Por Maximiliano Passadore

Correr un Maratón presenta un gran desafío. Tanto para los que lo hacen por primera vez como los que repiten la experiencia.
Para los del primer grupo significa la incursión al evento más destacado del atletismo y seguramente la prueba más dura que encararán desde que comenzaron a correr. Para los experimentados, repetir el desafío e intentar bajar los registros anteriores siempre han sido las principales metas.
Tantos unos como otros deben tener en cuenta ciertos objetivos que seguramente han analizado y confeccionado de acuerdo a sus capacidades. Siempre es aconsejable programar objetivos alcanzables ya que esto servirá como una motivación cuando sean concretados. Es por esto que les ofrecemos una pequeña guía para tener en cuenta a la hora de planificar los 42,195Km.
  •        Planifiquen con el tiempo suficiente para armar un plan de entrenamiento acorde a sus necesidades. Estos pueden variar de 3 meses a 1 año según el nivel de entrenamiento y experiencia previa. El entrenamiento debe tener una constancia y ser respetado en su totalidad. No se recomienda hacerlo esporádicamente y sin continuidad.
  •       Asegúrense que este plan sea agradable y divertido. Busquen condiciones favorables y estimulantes que los ayuden a entrenar. Correr con amigos o conocidos de condiciones similares, en lugares que permitan concentrarse, hacer ejercicios lúdicos, son algunas recomendaciones para que la rutina sea estimulante y entretenida.  
  •        Planifiquen o asesórense con un entrenador que les permita conocer las variaciones del entrenamiento. La combinación de jornadas cortas con largas, fondos con pasadas, entrenamiento de fuerza y potencia les servirán para que su preparación sea la correcta. Utilice también carreras de menor distancia cronometradas para tomar ritmo y medir evoluciones en sus entrenamientos.  
  •        Tengan en cuenta diversos factores para sus entrenamientos. En que época del año se corre, con que temperatura promedio. Factores climatológicos, lluvia, viento, calor excesivo, humedad, presión, pueden incidir en el rendimiento. Si se tiene en cuenta durante la planificación, seguramente deberán entrenar algunas jornadas donde se presenten estas condiciones.  
  •        Todo entrenamiento debe ser acompañado por una buena alimentación. Tener un plan nutricional es muy importante para mejorar las condiciones físicas y fisiológicas. Busquen un especialista que lo oriente de acuerdo a su estado y necesidades.  
  •       Tener la indumentaria adecuada también influye en el entrenamiento y en la competencia. Seguramente sean jornadas largas donde cualquier molestia se torna insoportable. No se recomienda estrenar ropa ni zapatillas en estos casos, como tampoco es bueno hacerlo con indumentaria muy “gastada”, ya que seguramente no mantendrá las cualidades y calidades con las que fueron diseñadas.
Esperamos que les sean útiles estas recomendaciones, que disfruten de sus entrenamientos y logren con éxito llegar a la meta.
1 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR
semomoEl articulo muy bueno. Pero la foto del mismo es la de un velocista, nada que ver con un atleta de largas distancias.
04/05/2011 19:16 hs
0 respuestas
+0