Blogs /

Blogs

Con olor a pólvora

- por Martín Mazur: 14/06/2010 -

Entre jirafitas y elefantitos, la feria de Hatfield nos ofrece una sorpresa de características bélicas.

PRETORIA, Sudáfrica (Enviado especial).- La feria del barrio de Hatfield abre sólo los domingos y, como en todas los mercados callejeros del mundo, la variedad supera la capacidad de asombro. ¿Mantas con motivos africanos? Se consiguen, comenzando en los 300 Rand. ¿Túnicas? Pase y vea, a partir de 100 Rand. ¿Artesanías? Sólo basta elegir entre un importante caudal de tigres, leopardos, leones, jirafas o rinocerontes tallados en madera. ¿Frutas y verduras? Por 20 Rand (unos 10 pesos) me estoy llevando esta cajita de frutillas que parecen dibujadas.

La feria ya está dentro de la zona de exclusión del estadio Loftus Verfeld de Pretoria, donde en un ratito se jugará Serbia-Ghana. Por eso, ya no se puede ingresar a la zona con autos, ni siquiera mostrando las credenciales a los controles de seguridad. Y por eso, no deja de sorprender cuando, entre los mamotretos tribales para la pared y el set de belleza made in China (esmaltes, perfumes, etc), aparece un lugar que parece salido de una película americana de los años 80.

REGALOS IDEALES para los amigos de la barra. (Alejandro Del Bosco)

Allí reposan sobre la mesita, atendida por una señora de unos 50 años, una colección para generar una pequeña revolución armada. ¿Nunchakus? Mire qué bonitos este de acero. ¿Estrellitas ninjas? Vea estas suriken listas para ser compradas. ¿Navajas? De todo tipo y factor. Desde las tradicionales multiuso que vienen con linternita (35 Rand) hasta otras orientales de hojas afiladísimas, bien de ninjas, con estuche de cuero. Pero hay más para el bolsillo de la dama y el botinero (mangueado) del barrabrava. ¿Manoplas? Calidad y cantidad. Para dedos anchos o dedos finitos, negras o de acero, para zurdos, para diestros… Todo esto a menos de 20 cuadras de la cancha, a dos horas de un partido de Mundial.

Y hay más, porque estamos en Africa, y por lo tanto, resulta infaltable llevarse un buen machete con una hoja de 50 centímetros de largo. ¿Cuchillos a lo Rambo? Se venden más que el pollo con la salsa de peri-peri. Queremos algo más trabajado. ¿Qué tal esta espada de samurai, con la hoja grabada? No tenemos ni tiempo de reflexionar, porque dando otro golpe de vista, aparece una granada (!). Si será de verdad o no, a esa altura ya nos interesa. “Rajemos de acá, vamos a comprar un cono a McDonald’s. ¿Querés uno?”, le digo a Del Bosco, que opta por no contestar.

KIT PARA NINJAS o para guerrilleros. ¿La granada será de verdad? (Alejandro Del Bosco)



- por Martín Mazur: 14/06/2010 -