DESCUBRIENDO A...

Descubriendo a Lucas Albertengo

- por Alejandra Altamirano Halle: 12/02/2014 -

El delantero de Rafaela fue una de las grandes novedades que dejó el Torneo Inicial 2013.

“NO ME PIERDO un partido del futbol argentino. Es lo que me da de comer. Analizo a los rivales y veo donde puedo sacar ventaja.”

Colonia Egusquiza tiene poco más de 400 habitantes y un nuevo ídolo: Lucas Albertengo. Sus tatarabuelos por parte de su papá Rafael –al igual que los de su mamá Claudia– llegaron a la Argentina desde la región italiana de Piemonte y fueron partícipes de la fundación de esta localidad santafesina, que hoy está revolucionada con el delantero de Atlético Rafaela. “La gente de Egusquiza está más contenta que yo por cómo me está saliendo todo”, explica la revelación del equipo de Jorge Burruchaga. 

Hace apenas un año, Burru lo convocó a su primera pretemporada con la Primera. Habían pasado 14 años desde su llegada al club, y malos momentos como el de aquel Domingo de Pascua de 2010, en el que sufrió un golpe durísimo: fractura de tibia y una recuperación que se hizo más larga de lo que esperaba. “Exactamente después de tres años de la lesión, el Domingo de Pascua de 2013, me tocó ir al banco con la Primera. Pasaron técnicos que no me tuvieron en cuenta y Burru se la jugó por mí, por eso le voy a estar siempre cien por ciento agradecido”, explica el delantero de 23 años recién cumplidos (nació el 30 de enero de 1991), hermano de Mauro (24, jugador de Quilmes de Rafaela), Martín (18, defensor de San Isidro) y Gino (10), delantero y su fan número uno. “Es el que está más feliz. Es un enfermo del fútbol, vive para jugar a la pelota y va a tener muy buen futuro. Soy muy familiero y creo que me gustaría quedarme un poco más. No sé si a Gino le va a gustar la idea de que me vaya de Rafaela, porque a él no lo podemos sacar del pueblo, no quiere saber nada con las grandes ciudades”, comenta el jugador que ya está bajo la lupa de los equipos a los que les metió goles en el último campeonato: Estudiantes, San Lorenzo y Boca.

Empezó a jugar en el Club San Isidro, y como si un equipo no fuera suficiente para despuntar el vicio, pasó a jugar en simultáneo en Moreno de Lehmann, un club de una localidad vecina. Llegó a los 8 años a las Infantiles de la Crema y siempre jugó como delantero. “Me gusta aguantar la pelota, y tengo habilidad para eludir rivales. También me sacrifico por el equipo y corro todo lo que sea necesario para ayudar. Si tengo que salir a buscarla, voy. No soy de los vagos que esperan que se la den. Eso sí, me gustaría ser un poco más rápido y cabecear mejor”, argumenta, humildemente, el jugador del pueblo.
 

Por Alejandra Altamirano Halle

Nota publicada en la edición de Febrero de 2014 de El Gráfico

Por Alejandra Altamirano Halle: 12/02/2014

Para seguir leyendo:

Los goza antes de anotar el gol y se arma batahola épica

Ganaba Fluminense a Vasco 4 a 3 la final de Copa Rio Sub 20, cuando terminaba un contrataque del Flu deja a Samuel solo sin arquero para convertir y antes de meterla se pone a bailar. Los fueron a buscar todos.

2001. El rezo de Román

La final de la Copa Libertadores 2001 entre Boca y Cruz Azul tuvo una definición infartante por penales. Riquelme, figura clave del futuro campeón, la sufre como ninguno.

1965. Basile: un rebelde en la “cueva”

Hacía menos de un año que había debutado en primera y el joven n° 6 de Racing sobresalía por su físico, marca y ambición ofensiva. Esta es la primera nota que le hizo El Gráfico a Alfio Basile, el “Coco”.

Jineteada entre dos jugadores en pleno partido

Cuando dos centrales se encuentran en el campo para disputar una pelota siempre hay chispazos. Lo insólito de este cruce en el fútbol escocés, es que uno termina prácticamente domando a su rival.

¿Quién es el pibe de la foto?

El "principito" de la foto será en el futuro uno de los nueve más codiciados del mundo. Entrá a la nota y averígualo.

Otro gran juego de Ginóbili

El bahiense anotó 16 puntos, dio 5 asistencias y bajó 3 rebotes en sus 25 minutos en campo. Manu fue inspirador una vez más para que los Spurs puedan derrotar a los Warriors y dejar la serie 1-3.

1924. Uruguay - Argentina, el origen de la rivalidad

Hace 94 años, definieron el Sudamericano: Tribunas repletas, escenas violentas y el premio de ser la mejor selección del planeta.

México 70. Golazo peruano en los pies de Chale

Un pase le queda largo a Teófilo Cubillas que resuelve con un lujoso taco para asistir a Roberto Chale, este gambetea entre marroquíes entrando al área y patea fuerte, venciendo al arquero.

23 de abril de 1968, el gran Ringo Bonavena

El día 20 en el emblemático estadio Luna Park de Buenos Aires, el pugilista argentino se impuso por nocaut en el tercero al estadounidense Lee Carr, acumulando hasta el momento 38 victorias y 4 derrotas.