Locosport

Un presidente de película para el Napoli

- por Redacción EG: 03/08/2011 -

Su padre fue uno de los directores de cine más prestigiosos de Italia, él siguió sus pasos y, apasionado por el fútbol, decidió invertir en el equipo donde jugó Maradona.

últimos tweets

MÁS de Locosport

Peinado hacia atrás con mucho gel, anteojos grandes que tapan su rostro. Por su aspecto, es más parecido a un director de cine que a un presidente de club. De hecho, Aurelio De Laurentiis, es ambas cosas. En 2004, se convirtió en el máximo accionista y presidente del Nápoli, justó después del quiebre de esta institución italiana. Antes de ser el mayor mandatario del equipo napolitano, produjo más de 20 películas.

En el cine llegó a trabajar con Roman Polansky. Sin embargo, parece ser que el cine no lo completaba y comenzó a invertir en el Napoli. Una vez que llegó a la presidencia del club, De Laurentiis se convirtió en un de los personajes más queridos de los tifosi napolitanos. Este amor se debe a que desde que está en el poder, el club volvió a la Serie A y clasificó a la Champions. Sin embargo, ese cariño también llega por el gran carisma que posee.

Tuvo una forma muy particular de convencer a Ezequiel Lavezzi y a Marek Hamsik para que no quieran traspasarse a Inglaterra. Aurelio les dijo: “La vida inglesa es mala, ellos comen mal y las mujeres no se lavan. Para ellas el bidet es un misterio”. Desopilante.

Tiene tan pocos pelos en la lengua, que no dudó en decir: “Messi es un cretino”, cuando le preguntaron acerca de la situación del argentino y del viaje a la Copa América. Pero, luego se retractó y dijo que el cretino era Batista, por no ponerlo en el lugar debido. A su vez, cuando la prensa italiana comparaba a Lavezzi con Diego Maradona, el dijo: “¿ustedes están locos? Lavezzi es bueno pero muy irregular”. No se subió al caballo.

Entre otras cosas, recientemente y en medio de la discusión por la organización del fixture de la Serie A abandonó furioso el salón donde se realizaba el sorteo y al grito de: “voy aretirarme del fútbol, voy a hacer películas” se fue de la sala. ¿En Ferrari? No. En la parte de atrás de un scooter y sin casco.

Sin embargo, lo que más llama la atención son las presentaciones de su plantel. Casi siempre, las hace junto a una modelo despampanante. –Siempre una distinta-. En la última temporada le hizo poner una mascara de león a su flamante figura Gökhan Inler. Sin embargo, hay más excentricidades, ya que una vez hizo saltar a un jugador desde un paracaídas. Si hay que hacerlo, hagámoslo con estilo. Ese parece ser su lema.


Por Federico Lamas

- por Redacción EG: 03/08/2011 -