buena. A mí también me gusta que la gente esté contenta, porque cuando se gana hay más alegría. Pero no siempre se puede ganar. A mí me tocó llegar en un momento malo de Huracán y llevarlo a un momento muy bueno. Eso me pone feliz.

@fotoW"@Un duro camino hasta la gloria

“A los 14 o 15 debuté en la Primera de Unión Florida, con pibes grandes. Era un logro jugar en Primera con esa edad. Hice goles y me fui a probar a Instituto. Quedé, pero como los directivos de ese momento no me cumplieron un pacto que hicimos, por el cual un porcentaje del pase tenía que ser para una gente que me sacó de Florida, les hice un juicio que duró como ocho meses. Fue en defensa de esa gente que me había dado esa oportunidad. Ni siquiera a entrenar iba. Hasta que un domingo a la mañana me golpeó la puerta de mi casa ‘Vitrola’ Ghiso. Me dijo que quería que esté en el plantel, que le habían hablado muy bien de mí y esas cosas. Le conté lo que pasaba, arreglamos y el tema se solucionó. Fue duro, porque soy hincha de Instituto. Con él ya arranqué”, recuerda Ramón Darío Abila, cordobés nacido el 14 de octubre de 1989 y debutante en la Primera de La Gloria en 2008. De ese primer partido recuerda la cancha de All Boys, la dureza física de su cuerpo por la falta de fútbol y el mucho trabajo por su cuenta en el gimnasio. “Fue una gran sensación”, sostiene, sin embargo, porque pasó “de jugar con amigos durante un mes y medio todos los días a jugar en una cancha con 20 mil personas… Fue emocionante”.
Después llegó la regularidad futbolística. De Instituto fue a Sarmiento de Junín en 2011, un año después a Deportivo Morón, en el 2013 regresó al conjunto cordobés y el año pasado se convirtió en el elegido de Darío Kudelka para Huracán. “En cada club en el que estuve, crecí en lo personal. Conocí mucha gente, me hice un nombre, convertí goles y siempre aprendí algo”, destaca.
Sus 25 años lo encuentran junto a su pareja, Mariana, y como padre de Antonella (6) y Valentino (1). Sigue tomando mate con sus “viejos” –como los señala–, Ramón y Gloria, y compartiendo Córdoba con amigos y con sus hermanos mayores, Marcelo, Sandra, Silvina y Verónica.
Ya tiene ganado el apodo de Wanchope, en alusión a su parecido físico con el costarricense Paulo Wanchope, ex Manchester City y Central, entre otros. Y también conquistó un lugar en el corazón del hincha quemero. Porque con Huracán participó del ascenso a Primera (fue el goleador, con 10 tantos), del título en la Copa Argentina ante Central y del regreso a la Libertadores tras 41 años.

Por Alejandro Duchini/ Fotos: Emiliano Lasalvia

Nota publicada en la edición de marzo de 2015 de El Gráfico

Por Redacción EG: 09/04/2015

Para seguir leyendo:

En la esquina siempre hubo un pibe como Carlitos

Cuando Ardizzone hacia una entrevista a un “alma” cercana, entregaba invariablemente una pieza artística directa al corazón. Eso pasó con Carlos Squeo, un volante puro temperamento, pura alma de barrio.

Perón en El Gráfico

A propósito del 17 de octubre, compartimos siete fotografías de nuestro archivo, del que fuera tres veces presidente de Argentina, Juan Domingo Perón, con notables deportistas de nuestra historia.

Francia 2 - 1 Alemania, el resumen

Por el torneo Liga De Naciones, de la UEFA, se enfrentaron los poderosos europeos donde el actual Campeón del Mundo se impuso con los goles de Griezmann. Kross había puesto en ventaja a Alemania.

México 0 - 1 Chile, el resumen

Nicolás Castillo, en el minuto 89, le dio la victoria al conjunto trasandino por sobre el Tri, en el Estadio Corregidora de la ciudad de Querétaro, en México.

Estados Unidos 1 - 1 Perú, los goles

Empate en suelo americano. El centro delantero Sargent abrió el marcador y, cuando el final se aproximaba, Edison Flores estampó la igualdad en favor de los dirigidos por Gareca.

Colombia 3 - 1 Costa Rica, el resumen

El conjunto de Arturo Reyes cierra con una contundente victoria estas jornadas de Fecha Fifa. Bacca abrió el marcador, igualó Waston para Costa Rica, y Hernandéz, en dos oportunidades, selló el score.

La revista del 27 de setiembre de 1983

Una edición digital extraordinaria: el clásico de Avellaneda más toda la jornada del fútbol, Maradona se fractura en Barcelona, Obras campeón Intercontinental, el adiós a Labruna con su vida en imágenes y mucho más.

17 de Octubre de 1978, River - Boca, el duelo esperado

Luque, Passarella , Mastrangelo y Zanabria. Figuras de un superclásico que fue para el Millonario por el gol de Omar Labruna de tiro libre y el penal atajado por Landaburu a Squeo.

Argentina 0 - 1 Brasil, el resumen

Derrota por la mínima del seleccionado de Scaloni y en el último minuto. Una mala salida de Romero le permitió a Miranda anotar el gol de la victoria verdeamarela en Arabia Saudita.