Gonzalo Higuain

Cuando terminó la temporada, Gonzalo Higuaín no tenía asegurada la continuidad en el Real Madrid. En ese equipo récord que le ganó la Liga mano a mano al Barcelona, el francés Karim Benzema se consolidó como acompañante de Cristiano Ronaldo. Las bajas proyecciones de titularidad para la 2012-2013 sugerían mirar nuevos horizontes. Sin embargo, según el diario deportivo español Marca, Pipita desistió de emigrar. La Juventus le ofreció una ficha anual de 7 millones de euros, el doble de lo que percibe en Madrid, y la respuesta fue un no rotundo. Una charla con el entrenador José Mourinho y su deseo de ganar la Champions League lo instaron a la negativa.

El mismo medio explica la cronología de los hechos. Los dirigentes de la Juventus tantearon primero a su padre, Jorge. El Pipa mayor, encargado de la representación de su hijo, les advirtió a los italianos que no podía dar una respuesta hasta tanto no conversara con su hijo. Pero no cerró la puerta. Es que el jugador estaba esperando un ofrecimiento de este tipo para poder elegir entre el Real Madrid y otro destino de fuste similar. El Paris Saint Germain también había preguntado por él antes de decidirse por el sueco Zlatan Ibrahimovic.

“Lo que hablé con Mou es un tema nuestro, no voy a decir nada al respecto. Sí tuvo que ver, tanto la reunión, como mi familia, como el Bernabéu la última vez, como los compañeros. Es lo que me da fuerza para estar aquí y para afrontar este año con el máximo optimismo y la máxima ilusión posible. El cariño de todos me dio mucha fuerza para seguir", dijo el delantero sobre la reunión que mantuvo con el portugués, clave para su continuidad.

En el último año, el argentino fue mencionado como moneda de cambio para que otras estrellas desembarcaran en el Santiago Bernabéu. Se dijo que podría ir al Manchester City y destrabar el arribo de su compatriota Sergio Agüero. También sonó para partir rumbo a Milan si es que Florentino Pérez se decidía a ir en busca de Ibrahimovic. También sufrió una lesión en la espalda que lo relegó al banco de suplentes. “Fue un año duro. Sinceramente, no tuve muchas oportunidades de jugar pero bueno, en el último partido me tocó y pude convertir el gol en el partido que definió la Liga”, le dijo el Pipita al mismo diario luego del final de competencia. La noche de la consagración, victoria 1 a 0 del Real ante el Deportivo La Coruña, el argentino recibió una camiseta del equipo firmada por todos sus compañeros. La prensa interpretó el gesto como una señal de despedida, y el hermetismo del 9 motivó aún más la sospecha. El mismo lo explicó: “La camiseta no fue una despedida, fue una camiseta que pedí firmar para tenerla como recuerdo personal. Me quedo en este club porque acá pude ganar títulos, cumplí sueños y ojalá que este año se puedan conseguir otros, como la Champions, pero afronto esta temporada como el primer día que llegué aquí, con mucha ilusión”.


0 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR