Notas de la revista

Facundo Conte: herencia mundial

- por Martín Estévez: 22/09/2014 -

Cuando empezó a jugar lo insultaban por ser "el hijo de". Cuando empezó a brillar se acabaron las dudas. Una de las figuras de la Selección recuerda la decepción que sintió en los Juegos Olímpicos 2012.

   Nota publicada en la edición de septiembre de 2014 de El Gráfico

EN 2007 tras ganar la Copa Argentina con GEBA, comenzó su estadía en el vóley europeo.

“La pasé mal cuando empecé en el vóley. Había muchas expectativas porque mi viejo venía de jugar el Mundial 2002 y estaba en un momento de mucha exposición. Era muy fuerte la presión que yo sentía, la agresión de los demás. Mientras jugaba, me puteaban, me gritaban en la cara, llegaron a escupirme... y yo tenía 14 años. Si lo pienso ahora, me cago de risa, pero fue difícil, un desafío grande. Al final, lo único que tenía era una ventaja sobre los demás: estar con mi viejo en casa y que él me enseñara a jugar. Hoy estoy orgulloso de ser ‘el hijo de’. Me apoyo mucho en él y en mi vieja, especialmente en los momentos malos”.

Facundo Conte, uno de los mejores jugadores de la Selección de vóley, habla sobre Hugo Conte, uno de los mejores jugadores de la historia del vóley. Y que es también su papá. Fueron compañeros de equipo (ganaron un título con GEBA) y Hugo dirigió a Facundo en el Bologna de Italia. Era difícil no preguntarle sobre su viejo, pero ya está. A partir de ahora, el protagonista de la entrevista es él. Un chico no tan chico que ya jugó dos Mundiales juveniles (4º en el Sub 19 de 2008; 3º en el Sub 21 de 2009) y uno de mayores (9º en Italia 2010). Y mientras esta revista se imprimía, ya estaba jugando el segundo: Polonia 2014, en el que la Argentina se enfrentará en el Grupo A con Venezuela (31/8), Serbia (2/9), Camerún (4/9), Australia (6/9) y Polonia (7/9).

-Cumplís 25 años en Rusia, en medio de la gira previa. ¿Estás acostumbrado?
-Y sí. La última vez que pasé mi cumpleaños en la Argentina tenía… no sé… 15 años. Me gustaría muchísimo festejar mi cumpleaños en Buenos Aires. Mis viejos viven en Italia, pero en la Argentina están mis amigos y el resto de mi familia.

-Sufriste un esguince a poco del Mundial, ¿tuviste miedo de quedarte afuera?
-Me asusté muchísimo. Ya me había esguinzado antes, pero nunca había sentido ese dolor. No se me cruzó por la cabeza perderme el Mundial porque faltaban casi dos meses, pero lo primero que pensé fue “me rompí todo”. Ya había vivido otras lesiones: el año pasado estuve recuperándome del hombro, y había estado todo un año sin jugar por una lesión ahí. Podría llegar al Mundial en mejor forma, seguro, pero en los últimos días el tobillo respondió bien. Estoy en un 70%, 80%. La adrenalina es la mejor droga del mundo, porque te hace hacer cosas que no creías posible. Eso me va a ayudar a alcanzar mi mejor rendimiento durante el Mundial.

-¿Camerún es el único débil del Grupo A?
-El nivel de la zona es parejo. Los más fuertes son Serbia y Polonia. A los polacos los conocemos mucho, algunos de nosotros jugamos ahí. Seguramente, Julio Velasco nos preguntará sobre ellos cuando llegue el momento.

-¿Conforma ganar 4 de los 5 partidos?
-Si entre esos 4 están Polonia y Serbia, sí, porque después hay que arrastrar los puntos. Nuestras energías tienen que estar puestas más en esos dos partidos que en los demás. Si bien son los que más chances tenemos de perder, son los que más nos ayudan si pasamos de fase. No tenemos la presión de salir campeones, así que la primera fase es lo más importante. En los amistosos que jugamos en Brasil, a principios de agosto, nos dimos cuenta de que no estamos tan lejos.

