IMAGEN histórica de José Froilán González (Archivo de El Gráfico)


José Froilán González falleció a los 90 años y a modo de homenaje bien vale recordar una de las charlas imperdibles con El Gráfico. Esta pertenece a la edición de Julio de 2004, cuando ese mes se cumplían 53 años de cuando le dio a Ferrari su primera victoria en la Fórmula Uno, con el recuerdo de cómo era don Enzo y la explicación de porqué la escudería del Cavallino Rampante llegó a posicionarse como la número 1 del mundo.
 
*  *  *
La Argentina ocupa un lugar preferencial en la historia de la escudería Ferrari, porque aportó a sus hijos Juan Manuel Fangio, José Froilán González y Carlos Alberto Reutemann para que conduzcan con enorme talento las creaciones de Don Enzo. Y para entender esa estrecha relación, qué mejor que atender a las palabras de uno de ellos, super mimado en Maranello, porque cuenta entre sus pergaminos el haber sido el primero, el que abrió el abanico de victorias para el “Cavallino Rampante” el 14 de julio de 1951, en el circuito de Silverstone, Gran Premio de Gran Bretaña.

“Para mí siempre es un placer muy grande viajar a Italia, porque tengo muchos amigos y veo de cerca todo lo que es el mundo Ferrari. Yo entiendo perfectamente lo que significa Michael Schumacher y me reconozco como uno de sus admiradores, pero también vale resaltar que Ferrari es una marca que nació para campeón y que el talento que hay en el equipo es impresionante. Se trabaja con sumo profesionalismo y los resultados están a la vista”, expresó Froilán González mientras señalaba una fotografía de la Ferrari 375, vencedora en Silverstone.

- ¿Por qué Schumacher y Ferrari sacan tanta diferencia?
- Simplemente porque se juntan la mejor escudería y el mejor piloto. Yo compartí con él varios días cuando se consagró quíntuple campeón y lo vi concentrado, detallista y dedicado exclusivamente al automovilismo. Tiene una personalidad especial y no hace desarreglos, porque no fuma ni bebe y sale a correr todos los días, juega al fútbol y es inteligente. La verdad nunca conocí a alguien igual, un piloto excepcional que cuando le toma la mano al ritmo de carrera se transforma en inalcanzable y un profesional con todas las letras. 
Y por el otro lado tenemos al equipo de Ferrari, que verlos trabajar es impactante. Fijate que Schumacher es excelente, pero el auto de él siempre funciona, salvo que lo choquen él siempre esta en carrera y con posibilidades de ganar. Y ese es el fruto del trabajo de mucha gente que busca la perfección en lo que hace. Alguna vez dijeron que el mejor auto para ellos es el que todavía deben construir y así se esmeran continuamente.

- ¿Cómo era don Enzo Ferrari?
- Con él tuve una relación muy buena y estoy convencido de que fue clave en mi vida. Me dio una oportunidad y creo haberla aprovechado. Justo coincidió que a principios de los años cincuenta se creó el campeonato del mundo y que yo le respondí con la primera victoria de Ferrari en la Fórmula 1. Tal vez eso fue lo que posibilitó que nos lleváramos tan bien. 

- Siempre se habló de que tenía un carácter fuerte...
- Fuerte es poco, era muy autoritario y no dejaba pasar una. Su imagen era la de un hombre que imponía un gran respeto, aunque muchos en la fábrica le tenían miedo, porque no andaba con vueltas, las cosas se tenían que hacer bien sí o sí. Se había sacrificado mucho para llegar hasta donde llegó, porque él empezó de cero y quería que su empresa sea reconocida. La historia del Commendatore es muy rica, porque había sido piloto, mecánico, constructor, empresario y periodista. Escribía muy bien y tenía una visión de futuro increíble, él estaba adelantado diez años con respecto a los demás. 

- ¿Cómo se desenvolvía don Enzo como empresario?
- El Commendatore era muy hábil, se manejaba políticamente y buscaba estar rodeado de los mejores asesores. Aparte tenía como amigos a grandes empresarios textiles, cerealistas y hasta el mismo Gillera, el de las motos, que colaboraban con él. Las marcas de aquella época, como Bugatti, Gordini y las inglesas desaparecieron, en cambio Ferrari todavía sigue parada, asociada con Fiat, pero sigue en pie. 

- ¿Cómo es su relación con los tifosi de Ferrari?
- En todos lados me han tratado muy bien, porque saben que soy parte de la historia. El afecto de los clubes de Ferrari me emociona, recuerdo que en una oportunidad viajamos con Fangio a los Estados Unidos invitados por un Club de Ferrari que tenía 5.000 socios e hicieron una fiesta maravillosa. Y ahora Ferrari no es sólo Italia o América, porque también se extendió con mucha fuerza por Schumacher a Alemania y en Asia ha crecido bastante en los últimos años.

Así, esta auténtica leyenda recorrió parte de la vida de la escudería más poderosa de la Fórmula 1. No por nada alguna vez Bernie Ecclestone reconoció que “cuando Ferrari estornuda, la F1 está resfriada”. Y en su oficina de la calle Uruguay, en pleno centro de Buenos Aires, rodeado de recuerdos, Froilán se entusiasma cuando hay que hablar de autos y de su querida Ferrari.

Por Walter Nápoli 
Nota publicada por El Gráfico en Julio de 2004  
0 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR