Notas de la revista

Auto in: Muñoz Marchesi, empezar a volar

El chaqueño, en una inédita definición, le ganó la pulseada a Leonel Pernía en El Zonda por el Súper TC2000. Llegaron a la par y se abrió la polémica. Significó la primera victoria en el automovilismo grande para el piloto de la estructura Chevrolet YPF y, tal vez, su gran despegue.

     Nota publicada en la edición de noviembre de 2014 de El Gráfico

LA INCREIBLE definición en San Juan terminó a favor de Matías Muñoz Marchesi, quien logró así su primera gran victoria en el Súper TC2000.

“Si bien ya pasaron varios dias, me cuesta caer de lo que fue el triunfo en San Juan, porque fue mi primera victoria y en una categoría tan importante como el Súper TC2000. Terminar empatados en tiempo en una carrera tan especial fue algo histórico, que uno advierte cuando charla con la gente y ve la enorme repercusión hasta en medios internacionales”, explicó el chaqueño Matías Muñoz Marchesi (26 años), que el 5 de octubre último se impuso en El Zonda sanjuanino, luego de haber empatado con Leonel Pernía en 42:35:822 al cabo de 31 vueltas.

-¿Cómo viviste ese desenlace?
-En la última vuelta fui tranquilo a la zona de la horquilla antes de salir a la recta principal, y sabía que si no me equivocaba, era difícil que me pasase, salvo que me chocara. Y así fue, porque sentí un golpe de atrás, que arriba del auto se siente mucho más de lo que se ve por la tele. Se me desacomoda el auto con la maniobra de sobrepaso y me empiezan a gritar por la radio que acelere. Fue un momento de mucha tensión, en el que ninguno de los dos quería perder y eso se notó al irnos los dos para afuera hasta lo sucio. Una incertidumbre terrible, porque si bien habíamos llegados juntos, los dos nos creíamos ganadores. Pero en todo momento me mantuve tranquilo a pesar de lo que se hablaba, porque sabía que sin ese toque, él no habría podido igualarme, así que confiaba en el análisis de los comisarios deportivos.

-Y cuando se confirmó tu victoria, arrancó esa repercusión de la que hablabas…
-Sí, imaginate que esa tarde, cuando nos tranquilizamos un poco al sentarnos a ver el superclásico River-Boca, en un momento pasaron imágenes de la definición de la carrera. Y me empezaron a llegar mensajes del eco que se hacían en distintos lugares del mundo de lo que había sucedido en San Juan. Terminar empatados fue realmente increíble, ni queriéndolo, hubiéramos podido llegar tan a la par. Fue una carrera muy linda, más allá de esa apretadísima definición.

-¿Cuál había sido tu mejor ubicación en la categoría?
-En Súper TC2000 un cuarto puesto, y en TC2000 un segundo lugar. Este año tres veces había tenido posibilidades de terminar en buenas ubicaciones, pero se me negó sobre el final. Sabía que cuando el auto estuviese bien, yo tendría que aprovecharlo, y ese fin de semana en San Juan anduvo impecable, así que si no pasaba nada raro, era candidato al podio. Hice una muy buena largada y le pedí a los ingenieros que no me hablasen por radio porque quería mantenerme concentrado.

-¿Cuál fue la felicitación que más te sorprendió?
-Hubo muchos mensajes de gente que me apoya desde la época que corría en Fórmula Renault, pero entre los llamados que recibí, me puso muy contento el de Luis Landriscina, que es de mis pagos, Villa Angela, y fierrero. Varias veces que anduvo por Villa Angela tuve la posibilidad de disfrutarlo, porque nos contó sobre su amistad con Fangio e historias como él solo sabe contarlas.

-¿Cómo fue el recibimiento en Villa Angela?
-Desde San Juan me tuve que venir a Buenos Aires por distintos compromisos, así que la llegada a Villa Angela se demoró 72 horas. Recién el miércoles aparecí por el pago, a la hora de la siesta y con mucho calor. Pero la euforia estaba intacta y en la ciudad, de unos 40.000 habitantes, donde nos conocemos todos y yo sigo viviendo ahí, la alegría fue inmensa y todos tomaron el triunfo como propio. Desde el ascenso, hace 3 años, de Unión Progresista a la Liga Nacional de básquetbol que no se vivía un festejo así.

EL CRUZE número 15 del Súper TC2000 de chaqueño rumbo al triunfo en El Zonda Eduardo Copello de San Juan.

-¿Vos jugaste al básquetbol?
-Sí, hasta preinfantiles. Algunas veces, a la hora de la siesta, nos juntamos con amigos a jugar al básquet y cuando tenía 10 u 11 años fui a varios intercambios con chicos de Goya, Córdoba y a River. Me acuerdo de que me tocó con uno que tenía familiares en Villa Angela. En Villa Angela empezó su carrera una figura como Wolkowyski, que si bien era de un pueblo cercano, sus comienzos fueron en Unión Progresista.

-¿Y tenés relación con otro chaqueño como el Pato Silva?
-El Pato Silva, como ex campeón de TC y TC2000, es un referente del Chaco y cada vez que necesité de su consejo, él me tendió una mano. El tema es que yo sigo viviendo en Villa Angela y él vive en Buenos Aires. Además, no coincidimos tanto en las categorías que participamos. Pero siempre estuve atento a su campaña. Cuando era chico, me gustaba mucho cómo manejaba el Flaco Traverso y lo consideré un ídolo a Norberto Fontana. Cuando era compañero de Nicolás Trosset, el sobrino de Fontana, aprovechaba para ver todo lo que hacía. Me maravillaba que hubiera estado en la F-1 y cómo corría. Pensar que ahora nos vemos en pista.

-¿Cómo llegaste a convertirte en piloto?
-Mi familia, nada que ver con el automovilismo, pero yo tenía un amigo, Darío, que corría en karting y al que acompañaba a las carreras. Y me gustó la idea de probar, así que empecé a hablar con mi familia para ver qué posibilidades había de intentarlo. Mi papá, José, me acompañó a todos lados con el karting e hicimos muchísimos viajes todos los fines de semana. Mi mamá, Gloria, y mis hermanos mayores, Rodrigo y Daniela, también me apoyaron. Y los buenos resultados en karting, entre ellos un subcampeonato sudamericano en Uruguay, en Fray Bentos, me abrieron la posibilidad de saltar a la Fórmula Renault, en la que fui subcampeón en 2008, como escolta de Guido Falaschi. En esos tiempos también se destacaban Mariano Werner, Facundo Ardusso y Néstor “Bebu” Girolami, quien me ayudó mucho para entrar en el TC2000.

-Una materia pendiente es el Turismo Carretera…
-Siempre tuve ganas de saltar al TC, pero me encontraba muy bien en TC2000 y Turismo Nacional y no se dio. Tal vez en algún momento pueda tener la agenda completa participando en las tres categorías. El único contacto que tuve fue cuando en el último año de los acompañantes me subí al auto de TC Pista de Werner.

-¿Qué tenés previsto en el futuro inmediato?
-Con el Súper TC2000 se vienen en noviembre las carreras en Chile (9) y Potrero de los Funes (30), mientras que en TN nos queda Concordia (16) y Olavarría (14 de diciembre). Y ojalá prospere el proyecto de correr junto con un amigo como Fran Viel Bugliotti en las próximas 24 Horas de Dubai.

-¿Cómo te gustaría verte dentro de unos años como piloto?
-Me gustaría aprovechar esta victoria en San Juan como trampolín para convertirme, el día de mañana, en un referente y tener la agenda completa con tres categorías. Pero sé que tengo que hacer las cosas bien, sin enloquecerme, y soñar, por qué no, con ser protagonista de la pelea por un campeonato.

Por Walter Nápoli