Blogs /

Blogs

Baño de sangre, 12 preguntas y 12 respuestas

- por Martín Mazur: 01/02/2012 -

Si alguien no estuvo en las últimas dos horas, aquí un resumen de lo que ocurrió tras un partido de fútbol en Egipto, y que acabó con decenas de muertos.

¿Qué se jugaba?
Un partido de fútbol. Al-Masry contra Al-Ahly, por la liga de fútbol de Egipto, en la ciudad de Port Said, a 220 kilómetros de El Cairo, sobre el Mediterráneo.

¿En qué terminó?
En un baño de sangre. La tragedia aún tiene dimensiones poco claras. La cuenta de muertos se eleva a medida que pasan los minutos. Oficialmente son 73, con más de 1000 heridos en los hospitales.

¿Había ocurrido alguna vez una cosa semejante?
No. Es la peor tragedia del fútbol de ese país y también, de acuerdo a las cifras, sea la mayor de la historia del fútbol. En Heysel, Bruselas murieron 39 en el Juventus-Liverpool de 1985. En la Puerta 12 del Monumental, murieron 71 en junio de 1968. En ambos casos, los muertos se produjeron por aplastamientos, algo que en este caso aún no está confirmado.

¿Cómo se produjeron las muertes?
Aún no está claro donde se produjo el principal foco de muertos. Fracturas de cráneo, cortes, traumatismos y asfixia, por ahora las causas principales de los cadáveres que se apilaron en el estadio y en los alrededores. Parte del estadio terminó en llamas, de acuerdo a lo registrado por las cámaras de la cadena estatal egipcia, pero el fuego no habría sido causa de las muertes.

¿Cómo se iniciaron los incidentes?
El choque empezó en las tribunas, con cantos y carteles. Provocaciones que terminaron dando lugar a la invasión. Una estampida de hinchas de Al-Masry que forzaron la salida veloz de los jugadores del Al-Ahly, tal como se vio en el primer video difundido por el periódico Arham.

¿Había influido el resultado del partido?
No. El partido había terminado con victoria 3-1 para el Al-Masry. La invasión se concretó cuando el árbitro decretó el final, en un contexto de festejo, no antes.

¿Era un partido de alto riesgo?
Sí, la rivalidad entre ambos equipos era fuerte, pero el odio entre las hinchadas había ido en aumento en el último tiempo, según reporta Al Jazeera.

¿Influyó la revolución contra Mubarak?
No tuvo directamente que ver con el encono entre ambas hinchadas (los que apoyaban abiertamente al régimen eran los del Zamalek) pero la caída de Mubarak sí repercutió en todos los estamentos de seguridad en el país. Sin embargo, la Hermandad Musulmana, principal fuerza política en el país, denunció que simpatizantes del expresidente Mubarak instigaron a la violencia. "Los eventos de Port Said fueron planeados como un mensaje por los remanentes del antiguo régimen", escribió el miembro del parlamento Essam al-Erian en el sitio web del partido Libertad y Justicia.

¿Por qué no había suficientes fuerzas de seguridad?
Muchos denunciaban que tras la revolución, los espectáculos deportivos, entre otros eventos, estaban a merced de la voluntad popular, sin suficientes fuerzas de seguridad para contener desbordes, en parte para “evitar” así enfrentamientos entre la gente y los militares. “El ejército quería evitar cualquier enfrentamiento con el pueblo egipcio”, dijo en declaraciones televisivas Ismail Etman, vicejefe de Gabinete, quien a su vez apuntó contra otro funcionario: “La seguridad del partido era responsabilidad del ministro del Interior”.

¿La violencia se extendió a otros partidos?
No. Consciente de la situación que ocurría en Port Said, el árbitro de Zamalek-Ismaily, partido que se jugaba en El Cairo, lo suspendió en el entretiempo.

¿Qué dijeron los jugadores?
“El vestuario se convirtió en una morgue”, fue la declaración del arquero Ahmed Nagy. “Esto no es fútbol, es la guerra. La gente muriendo delante de nosotros, sin seguridad ni ambulancias. Hay que cancelar la liga. Un día como el de hoy no puede ser olvidado”, dijo el jugador del Al Ahly Abo Treika al canal del club. “Es nuestra culpa por haber jugado este partido. Las autoridades tienen miedo de cancelar la liga porque sólo les interesa el dinero, no les importa nada de las vidas de la gente”, disparó Mohamed Barakat, minutos después de haber visto morir a un hincha a las puertas del vestuario.

¿Cómo sigue la situación?
El corresponsal de la Al Arabiya señaló que se registraron llamamientos entre los hinchas del Al-Ahly en El Cairo, sobre todo de la facción Ultras, para dirigirse a Port Said y vengar a los hinchas muertos. La tensión va en aumento. El Parlamento convocó a una sesión de urgencia para tratar el tema. La Fuerza Aéreo de Egipto envió aviones para evacuar a jugadores, hinchas y trasladar heridos, que ya serían 1000. La liga está suspendida indefinidamente.
 
- por Martín Mazur: 01/02/2012 -