LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

Paulo Ferrari, bonus de confesiones

- por Redacción EG: 14/03/2014 -

Complemento exclusivo de @elgraficoweb de la nota al lateral de Rosario Central.

Paulo Ferrari en Rosario Central

Rosarino, de 32 años, es hincha y capitán de Rosario Central. En 12 años de carrera, sólo jugó en dos clubes: el Canalla y River. Aquí y ahora repasa más vivencias en el fútbol: desde su etapa en inferiores hasta cómo se proyecta para cuando se retire.

La nota original salió publicada en la edición de febrero de 2014 de El Gráfico. A continuación, un complemento exclusivo para nuestros lectores web.

PASE UNAS INFERIORES hermosas, espectaculares, en Central y viví momentos muy lindos. Además, hice amistades, aprendí a ser competitivo y tuve a formadores de primera, que me enseñaron a respetar.

PUEDO SEPARAR al hincha del jugador profesional, porque me concentro en el partido al entrar a la cancha. Pero no tengo dudas: cuando uno se identifica con un club, rinde mucho más. Soy fanático de Central y siempre dejaré todo para que los hinchas sean felices. Igualmente, también dejé todo cuando estuve en River.

COMO JUGUE mucho tiempo de número 3 en inferiores y hace 12 años que juego de número 4 en Primera, conozco bien el puesto de marcador de punta. Por eso, aclaro que lo que más le molesta al lateral no es la pelota cruzada, sino que el atacante desborde o tire el centro, al menos con comodidad, porque en Primera A hay jugadores muy precisos y es probable que te compliquen.

CUANDO RECIEN EMPEZAS en Primera, corrés muchísimo. Con el tiempo, entendés que no hacía falta tanto y te acomodás mejor en la cancha. Ahí ya sabés cuándo te va a llegar la pelota, cuándo tenés que pasar al ataque, cuándo debés quedarte. Igualmente, eso es un aprendizaje diario.

LO EXTRAFUTBOLISTICO influye muchísimo. El fútbol se vive de una manera muy especial en la Argentina, con un pasión extrema, y sobre todo en Central. A mí me encanta esa efervescencia. Entonces, cuando las cosas van mal, hay muchas críticas. Cuando sos chico, te duelen un montón porque no las asimilás como lo que son: críticas. Después, cuando sos más grande, las comprendés y las tomás de otra manera.

LO MAS DOLOROSO que atravesé como jugador fue el descenso con River. Pero el fútbol tiene esas circunstancias. A mí me tocó salir campeón del torneo local y después de un tiempo, descender. Sin dudas que el descenso significó un golpe duro.

SIEMPRE DORMI TRANQUILO tras el descenso a la B Nacional, porque había hecho lo imposible para que las cosas salieran bien. Incluso, la gente me lo reconoció: todos me aplaudieron cuando me enfrenté a River, en el Monumental. Yo jugaba para Central, peleábamos por el ascenso al igual que River, y me ovacionaron de todas formas. Para mí fue muy lindo, porque me había ido del club con el descenso encima.

LA HISTERIA en el fútbol aumenta a medida que pasa el tiempo. La violencia es un tema que cada vez se pone más difícil. Lamentablemente, son realidades que no se pueden negar.

ES DIFICIL ADAPTARSE a Central. Cuando estás adentro del club y entrás a la cancha para jugar, entendés de qué se trata. Los hinchas son apasionados y siempre acompañan al equipo. Entonces, jugás con la cancha llena. “¡Uh, mirá lo que es! Si te acostumbrás a jugar en Central, podés hacerlo en cualquier lado”, me dijo un compañero que ya había pasado por equipos grandes, donde hay mucha convocatoria y presión. ¿Quién me lo comentó? Prefiero no decirlo. Pero es así, como él describía.

MIGUEL ANGEL RUSSO me ayudó a afianzarme en Primera. Lo tuve cuando estaba creciendo, y lo tengo ahora. Siempre sacó al equipo de situaciones complicadísimas. De hecho, lo ascendió el año pasado. Sé que es el técnico ideal para Central, y los hinchas confían mucho en él. A nosotros nos transmite tranquilidad. Ojalá sigamos haciendo las cosas bien para que este proyecto siga su curso y lleve al club a pelear campeonatos.

MI DEUDA PENDIENTE es salir campeón con Central. Volví a mediados de 2011 para ascender y lo logramos a mediados de 2013. Ahora quiero pelear un campeonato en Primera para intentar darle un título al club.

EL DIA DE MAÑANA me veo vinculado al fútbol, porque me apasiona. Después de mi familia, es lo más importante que tengo. ¿Si será como entrenador? Tal vez sí.

La entrevista completa a Paulo Ferrari apareció en la edición de febrero de 2014 de El Gráfico.

Darío Gurevich
Twitter: @dariogurevich

Por Redacción EG: 14/03/2014

Para seguir leyendo:

Hecho paranormal: se lesionan tres al mismo tiempo

La secuencia que estas por ver dio la vuelta al mundo: tres jugadores del equipo húngaro Nyíregyháza, ante un ataque rival, caen al mismo tiempo lesionados. Inexplicable.

22 de abril de 1986, la crisis de la Selección previo al Mundial

La edición cuestionaba directamente al entrenador apoyada en los testimonios de quienes no serían tenidos en cuenta por Bilardo para integrar la lista de jugadores para el Mundial de México.

Tres anécdotas boquenses

El aguatero que no podía pronunciar la l, los sobretodos de Cherro y Varallo y el carnero que se salvó del asador. Tres divertidas historias de la trastienda de Boca de los años 30 por Borocotó.

21 de abril de 1939, Kate Fastner, destacada atleta argentina

El atletismo femenino irrumpía con fuerza y la publicación lo reflejaba en la figura de Kate, quien en el mes de mayo se alzaría con dos medallas de bronce en el Campeonato Sudamericano de Atletismo en Perú.

¿Quién es el pibe de la foto?

El aplicado caballerito de la foto será en el futuro uno de los jugadores de fútbol más exquisitos en la historia de su país. Entrá a la nota y averígualo.

Los sucesos más insólitos de los Mundiales

Algunos de los bloopers más locos de las Copas del Mundo: el perro que no se quería ir, piruetas que ponen en riesgo la vida de jugadores y árbitros, errores inexplicables y la peor jugada preparada de la historia.

Kempes: orígenes del Matador

“-Oiga, pibe. ¿Usted cómo se llama? -Aguilera. Mario Aguilera.” Asi empezó su carrera en Instituto Mario Kempes. En 1975 El Gráfico indaga el origen de ese joven artillero que brillaba en Central.

1975. Cumbre de glorias

Víctor Galíndez, Guillermo Vilas, Carlos Monzón, Ubaldo Fillol y Juan Carlos Harriott en la Cena de Campeones de El Gráfico. Pocas imágenes existen de tantos ilustres del deporte argentino juntos.

Tremenda apilada del Papu para meter un golazo

Alejandro Papu Gómez se deshizo de tres jugadores en una baldosa y, con la complicidad del arquero que le regaló el palo, convirtió un golazo para la goleada de Atalanta frente al Benevento.