A VIGGO LO unen fuertes vínculos con la Argentina: aquí vivió durante su infancia y contrajo amor por San Lorenzo. También banca a Messi y no soporta a sus detractores.

Viggo Mortensen debe ser una de las pocas personas, sino la única, del mundo Holliwood que entiende y puede dar su palabra sobre los devenires del fútbol actual. El actor, que durante su infancia vivió en la Argentina donde contrajo su amor por San Lorenzo, sabe de qué está hablando cuando le preguntan sobre asuntos de la pelota; a diferencia de lo que ocurre con la mayoría de sus colegas de la cinematografía. A horas del estreno de su nueva película “Todos tenemos el plan” se hizo un tiempo para ahondar en el tema que fue tapa de la edición de septiembre de El Gráfico: Lionel Messi y sus detractores. Esa cofradía empeñada en negarle al rosarino el reconocimiento de número uno indiscutido, cuyos principales abonados son los portugueses Mourinho y Cristiano Ronaldo y el brasileño Pelé. “Messi nunca ha dicho que es el mejor y que merece el Balón de Oro, eso lo hace aún más grande. Es un ejemplo a seguir”, arrancó su defensa hacia el crack argentino.

"A Mourinho lo odio. No como persona, porque no lo conozco personalmente. Lo que odio es el planteamiento defensivo de replegarse cuando uno tiene un ataque de los más poderosos del planeta. Es como tener un Ferrari en el garaje y encender el motor, pisar el acelerador pero no ir a ninguna parte. Me parece una perdida de dinero, de tiempo y de posibilidades artísticas para el espectador y para los jugadores. Hay que dejar que los jugadores hagan lo que saben hacer”, disparó contra el entrenador portugués del Real Madrid. Es que a pesar de ser un hincha confeso del Merengue y admirador de Raúl, Viggo no tolera los manejos “arrogantes” de Mou. Aprovechó la ocasión para repasar el famoso piquete de ojos que el DT le propinó a Tito Vilanova, en ese entonces ayudante de Guardiola, en la Supercopa Española del año pasado. “Nunca se atrevería a meterle el dedo en el ojo al Cholo Simeone porque le rompe el culo a patadas, sin intermediarios ni pausas”, comparó.

A Cristiano Ronaldo también le dedicó una interesante porción de tiempo. Al principio fueron tiros por elevación, sin mencionar el apellido del portugués, pero dejando en claro a quién se estaba refiriendo: “No me gusta la gente que lo primero que hace después de meter un gol es correr a la cámara de televisión y que esperan que vengan los compañeros a felicitarle. Yo prefiero el que primero se alegra por el equipo y no por sí mismo. No me gustan los jugadores que se tiran al suelo ni los que patalean cuando les quitan la pelota. Me gusta los que 'laburan', por eso me gusta Raúl, que no se rinde nunca y que siempre tira hacia delante pensando en el equipo. Del equipo actual me gusta Higuaín y Callejón". Algunas frases después, no tuvo reparos: “Cristiano Ronaldo, hay que decir que es un animal, una bestia, un ejemplo de preparación física pero no le ayuda que salga a decir que es el mejor. No tiene nada que hacer hasta que no sea consistente como jugador de equipo, generoso, porque ha demostrado que puede pasar la pelota mejor que nadie, saltar, correr, ir de cabeza, todo. No se debería quejar tanto, no tirarse al suelo y jugar para el equipo. Si quiere ser el mejor del mundo lo puede ser, pero se le van a acabar los años entre tanta queja y lamentos. Con los regalos que le ha dado su Dios, debería ser un poco más agradecido, le iría mejor a él, a Portugal y al Real Madrid”

“Pelé me da asco”. El rechazo hacia el astro brasileño también está relacionado con Messi. Viggo no le perdona aquella “absurda” exigencia de O Rey para la Pulga cuando el campeón del mundo con Brasil dijo que para ser el mejor del mundo, el rosarino debía superar primero a Neymar. “Lo respeto mucho menos ahora a Pelé por las cosas que dice, como por ejemplo que Neymar es mejor que Messi. Es absurdo. Pelé y Maradona tienen que aceptar que Messi ya los ha superado”.

Después de leer las declaraciones de Mortensen al diario Marca, es imposible no sospechar que el actor se haya internado en las páginas de la actual edición de El Gráfico. Como en la nota de tapa del número de septiembre de esta revista, hizo un repaso por la situación actual de los nombres que le disputan a Messi un lugar indiscutido. Los vínculos que lo unen con la Argentina son demasiado elocuentes. A la infancia y el amor por el club de toda la vida se le suma el apego por el andar sencillo y tranquilo de quien no necesita autoproclamarse el mejor de todos.

0 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR