LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

"Te retirás y pasás de sentirte un ganador a sentirte un perdedor"

- por Diego Borinsky: 08/11/2010 -

Ex jugador y actual manager de Vélez, Christian Bassedas se muestra sin filtro: repasa vivencias, anécdotas y se anima a pronosticar su futuro en un 100x100 imperdible.

Nota publicada en la edición octubre 2010 de la revista El Gráfico.

"SI QUIERE AUXILIO, llame a Bassedas", tituló El Gráfico en 1994 por su espíritu solidario.

Identifíquese
NOMBRE: Christian Gustavo Bassedas. NACIMIENTO: 16/2/1973 en Buenos Aires. EDAD: 37.
DEBUT EN PRIMERA: 3/3/1991, en Vélez Sarsfield vs. Gimnasia La Plata (3-1). En Vélez jugó 328 partidos y metió 27 goles. TRAYECTORIA: Vélez Sarsfield (1991-2000); Newcastle, Inglaterra (2000-02); Tenerife, España (2002) y Newell‘s Ols Boys (2003), donde se entrenó pero no jugó ningún partido oficial. Jugó 20 partidos en la Selección Argentina Sub 23 y 22 con la Selección Mayor.  TITULOS: 8 (4 locales y 4 internacionales), todos con Vélez. Con la Selección ganó la medalla dorada en los Juegos Panamericanos 95 y la plateada en los Olímpicos de Atenas 96. CARGO ACTUAL: Manager de Vélez.

