EL GRAN festejo del flamante campeón Bebu Girolami, con Werner, el Flaco Traverso, Ardusso y Guerrieri en el podio (Foto: Prensa Súper TC2000)


Néstor Girolami se consagró Campeón Argentino de Súper TC2000 en una final apasionante que ganó Facundo Ardusso. Con este título, Peugeot volvió a ser campeón tras 19 años y además se llevó el título por equipos. Como escoltas del ganador terminaron Mariano Werner (Fiat) y Esteban Guerrieri (Toyota). 

Para Néstor Girolami la última vuelta de la 12° fecha del Campeonato Argentina de Súper TC2000 fue eterna. No quería ni escuchar la radio y, mucho menos, desconcentrarse. Cuando cruzó la línea de meta en el giro definitivo las lágrimas comenzaron a caer y la emoción lo invadió. Pero volvió a concentrarse. Volvió a pensar en su amigo Guido Falaschi, su familia, el Peugeot LoJack Team y toda la gente que lo acompañó para esta definición apasionante que tuvo la categoría  en el circuito Internacional de Potrero de los Funes. Y así transitó los últimos 6270 metros que posee el semipermanente más pintoresco del país.
  
Girolami cruzó una línea que todo piloto desea, obtener un campeonato argentino por primera vez. Además le dio el segundo título a Peugeot después del que consiguió en 1995 en manos de Juan María Traverso con un Puegot 405. Por otro parte, el Peugeot LoJack Team se consagró campeón del Campeonato de Equipos con 426 puntos y estiró su ventaja en el de Marcas (ahora posee 486 unidades) que había obtenido en Codegua.

Una alegría enorme para Girolami que se consagró con tres triunfos (Buenos Aires y las dos carreras de Santa Fe) y para el Peugeot LoJack Team que además sumó dos victorias más con Agustín Canapino (La Pampa y Codegua). Sin duda, un 2014 soñado tras varios años de preparación y trabajo al mando de Ulises Armellini y todo Peugeot Argentina.
 
Néstor Girolami: “Estoy emocionado, shockeado. Pasan muchas cosas por mi cabeza. Fueron momentos muy duros, muy difíciles los que me han tocado vivir. Lo primero que quiero decir es dedicárselo a Guido Falaschi, que está en mi memoria y que siempre estuvo al lado mío, acompañándome. A toda mi familia, mis amigos, a todos los que siempre creyeron en mí y a todo el equipo Peugeot que son unas fieras. Me han acompañado en las buenas y en las malas. Han confiado en mí, han apostado. Devolverle con esto es todo es tocar el cielo con las manos para mí.
Ponerme en el mismo casillero de Traverso no lo entiendo. Nunca voy a ser un Traverso, porque Traverso hay uno solo y para mí el Flaco es el más grande de todos. Sé lo que buscaba este resultado la gente de Peugeot, por eso no quería cometer ningún error. No le quería fallar al equipo. Tuve el mejor auto de toda la temporada, me ha tocado manejar un excelente Peugeot 408 que nunca se paró. Fuimos el único equipo con todas las vueltas dadas; es para sacarse el sombrero y aplaudir a todos los mecánicos e ingenieros. Sentí que era campeón cuando bajó la bandera de cuadros. Las carreras se ganan cuando baja la bandera. En ninguno momento me creí campeón. Quería ser campeón y después poder festejarlo. Siempre mantuve la tranquilidad. Si no se daba sabía que había sido un gran año igual. En la última vuelta no quería distraerme. No terminaba más. Aparecen todos los ruidos, todos los recuerdos. Fue muy dura, no me quería desconcentrar. Ahora estoy feliz y espero que esto no se acabe nunca”.

Información suministrada por Prensa del Súper TC2000. 
 
0 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR