Fútbol

NY Cosmos, embajador del deshielo

El equipo que en los setenta fue un sinónimo de opulencia y del capitalismo norteamericano jugará un amistoso contra la selección cubana, el próximo 2 de junio en La Habana.

El NY Cosmos está reconstruyéndose luego de haber desaparecido en 1985. Juega en la NASL, una liga de segunda línea, y aspira a ser incluido en la MLS.

El New York Cosmos fue, quizás, el primer club rico del mundo que fue concebido como tal. A mediados de los setenta, y mucho antes de que Occidente conociera a los jeques árabes y asiáticos, la empresa Warner Bros invirtió millones para formar una constelación de estrellas. “¿Pelé? ¿Quién es Pelé? Pues fichemos a ese tal Pelé”, dijo Steve Ross, el CEO de la empresa, que sabía poco de fútbol pero mucho de negocios. Así nació el Frankenstein que estaba dirigido a introducir el fútbol en Estados Unidos y a convertirse en un sinónimo de opulencia neoyorquina. Hoy, cuarenta años después de que el Cosmos se situara en las antípodas de las ideas que decían propagarse en Cuba, se confirma que el equipo de Bugs Bunny jugará un amistoso contra la selección local en La Habana el próximo 2 de junio. Raúl y compañía serán los emisarios del deshielo.

“Para nosotros es un sueño celebrar este partido –manifestó Walter Benítez, el técnico de Cuba-. Hay mucha expectativa en el país porque el Cosmos es una institución más grande de lo que se pensaba. Los jugadores están muy ilusionados por jugar con deportistas como Raúl. Será una experiencia muy grande”. El fútbol es amateur en la isla, por lo que la visita del equipo neoyorquino, que actualmente se desempeña en la NASL, una liga de segunda línea por detrás de la MLS, es un trampolín hacia el futuro y la profesionalización del deporte.

Para el Cosmos, si bien se trata de un encuentro relevante, el partido contra la selección cubana se enmarca en una gira que incluirá presentaciones en 42 países alrededor del planeta. “El equipo es un embajador natural para Estados Unidos, porque llega a rincones a donde no llega ningún otro representante  -dijo el presidente Seamus O’Brien-, aunque también debemos reconocer que, sin entrar en cuestiones políticas, esperamos que sea un encuentro que sirva para inspirar a otros y contribuya a mejorar las relaciones. Siempre he creído en el poder del deporte para romper barreras”.

El partido que se llevará a cabo en el estadio Pedro Marrero aún queda pendiente de algunas tratativas. Si bien se confirmó su realización, no se definió todavía si los seguidores del Cosmos podrán viajar a Cuba o si se jugará una revancha en Estados Unidos.

El Cosmos será el segundo equipo que juegue en la isla desde la Revolución de 1959 que sumió al país en un profundo aislamiento internacional. El antecedente más cercano es el del Chicago Sting, que disputó un amistoso en La Habana en 1978. Además, en 2008 y en el marco de las Eliminatorias para el Mundial 2010, Estados Unidos enfrentó a Cuba en la isla luego de más de sesenta años. La victoria 1-0 de los visitantes fue apenas anecdótica.

Muchas cosas cambiaron desde que el Cosmos se edificó en tiempo récord con el cielo como límite. Ni el equipo, ni el fútbol en Estados Unidos, ni la situación política internacional son iguales. Ahora, uno de los emblemas de Nueva York visitará La Habana como embajador del deshielo.

Por Matías Rodríguez