CON LA CAMISETA de Argentinos. Como DT logró ascensos con el Bicho y con Estudiantes de Buenos Aires.

A mediados de la década del '40 era apenas un niño que demostraba su habilidad con goles en el club de barrio Unidos de La Paternal. Pero Ricardo Antonio Trigili estaba listo para subir un escalón importante en la escalera del fútbol. Se probó en Argentinos Juniors y comenzó a jugar en la quinta división.

El debut en Primera le llegó muy pronto al Tano, como le decían sus afectos, y con sólo 17 años reemplazó a Correa en un encuentro contra Tiro Federal de Rosario. Fue un momento especial pero breve porque rápidamente retornó a su lugar en inferiores.

En 1955 se consolidó en el máximo peldaño y ese fue el año que los Bichos Colorados obtienen el título de Primera B. El equipo de memoria era Luz; Mascarellos e Isidoro García; Distéfano, Pedrezoli y Nappe; Carbone, Jorge y Oscar Martín, Trigili y Nacwaki. Como persona fue solidificando su temperamento en el paso del tiempo y sus convicciones basadas en la experiencia, de las que no se apartó nunca.

En Argentinos totalizó 61 partidos y 16 goles. En 1959 se concretó su paso a Vélez, donde no conformó, y llegó a jugar 11 encuentros. Allí cruzó la cordillera buscando nuevos horizontes y los encontró en Universidad Católica (dos años), pasó a Cedena y luego a Ferro Bammington hasta 1965.

Así, repentinamente dejó el fútbol, cuando su Argentinos Juniors estaba por descender y lo conovocaron para que sea director técnico. Sin haber hecho el curso, agarró el fierro caliente y mantuvo al Bicho en Primera.

En 1969 acordó su llegada a Estudiantes de Buenos Aires y realizó muy buenas campañas. Por eso retornó en 1977 para lograr el ascenso. El resto de su vida siguió ligado al Pincha, que recurrió a él en cada parada brava. Su último éxito fue en 1996, cuando dirigió al conjunto de Caseros que goleó 5-1 a Almagro y obtuvo el ascenso a la B Nacional.

Falleció el jueves 21 de enero de 2010. Sus restos fueron velados en Avenida San Martín, en el barrio donde se crió, y fueron inhumados en el Cementerio de la Chacarita. Una despedida y lágrimas para el Tano Trigili...

Por Gabriel Carrizo Koren
0 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR