EL JOHAN CRUYFF de los Balcanes. Se destaca por su claridad para generar juego en el mediocampo. Jugó el Mundial de Sudáfrica y las Eurocopas 2008 y 2012..

El mercado de verano en Europa, al menos por ahora, no ha sido sacudido por operaciones millonarias que incluyan a estrellas de primer orden. La Eurocopa que finalizó días atrás adormeció el ambiente del mejor fútbol del mundo. Sin embargo, Florentino Pérez siempre está dispuesto a rascar la billetera y dar el golpe en el mercado. El presidente del Real Madrid no puede negarse ante la voluntad de José Mourinho. Y esta vez el técnico portugués le puso el ojo al volante croata Luka Modric.

A Mou lo convence la versatilidad del hombre del Totteham, que ofrece claridad para ocupar una banca en el mediocampo y puede adelantarse para jugar de Ozil cuando el alemán no esté. Existe un problema: la intransigencia del equipo inglés, que no está dispuesto a aceptar ninguna cifra inferior a los 40 millones de euros. Según el diario Marca, el Merengue apuesta a que el deseo del jugador termine equilibrando la balanza a su favor. El croata ya le comunicó a su representante su intención de mudarse a la capital española. La estrategia de Florentino implica la intercesión del futbolista y que sea el propio Modric quien les exija a los directivos del Tottenham una baja en las pretensiones económicas. Daniel Levy, presidente del club londinense, tiene fama de difícil. El dato es, al mismo tiempo, una complicación y un alivio para los dirigentes del Real Madrid. Son conscientes de que deberán negociar una cláusula de rescisión fijada en 40 millones de euros. Pero al mismo tiempo juega a su favor la decisión irrevocable del inglés de no escuchar ofertas que provengan de competidores directos. Por eso el año pasado declinó la propuesta millonaria de Roman Abramovich para llevarlo al Chelsea. Y le advirtió a Sir Alex Ferguson, otro de los que preguntó por el croata, que no se hiciera ilusiones con ver al volante vistiendo los colores del Manchester United.

El trueque es un escenario probable. El técnico del Tottenham Andre Vilas-Boas ve con buenos ojos la chance de sumar al brasileño Kaká, sin lugar en el esquema de Mourinho. Otra nombre que figura en la carpeta de los ingleses es el del portugués Ricardo Carvalho. Cualquiera de estas dos salidas incluiría también una importante suma de dinero.

Le dicen el Johan Cruyff de los Balcanes. A los 16 años lo fichó el Dínamo de Zagreb pero lo cedió a préstamo al fútbol de Bosnia. Dos temporadas más tarde regresó a su club para consagrarse en el fútbol de su país. En 2006 debutó con los colores de la selección nacional (triunfo croata 3 a 2 sobre la Argentina de Lionel Messi y Juan Román Riquelme) y en 2008, antes de la Eurocopa de ese año, el Tottenham pagó 21 millones de euros por su pase. El técnico español Juande Ramos se fascinó con ese rubio mediocampista que fue el artífice del triunfo histórico de su selección sobre Inglaterra, en Wembley, en noviembre del 2007. Esa noche, los croatas derrotaron 2-3 a los inventores de fútbol y los dejaron sin Euro.

La comparación con el astro holandés surge por su parecido físico y también por sus aptitudes para manejar el juego de su equipo. En un fútbol como el inglés donde las buenas habilitaciones cotizan en oro, Modric se destaca por su inteligencia para oficiar de conector entre el mediocampo y la delantera.  Mourinho apuesta a que su capacidad construya la transición limpia entre los de abajo y los de arriba. En el plantel merengue existen algunos nombres con prestaciones similares: Xabi Alonso, Sami Khedira y Lassana Diarra

También el Paris Saint Germain le puso el ojo encima. El técnico del equipo galo, el italiano Carlo Ancelotti, no escatimó elogios cuando le preguntaron por él. Aunque esquivó la pregunta sobre el deseo de su equipo de sumar al volante.

0 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR