LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

Gustavo López: "Hice todo para terminar mi carrera en Independiente"

- por Diego Borinsky: 18/01/2012 -

Hoy , a los 38 años, vive en Vigo y comenta fútbol español y argentino por TV y radio. Asegura que ya no se puede discutir a Messi.

 

 

Nota publicada en la edición diciembre 2011 de la Revista El Gráfico

GUSTAVITO, hoy, a los 38 años. Vivie en Vigo, España, y comenta fútbol español y argentino por radio y TV.

1 ¿Te retiraste del fútbol? No hubo anuncio ni noticias, acá.
Es que tampoco tuve la intención de hacer demasiado ruido, ¿vale? Mi deseo era terminar mi carrera en Independiente, pero hubo una confusión general; se dijeron algunas cosas y la gente que piensa que no volví por un tema económico, se equivoca, y se equivoca de largo, eh, con el tiempo cada vez más gente se da cuenta de que no fue así. Ahí se cortó el fútbol para mí, porque si no terminaba en Independiente, no terminaba en ningún lado. Esto pasó a mediados del 2008, y enseguida arranqué analizando partidos.

2 ¿Qué estás haciendo ahora?
Comento fútbol por radio y televisión. Vivo en España, en Vigo, y viajo los fines de semana a Madrid, donde trabajo para Canal +. Allí comento un partido de la Liga española y luego hago un programa con todos los resúmenes de Primera y Segunda. Para la radio del grupo Prisa comento e informo sobre el fútbol argentino.

3 Te la pasás viendo partidos.
Efectivamente, vivo viendo partidos de fútbol. Comparto el equipo con otros exjugadores de la Selección española: Rafa Alkorta y Santi Cañizares. Empecé con Argentina en las Eliminatorias pasadas, seguí en el Mundial, luego la Copa América y ahora hago de todo un poco.

4 ¿Si arreglabas con Independiente hubieras jugado un tiempo más?
Sí, por lo menos un año, yo ya tenía todo armado para volver a la Argentina después de 13 años en el exterior pero no se llegó a un acuerdo con mi padre, que es mi representante, y ahí se terminó todo. Dije “Hasta acá llegué”. Y punto. Tampoco iba a andar llamando a una conferencia de prensa para anunciar mi retiro, ¿vale?

5 ¿Borghi, que era el DT en ese momento, te preguntó si estabas dispuesto a ser suplente?
Yo no tuve ningún contacto con Borghi, jamás hablé con él. Eso que se dijo es mentira. Por otro lado, no tenía ningún problema en ir al banco de suplentes. Yo iba a Independiente sin pretensiones; mi única condición era retirarme en el club del que soy hincha, en el que me formé y con el que gané 4 títulos.

6 ¿Por qué no volviste, entonces?
Hubo muchas interferencias en las reuniones. No creo que nadie en particular me haya bajado el pulgar, que dijeran “A Gustavo López no lo quiero por nada del mundo”, sinceramente no me parece que haya pasado eso. Mi padre se sentó un par de veces con el dirigente Sciacaluga y no se llegó a un acuerdo.

7 ¿Pediste mucha plata?
Nunca se llegó a hablar de números claramente. No fue por un tema exclusivamente económico. Mi predisposición por volver estuvo siempre. Mi padre les dijo: “Pongan los números que quieran, que Gustavo viene”. Pero no se pudo.

8 ¿Será que ellos te buscaron un par de veces antes y vos no quisiste ir, entonces cuando vos pensaste en volver, el que dijo “No” fue Independiente?
Las veces anteriores yo tenía un contrato en vigor con el Celta, y estaba bien y compitiendo en copas europeas. Hay muchas lecturas posibles, pero la cuestión es que me quedé sin volver. Mi padre hizo todo lo que tenía a su alcance, pero no se pudo.

9 Comparada había declarado que quería que los ídolos terminaran su carrera en el club, ¿mintió?
Eso se lo tendrían que preguntar a él, si es que de verdad soy ídolo de Independiente. Si es así, evidentemente algo falló. Con la mano en el corazón, considero que hice todo lo posible para terminar mi carrera en Independiente, pero no siento ningún tipo de rencor ni tengo mala onda con el club, todo lo contrario, sigo siendo fanático del Rojo y quiero que le vaya lo mejor posible y me puso muy contento la cancha nueva, ¿vale?

10 ¿Por qué España y no Argentina?
Porque terminé de jugar acá y enseguida apareció esta oportunidad muy buena de trabajar como comentarista. Me lo propuso Julio Maldonado, un gran analista de fútbol internacional, junto a Carlos Martínez y Nacho Aranda. Sigo haciendo lo que me gusta, que es ver fútbol, estoy continuamente empapado de fútbol y bueno, al tomar la decisión de afrontar esta aventura, decidí quedarme en España. Y lo hago con mucha ilusión. Les estaré siempre agradecidos por brindarme esta oportunidad.

11 ¿Te hubieras vuelto a la Argentina si surgía algo?
No lo sé, es hablar sobre supuestos. Ahora me siento muy bien acá, la familia está bárbaro y yo hago lo que me gusta. No hay mucho que pensar.

12 ¿Qué te gusta de la vida que llevás allá comparada con la que llevarías acá?
Hace tanto tiempo que estoy acá... Cuando vivía en la Argentina era joven, soltero; hoy estoy casado, tengo tres hijos, una vida muy tranquila, no hay problemas con la seguridad, me siento muy a gusto. Vigo es una ciudad hermosa, cómoda, la gente es muy amable. Por supuesto que se extrañan las raíces, los amigos y la familia, pero cada vez que puedo me los traigo...

13 Vos siempre fuiste muy apegado a tu viejo.
Sí, por eso vienen seguido y se quedan también muchísimo tiempo. En realidad están más acá que en la Argentina. Vienen, pasean, están con los nietos, disfrutan....

14 ¿Pensás volver a la Argentina en el futuro o ya te quedás en España?
Nunca se sabe, la realidad es que estoy cómodo, con un trabajo que me ilusiona muchísimo, con tantas cosas por aprender... Me gusta lo que hago, me hace feliz, ¿vale? Porque veo mucho fútbol, porque trabajo con gente profesional al cien por ciento que te hace ver otra parte del fútbol. A mí me tocó vivir una parte con mucha alegría y felicidad, la de jugador, y ahora estoy del otro lado y también me gusta muchísimo.

15 ¿Viste que los periodistas no somos tan malos?
Como todo en la vida: hay gente muy buena y otra no tan buena en el fútbol, en el periodismo y en todos lados. Pero es atrapante ver cómo se trabaja desde este lado.

16 ¿Dónde ves los partidos?
Tengo mi lugar especial en casa, con mi ordenador, mi tele. A veces veo dos partidos a la vez, tengo también mis apuntes. Eso sí: me gusta estar solo. Miraré unos 15 partidos por semana, más o menos, además de los resúmenes del resto.. Si en la semana hay competencias europeas, veo dos partidos de Champions los martes, dos los miércoles, dos de Europa League el jueves y luego los de la Liga y también los de Argentina. Y en algún momento, si tengo ganas, también liga alemana, italiana o inglesa, porque hay jugadores de ahí que pueden venir al año siguiente, así ya los voy conociendo...

17 Estás hecho un mini Bielsa...
Noooo, es difícil llegar a ese nivel de exigencia y de conocimiento. Marcelo es un estudioso, un metódico del fútbol.

18 ¿Qué mirás cuando comentás un partido de fútbol?
Aporto mi punto de vista como exfutbolista, cosas que por ahí la gente no llega a observar o comprender. Intentamos analizar en profundidad los detalles de un partido.

19 Dame un ejemplo.
Ayer, en Colombia-Argentina, la gente quizás no se detuvo a observar que el que inicia la jugada del segundo gol es Agüero y que luego llega al área y termina definiendo. ¿Por qué ocurre eso? Por una cuestión de ambición, de ganas, de instinto asesino en busca del gol. Eso lo tiene el Kun, y por un plus de suerte de que le cae a él la pelota. ¿Por qué Messi con el Kun tiene más protagonismo? Porque es un buen socio, porque distrae la atención y ahí Messi se siente más cómodo.

20 Es más fácil desde arriba que desde abajo, ¿no?
Mucho más fácil, sin duda, abajo todo cuesta más, por eso cuando comento doy el punto de vista tratando de entender al futbolista. ¿Por qué no llegó a esta jugada? ¿Qué le pudo haber pasado? Con esas observaciones intentamos colaborar con el relator. Yo creo que todo tiene un porqué y una lógica.

21 ¿Qué hacés cuando no comentás?
Me ocupo de temas personales, de algunos negocios, y después trato de compartir lo más que puedo con la familia. Tengo dos hijas de 11 y 7 años y un varoncito de 3. Yo estuve mucho tiempo afuera de mi casa por el fútbol, no me arrepiento, eh, pero ahora quiero ver crecer a mis hijos, compartir cosas con mis amigos y disfrutar en familia, que es lo más importante. A mí me marcó mucho la pérdida de mi abuela Josefina, con la que me crié, y por eso también siempre fui muy familiero y le di prioridad a mi familia. La vida tiene prioridades y hay que saber elegirlas y encontrarlas.

22 ¿Tenés una escuelita de fútbol?
Es un campamento de verano en Cabeza de Manzaneda, una estación de esquí que en verano ofrece otras cosas. Es un campus de fútbol que lleva mi nombre y al que los niños van una semana entera: tienen las cuatro comidas, reciben la instrucción con la pelota, hay charlas con exfutbolistas y médicos, y a la tarde hacen otras actividades. Hay un tope de 50 niños, por la cantidad de camas, y lo hicimos con la diputación de Pontevedra. Yo doy clases de fútbol con los profesores y charlas.

23 ¿Se puede enseñar el fútbol?
Todo se puede enseñar. Y nunca es tarde para aprender. Cuando hay ganas, humildad e ilusión, siempre se aprende.

24 ¿El talentoso nace o se hace?
El que tiene talento es porque nació con eso. Después, podés perfeccionar muchos aspectos, por ejemplo a pegarle de derecha o con el empeine, pero el talento viene de fábrica, según mi opinión.

LA PRIMERA, Clausura 94. Con Garnero y Rambert; padres en la remera.

25 ¿Te trae nostalgia seguir el campeonato argentino?
La sensación es hermosa, porque me encanta el fútbol, porque me gusta el ambiente de nuestras canchas y porque me trae lindísimos recuerdos.

26 ¿Por qué se juega tan mal en la Argentina?
No sé si se juega tan mal, diría que el nivel es parejo y que ha bajado en relación a cuando yo jugaba, porque los futbolistas emigran muy jóvenes a Europa, a los clubes les cuesta mantener a sus figuras y así el nivel va decayendo inevitablemente.

27 ¿Te identificás con otro, por jugar parecido a vos?
Cada jugador tiene su estilo y su personalidad, lo que sí está claro es que hoy se acabaron los extremos, los wines izquierdos como era yo. Hoy prevalecen más los volantes en movimiento, no hay una posición fija salvo en la defensa, antes los que llegaban al fondo y tiraban centros eran los wines, hoy lo hacen los laterales.

28 ¿Apodo de pibe?
Cuervo. Me lo pusieron Dany Garnero, Desio, toda esa banda del Rojo, por un dibujito animado que se me parecía. Todavía me llaman así cuando nos vemos.

29 ¿Se parecía por la nariz?
Efectivamente, por la nariz, también por el color, porque era negrito como yo...

30 ¿Sufriste muchas privaciones de pibe?
Soy de una familia muy currante, eh, ¿cómo se dice? muy trabajadora, ¿vale? Todo se hacía con mucho sacrificio pero mis padres nunca me hicieron faltar nada. Siempre tuve mi comida, los botines, las zapatillas, los útiles escolares. Lo más importante es lo que me inculcaron: ir al colegio, estudiar, hacer bien las cosas, ser buen tipo. Me bancaron siempre.

31 ¿Laburaste?
Sí, repartí vinos con mi viejo durante muchos años. Fue buenísimo. Ibamos juntos, cargábamos las damajuanas en la furgoneta, parábamos a comer algo y seguíamos. Ibamos por los barrios, tocábamos timbre y bajábamos los vinos. Compartir 6 o 7 horas por día con tu viejo te acerca muchísimo, te vincula, por eso siempre fui tan apegado a ellos.

32 ¿Vos te las rebuscabas? No sos un derroche de fortaleza. Y… había que ir al frente como loco, así que le daba duro. A la noche, alguna damajuana destapábamos en casa.

33 Brisas de Primavera.
Sí, claro, el club de papi fútbol donde empecé a jugar con 5 años. Compartía equipo con Seba Rambert y el entrenador era mi papá. Andábamos muy bien. Allí jugué hasta que entré en Independiente, hasta los 12 años.

34 ¿Cómo era tu viejo como DT?
Muy exigente, un mini Bielsa como decías vos (risas). Le encantaba ver a los equipos rivales, preparaba el partido con gran dedicación. A él le encanta el fútbol, lo vive con una intensidad tremenda...

35 O sea que cuando te agarró Bielsa en la Selección...
Sí, sí, ya estaba curtido por mi padre (risas).

36 ¿Vos fuiste futbolista para cumplirle el sueño a tu viejo?
Yo fui futbolista porque amo el fútbol, porque dormía con un balón debajo del brazo y porque a mi viejo siempre le gustó y me lo inculcó. El fue portero de un club de barrio, Brisas de Primavera. Atajaba muy bien, pero en esa época tenía que trabajar y estudiar y no eran compatibles con el fútbol. Es muy fanático de Independiente y me lo inculcó. Tenía una gran colección de revistas y me contaba las historias de esos grandes valores de Independiente. Hizo muchos sacrificios para estar a mi lado, para llevarme a entrenamientos, para acompañarme en las malas; y después tuvo sus frutos. Entonces, llegar a la Primera de Independiente para mí fue una satisfacción enorme porque es mi padre y mi ídolo y creo que para un padre, que su hijo sea lo que él quiso ser siempre, debe significar un gran orgullo.

37 ¿Recordás qué te dijo Bochini el día de tu debut?
El ya se acercaba a hablar conmigo cuando yo jugaba en Reserva. Me aconsejaba, me decía que tuviera la cabeza siempre levantada, que eligiera la jugada antes de recibir, “Mirá a tus costados, tené el panorama del campo, pensá dónde podés mandar el balón antes de que te llegue”, esas cosas.

38 Claro, para él era muy fácil todo eso.
Ni hablar. A Bochini la única patada que le llegaron a dar fue la que lo retiró del fútbol, porque a las anteriores las esquivó todas. El veía las jugadas antes que los demás. Era un crack. Y bueno, te decía, ya me hablaba cuando jugaba en la Reserva y el día anterior a debutar contra Boca, el 1 de diciembre de 1991, me llamó con Fren y me habló en el hotel. Me dijo que si me tocaba jugar lo hiciera con tranquilidad, que me divirtiera en el campo de juego, que hiciera lo que venía haciendo.

39 ¿Cómo te fue en el debut?
Bien, entré en el segundo tiempo por Nannini. La primera que agarré, encaré a Giunta, la tiré larga y me levantó por el aire, como si me dijera “Bienvenido al fútbol profesional”. Me acuerdo de que estaba en el piso y escuchaba la voz ronca del Negro Monzón protestándole al árbitro por la patada. Terminamos 1-1.

40 A Bochini lo tenías en un poster en tu casa y terminó haciéndote debutar; las vueltas del destino, ¿no?
Mi viejo era fana fana de Independiente, lo sigue siendo en realidad, y en el rincón donde trabajaba en casa tenía una habitación llena de posters que sacaba de El Gráfico. Tenía a Bernao, Mura, Savoy, al Negro Galván, Santoro, Hacha Brava Navarro, a Bochini, lógicamente. Me contaba las historias de esa época, las finales que ganaban, cómo se divertían jugando. Muy fanático del Rojo mi viejo, por eso me quedó la espina de no haberme podido retirar en el club, entre otras cosas.

41 ¿Sentiste que Bochini te protegió, intentó que seas su sucesor, te apadrinó especialmente? Bochini protegía a esa clase de jugadores. Pasó con Garnero, con el Muñeco Ruizdíaz, también conmigo. El mimaba y cuidaba mucho a esos jugadores, quizás porque se veía reflejado de algún modo. Conmigo tuvo una relación increíble. Fue mi ídolo, después me aconsejó, más tarde me hizo debutar, me invitó a su partido homenaje y, encima, me hizo su último pase gol para que yo la metiera en ese partido homenaje. Y ojo que Bochini sabe muchísimo de fútbol, eh, aunque la gente quizás piense lo contrario, por ahí le cuesta expresarlo en grupo, pero sabe mucho. Cada vez que estoy en Buenos Aires y tengo tiempo, trato de verlo, de ir a comer con él, a charlar.

42 ¿Vos lo llamás?
Sí, claro, tenemos amigos en común. A mí me gusta juntarme con gente con la que he jugado y compartido momentos importantes de mi vida, con gente de la que he aprendido mucho.

43 Es raro: la mayoría de los jugadores se van distanciando de sus excompañeros con la excusa de que cada uno está en la suya…
A mí no me pasa, sino todo lo contrario. No recuerdo una navidad o fin de año en que no haya visto a Dany Garnero, por ejemplo. Con Rambert también hablamos y nos vemos seguido, con Dieguito Cagna, con Tiburcio Serrizuela, con Burruchaga, con toda esa banda de Independiente mantenemos contacto. Hablo mucho con Gareca, con el Tapón Gordillo nos vemos, con Bochini. Son toda gente que se ha comportado muy bien conmigo, que me ha dado una mano muy muy grande, y si hoy estoy donde estoy es también en gran parte gracias a ellos. El Negro Monzón, el Luli Ríos… Es de bien nacido ser agradecido.

44 ¿En qué te ayudaron?
En hablarme, en aconsejarme de qué forma jugar, cómo sacarle más provecho a la carrera. Monzón, Gareca y Gordillo, lo primero que me decían, por ejemplo, es que nunca iba a saber cuánto dura la carrera de un futbolista, si iba a ser corta o larga, que iba a depender de la suerte, de las lesiones, de entrenadores que por ahí te ponen o te sacan, y que entonces había que aprovecharla y disfrutarla al máximo. Que entrenara a consciencia porque en ese momento era joven, pero a los 35 años el físico iba a ser mi tanque de combustible. Todo eso.

SELECCION. Jugó con Passarella y con Bielsa. El Loco lo ponía por la derecha y lo llevó al Mundial 2002, aunque no jugó ningún partido.

45 ¿Es muy pesado el cartelito de “heredero” de Bochini?
No, porque él mismo te sacaba esa responsabilidad. Bochini hubo uno solo y no va a haber más, como hubo un solo Maradona y hay un solo Messi. Goleadores puede haber muchos y de diferentes estilos; pero de este tipo de jugadores, no, son únicos, entonces yo jamás me lo tomé de esa manera. Yo buscaba mi identidad.

46 Un partido especial como hincha.
Sobre todo aquellos en los que fui alcanzapelotas. Me quedó grabada la final de la Supercopa que perdimos contra Boca por penales en Avellaneda. Esa noche me fui a mi casa llorando.

47 Me imagino el doble gusto por haberla ganado después, en el 94, justo contra Boca.
Y sí, fueron muchas cosas. Primero, porque era la Copa que le faltaba a Independiente, que nunca había ganado. Después, porque era contra Boca y porque hacía como diez años que el Rojo no ganaba una Copa. Y porque era una revancha de la anterior. Pero, sobre todo, porque venía de una lesión bravísima en la rodilla; había sufrido muchísimo con mis amigos y mi familia, sin saber si iba a poder jugar otra vez. Por eso siempre tengo presente a esa gente.

48 ¿De quién aprendiste más en tu carrera?
Como persona, de mi padre, ¿vale?, de lo que es sacrificarse, ser humilde. Y a nivel deportivo de los que fui nombrando.

49 ¿Quién te cautivó más en una cena, en un café hablando de fútbol?
Me encantaría tener muchísimas más charlas con Bielsa, con el Coco Basile, con Marchetta, con el Cholo Simeone. A mí, hablar de fútbol no me cansa. Con Víctor Fernández, al que tuve en Zaragoza; con Pedro Herrera, Félix Carrero... hay muchos.

50 ¿Te sorprende que a Gareca le esté yendo tan bien como DT?
Para nada me sorprende, si en mi época el Flaco era el entrenador dentro del campo de juego. Vos ahí ya te das cuenta cuando uno tiene esa pasta de entrenador, el Cholo era lo mismo en la Selección.

51 ¿A vos no te interesa ser DT?
Sí, por supuesto que me interesa. No en este momento, porque estoy con otra cosa; pero en un futuro no lo descarto.

52 ¿Te costó el día después o lo venías trabajando?
No me costó nada porque corté y enseguida seguí con lo que me gusta, que es el fútbol, trabajando en esto que es espectacular. A veces veo un Racing-Independiente o un Argentina-Brasil o partidos de un Mundial y me dan ganas de entrar a jugar, pero no lo extraño porque vivo muy feliz como estoy viviendo. Y, aparte, porque gané en calidad de vida.

53 ¿Estás más español que argentino?
¿Vos decís por algunas palabras que uso? No, esos son detalles, pensá que estoy en España desde el 96 y muy agradecido del trato que he recibido del pueblo español, me siento muy adaptado, sí, y a gusto. Aparte están los orígenes: mis abuelos paternos eran españoles de Galicia.

54 ¿En qué te sentís español y en qué argentino?
No me siento de un lado ni del otro. Vivo en España muy a gusto y feliz, y cuando viajo a la Argentina me siento igual. Sigo tomando mate, comiendo asados y panqueques con dulce de leche, allá tengo a la familia y amigos, acá tengo mi lugar de trabajo y residencia.

55 ¿Es cierto que tenías a Menotti al lado del delivery de pizzas?
Ja, ja, es cierto, tenía notas de Menotti pegadas en la heladera. Eran diferentes entrevistas. A mí me gusta el fútbol que él pregona, aunque está claro que no hay una sola manera de ganar y cualquier táctica es respetable. Entonces ponía ciertas notas en la heladera para leerlas al pasar, estaba en una edad para motivarme.

56 Tu día más feliz en el fútbol.
Cuando debuté en Primera. Un sueño cumplido.

57 ¿Y el más triste?
Cuando me rompí los ligamentos en un entrenamiento de pretemporada en Córdoba, solito. En ese momento no sabía si iba a seguir jugando, no sabía cómo iba a quedar, eran muchos meses de tratamiento, incertidumbre, recién se empezaba con la artroscopia. Hasta que no te recuperás, no sabés cómo va a terminar la historia.

58 Tu mejor partido en Independiente.
Contra Flamengo en el Maracaná, la final de la Supercopa 95.

59 Un título.
La primera Supercopa, porque era la única que le faltaba al club.

60 ¿Qué recordás de la vuelta olímpica en el Maracaná?
Que era un partido chivísimo, que habíamos ido a ese gigante repleto con una renta normal, un 2-0 que no definía nada. Que ellos tenían a Romario, Savio, jugadores ilustres y que lo aguantamos y dimos la vuelta olímpica en un estadio donde muy poquitos la dieron. No olvidaré jamás que estaban mis padres presentes en la tribuna viviéndolo como hinchas y que daba la vuelta con jugadores históricos que estaban por terminar su carrera, como Clausen y Burru.

61 ¿Te preocupa el promedio de Independiente? ¿Creés que se puede ir a la B como River?
El promedio está ahí y es la realidad de Independiente, pero creo que Ramón Díaz y su gente están capacitados para sacarlo adelante, esperemos que les den tiempo.

62 ¿Te tomaste muy dramáticamente irte a segunda con el Celta o allá el entorno hace que sea más tranquilo que acá?
Lo ven distinto en España, lo toman como una rebeldía, algo así como decir “Así como bajamos, ahora tenemos que subir el próximo año”. Y están constantemente a tu lado. Sentís la decepción por bajar de la elite pero, como las lesiones, irte a la B es una posibilidad que forma parte de tu profesión como futbolista.

63 ¿Qué te genera ver a Independiente?
Veo todos los partidos y, si no puedo, los grabo y los miro después. Los veo como hincha, me pongo mal cuando pierde y contento cuando gana.

64 ¿No te da envida o nostalgia ver a tu amigo Rambert sentado en el banco de suplentes?
Envidia no, porque estoy muy bien con lo que hago. Me pone feliz por él que tiene trabajo, y en Independiente. Uno quiere lo mejor para sus amigos. Nostalgia no, él decidió estar ahí. Más adelante, si decido ser entrenador, quizás hable de otra forma.

ULTIMA Copa, en Maracaná. Con Faryd, Mazzoni, Bustos y Tiburcio.

65 ¿No te dio bronca ver cómo los echaron a Garnero y Rotchen sin terminar un campeonato? Cuando les va mal a los amigos uno se pone mal, pero insisto, el fútbol es así, hay que asimilarlo. Desde que decidís ser entrenador sabés que te pueden pasar estas cosas. Hoy no se espera, la impaciencia es tan grande que se te dan cuatro resultados malos y ya estás cuestionado.

66 ¿No te dolió que los insultara la misma gente de Independiente que los puso arriba como jugadores?
Si algo caracteriza al fútbol es la falta de memoria, la gente no se acuerda de lo que hiciste, lamentablemente. Y no te perdonan nada. Cuando te sentás en un banquillo sabés que estás expuesto a estas cosas, como cuando sos jugador sabés que estás expuesto a las lesiones y a las decisiones de un técnico. Me dio mucha lástima lo que les pasó porque los conozco a los dos muy bien y se cuánto quieren a Independiente. Pero después les vino la buena y pudieron ascender con San Martín de San Juan.

67 ¿En España es igual o se respeta más al ídolo?
Se respeta un poco más, un poco, el mundo del fútbol hoy es muy resultadista.

68 ¿Te emocionaste con la Sudamericana que ganó Independiente el año pasado?
Sí, muchísimo, me quedé hasta las 6 de la mañana viendo el partido. Aparte, el Turco es una de las personas con las que seguí el contacto, fuimos compañeros y nos seguimos hablando.

69 ¿A quién votarías como los tres máximos ídolos de Independiente?
Puedo hablar de los que vi jugar, porque a Erico no lo vi, sé que es el máximo goleador en la historia del fútbol argentino pero no lo vi. De los que vi, elijo a Bochini, Villaverde y al Kun.

70 El rival al que te costó más superar.
Al Vasco Olarticoechea. Lo pasabas y te volvía a marcar. Y al Chapi Ferrer, del Barcelona. Con Dani Alves, cuando él jugaba en Sevilla, nos cruzábamos fuerte muy seguido.

71 ¿Te agarraste alguna vez a piñas con un compañero?
A piñas no, pero sí he tenido discusiones. Con Edu, en el Celta, tuve encontronazos muy fuertes, con Nené también…

72 El mejor DT que tuviste.
Dos: Miguel Brindisi y Marcelo Bielsa. Miguel me enseñó a moverme de tres cuartos para arriba para llegar al gol; y Bielsa tenía conceptos y movimientos tácticos perfectos: cómo aprovechar las espaldas de los centrales, en qué zonas del campo me convenía moverme y, sobre todo, me enseñó muchísimo la forma de vivir el fútbol. No conocí otro entrenador que lo viviera así.

73 ¿Con pasión y locura?
Pasión y locura pueden tener varios. Yo digo por cómo observa un partido y te saca el minuto a minuto de cada jugada. Era tan estudioso que vos ibas a la cancha sabiendo qué debías hacer bien o mal para ganar el partido, no tenías excusa para no correr y no jugar. Casi no volví a hablar con él después de la Selección. Ahora que estamos cerca, me gustaría retomar el contacto.

74 ¿Vos quedaste bien con Bielsa a pesar de que no te puso ni un minuto en el Mundial 2002?
Sí, claro, si fue uno de los técnicos de los que más aprendí.

75 ¿Mourinho o Guardiola?
Son dos excelentes entrenadores con estilos totalmente diferentes. Si pudiera, los mezclaría. Si no, me quedo con Guardiola.

76 ¿Cuáles son las tres cosas que más te gustan del Barcelona?
Primero, la identidad que tiene. Vas a ver un partido y sabés con qué te vas a encontrar: un equipo que tendrá el balón y que atacará, sabés que vas a ver buen fútbol, independientemente de cuál sea el resultado. Eso es identidad. Después, la personalidad para jugar: nunca un pelotazo, siempre al toque, abriendo la cancha. Y tercero, Messi, Xavi e Iniesta. Sacando a Messi, Xavi es único, un crack, no pierde un balón y lo hace casi sin gambetear. Juega a un toque, le da dinámica al medio y, lo más difícil aunque parezca lo más fácil: elige siempre la mejor opción.

77 ¿Quién gana esta Champions?
No apostaría por nadie, estará muy peleada, lo mismo que la Liga. Esta competencia entre Barcelona y Real Madrid le hace bien al fútbol porque se van mejorando mutuamente y suben el nivel del resto. A las instancias finales llegan siempre los mismos, pero ahí puede pasar cualquier cosa. Hasta alguna sorpresa, como el City.

78 ¿No se hizo muy aburrida la Liga española?
En esta Liga, tarde o temprano, el Madrid y el Barcelona sacarán diferencia, porque tienen un presupuesto mucho más alto que los demás. Ni hablar en estos tiempos de crisis en que los otros equipos deben vender a sus estrellas para zafar. De todos modos, esta Liga será más competitiva que la anterior, Madrid y Barcelona dejarán más puntos.

79 Tu mejor socio en una cancha.
Dany Garnero y Alexandr Mostovoi.

80 ¿Con el Kun hablaste?
Nos enfrentamos en un Atlético-Celta, nos encontramos en una jugada y ahí nos pusimos a charlar un poquito de Independiente. Y después seguimos con unas palabras cuando terminó el partido. Me pareció una muy buena persona. Y como jugador es extraordinario.

81 ¿Qué comentaristas o analistas de fútbol te gustan?
Quique Wolff y Roberto Perfumo.

82 La cancha que más te conmovió.
Y… no voy a ser original: el Maracaná y Wembley. Por suerte pude jugar en esos dos templos. Estuve en Inglaterra-Argentina, en el último partido del Wembley viejo.

83 ¿Cómo te motivaba Marchetta?
Uyyy, ¡cómo me divertía en esos años! Las charlas técnicas eran brillantes. Siempre te hablaba mal del rival y a vos te hacía sentir el mejor. Del otro te decía: “A la pelota, Fulanito la lleva en canasta porque con los pies no puede”. Nosotros íbamos a esas charlas como si fuéramos a ver un espectáculo. O te decía: “Hoy vas a jugar tan bien que la hinchada te va a sacar en andas del estadio”. Cuando me rompí los ligamentos, vino a mi casa y me dijo: “¡Qué pena que te lesionaste, porque para esta temporada ya tenía pensado quedarme en mi casa y dirigir al equipo desde ahí, ahora no voy a poder”. No sé, por ahí al año siguiente iba a otro equipo y te hablaba de vos tan mal como lo hacía con tus rivales pero era muy divertido, un show.

84 ¿Te afectó el mal del Mediterráneo, en tu carrera?
No, para nada, es una anemia hereditaria de mi madre. Debo comer cosas con más hierro, nada más.

DOS CRACKS. En Celta-Villarreal, marcado por Juan Román Riquelme.

85 ¿Se vuelve igual después de una rotura de ligamentos de rodilla?
Para mí, por lo menos, no fue lo mismo. Tenés que cambiar muchísimas cosas en tu vida habitual. Primero, a nivel físico, porque pasás a ir al gimnasio de por vida, tenés que cuidar la rodilla hasta cuando estás de vacaciones, potenciar la pierna todo el tiempo.

86 ¿Si no te hubieras roto los ligamentos, creés que habrías jugado en el Barcelona, como era tu sueño?
Eso no se sabe nunca pero soy de los que piensan que las cosas suceden por algo, que si te pasó eso por algo será.

87 ¿Esa lesión te sacó del Mundial 94?
Yo era muy joven, pero sabía por Marchetta, que era amigo de Basile, que el Coco me estaba siguiendo. Después, si iba o no, no lo sé.

88 ¿Estás conforme con la carrera que hiciste en Europa o estabas para algún club más grande? Estoy muy conforme con todo lo que hice en mi vida, no solo en lo profesional sino también en lo personal. No me arrepiento de nada, porque todas las decisiones que tomé en mi vida las hice pensando muy fríamente, analizando con tranquilidad cada paso.

89 “Apenas llegué, pensaba en el regreso”, declaraste en 2006. ¿No te tenías fe?
Yo me había ido en una época hermosa de Independiente, siendo campeón, y llegaba a un equipo nuevo, a una ciudad nueva, y los primeros 5 o 6 meses me costaron mucho. Mi intención era jugar un par de años en España y después volverme a Independiente.

90 ¿Qué es lo que lleva a un jugador de tus condiciones a quedarse tantos años en un club chico y no buscar algo más grande?
Siempre estuve cómodo en el Celta y me sentí muy querido. Hemos logrado cosas importantes, también, como pelear un campeonato con el Real Madrid y terminar segundos, clasificar a una Champions League y ser eliminados en octavos de final, también disputar una UEFA. El Celta es un club al que siempre le costó mucho todo, y me siento feliz de haber jugado tantos años ahí. Creo que solo nos faltó conseguir un título. Y adentro de la cancha me divertía. Después, por ejemplo, en un momento el Chelsea me vino a buscar pero el Celta no me quiso vender.

91 ¿Con el Negro Cáceres eras amigo?
Coincidí con él en Zaragoza y Vigo, fuimos compañeros y teníamos una muy buena relación. Me causó una gran tristeza lo que le pasó.

92 ¿Por qué Argentina no gana nada en mayores desde hace 19 años?
Por muchas cosas. Los proyectos duran muy poco, hay algo de mala suerte en algún Mundial. Yo creo que Argentina tiene muy buenos jugadores pero debe hacerlos funcionar como equipo. Las individualidades te pueden salvar un partido pero los campeonatos los gana el equipo porque cuando no anda una individualidad te tiene que salvar el equipo, es así. Eso nos falta.

93 ¿Pudiste hablar con Messi en todos estos años?
En algún partido que nos enfrentamos hemos charlado, me pareció un chico muy humilde, trabajador y que pasa desapercibido fuera del campo por su manera de ser. Adentro, para mí es un genio desde que jugaba con Ronaldinho. Insuperable e indiscutible.

94 ¿Puede superar a Maradona?
Están en un nivel muy parecido. Y es joven, así que con el paso de los años va a hacer estragos a nivel de títulos individuales y de equipo. ¡Va a hacer estragos! Siempre se decía que otro como Maradona no iba a salir nunca más. Y salió, nomás. Y en la Argentina.

95 ¿Puede ser que a Messi se le complique más con la Selección porque en Europa se marca con más lealtad, sin tantos agarrones y empujones?
Para mí no pasa por ahí el tema sino por las sociedades que logre armar. Ayer, en cuanto se juntó con el Kun, hicieron lío. Lógicamente, con espacios es más temible, pero eso le pasa a cualquier jugador. Messi es único y lo que tenemos que hacer los argentinos es cuidarlo. Ahora, hay que eximirlo de la responsabilidad absoluta. No le podés pedir que tire el centro y lo vaya a cabecear.

96 ¿Podés creer que todavía algunos lo discutan en la Argentina?
No, la verdad es que no lo puedo creer. Además el chico juega los 90 minutos de todos los partidos, se nota que quiere ir a la Selección, que deja todo para que le vaya bien, no se esconde nunca. Es un disparate total discutir a Messi. Un disparate total.

97 ¿Está bien que sea el capitán o lo puede cargar de presión?
Hay dos posibilidades: la cinta lo puede cargar o lo puede hacer sentir más importante. Ahí, el entrenador o los compañeros más que nadie son los que pueden verlo capaz o no de asumir esa responsabilidad.

98 ¿Sentís que desapareciste un poco del mapa del fútbol argentino? Y en ese caso, ¿vos lo buscaste o se dio?
Fue algo normal, vos calculá que me fui en el 96 y sólo vine para jugar algunos partidos de la Selección. Son muchos los años que llevo fuera de la Argentina, así que me parece normal, no lo busqué ni dejé de buscarlo, se dio.

99 El ambiente siempre habló de vos como “Gustavito”, ¿por qué creés que era así, porque dabas una imagen de fragilidad, tal vez?
Es como los apodos, te lo ponen y no te lo sacás más. Tal vez haya algo de eso, pero sin ningún problema, por supuesto.

100 ¿Seguís siendo Gustavito?
Ahora, en realidad, soy un Gustavón, porque ya estoy cerca de los 40 años, pero para la gente seré siempre Gustavito. Y está bien.

Por Diego Borinsky / Fotos: Diario As y Archivo El Gráfico

 

 

Por Diego Borinsky: 18/01/2012

Para seguir leyendo:

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

Tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota con algo de fútbol, y mucho de vida.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.

Homenaje

Borocotó rescata una historia chiquita, que sucedía en la Maratón de los Barrios, sobre una de las cosas más difíciles de sobrellevar en esta vida: ese agujero en el alma que nos dejan nuestros muertos queridos.

24 de Septiembre de 1932, “el imbatible remero australiano”

Henry Robert Pearce ya había ganado el oro en los Juegos Olímpicos de Amsterdan, en 1928, y al repetir el primer lugar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de ese año, pasó a ser leyenda.

El Superclásico expuesto

El Gráfico no se rinde y quiere compartir las mejores imágenes de nuestro fotógrafo Alejandro Del Bosco de la victoria de River 2 a 0 frente a Boca en la Bombonera. 17 instantes del clásico de los clásicos.

El mejor resumen del superclásico con sonido ambiente

Lo más importante del gran triunfo de River en la Bombonera. Con justicia el equipo de Gallardo venció a Boca con dos golazos: el Pity Martínez en el primer tiempo y Scocco en el segundo.

Los goles del domingo

Los goles de Tigre 0 -Huracán 2 (Garro y sensacional de Mendoza) , San Martín (SJ) 1 (Alvarenga)- Atlético Tucumán 3 (Acosta, Rodriguez y Matos ), y Gimnasia 1 (Silva) – Central 1 (Gil).