¡HABLA MEMORIA!

El milagro de Volksparkstadion, 40 años después

- por Redacción EG: 23/06/2014 -

Cuando la Guerra Fría se inmiscuyó en el fútbol, tuvo lugar el partido más politizado de la historia de las Copas del Mundo. El 22 de junio se cumplieron cuatro décadas del enfrentamiento entre las dos Alemanias en el Mundial de 1974.

En 1974 el mundo estaba sentado sobre un polvorín. La Guerra Fría se había reavivado con la victoria de Estados Unidos en la carrera espacial y los diarios se desesperaban por dar la primicia de un inminente conflicto nuclear. En ese marco también existía una Alemania dividida en dos satélites: la República Democrática Alemana -de tendencia soviética- y la República Federal Alemana -alineada con el bloque occidental-. Dentro de esta última tuvo lugar una Copa del Mundo, y también un partido único e inédito que se convertiría en el más politizado en la historia de los mundiales.
 

El morbo comenzó en el sorteo de la primera fase, cuando el Grupo A se encaprichó en unir a las dos Alemanias con el Chile presidido por Augusto Pinochet -que había superado una polémica clasificación ante la URSS- y la debutante Australia. De esta manera no sólo se cruzarían Alemania Occidental y Alemania Oriental, que por primera y única vez disputaba una Copa del Mundo, sino que esta última debería enfrentar también a los sudamericanos, que constituían uno de los bastiones que Estados Unidos había instalado en Latinoamérica como parte de la Operación Cóndor. 
 
Ya con el Mundial dando sus primeros pasos, el desarrollo del Grupo A resultó claramente favorable a los europeos. La RFA derrotó a Australia y a Chile mientras que la RDA salió victoriosa ante los oceánicos y empató con los sudamericanos. Ambas Alemanias llegaron al esperado duelo clasificadas y en medio de un agitado ambiente previo que incluyó la detención de varios hombres en las inmediaciones del Volksparkstadion -el reducto del Hamburgo, en el que tendría cita el encuentro- que fueron acusados de espionaje. La Stasi, órgano de inteligencia de la Alemania Oriental, era una de las policías secretas más poderosas del mundo, y ya había logrado infiltrar varios de sus agentes en cargos importantes del otro lado del Muro. 
 
El 22 de junio de 1974, y ante sesenta mil espectadores -de los cuales mil quinientos provenían del bloque oriental-, las dos Alemanias salieron a la cancha. No sólo era una circunstancia inédita por el simple hecho de que se enfrentaba un mismo país disgregado por los recelos que había dejado la Segunda Guerra Mundial, sino también porque aún el resultado final del extenso enfrentamiento entre el primer y el segundo mundo se vislumbraba difuso. La URSS escondía detrás de la Cortina de Hierro una aparente prosperidad que, luego se supo, no era tal, y Estados Unidos aparecía como el gran dominador del bloque occidental; lo que era equivalente a una especie de demonio para las naciones de tinte soviético.
 
El esperado partido resultó disputado en cada pelota. Alemania Federal era la vigente campeona de Europa y gozaba de la generación de los Beckenbauer, Müller y compañía, mientras que los alemanes orientales se autodefinían como ‘obreros del fútbol’, y todos sus jugadores formaban parte de la Oberliga, la competición más importante en el sector soviético. Sin embargo el minuto setenta y siete marcaría un giro en el partido que se encaminaba hacia el empate: Jürgen Sparwasser recibe un pase largo de Erich Hamann, acomoda la pelota con la cabeza y arremete contra tres defensores rivales y contra la historia para ajusticiar a Sepp Maier. Es gol de los orientales, que terminan ganando 1 a 0, y ‘Spari’ se convierte en un héroe trágico. Nadie festeja del otro lado del Muro.
 
“Aquel gol me trajo más problemas que alegrías”, confesó, más tarde, Sparwasser, que comenzó a ser odiado en silencio por los alemanes del este que esperaban una derrota de la selección que no sentían propia. El régimen soviético convirtió el histórico triunfo en propaganda y el autor del tanto, sin quererlo, se transformó en un embajador de la causa comunista. Además, el triunfo de la RDA mandó a sus vecinos del oeste -por su condición de escoltas- al Grupo 2 de la segunda fase, junto a Polonia, Suecia y Yugoslavia, al tiempo que Alemania Oriental ocupó un lugar en la zona la muerte al lado de Argentina, Holanda y Brasil. La historia que sigue es conocida, la RFA ganó su grupo y clasificó a la final de Munich, donde derrotaría a la Naranja Mecánica de Johan Cruyff. La RDA finalizó anteúltima en el temido Grupo 1 y se despidió del Mundial con el recuerdo del Volksparkstadion como hito. 
  
“Si me dieran dos medallas, una sin dudas sería para Sparwasser. Sin su gol posiblemente jamás hubiésemos llegado a la final del Mundial”, aseguró alguna vez Beckenbauer. Ya finalizada la Copa del Mundo, llegó un telegrama anónimo a la casa de ‘Spari’ que le daba las gracias por el título en nombre de toda Alemania; de una Alemania unida, una pretensión que sonaba imposible por aquellos tiempos. En una entrevista en la que contaba el calvario que fue su vida tras el histórico tanto, Sparwasser, que en 1988 se terminó escapando hacia Alemania Occidental, resumió con más sinceridad que soberbia el lugar que su nombre ocupa en los libros del recuerdo: “Si en mi lápida sólo pusieran ‘Hamburgo 1974′, tristemente todos sabrían quién yace debajo”. 

Por Matías Rodríguez
Por Redacción EG: 23/06/2014

Para seguir leyendo:

Ganó Boca en Mar del Plata

En el estadio José María Minella y por el Torneo de Verano, el conjunto de Alfaro superó a Aldosivi por 2 tantos contra 1. Los goles fueron obra de Ramón Ábila (penal) y Mauro Zárate, descontó Cristian Chávez.

21 de enero de 1928, Hortensia Arnaud y sus clases de gym

La popular mujer del espectáculo argentino por aquellos años (fue bailarina, vedette, actriz de cine y de teatro) muestra su rutina de ejercicios favoritos en una secuencia fotográfica innovadora.

Messi, de nuevo Messi

En una combinación con Jordi Alba, Lionel liquidó el pleito ante el Leganés en tiempo de descuento y puso el 3 a 1 final. Con esta anotación, el argentino llega a 18 goles en la presente temporada de La Liga.

Empataron San Lorenzo y Huracán

Entre jugadas polémicas y ocasiones desperdiciadas se dirimió el clásico pendiente de la fecha 13 de la Superliga, que finalizó sin goles. Huracán sigue en 4to lugar y San Lorenzo sigue en las últimas posiciones.

River perdió con Defensa de local

Con gol de Rojas de tiro libre, luego de un desvío en la barrera, el conjunto de Gallardo fue superado por el de Beccacece en un encuentro postergado de la fecha y ubica al conjunto de Varela a 3 puntos de Racing.

1997. Este pibe la deja chiquitita

Con apenas un puñado de partidos en primera, Juan Román Riquelme recibe a El Gráfico y presenta a toda su familia, además habla de su ídolo y su vínculo con la Selección Nacional.

20 de Enero de 1956, Stirling Moss en el circuito de Bs As

El día 22 de enero se correría el Gran premio de la Argentina. El británico, recordado como el campeón sin corona, abandonaría la carrera luego de liderarla y Fangio se quedaría con la victoria.

19 de Enero de 1940, Alberto Valle Campeón en remo

El “Gallego”, quien hiciera sus primeras armas en el Club de Regatas de La Plata y de extensa trayectoria en la actividad deportiva, se consagraba campeón argentino single scull.

Golazos Criollos: el Beto Acosta a Boca en 1989

Se definía la Liguilla Prelibertadores en la vuelta de la Final entre San Lorenzo y Boca. Y el local se impone por 4 a 0 con esta volea espectacular desde fuera del área del delantero que termina en el ángulo.