¡HABLA MEMORIA!

Ladislao Kubala, el anticomunista que inspiró la construcción del Camp Nou

- por Redacción EG: 09/09/2014 -

El húngaro fue perseguido por la dictadura que la Unión Soviética instauró en su país y debió exiliarse para sobrevivir. Ya instalado en España se convirtió en una de las grandes glorias del Barcelona, un club con raíces y raigambre de izquierda.

Ladislao Kubala se disfrazó de soldado ruso, fue llevado en camión hasta la frontera húngara y desde allí escapó a pie rumbo a Austria. Corría enero del 49, y mientas Europa ensayaba un bosquejo de recuperación en la incipiente posguerra, las persecuciones políticas habían repelido de los países comunistas a millones de personas. Kubala, con la etiqueta de desertor a cuestas, fue uno más de esos tantos, hasta que un tiempo más tarde la historia se encargó de individualizarlo como el gran inspirador del Camp Nou.

El húngaro, nacido en Budapest, lo único que sabía hacer era jugar al fútbol y hasta su exilio forzoso había sido delantero del Vasas SC, el equipo insignia de su ciudad natal. Una vez que logró cruzar la Cortina de Hierro se unió a un pequeño grupo de rumanos, checos y yugoslavos que, expatriados como él, compartían su misma pasión pero tenían vetada por la FIFA la posibilidad de ejercer la actividad profesionalmente. Los clubes de origen de todos ellos habían denunciado la huida de sus futbolistas y exigido su inhabilitación, pero nada habían dicho sobre los partidos amistosos, así que los emigrados unieron fuerzas y le dieron nacimiento al Hungaria, un equipo de fútbol clandestino y trotamundos cuyo técnico era Fernando Daucik, cuñado, maestro y mentor de Kubala.

El Hungaria recorrió Portugal, Francia e Italia recaudando dinero en improvisados partidos amistosos hasta que se instaló definitivamente en España. Kubala era la figura de ese particular equipo, y pronto llamó la atención de Santiago Bernabeu, que apenas lo vio quiso acercarlo al Real Madrid. Caprichos del destino, el Madrid, que frecuentemente era acusado de ser un obediente representante del mismo franquismo que luego usaría al húngaro como paradigma del ciudadano anticomunista, se espantó con las sanciones de la FIFA que pesaban sobre el delantero y desechó la operación. Kubala no lamentó la oportunidad perdida, y tiempo más tarde recaló definitivamente en el Barcelona, de reconocida raigambre de izquierda.

El club catalán logró, a través de sus contactos en la FIFA, que la suspensión sobre Kubala fuese desapareciendo progresivamente. En 1950, el año de su llegada, el húngaro sólo jugó algunos partidos amistosos, pero para finales de 1951 ya formaba parte del plantel profesional sin el menor resabio de proscripciones.

Pronto los catalanes se sintieron atraídos por el juego de Kubala, que se caracterizaba por su potente remate y su velocidad, y le dieron nacimiento a un nuevo ídolo. El húngaro, por aquellos años, fue al Barcelona lo que Alfredo Di Stéfano al Real Madrid. Los hinchas reventaban el antiguo estadio blaugrana de Camp Les Corts para deleitarse con su fútbol, y a menudo una multitud de seguidores se quedaba sin ver la función de Kubala por falta de localidades. Así fue que durante un clásico contra el Real Madrid la gente comenzó a pedir a los gritos la construcción de un nuevo campo con mayor capacidad, una exigencia que se repitió en los encuentros siguientes.

La dirigencia barcelonista recogió el guante, analizó las posibilidades y emprendió la construcción de un nuevo estadio en 1954. Por falta de presupuesto la obra estuvo paralizada en más de una oportunidad, pero el Barcelona recaudaba fondos paseando por el mundo a su figura en multitudinarios partidos amistosos. Para 1957 el flamante recinto estuvo terminado, y Kubala fue el primer culé en contar con un palco de honor en el Camp Nou. El delantero siguió jugando en el equipo (y en la selección española) hasta 1962, cuando partió al Espanyol, el otro club representativo de Barcelona.

El húngaro falleció de cáncer en 2002, y se llevó con él la idolatría de todo el pueblo culé. Su historia es solo una pestaña más de ese vademécum que enumera las contradicciones que es capaz de generar el fútbol y la pasión que a su alrededor se edifica. Kubala, el anticomunista preferido del franquismo, triunfó en el revolucionario Barcelona e inspiró la construcción del Camp Nou.

Por Matías Rodríguez
 

Por Redacción EG: 09/09/2014

Para seguir leyendo:

1991. Heroico: Boca 4 - River 3

Superclásico #17 por Libertadores. Noche soñada de Boca en la Bombonera, remonta un resultado adverso de 1 a 3 y termina ganándolo, con un golazo de Latorre, 4 a 3. CRÓNICA, FOTOS Y VIDEO.

1919. La más hermosa página de fraternidad

Debido a la lesión y muerte del arquero uruguayo Roberto Chery, la selección argentina, luciendo “la Celeste”, toma el lugar de la uruguaya en un compromiso con Brasil, en un gesto de hermandad inmortal.

1974. Queríamos tanto a Ringo

Oscar “Ringo”Bonavena, uno de los boxeadores más populares de nuestra historia, en 1974 recorría el mundo con esta remera. La foto nos la pidió Antonio Navarro al mail: elgrafico.com.ar/contacto

1976. La inolvidable noche de Galíndez

Por Robinson: “Herido, sangrante, lesionado, casi ciego… así le gano a Kates, así se convirtió en ídolo”. Una pelea épica, en defensa del título, que forma parte de la historia grande del boxeo. VIDEO

16 de Noviembre de 1971, volvió Nicolino, volvió el show

Victoria del boxeador argentino ante el español Antonio Ortiz por puntos. El Intocable Iría por la sexta defensa del título superligero ante Cervantes en el mes de diciembre en el estadio Luna Park.

1985. ¿Quién será el campeón?

Después de la primera final del Nacional sin goles, Batista, de Argentinos, y Larraquy, de Vélez, pugnan en la redacción de El Gráfico por el estandarte más deseado. Al final se lo quedaría el Checho…

La revancha de Pepino

El artillero de Boca, José “Pepino” Borrello, y el arquero de River, Amadeo Carrizo, vivieron a mediados de los ’50 un duelo tremendo. Esta es la historia de donde nació esa bronca superclásica.

1986. La revista de la primera Copa de River

Otro número de El Gráfico digital histórico: River derrota a América de Cali con gol de Funes y se consagra campeón de la Libertadores. Después de dos subcampeonatos (’66 y ’76) la tercera final fue la vencida.

1986. Ruggeri: “tengo tanta fe en ganar la Copa como la tenía antes del Mundial”

A través de la entrevista al central de River, se hace un repaso de la victoria sobre Boca por 1 a 0 para cerrar el Grupo 1 y poner al Millonario en Semifinales de Libertadores. Fue el superclásico #16 en la Copa.