1 ¿Recibís muchas llamadas desde que sos manager? La gente que uno quiere te llama bien y uno los escucha. El problema son los 200 mil tipos que no conocés e insisten en mostrarte videos del crack que vale 10 palos.
2 ¿Quiénes son? El padre de una compañerita de tu hijo, el taxista que te deja en tu casa, amigos de tu papá, todos. Aparecen personas que venden coches y venden jugadores. Y todos hablan de fútbol con autoridad.  No quiero subestimar, pero si un tipo que vende zapatos me quiere vender un jugador, digo: prefiero creerle al que jugó conmigo toda la vida. Por respeto y porque me debo al lugar que ocupo, escucho a todos pero tengo mi círculo bastante claro. Lo mismo cuando apunto a un jugador. Primero lo hablo con Ricardo (Gareca) y después con amigos de buen criterio, como Damián (Manusovich) o el Beto Camps.
3 Ves a Almeyda y a Palermo jugando con casi 37 años, ¿no te arrepentís de haberte retirado a los 30? Me tocó así, nunca lo hubiese proyectado. Uno cree que proyecta la vida, pero no. Yo volví de Inglaterra y me di cuenta de que el fútbol ya no era una prioridad para mí. Y así no quería seguir. Mirándolo ahora, me llama la atención, pero no me arrepiento.
4 ¿No te dan ganas de jugar? Me encanta disfrutar del fútbol pero no puedo volver atrás. Admiro a Almeyda y Palermo porque sé el esfuerzo que significa mantenerse a esta edad. Y también por cómo declaran y cuidan a sus compañeros. Son fundamentales como espejos.
5 ¿Extrañás algo? Sólo hubiese anhelado tener un lindo partido en Vélez, cerrar el libro en mi club, y que mis hijos me pudieran ver. Me lo reprochan a cada rato, me preguntan por qué me fui tan joven. Les contesto que también arranqué joven: a los 21 años ya era campeón intercontinental. Como canta Charly García, “cada cual tiene un triple en el bocho”. ¿Sabés lo que fue para mí explicarles a mis viejos que quería ser un pibe más en la sociedad y no uno famoso?
6 ¿Ellos querían que siguieras? Para mi familia fue una sorpresa terrible, tenían miedo de que me pusiera mal y se preocuparon. Yo venía de 3 años en Inglaterra, donde vivía relajado, y me costó reinsertarme. Secuestraban gente, vine paranoico y estaba sin ganas, me hubiese defraudado a mí mismo no dar lo máximo. Siempre pensé que mientras estás en actividad, la prioridad debe ser el fútbol. No hay otra.
7 ¿Cuál fue el click? No me sentía pleno y me costaban los viajes a Rosario, aunque en el fondo me había pegado muy fuerte que Vélez no me aceptara. En ese momento necesitaba que Vélez me cobijara, mi historia con el club era muy fuerte, empezó a los 9 años. Y estaba entero.
8 ¿Quién no te aceptó? El técnico era Ischia, pero ojo: el club no tenía la obligación de cobijarme. Fue una herida que no cicatrizó.
9 ¿No te daba para jugar un año en Newell’s y después intentar el regreso? No me dio. En Newell’s me trataron muy bien, pero éste es un tema muy delicado. Yo no lo pude soportar mentalmente y terminé dejando.
10 “Perdí el amor por el fútbol”, declaraste, ¿lo recuperaste? Había perdido la pasión y mi entrega, pero el amor por el fútbol no se te va nunca, porque vos tenés que aceptar todo lo que hay alrededor, lo bueno y lo malo.
11 ¿Se te complicó el día después? A mí, no; pero si no estás preparado, si no tenés un equilibrio mental, un buen sostén familiar y de amigos, si no te preocupás por encontrar nuevos caminos, se te hace muy complicado. Te retirás y de un día para el otro sentís que no servís para nada. Cuando jugás, sos siempre la estrellita de la familia, te sentís importante, todos te ceban mate y te van a pagar las cuentas, vivís en otro mundo, y de repente caés en la realidad.
12 ¿La mayoría la pasa mal? Sí, y sería bueno armar algo para los recién retirados, algún instituto. Sería de gran ayuda. A mí me sirvió hacerme socio de un club e ir a correr 4 días a la semana, creía que me estaba entrenando, me hacía sentir un jugador. Y al final pensaba: “el día lo gané”. Pero hay pibes que no tienen ese esfuerzo para arrancar.
13 ¿Qué significa para vos darle trabajo a ex compañeros? ¿Sabés lo importante que es que te llame un amigo y te dé una mano simplemente abriendo una puerta, para trabajar de lo único que sabés hacer? Es el llamado más feliz de la vida. Dentro de la gestión tuve la posibilidad de abrirles la puerta a varios amigos, como al Turu (Flores), al Coio (Almandoz), al Negro Gómez. Cuando digo “posibilidad” no es que los llamo sólo porque los quiero sino porque tienen capacidad, se formaron en el club, y sienten la camiseta. Y luego supieron ganarse el lugar. Eran todos pibes que estaban a la deriva, como yo.
