Notas de la revista

Maidana: “Mayweather también se tendrá que cuidar”

- por Redacción EG: 02/05/2014 -

El 3 de mayo, en Las Vegas, el Chino peleará con el formidable boxeador nortemericano. Será el choque más importante de su carrera. En diálogo con El Gráfico, contó por qué y cómo es posible regresar a su Santa Fe natal con el título bajo el brazo.

   Nota publicada en la edición de Abril de 2014 de El Gráfico

UN RESPIRO en el entrenamiento del Chino, que demoró el viaje a Estados Unidos para disfrutar del nacimiento de su hija Emilia.

“Vivo un gran momento. En lo deportivo, porque estoy en una etapa de mi carrera en la que las cosas me van bien. Pelear con (Floyd) Mayweather es una de esas. Y en lo personal también, porque a mediados de marzo nació mi hija, Emilia. Esperé mucho su nacimiento. Por eso me quedé más tiempo en el país. Quería estar con ella cuando naciera. Desde entonces empezó la cuenta regresiva para la pelea”. Marcos el Chino Maidana está tranquilo durante su charla con El Gráfico. El motivo del encuentro es el combate del 3 de mayo ante uno de los mejores boxeadores de los últimos tiempos. Estará en juego el título welter unificado: el norteamericano por la CMB y el argentino por la AMB. El escenario será el MGM Grand Arena de Las Vegas. El mundo del boxeo palpita este encuentro desde hace tiempo. Porque esta vez es en serio: si en cada ocasión en que hay una pelea más o menos importante se la promociona como “la del año”, ahora es cierto. La de Mayweather-Maidana será, quizás, la más trascendental de 2014.

Ahora, ante el grabador, Maidana está tranquilo. A su alrededor no deja de desfilar su grupo más cercano: representantes, familiares y demás allegados que lo siguen a sol y sombra. La conversación tiene lugar un par de horas antes de su partida hacia California, Estados Unidos, para ponerse a punto con un entrenamiento que, sabe, será durísimo. Tiene buen humor. Lo demuestra con su predisposición para responder cada pregunta. De vez en cuando suelta alguna acotación que provoca una sonrisa y explica que eso se debe a que está contento con lo que le pasa en su presente. Que no es otra cosa que lo que quiso desde que empezó a boxear a sus 14 años, en Margarita, el pueblo de la provincia de Santa Fe en el que nació el 17 de julio de 1983. Lo que vive hoy es el resultado de 38 peleas, con 35 victorias (31 por KO) y 3 derrotas. Entre sus triunfos más relevantes está el del 14 de diciembre pasado, ante Adrien Broner, en Texas. En ese mes, además, recibió el Olimpia de Oro como el mejor deportista argentino de 2013. No es poco.

-¿Imaginabas que te podía pasar todo esto?
-No sé. Pero es lo que siempre quise. Lo disfruto. Tampoco imaginaba tanta repercusión. Se habla mucho de la pelea, la conferencia de prensa que se hizo en Buenos Aires reunió a una importante cantidad de periodistas, se nota una expectativa muy grande… Me pone contento este momento que vivo. Es una etapa de mi carrera en la que estoy muy bien.

-¿La veías venir?
-Sinceramente, no. No creía que habría esta trascendencia. Pero me pone contento.

"SE QUE DE UN GOLPE lo puedo tirar", repite el Chino, aunque reconoce que Mayweather "es un grande y casi no comete errores".

-¿Cómo manejás estos temas? ¿Qué hacés para no “marearte”?
-Sigo tranquilo. Trato de que la fama, como decís, no me maree. Cuando siento que eso me puede pasar, me vuelvo a mi pueblo y me quedo disfrutando de las cosas sencillas junto a mi familia. Eso es lo que me salva.

-Lo particular de esto es que además de lo deportivo, la vida también te cambió en lo personal, con el nacimiento de Emilia (su hija, el 10 de marzo; se suma a Marcos, de 9 años).
-La llegada de Emilia es una emoción muy grande. Me da mucha fuerza.

-¿Qué significa la familia?
-El aguante de la familia es más que importante. De hecho, en la pelea estarán mis padres. Mi mamá, mi papá y un par de amigos irán una semana antes para estar a mi lado. Es muy bueno, muy positivo, tener a la gente que quiero.

-¿Y Mayweather?
-Es alguien que peleó con muy buenos boxeadores. Con muchos. El 3 de mayo será el momento de que lo pruebe. Veremos qué pasa. Es un grande y casi no tiene errores. Pero por otro lado, nunca dejé de prepararme. Vengo entrenando con todo, de la mejor manera. Así que él también se tendrá que cuidar. Porque sé que de un golpe lo puedo tirar.

UN NOQUEADOR
Quienes conocen a Maidana desde sus inicios como boxeador, no dudan en destacar su capacidad noqueadora. 16 de sus primeros 17 rivales fueron derribados por el poder de sus golpes. De campeón argentino amateur pasó a integrar la Selección Nacional y a mediados de la década pasada ya era profesional. Tal vez el primer gran paso de su carrera haya sido el que dio a fines de 2006, al vencer al panameño Miguel Callist, lo que le valió la proyección internacional. En 2009 se impuso por nocaut técnico en Los Angeles ante el norteamericano Víctor Ortiz, lo que le significó el título mundial interino superligero de la AMB. Pero no sólo se destacó por el resultado, sino también por su forma de pelear. A raíz de eso fue que la empresa de Oscar de la Hoya, Golden Boy Promotions, le echó el ojo. Un año después le ganaba al dominicano Víctor Cayo, en la ciudad de Las Vegas. Se imponían los elogios y la cadena televisiva HBO lo empezaba a tener en cuenta. Desde entonces, no paró de crecer. Reunió a 11 mil personas en el Luna Park en su enfrentamiento ante el estadounidense DeMarcus Corley. Perdió luego con el inglés Amir Khan, recuperó el título ante el mexicano Erik Morales y en 2012 debutó con derrota en la categoría welter, ante Devor Alexander (Estados Unidos). Meses más tarde le ganó por nocaut al mexicano Jesús Soto Karass. El 2012 lo cerró en el Luna: el también mexicano Angel Martínez le aguantó apenas tres rounds mientras el Chino se afianzaba en la historia del boxeo argentino. En 2013 le ganó antes del final a Josesito López (Estados Unidos), en California. Fue un combate durísimo en el que pulverizó a su rival al llegar al sexto asalto. A partir de ahí, todo cambió. El mundo del boxeo empezó a mirarlo de otra manera. Y en su camino apareció Adrien Broner, la gran esperanza estadounidense y, para muchos, sucesor de Mayweather.

MAIDANA confía en su dinamita: "Sé que tengo que terminar la pelea antes de tiempo".

Con Broner combatió el 14 de diciembre de 2013, en San Antonio, Texas. Estaba en juego el título mundial welter de la AMB. Broner llegó invicto. Era favorito. Pero en el ring las cosas fueron diferentes. El Chino lo mandó a la lona dos veces. Desde el principio, la noche fue suya. Las tarjetas también. El triunfo no llegó por nocaut. Pero fue inobjetable. Broner no tuvo nada que hacer. Apenas le quedó el aliento de su amigo Mayweather. Vengar la derrota de un amigo siempre es un aliciente para promocionar una pelea. Ahora no es la excepción.

-¿Qué es este enfrentamiento para vos?
-El más importante, hasta hoy, de mi carrera. Y yo me gané el derecho a pelearlo.

-¿Cuál es el lugar que ocupa el “respeto”?
-Siempre hay que respetar a los rivales. A Mayweather lo respeto mucho como boxeador, pero en el ring es como que no lo voy a conocer. Es mi rival. Nada más que mi rival. Es por eso que voy para hacer mi trabajo. Mi pelea. Porque uno arriba del ring tiene que olvidarse de todo lo que se haya dicho antes del enfrentamiento.

-¿Cómo creés que será la pelea?
-Sin dudas, será muy buena. Los dos vamos a dejar todo. En lo personal, me siento muy fuerte. También en lo mental. El es alguien que camina muy bien sobre el ring. Entonces hay que correrlo, perseguirlo. No darle respiro. Tengo que hacer todo para terminar la pelea antes de tiempo, porque por su forma de pelear puede verse beneficiado y ganar en las tarjetas, ya que es rápido y sabe sumar. Por eso te decía que tengo que terminarla antes.

-¿Y el público? ¿Cómo llevás el hecho de ser visitante, más allá de que habrá una importante cantidad de latinos alentándote?
-Estoy acostumbrado a tener a la gente en contra. Esa situación no será de ninguna manera determinante.

-¿Cómo imaginás el día después?
-Yo soy más bien de esos que viven el presente. No me gusta pensar demasiado en el más allá del tiempo. Pero si lo pienso un poco, después de ganarle a Mayweather me gustaría hacer dos o tres defensas. Y luego se verá.

-Llegaste muy lejos. Ocupás un lugar envidiable e importante en el boxeo. ¿Qué te motiva a seguir peleando?
-Si bien la tranquilidad económica es fundamental, uno sigue haciendo las cosas por las ganas de seguir triunfando. Por la gloria. En lo personal, quiero ganar esta pelea para quedar en la historia del boxeo argentino. Pero no me apuro. Siempre fui un tipo tranquilo.

-¿Qué te significa el boxeo?
-Todo. No sólo porque me permite vivir bien, ya que la plata es importante. También porque me dio todo lo que tengo. Que no es poco.

Por: Alejandro Duchini / Fotos: José Almeyda.

Por Redacción EG: 02/05/2014

Para seguir leyendo:

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.

Homenaje

Borocotó rescata una historia chiquita, que sucedía en la Maratón de los Barrios, sobre una de las cosas más difíciles de sobrellevar en esta vida: ese agujero en el alma que nos dejan nuestros muertos queridos.

24 de Septiembre de 1932, “el imbatible remero australiano”

Henry Robert Pearce ya había ganado el oro en los Juegos Olímpicos de Amsterdan, en 1928, y al repetir el primer lugar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de ese año, pasó a ser leyenda.

El Superclásico expuesto

El Gráfico no se rinde y quiere compartir las mejores imágenes de nuestro fotógrafo Alejandro Del Bosco de la victoria de River 2 a 0 frente a Boca en la Bombonera. 17 instantes del clásico de los clásicos.

El mejor resumen del superclásico con sonido ambiente

Lo más importante del gran triunfo de River en la Bombonera. Con justicia el equipo de Gallardo venció a Boca con dos golazos: el Pity Martínez en el primer tiempo y Scocco en el segundo.