De aquí y de allá

El gran engaño búlgaro

- por Redacción EG: 24/09/2009 -

El CSKA Sofía le ganó 2-0 al Levski, pero este último no pudo contar con cuatro de sus figuras. Es que tuvieron que viajar a Moscú para sumarse al Rubin. Pero... todo era un invento del CSKA.

El último domingo, por la Liga de Bulgaria, el CSKA recibió al Levski en el clásico de la ciudad por 2 a 0, con goles de Kostadin e Ivan Stoianov. Hasta acá nada suena extraño. Pero sí lo fue lo que ocurrió en los días previos y que se conoció a minutos nada más del cominezo del partido.

CAMPEÓN. Festejos del Levski en el último campeonato.



Resulta que unos días antes del clásico de la ciudad, el Levski Sofía -último campeón- recibió un fax del Rubin Kazan de Rusia solicitando los servicios de cuatro de sus mejores jugadores: el búlgaro Zhivko Milanov, el marroquí Youssef Rabeh, el macedonio Darko Tasevski y el brasileño Ze Soares. Supuestamente, este fichaje, cuando ya van varias fechas de los campeonatos europeos, se debía a que un cantidad importante de jugadores del Rubin habían sido afectados por la gripe porcina. Según el fax, la Federación de Rusia había dado un permiso especial para la transacción.

Los dirigentes del Levski, debido a los inconvenientes económicos que tiene el club, mandaron a los cuatro jugadores a Moscú para cerrar los traspasos. Al llegar a la capital rusa, fueron recibidos por un intermediario que los alojó en un hotel, les ofreció 500.000 euros al año a cada uno y los dejó a la espera de un equipo médico para los controles pertinentes. Las horas pasaban y los médicos no llegaban. Hasta que se dieron cuenta que era todo una mentira. ¿Planeada por el CSKA?

Los rumores afirman esta hipótesis. Lo cierto es que los cuatro jugadores volaron de Moscú a Sofía, pero llegaron tarde y vieron la derrota de su equipo sentados en la platea.

Francisco Jáuregui
Por Redacción EG: 24/09/2009

Para seguir leyendo:

El superclásico en todos los tiempos (I)

Esperando el duelo del domingo, ofrecemos la primera entrega de fotografías de nuestro archivo del clásico de los clásicos a lo largo de la historia. Historias, partidos y personajes de un enfrentamiento eterno.

A la carta:1999. La vida es bella

Seguimos cumpliendo los deseos de nuestros seguidores. Pablo Corbalán nos pidió una foto que salió en la revista el día que Boca le ganó a Racing 4 a 0 con dos goles de Barijho. De nada Pablo.

Golazos Criollos: Maradona y un excelente tiro libre en 1995

Gran pegada del 10 para darle la victoria a Boca sobre Argentinos, el club que lo vio nacer, por la Fecha 10 del Torneo Apertura. Diego volvía a gritar un gol en su reciente regreso a Boca.

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar, Urruzmendi del Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.

20 de Septiembre de 1919, el ingeniero que fue piloto en la Primera Guerra Mundial

Vistiendo el uniforme de la Aeronáutica Militar de Francia, el argentino Vicente Almandos Almonacid combatió por los aliados en el lamentable y devastador acontecimiento.

Lo mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.

El choque de Andrada no apto para sensibles

Así fue el impresionante cabezazo de Dedé que impactó de lleno en la cara del arquero de Boca. Andrada quedó seminconsciente y sangrando en el piso; milagrosamente siguió jugando. Discutible expulsión de Dedé.

Gran pared con Pérez y golazo tres dedos de Zárate

Excelente jugada y definición para el 1 a 0 de Boca frente a Cruzeiro. Tras un córner Zárate habilitó a Pablo Pérez que se la devolvió redonda para que Mauro defina con tres dedos. Un gol imprescindible.