14 ¿Qué es lo que más sufre el ex jugador cuando se retira? Pasás de sentirte un ganador a sentirte un perdedor. Porque no sabés hacer nada. Creés que no sabés hacer nada. Te baja tanto la autoestima que no sabés qué hacer en el día. No podés tomar café o cerveza tres meses seguidos. Y en muchos casos te terminan de destrozar los problemas familiares, porque al final te separás y quedás peleado, solo y en crisis. Por eso es fundamental que tu mujer sea un gran soporte. María Victoria lo fue conmigo. Y esto pasa por más guita que tengas. Podés tener 50 palos en el banco, pero no hacés nada en el día a día y te creés que no servís para nada. Y eso es muy duro, eh.
15 ¿Cuál sería el mensaje? Que hay vida después del fútbol. Y si tenés que ser camarero o taxista, dale para adelante, tenés que reaccionar en la vida. Y agradecé que fuiste futbolista.
16 ¿Apodo de pibe? Pete (risas), pero aclará que era cuando no significaba lo que es hoy. No me acuerdo por qué me decían así.
17 ¿De quién eras hincha? Del Beto Alonso. Tenía un tío fanático de él y me volvía loco.
18 ¿El jugador pierde el hinchismo? El hincha es más hincha que el jugador. Yo veo a dirigentes o allegados que pasan del fanatismo a la obsesión. El hincha quiere que el jugador sienta lo mismo que él, pero el jugador es más frío, porque cuando le va mal, lo cagan a puteadas. Como jugador no tenés el fanatismo de pibe.
19 ¿Le ganás al Milan en Japón y no explotás de felicidad? Estás feliz, pero la felicidad del hincha es mayor. No tengo dudas. Para el jugador es la gloria, crecer, llevar el club a lo más alto, pero la felicidad del hincha es incomparable.
20 Tu día más feliz en el fútbol. Al margen de los campeonatos, cuando quedé afuera del Mundial 98. La gente me ovacionó como nunca.
21 ¿Y el más triste? Con el Tenerife perdimos 6-0 con el Barcelona de Rivaldo y Kluivert. Llegué a casa y le dije a mi mujer: “Negri, no lo tomes a mal, pero andate a Buenos Aires, que yo ahora soy una mala influencia”. Por supuesto que no me hizo caso.
22 ¿Por qué la querías mandar a Buenos Aires? ¿Sabés lo duro que era perder, para mí? En el fútbol se sufren mucho más las derrotas de lo que se disfrutan las victorias. Perder un partido para mí es muy doloroso, por eso cuando dicen que salgan a la cancha a divertirse, no va. Te divertís en la playa, en un picado, pero cuando jugás por guita y orgullo, no te divertís nada.
23 Tu mejor partido. Contra Junior, semi de la Libertadores 94, en Liniers. Hasta metí un gol.
24 ¿No pateabas penales en esas definiciones porque te temblaban las piernas? Bianchi no me ponía, no me tenía mucha confianza. Con Passarella pateé uno en los Panamericanos. Nunca me importó figurar, yo no competía con mis compañeros, siempre me sentí un jugador de equipo. Y si el técnico consideraba que otro los pateaba mejor, que lo pateara otro.
25 Muchos buscan lo contrario. Hay mucho ego en el fútbol. Si veo un jugadón de un delantero que la quiere pasar y no termina en gol me gusta más que el que se la morfa y lo mete.
26 ¿No coincidís con la frase “El goleador debe ser egoísta”? Para nada. El goleador no debe ser egoísta, debe ser inteligente.
27 ¿Cuál de todos los Vélez que integraste fue el mejor? El de la Libertadores 94 refleja como ninguno la identidad de Vélez.
28 ¿Cuál de las dos finales viste más complicada: San Pablo o Milan? San Pablo.
29 ¿Contra el Milan tenías tarea en especial? Tenía el duelo con el volante del otro lado, Desailly. Me llevaba dos cabezas, y al principio te inhibís, pero empezás a jugar y te olvidás.
30 El mejor técnico que tuviste. Carlos (Bianchi) es como tus viejos que te dan cierta formación. Nos afianzó, nos respaldó, nos hizo tener éxito a través de su mensaje y su docencia. Uno se tenía que ganar el lugar, porque no te regalaba nada. Siempre me llamó la atención cómo lograba que te superaras permanentemente y no dejaba que te confundieras.
31 Por ejemplo. Yo iba a la Selección, y cuando vas a la Selección pensás que sos figura, por ahí se te suben los humos, entonces llegaba el jueves y me limpiaba. Yo me ofendía y una vez le pregunté por qué no me ponía. Me contestó que era porque no me había entrenado en el club y a él le gustaba que el jueves hiciera fútbol el equipo del domingo. Era cierto, pero también me bajaba el otro mensaje.
32 ¿El peor DT? Me desilusionó Bobby Robson. Me vino a ver su mano derecha, y creo que él no tenía ni idea de quién era. Allá jugaban 4-4-2 y en vez de ponerme por el medio por mi manejo y me escasa velocidad, me mandaba por afuera. Igual, me encantó mi experiencia en Inglaterra porque tuve que aprender a ser suplente.
33 ¿Qué significa aprender a ser suplente? En Vélez siempre me sentí titular. En Newcastle aprendí a no bajar los brazos, a entender que el fútbol es un esfuerzo constante, que el sacrificio se entrena, que si vos te equivocás y te hacés el enojado, perdiste. Y que si al técnico le gusta más el de al lado, te la tenés que bancar. Lo único que no podés hacer es fallar como profesional. Yo tenía que viajar en micro con los pibes a 700 kilómetros y hubo partidos que me encantaron, porque me rompí el alma.
34 ¿En Vélez te puteaban bastante al principio, no? Vélez era complicado en el 91, la gente estaba decepcionada. Yo salté de Sexta a Primera con 16 años. ¿Sabés lo que es pasar de bailar en la matiné y tomar la chocolatada a jugar por plata con Falcioni y Gareca al lado? En esa época, había pocos pibes, y los grandes ponían más distancia que ahora. Yo no abría la boca.
35 ¿Qué le dijiste a Blatter en el podio de los Juegos de Atlanta ‘96? Que el árbitro Collina nos había robado. Que había cinco tipos en off side. Si esa jugada la repiten 10 veces, en 9 cobran off side y este tano la dejó pasar.
36 El mejor rival que enfrentaste. Francescoli me maravillaba como jugador y por la manera de manejarse. A mí me gusta cuando a los cracks los escucho hablar y son más cracks todavía. El Beto Márcico y Ortega fueron otros dos que me encantaron. Y el Pibe Valderrama. Cuando perdimos la primera semi de la Copa en Barranquilla, al día siguiente fuimos al shopping, lo vimos y terminamos sacándonos fotos con él.
37 Bianchi los habrá querido matar. Ni se enteró... pero la foto la tenemos (risas).
38 Estuviste cerca de ir a Boca y a River, ¿fue una espina? A mí el fútbol me dio tanto que no me puedo quejar.
39 A Boca fuiste a firmar y hasta te abrazaste con La Raulito... ¡Qué personaje divino La Raulito! Bianchi me había pedido, fui a la Bombonera a firmar, subí a las oficinas y había un problema por una futura venta que hizo caer la operación. Fue un bajón, sentí que me pelotudearon. Y a los 3 meses me terminaron vendiendo al Newcastle en 6 millones de dólares, cuando no era común pasar de Vélez a Inglaterra.
40 ¿Y River? En el 2002 hablé con Pellegrini pero preferí quedarme, pensé más en el dinero que en lo deportivo. El 99 por ciento de los jugadores se va afuera para ganar guita y yo no quise resignar los dos años que me quedaban.
41 ¿En Inglaterra salías a tomar con tus compañeros? Sí, me encantaban las pintas de Guinness, pero era imposible seguirles el ritmo a esos muchachos. Debe ser uno de los recuerdos más lindos que me traje. Yo me clavaba hasta cuatro pintas, dos litros, pero ellos me duplicaban. Eso sí: al otro día iban a entrenarse sin problemas. Se la bancan, eh. Admiro la cultura alcohólica que tienen.
42 Si te cruzás a Alan Shearer, ¿te reconoce? Le tengo que decir quién soy, pero todo bien.
43 ¿No se puede usar el sistema inglés de no concentrar? A mí me gusta concentrar la noche anterior: comés y descansás bien. En el día acá se complica porque las distancias son largas y mirá si tenés un accidente el día del partido.
44 ¿Es comparable la pasión del argentino y del inglés por el fútbol? Sí, pero el inglés tiene otra educación en la cancha: respeta al jugador y al entrenador. Allá podés perder tres partidos seguidos y firmás autógrafos. ¿Eso es menos pasión? No, lo entienden de otra manera.
45 ¿Cómo hace Vélez para ser un club modelo? Vélez tiene una ética histórica en su comportamiento dirigencial que se mantiene. La ética es un valor fundamental. Yo no conocía a Rafaini ni a Calello ni a Baldomar, que son quienes me convocaron, y me saco el sombrero, porque hacen esto ad honorem, firman contratos multimillonarios, son responsables por cualquier cosa que pasa en el club. Evidentemente se formaron con un amor inmenso y sincero por el club.
46 En todos los clubes existe ese discurso pero están en ruinas. No lo digo por quedar bien, porque si hubiera visto algo feo, no estaría acá. Yo los vuelvo locos para traer jugadores y veo cómo viven: son de clase media, trabajan, se quedan hasta las 12 de la noche. ¿Y a cambio de qué? Del amor que sienten por el club.
47 ¿Cómo hacen para que les den los números? Vendiendo jugadores, no hay alternativa. Por eso es importante que mantenga la reputación como cantera. El técnico que viene sabe que va a tener la posibilidad de contar con un par de figuras pero que también tendrá la obligación de darles cabida a las Inferiores.
48 Antes, entre Vélez y un grande, el jugador elegía al grande; hoy, es al revés, ¿por qué? Acá hay una buena formación de juveniles y el club ya se hizo de su reputación. Con la crisis que existe en Europa, Vélez vendió a Otamendi y Torsiglieri, dos centrales, en 4 millones de dólares y 8 millones de euros. Son dos ventas impresionantes. Con esos números sostenés un presupuesto y tus jugadores pueden cobrar bien y en tiempo.
49 ¿Se puede decir que la diferencia entre Vélez y la mayoría es que en Vélez no roban? No me gusta acusar ni tener un perfil polémico, pero en muchos casos se nota que no quieren de verdad al club. Banfield y Lanús son ejemplos que demuestran que sus dirigentes también hacen las cosas bien.

CHRISTIAN, de elegante sport, en lo más alto de la brava platea Norte de Vélez. "No subía acá desde que nos entrenaba Bianchi en el gimnasio", admitió el manager.

50 ¿Lloraste más cuando Passarella te convocó por primera vez a la Selección o cuando te dejó afuera de Francia ‘98? La primera vez es impresionante, sobre todo porque me vino de golpe. En tres años pasé de debutar en la Primera de Vélez a ser dirigido por Passarella en la Selección, con todo lo que simboliza Passarella para el fútbol argentino. Encima me dio la cinta de capitán, y aunque era el técnico, uno lo seguía viendo como jugador.
51 ¿Merecías ir al Mundial? Creo que sí: esos fueron mis mejores años. Soy un agradecido a Passarella por haberme llevado, porque me jerarquicé y aprendí. Me parece un muy buen técnico, lo que no me gustó es que no me lo dijera en persona. Aunque en ese momento lo quieras matar y no lo puedas entender, con el tiempo valorás esos gestos.
52 ¿Te lo cruzaste alguna vez? Una sola, en un aeropuerto. Estaba con la mujer y lo saludé de lejos, pero todo bien, ya pasó.
53 ¿Quién sabía más en la Selección: Gallego, Passarella o Sabella? Los tres sabían mucho. Ahora, si me preguntás qué idea de conducción es la que más me gusta, te digo que la de Sabella. Me encanta Sabella.
54 ¿Por qué es tan frecuente que falle la comunicación en el fútbol? A mí me gusta que se diga todo de frente y personalmente, aunque la verdad sea cruel. En esta función les tuve que decir a algunos chicos que quedaban libres. A los técnicos también les bajo cierta línea. Les recalco el tema de la docencia y del ser humano, que no les griten. Y si tienen que llamarle la atención a un chico, que lo hagan en el vestuario, no delante de todos. Es importante que al pibe, en la formación, le queden buenos ejemplos
55 ¿A quién hubieras elegido como técnico de la Selección? Bianchi debió ser el técnico de la Selección desde hace 15 años, ¿cuál es la duda? Es igual que cuando ponen en duda a un jugador como Riquelme. Hay cosas que no tienen discusión. Ahora, hay que respaldar a Batista. Ojalá Carlos vuelva a dirigir, perdemos mucho si no está. Y lo de las generaciones es una mentira: mirá a Del Bosque campeón del mundo.
56 ¿River se puede ir al descenso o, si está complicado lo van a salvar, como comentan algunos? No creo en arreglos raros, por ahí soy un iluso. River la va a tener dura pero se va a salvar porque formó un buen equipo. Hay un disco de Keith Richards que se llama “Talk is cheap”, hablar es fácil. En este país se habla tan fácil...
57 ¿Qué te generó ver a tu amigo Fernando Pandolfi en la tapa de la revista THC, de la cultura canábica? Al Rifle yo lo adoro, es mi amigo. Es su filosofía de vida y no tiene problema en admitirla, la vive naturalmente.
58 ¿Está bien penar el consumo de marihuana en el fútbol? Al jugador deberían ayudarlo en vez de penarlo, nadie saca ventaja deportiva.
59 ¿Silva dio más de lo que esperaban en su regreso? Silva se reinventó y su presente se lo debe exclusivamente a él. Cuando llegamos al club, la relación con la gente y los compañeros estaba desgastada. Le sugerimos que se fuera un año para cambiar el aire. La rompió en Banfield y después hicimos un esfuerzo enorme por cerrarle un buen contrato, entendíamos que debía tener otra historia en Vélez. Dar vuelta la página fue mérito de él.
60 ¿Los representantes son un mal necesario? Algunos son buena gente, quieren que salgan bien las cosas para las dos partes y ayudan. Otros son unos vivos bárbaros.
61 ¿Cómo te surgió ser manager? Estaba buscando mi camino, comenté fútbol inglés en Fox Sports, en la radio y la gente de Rafaini me propuso ser manager antes de las elecciones. Les dije que me ilusionaba la idea pero que no iba a participar en la política, porque mi única bandera era Vélez. Lo aceptaron y en ningún momento me usaron políticamente.
62 ¿Por qué te buscaron a vos? Imagino que habrán visto en mí una historia fuerte en el club, de éxito y de identificación de camiseta. La visión de un ex jugador siempre va a ser mejor que la de cualquier dirigente. Esto no habla mal de ellos. Los dirigentes son mejores que uno en negociar, pero si en el fútbol tenés a un tipo que está en esto desde chiquito, que tuvo vestuario y que encima es equilibrado y honesto, ¿cómo no va a ayudarte?
63 ¿Por qué no prende en la Argentina? No sé, quizás porque contratan a uno y creen que si se lesiona un jugador es culpa de él. El manager es una ayuda más, acá no tengo la palabra santa, ni me las sé todas, porque los verdaderos protagonistas son los jugadores.
64 ¿Creés que va a terminar imponiéndose? Ojalá, hay un montón de ex jugadores que merecen tener este lugar. Buena gente, positiva, que puede aportar, que no son resentidos. Francescoli, Rubén Capria, muchos...
65 ¿Te calza bien la palabra “manager”? Asesor deportivo es mejor, manager queda grande para Sudamérica. En Europa, el manager compra y vende jugadores y les da explicaciones a los accionistas. Así lo hacía Rafa Benítez en Liverpool y lo hace Wenger en Arsenal o Ferguson en Manchester. Les dicen “The Boss”, el jefe; “manager” queda grande a las estructuras sin fines de lucro de nuestro país. Acá, el presidente y el vice negocian mejor que yo, porque uno es abogado y otro contador; y aparte, a mí no me gusta. Después, tengo una relación recontra unida con el técnico pero hay una línea que no paso: el dueño del vestuario es él, y el mensaje a los jugadores es de él. Yo me siento un orientador futbolístico. Los dirigentes se apoyan en mí para la conformación del plantel y para la elección del entrenador, que no es joda...