CONCENTRADO durante el último entrenamiento en la Argentina antes del Mundial. Detrás, José Luis González.

-¿Qué representa Brasil para Argentina: es el enemigo o el modelo a seguir? Porque estamos cerca, pero nos ganan siempre.
-Somos parecidos físicamente. Por ahí tienen algún grandote más, pero la diferencia es que se mataron trabajando y crearon una mentalidad en la que cualquier jugador que entra en la cancha deja la vida. En cada entrenamiento, en realidad, porque en un partido todos dejan la vida, pero el entrenamiento hace que las cosas salgan bien. Hoy Brasil no es el número 1, para mí es Rusia. Las desventajas físicas contra los europeos son reales, pero se reemplazan con juego, con ideas, con sistemas. Rusia te da pocas chances y tenés que aprovecharlas. Nosotros maduramos y creo que estamos más cerca de los equipos más poderosos, tanto de Rusia como de Brasil.

-¿Hay un objetivo inicial?
-Pensar en qué puesto queremos terminar es difícil. Somos un equipo en construcción, y en un año mundialista. El trabajo que hicimos en la Liga Mundial fue muy intenso, pero nos esperan rivales difíciles, hay poco margen.

-¿Cómo calificás al Mundial 2010?
-Fue positivo, pero hoy soy distinto. En el Mundial anterior era más inconsciente. Hoy quiero ir al Mundial para dejar todo. Irse de un torneo importante con cosas adentro es terrible. Lo viví en los Juegos Olímpicos, en donde no pude ni supe expresarme jugando como quería y podía. Me fui muy frustrado. Este es un momento de construcción, con nuevo entrenador. Lo que me deseo y nos deseo es volvernos satisfechos porque dejamos todo.

-Qué autocrítica fuerte, especialmente porque en los Juegos los resultados fueron los esperables. Incluso mejoraron el 9º puesto del Mundial 2010.
-Pero no logramos, ninguno creo yo, jugar el vóley que podíamos jugar. Y esa es una frustración grande. Esperar tanto tiempo un sueño, porque era la primera olimpíada para todos, y quedarse con nada… Nos fuimos amargados. No jugamos bien, no disfrutamos adentro de la cancha ni disfrutamos el torneo. Deseo de todo corazón que eso no exista más, no quiero volver a vivir esa sensación porque fue muy duro, muy frustrante. Pensá que podíamos quedarnos hasta el final de los Juegos, pero apenas terminamos de jugar, yo me fui, no quería estar ahí, estaba muy amargado, muy triste. Ir y hacer agua fue muy duro. El resultado era el esperado en los papeles, terminamos entre los ocho primeros, pero podíamos hacer algo más. Perder con la cabeza alta o con la cabeza gacha es muy distinto. Yo me exigía a mí mismo un nivel muy alto, y me volví loco, porque quería ser Superman y ni siquiera fui Facundo Conte. Eso me mató.

CONTE estira sus 198 centímetros y remata durante uno de los cuatro triunfos frente a Japón conseguidos en la Liga Mundial 2014.

-¿La Selección es irregular?
-Va y viene, sí. Creo en los momentos de los equipos, también. La regularidad depende del trabajo del equipo y de la madurez. Y de la edad, por más que muchos digan que sólo está en el documento: hay cosas que la experiencia te enseña, y las repeticiones te ayudan a ser más regular, prolijo.

Pausa. Momento de repasar los datos sobre su carrera. Facundo nació en 1989 y es receptor punta. En la Argentina, jugó en Rosario Sonder y GEBA. Entre 2007 y 2012, pasó por cinco clubes de Italia. Estuvo en el Dínamo Krasnodar de Rusia en la temporada 2012/13; y en el Skra Belchatow polaco desde entonces. Forma parte de la Selección Mayor desde 2008. Este año, fue vital para que el equipo consiguiera un gran récord de 8 triunfos y 4 derrotas en la Liga Mundial, principal competencia anual.Ahora sí, que siga hablando el protagonista.

“En mi carrera hubo muchas más cosas buenas que malas. Menos en Rusia, ahí sí la pasé mal. Por eso me fui a Polonia, donde los estadios están siempre llenos, la gente se vuelve loca. Yo no soy de los que dicen: ‘Voy, le pego a la pelota, hago lo mío y vuelvo a casa’. Me gusta divertirme, pasarla bien, disfrutarlo”.

-¿Cuántos idiomas aprendiste?
-Inglés, italiano, español... Y chamuyo un poco de portugués y de polaco. En Polonia siempre digo “ochivische”, que quiere decir “por supuesto”. Al principio, cada vez que me decían algo, yo decía “ochivische”, y todos se cagaban de risa porque sabían que no había entendido un pomo. Más allá del idioma, el desarraigo es muy difícil. Yo viví en Italia, en Rusia, en Polonia y en la Argentina, y además cambié mucho de ciudad en Italia, primero por mi viejo y después por mí. En familia la pasábamos bien porque nos movíamos todos juntos. Pero nunca lloré tanto en mi vida como cuando me fui en el 2007, sin ellos. Fue un momento muy duro. Me apoyé en el deporte, que es el apoyo más grande: estás yendo afuera, solo, a aburrirte, por ahí a pasarla mal con algunas cuestiones. Tenía 18 años, rendí las materias que debía y me fui a Italia. Desde ese momento estoy dando vueltas. Viajar me abrió la cabeza, hizo mucho a lo que soy, pero es difícil: nunca me fui de vacaciones con amigos, ni de viaje de egresados. Mis últimas vacaciones de verano fueron en 2005, y eso pesa.

-Ves fotos de tus amigos en la playa y vos estás en Polonia con 4 grados bajo cero…
-¿Cuatro? ¡Ojalá! En Polonia hace menos veinte, menos treinta. Es violento, y no me gusta el frío, me encanta el verano. Pero es la vida que elegí y vivo de lo que me gusta, eso es impagable. Cuando estuve un año sin jugar me di cuenta de lo afortunado que soy. Pero Buenos Aires es mi lugar en el mundo. Tener que irme siempre es muy doloroso.

-Estando lejos, ¿te preocupa la realidad social argentina? ¿Te informás?
-Yo no sé nada de nada. De política no sé nada, de fútbol no sé nada, no soy hincha de ningún equipo, de la televisión no sé nada. Vivo mucho en mi burbuja, me encanta mirar películas. Viajando tanto, perdés contacto con las cosas. Obviamente sé lo que pasa, pero vivo muy poco en la Argentina, vivo lo mejor del país y no entiendo cuando la gente se quiere ir, pero sé las dificultades que se viven. No opino porque no sé, y no me interesa mucho. Me quito ese peso de saber y opinar.

-¿Por qué la pasaste mal en Rusia?
-Lo más difícil es la vida cotidiana: ir al súper y saber qué estás comprando. Comprar condimentos, por ejemplo, es imposible. Estás con el celular y vas copiando letra por letra para traducir, porque encima en Rusia tienen otro alfabeto. Terminás la palabra y por ahí no es, y tenés que seguir buscando. El año en Rusia fue muy difícil, la gente no habla inglés, había sólo dos chicos en el plantel que hablaban inglés… Pero también fue lo que más me hizo crecer: entender la cultura de ellos para saber cómo comunicarme. Con los chicos polacos también me costó. Ellos son fríos en serio. Pasaron muchos meses hasta que fui a comer con alguno, hasta que me invitaron a la casa. Nuestra forma de ser, la de los sudamericanos, les da para que se relajen. Allá piden permiso para todo, pero al final me terminé divirtiendo mucho, así que creo que esta temporada que me queda en Polonia la voy a disfrutar mucho más. El año pasado la onda del grupo era muy buena y haber ganado el campeonato fue increíble. Tengo 30 mil seguidores en Twitter y la mitad deben ser polacos. Que allá sientan tanto cariño, que se sientan identificados, que me escriban cosas tan lindas, me llena. Por eso me fui a jugar ahí. Alguna vez quisiera volver a Italia o jugar en Brasil, por el clima y el idioma. Pero estoy contento donde estoy.

-¿Las relaciones de pareja se complican más al viajar tanto?
-Poder tener una relación íntima con alguien es muy difícil. Si yo vengo a la Argentina, por ejemplo, y conozco a alguien, sé que en tres meses me voy. ¡Y me voy durante nueve meses! No se sabe qué puede pasar: por ahí es el amor de tu vida o por ahí no. Es complicado distinguir situaciones, poder compartir tiempo. Por suerte ahora están las redes sociales, pero no reemplazan a tocar a la otra persona, a vivir ciertas cosas. En el deporte, además, no existe lo personal: tenés que dejar los problemas afuera del gimnasio porque, si no, después en la cancha se ve. A mí me pasa al revés: el deporte influye en mi vida personal. Si estoy pasando un mal momento, entrenar me salva.

Por Martín Estevez. Fotos: Maxi Didari
 

Por Martín Estévez: 22/09/2014

Para seguir leyendo:

El Superclásico expuesto

El Gráfico no se rinde y quiere compartir las mejores imágenes de nuestro fotógrafo Alejandro Del Bosco de la victoria de River 2 a 0 frente a Boca en la Bombonera. 17 instantes del clásico de los clásicos.

El mejor resumen del superclásico con sonido ambiente

Lo más importante del gran triunfo de River en la Bombonera. Con justicia el equipo de Gallardo venció a Boca con dos golazos: el Pity Martínez en el primer tiempo y Scocco en el segundo.

Los goles del domingo

Los goles de Tigre 0 -Huracán 2 (Garro y sensacional de Mendoza) , San Martín (SJ) 1 (Alvarenga)- Atlético Tucumán 3 (Acosta, Rodriguez y Matos ), y Gimnasia 1 (Silva) – Central 1 (Gil).

El 2-0 de River fue un golazo de Scocco

Gran jugada entre Quinteros y Borré y definición impecable de derecha del goleador de River para el 2 a 0 frente a Boca, que no encuentró el camino. Con sonido ambiente.

Conexión sudamericana II: Vidal-Messi

El chileno Arturo Vidal comenzó de titular en el Barcelona y le dio una gran asistencia al argentino para el primer gol del Barcelona, que jugó con 10 hombres gran parte del partido y empató 2-2 con el Girona en casa.

Conexión sudamericana I: Cavani - Di María

En su visita al Rennes , el poderoso PSG perdía hasta que se conectaron de memoria el uruguayo Cavani, dejándola pasar, y el argentino Ángel Di María sacando un tiro extraordinario. Al final vencieron los parisinos 3 a 1.

El zurdazo inatajable del Pity en la Bombonera

En menos de 15 minutos River abrió la cuenta en el superclásico: después de unos rebotes en el área, Pity Martínez tomo el balón como vino y, sin que pique, saco un disparo formidable para dejar mudo al público local

23 de Septiembre de 1959, ¡Así se le pega a la pelota!

Héctor Osvaldo Facundo, parte del recordado ataque del San Lorenzo Campeón de ese año junto con Ruiz, Omar García, Sanfilippo y Boggio. Dueño de una pegada formidable y gran visión de juego.

A la salida te espero

Los históricos duelos. Merlo-Potente, Cubilla-Marzolini, Higuaín-Cabañas, Pernía-Luque y Maradona-Passarella. Protagonistas de renombre para choques futbolísticos que quedaron impresos en los archivos del clásico.