Blogs /

Blogs

Luis Suárez, el demonio

- por Martín Mazur: 05/07/2010 -

Después de su salvada estilo Fillol en la última jugada del partido con Ghana, los africanos lo transformaron en el Lucifer futbolístico.

PRETORIA, Sudáfrica (Enviado especial).-La atajada de Luis Suárez contra Ghana, que derivó en el penal que erró Gyan en el último minuto del alargue, se transformó en un tema permanente de conversación entre los africanos que habían adaptado a Ghana como el equipo a seguir.

"Los árbitros están destruyendo al fútbol", nos dice el encargado de un lugar de autos de alquiler. Y sin esperar un por qué, da una explicación que nos pareció irrisoria: "La pelota entraba, el árbitro tenía que haber cobrado gol, es inaudito. ¿Cómo va a cobrar penal?", se queja.

Más tarde, en la residencia de una familia sudafricana que agasajó a la prensa internacional con un asado, el tema de conversación se repite. "Todavía no entiendo qué le pasa a Blatter", dice la dueña de la casa. "Deberían hacer como en el rugby -explica su marido-, allí eso no podría suceder". "En el básquet es igual. Si la pelota está bajando hacia el aro y alguien se interpone, se cobra doble", apunta alguien. "Deberían suspenderlo por muchos partidos", claman, y mejor no decir que, con justicia, sólo le dieron una fecha, que la jugada es totalmente reglamentaria, que el árbitro estuvo perfecto y que por algo la FIFA instauró la jugada del último recurso para penar doblemente al equipo que impidió una jugada de gol: penal y tarjeta roja. A Kempes, en 1978, por una volada similar (mejor, bah) que la de Suárez, le cobraron el penal contra Polonia (luego atajado por FIllol) pero no lo echaron.

Suárez llegó a la tapa del diario Sunday TImes caracterizado como Satanás. "La mano del demonio", dice el título. Y esperan por una disculpa (!). Seguramente el delantero del Ajax no va a poder pasarse unas vacaciones en Ciudad del Cabo. Aquí, Suárez es el demonio vestido de celeste. Y aquí, también, penal y gol es gol. ¡Cómo se deben estar riendo en Uruguay!





- por Martín Mazur: 05/07/2010 -