66 ¿A qué te referís? La elección de un técnico marca la identidad futbolística histórica del club, es la cara visible de la institución. No sólo tiene que saber de táctica, también debe saber hablar, representa al club.
67 ¿Quién compra a los jugadores? Yo compro consensuadamente con Ricardo y consensuadamente con los directivos; pero en cuanto a mí, el tesorero me dice “A este jugador no lo podemos traer”, listo, se terminó, la salud del club no se puede poner nunca en riesgo.
68 ¿Cómo es un día tuyo como manager? Voy temprano a desayunar a la Villa con El Flaco, hablamos de lo que pasó en el partido, veo la práctica, por ahí almuerzo con los técnicos del fútbol amateur, veo partidos de las Inferiores. A ver... aquí tuve que elegir personalidades para distintas funciones, siempre con el apoyo de la Comisión Directiva: al coordinador de fútbol amateur, a los entrenadores de Inferiores y de la Primera. Al creer en las personas, yo delego, pero no me quito responsabilidad, y trato de estar detrás de todos los detalles, de lo que necesitan, de quién procede mal. No es un laburo de mucha carga horaria, sino más mental, de estar atrás.
69 Decime un par de cosas concretas que hiciste como manager. La principal fue la elección del técnico. Los dirigentes me preguntaron cuál era mi idea y les di el nombre y los argumentos. Traje en una hoja de puño y letra: Ricardo Alberto Gareca, 51 años, trayectoria como jugador, como técnico, su baja exposición, su proceder, la ascendencia que tenía en el grupo, lo que yo veía  cuando era jugador. Lo escribí todo porque me gusta, y para que tengan los argumentos. También propuse a Marcelo Romano como coordinador del juveniles. Pascuttini se quería ir, pero también era necesario un cambio y quería arrancar mi historia con mi gente. A Romano no lo conocía pero me habían hablado bien, averigüé y lo traje, con el aval de los dirigentes. Y fijate que no es un amigo.
70 ¿El armado del plantel pasa por vos? Los que se van y los que vienen tienen muchísima carga mía. La opinión para dejar libre a un pibe, igual. Antes hablo con técnicos de Inferiores y luego con los dirigentes, que son los que tienen la última palabra. En la Primera, lo mismo. Ojo: no hago lo que se me canta, eh. Yo digo: para mí tenemos que vender a este jugador y darle el lugar a este y justifico todo. El Flaco me tiene mucha confianza, y yo trato de que esté chocho con su plantel, pero también a veces me tocó enfrentarme con él. A principios de año estaba insatisfecho con una posición, yo no estaba de acuerdo, y cuando perdimos el primer partido del campeonato, se sacó.
71 No me imagino a Gareca “sacado”. Ricardo tiene su carácter, por algo le dicen Tigre...
72 ¿El manager está más cerca del jugador, del técnico o del dirigente? Está entre el técnico y el dirigente, sin traicionar a ninguno. Para mí es importante ayudar en esta función desde el costado, sin abusar con mi presencia, respetando la privacidad del plantel y la intimidad del vestuario, que para mí es intocable. Quiero que los jugadores se sientan cómodos, protegidos, por eso trato de ser medido y no invadir espacios. Yo voy al vestuario antes y después de los partidos, pero el que da el mensaje es Ricardo. Y tengo muy claro que el que escribe la historia es el jugador; el resto, ayudamos.
73 Cuando hay una escaramuza pública como la de Gareca y Moralez, ¿el manager actúa? No, es algo lógico y no me preocupa. Mientras no se falte el respeto, después todo se resuelve con un abrazo en la intimidad.
74 ¿Desde dónde ves los partidos? En un palco con Manusovich, el Beto Camps, a veces con el Rifle (Pandolfi). Lo vivo muy intensamente y suelo terminar contracturado.
75 Si ves algo en el partido, ¿después lo hablás con Gareca? Claro, al Flaco no le molesta, el diálogo sale naturalmente, aunque la decisión final siempre es de él.
76 ¿Cuántas veces por día suena tu celular? Ahora se tranquilizó, pero en enero del 2009 pasé unas vacaciones tremendas. Estaba en Mar de las Pampas con Manusovich y nuestras familias. Mis hijos me odiaban. “Parecés Susana Giménez”, me decían. Había que depurar el plantel, contratar refuerzos, me llamaba gente para desearme suerte. Vivía hablando por teléfono.
77 ¿Tus hijos juegan? Sí, y tienen idea, pero intento que lo vivan naturalmente, que no sufran ninguna presión. Los dos son volantes y juegan bien: Franco tiene 11 años y Valentino, 8.
78 ¿Es común entre jugadores y técnicos visitar a brujas? Sí, pero me tienen podrido las cábalas y las costumbres, aunque a veces no te queda otra que ir con la marea.
79 ¿Seguís con el bar? A Habana lo vendimos, tenía todo el rock and roll junto, ahí nos salía el indio de adentro. Ahora tenemos con Damián un restaurante en Palermo que se llama Limbo. Ahí nos juntamos con él, el Rifle, Camps, el hijo de Perfumo y me despejo, salgo de la locura del fútbol. Está bueno salir de este ámbito tan cerrado y escuchar a gente que está en otra.

UN CLASICO de Bassedas: proteger la pelota. Aquí, en un Vélez Talleres del 93.

80 ¿Tenés pensado ser técnico en el futuro? Jamás pensé que iba a hacer esto pero mañana se termina, estoy dos años en la nebulosa y... puede ser. Ser entrenador es una locura. A los técnicos hay que tenerles más respeto y comprensión, y darles un tiempo mínimo de trabajo. Un año y después evaluarlo, pero que en ese año no se lo discuta. Es una cláusula que deberían imponer los dirigentes.
81 Tu podio musical. Rolling Stones, U2, Rod Stewart de afuera; Charly y Sabina, en español.
82 ¿En qué medio hay más puterío: en el futbolístico o en el periodístico? En el periodístico... yo defiendeo el gremio.
83 Un periodista. Matías Martin, Varsky y Bonadeo.
84 Vélez era un club de barrio hasta que Bianchi lo transformó en uno nacional. ¿Verdadero o falso? Verdadero, no hay dudas. La diferencia es increíble, es una barbaridad cómo ha crecido la gente que viene a vernos. Bianchi fue el gran impulsor del nuevo entusiasmo de Vélez. Y los éxitos te generan más hinchas.
85 ¿Ese plantel sin Bianchi hubiera ganado algo? Así como hay jugadores distintos, también hay técnicos distintos, y Carlos fue un distinto. Vino a cambiar la historia. Nosotros  explotamos con él y pusimos lo nuestro, pero ese mismo plantel con otro técnico no sé si hubiera explotado. Yo le doy mucha importancia al técnico.
86 ¿Cómo entendés que la famosa platea norte lo insultara? El hincha, a veces pierde la cabeza. Que del amor al odio hay un pasito, es cierto, y con Bianchi hay tanto amor, que seguro pasó eso. No lo justifico. Para mí, ni un solo hincha de Vélez puede insultarlo. Hay personajes intocables en el club: Bianchi, Chilavert...
87 ¿Cuál es el secreto para que Vélez tenga buenas Inferiores? Vienen muchos chicos a probarse porque ven que tienen cabida en la Primera. Ha habido muy buenos formadores. Yo tuve al Toto Calvanese y a Victorio Spinetto y eran verdaderos maestros. El Toto sigue en el club, paseando, mirando. También influye la infraestructura: la Villa Olímpica es un lujo.
88 ¿Por qué te probaste vos en Vélez? Porque jugaba en Gimnasia y Esgrima de Vélez Sarsfield y de allí te llevaban a Vélez.
89 ¿Gareca se va sí o sí a fin de año? No está resuelto todavía y no hay apuro por resolverlo. Depende más de él que de nosotros.
90 ¿Lo ves con ganas de seguir? Creo que tiene ganas de terminar muy bien la historia.
91 ¿Asad lo sucederá? Yo creo que Asad, Trotta, Chilavert, Basualdo, el Turu, Pompei, todos tendrán las puertas abiertas para ser técnicos de Vélez en algún momento.
92 El Turco le sacó una cabeza al resto. Está teniendo un crecimiento notorio. Se cae de maduro que en algún momento tendrá su oportunidad, pero jamás hablaré antes de tiempo.
93 ¿Alguna vez sentiste que te bombeaban en una cancha? No, creo mucho en la honestidad de las personas y no me dejo llevar por los comentarios, que tal o cual se vendió...
94 ¿Por qué Brazenas no dirigió más desde Velez-Huracán? Me parece una injusticia. ¿O el árbitro que no le dio el gol a Inglaterra con Alemania no dirige más? ¿Y el de Argentina-México que no vio el offside de Tevez? ¿Cómo se comportaron esos técnicos? Yo no me quiero meter con el jugador en absoluto, porque el dolor de perder una final es difícil de entender. Ahora, de este lado de la raya, la docencia no sólo hay que predicarla, también hay que aplicarla. Y hay que tener cuidado con las expresiones.
95 Te referís a Cappa. El puede explicar lo que explicó pero desde otro lugar. No puede decir que le robamos el partido, porque yo no le robé, Gareca no le robó, los jugadores de Vélez no le robaron. Me dio mucha bronca eso, son expresiones que hay que medir. Y más si viene de gente con un nivel intelectual alto, porque luego se sentenció que ese partido fue un robo y se armó un quilombo impresionante.
96 No es común que un árbitro convalide un gol con un arquero tirado en el piso. Para mí fue un choque en una cancha embarrada, donde el 9 disputa una pelota en una final. Soy subjetivo, lo sé, pero Vélez fue un poco más, y Bolatti lo reconoció con gran altura. A Menotti, que es el espejo máximo en esa rama, siempre lo escuché como un señor.
97 Desaparecieron las pelotas... Dejate de joder, eso es una pelotudez. Andá a cualquier cancha y fijate el tiempo que hacen los arqueros de los que van ganando. No me da placer, me encantaría que se viviera el fútbol como en Inglaterra. Yo estuve ahí, no me la contaron, pero es imposible. Nos falta educación, solidaridad.
98 ¿Qué te genera ver a la platea de Vélez escupir al técnico visitante? No me gusta.
99 ¿No tiene solución? La solución es la educación. ¿Vos pensás que me puede gustar que un tipo le grite algo a Buonanotte por lo que le tocó vivir? Igual te pregunto: ¿eso no ocurre en todos los estadios del fútbol argentino? Ojalá fuera como en Inglaterra, ya te lo dije.
100 Cappa dijo que en Vélez siempre pasa lo mismo y nadie hace nada. Razón no le falta... No estoy a cargo de la seguridad, quizás se podría poner un acrílico. No me gusta la agresión y no la justifico, pero creo también que los jugadores y técnicos cumplimos un rol importante, que es saber hasta dónde podemos hablar. El hincha pierde la cabeza, pero nosotros estamos en otro lugar. A mí me escupieron en todas las canchas del fútbol argentino, en este país se juega a ver quién te tira el pollo más grande.

Por Diego Borinsky / Fotos: Jorge Dominelli y Archivo El Gráfico

Por Diego Borinsky: 08/11/2010

Para seguir leyendo:

1991. Heroico: Boca 4 - River 3

Superclásico #17 por Libertadores. Noche soñada de Boca en la Bombonera, remonta un resultado adverso de 1 a 3 y termina ganándolo, con un golazo de Latorre, 4 a 3. CRÓNICA, FOTOS Y VIDEO.

1919. La más hermosa página de fraternidad

Debido a la lesión y muerte del arquero uruguayo Roberto Chery, la selección argentina, luciendo “la Celeste”, toma el lugar de la uruguaya en un compromiso con Brasil, en un gesto de hermandad inmortal.

1974. Queríamos tanto a Ringo

Oscar “Ringo”Bonavena, uno de los boxeadores más populares de nuestra historia, en 1974 recorría el mundo con esta remera. La foto nos la pidió Antonio Navarro al mail: elgrafico.com.ar/contacto

1976. La inolvidable noche de Galíndez

Por Robinson: “Herido, sangrante, lesionado, casi ciego… así le gano a Kates, así se convirtió en ídolo”. Una pelea épica, en defensa del título, que forma parte de la historia grande del boxeo. VIDEO

16 de Noviembre de 1971, volvió Nicolino, volvió el show

Victoria del boxeador argentino ante el español Antonio Ortiz por puntos. El Intocable Iría por la sexta defensa del título superligero ante Cervantes en el mes de diciembre en el estadio Luna Park.

1985. ¿Quién será el campeón?

Después de la primera final del Nacional sin goles, Batista, de Argentinos, y Larraquy, de Vélez, pugnan en la redacción de El Gráfico por el estandarte más deseado. Al final se lo quedaría el Checho…

La revancha de Pepino

El artillero de Boca, José “Pepino” Borrello, y el arquero de River, Amadeo Carrizo, vivieron a mediados de los ’50 un duelo tremendo. Esta es la historia de donde nació esa bronca superclásica.

1986. La revista de la primera Copa de River

Otro número de El Gráfico digital histórico: River derrota a América de Cali con gol de Funes y se consagra campeón de la Libertadores. Después de dos subcampeonatos (’66 y ’76) la tercera final fue la vencida.

1986. Ruggeri: “tengo tanta fe en ganar la Copa como la tenía antes del Mundial”

A través de la entrevista al central de River, se hace un repaso de la victoria sobre Boca por 1 a 0 para cerrar el Grupo 1 y poner al Millonario en Semifinales de Libertadores. Fue el superclásico #16 en la Copa.