LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

Julio Grondona 100x100

- por Diego Borinsky: 31/10/2008 -

El presidente de la AFA admite que es una costumbre hablar con los técnicos para armar la lista definitiva de un Mundial, aunque el cierre se lo deja a José. Afirma que felicitó a Bielsa por el momento que eligó para irse, que Hugo Ibarra es un ganador y que impulsó el antidoping en el fútbol argentino porque era necesario.

Reportaje publicado en El Gráfico, edición abril de 2006

1 ¿Le gusta que le digan Don Julio? Es un estilo en el que se considera a las personas con mucho respeto.
2 ¿A Julio Cruz lo cortó un integrante del cuerpo técnico de la Selección en el vestuario para después pedir los puntos del partido contra Bolivia por la eliminatorias 98? Bueno, ésa es una pregunta que no la puedo contestar porque lamentablemente estaba en mi casa, ya que venía de una operación. Así que lo vi por televisión, como ustedes.
3 Vamos, Julio, usted sabe todo. Es un tema que mejor dejarlo en el olvido. No creo que de una conversación sobre esto se pueda sacar algún beneficio.
4 ¿Quién fue el ideólogo de las lonas de L'Etrat en Francia 98? Ricardo Pizzarotti.
5 ¿Trató de impedirlo o ni siquiera lo intentó? Cuando estás en medio de un Mundial, jugándote en 90 minutos seguir o no, tenés que calibrar las acciones y todo el enojo llevártelo a tu casa. Yo tenía muy claro que esas disposiciones venían de Pizzarotti, porque lo conocía bien de la etapa de Menotti. Mi satisfacción es que no ha pasado tanto tiempo y Passarella se dio cuenta de que en algo tenía razón yo. Afortunadamente Passarella no es el mismo y Pizzarotti ya no está más con él. Todo pasa.
6 ¿Cómo se hace la lista definitiva para un Mundial? ¿El técnico la trae y usted agrega, la arman entre los dos o Grondona sólo sugiere? Normalmente llegamos a un entendimiento, porque el técnico me explica el porqué y al explicarme el porqué me tengo que quedar conforme. Con José charlamos permanentemente: yo digo lo que pienso y él lo mismo. Y la palabra final la tiene José, por supuesto.
7 En todos los mundiales usted metió jugadores. Los que me conocen de tantos años saben que siempre hablé, quizás demasiado, y dije lo que pensaba abiertamente. Ahora, si a mí me gusta un jugador y lo digo, y el técnico, para demostrar su supuesta autoridad, no lo lleva, creo que eso está mal.
8 Vamos a los nombres: se dice que en el 86 usted quería a Bochini y Bilardo a Sabella. Y fue Bochini. Bochini era el jugador ideal por si se lesionaba Maradona; si no se lesionaba Maradona, Bochini no jugaba. Pero si se lesionaba Diego y Bochini estaba en Buenos Aires, ¿qué hubieran dicho? Mi explicación era correcta. Lo mismo, si no llevábamos a Maradona a Australia para jugar el repechaje y no nos clasificábamos al Mundial 94, ¿qué nos hubieran dicho? Eso no quiere decir que uno manda y otro acepta, el fútbol es una charla permanente.
9 ¿Tuvo esta charla con Bielsa antes del Mundial pasado? No, porque el que hablaba con Bielsa era Pekerman. La función de Pekerman era de sociabilidad. Con Bielsa tuve charlas futbolísticas más al principio de su ciclo. En algún momento le interesó mucho hablar conmigo para poder sacarme lo que yo conocía de los mundiales. Es muy inteligente. Después, dejó de hablar.
10 ¿Hubo algún jugador al que usted quiso llevar a un Mundial y al final no fue? No.
11 A usted se le atribuye una frase: “José, vos elegí los 22, que el 23 lo pongo yo”. ¿Es cierta? Eso se lo dije cuando vi a Messi en el Mundial de Holanda: “Vos buscá 22, que uno ya está acá”. Y parece que no me equivoqué, ¿no?
12 De todos los técnicos que tuvo, ¿con cuál se sintió más cómodo? Mi tarea en este deporte empieza en 1958. El primer técnico que tuve en forma oficial fue Juan Emilio Elena, que estuvo casi 14 años en Arsenal.
13 De todos los técnicos que tuvo en la selección, entonces, ¿con cuál se sintió más cómodo? El trato con el técnico de una selección no es diario, como en un club, así que no es tan difícil. Menotti venía de un período anterior, y yo lo continué, nunca tuve un problema. Luego llegó Bilardo, una nominación hecha por mí, y era distinta la responsabilidad. Ayudaba mucho su cuerpo técnico, que era de una jerarquía impresionante. Y fueron ocho años, el único con el que estuve ocho años, así que eso dice algo.
14 ¿Y con cuál se sintió más incómodo? Incómodo por su forma de ser, pero conforme porque los resultados se daban y la mayoría del pueblo argentino aprobaba su actuación. Entonces muchas veces tenías que convivir como si fuera tu señora, aguantando cosas que si no era tu señora, no las aguantabas. Estamos hablando de Bielsa, claro.
15 ¿Por qué se complicó esa relación? Habían arrancado bien… Para mí, el cambio se produce cuando se clasifica para el Mundial. Habrá sentido que logró algo muy fácil con su gran capacidad y muchas veces te hacen confundir.
16 ¿Confundir con qué? Siempre digo que los que mandamos debemos tener cuidado, porque yo no tengo el poder, a mí me lo dan. Y así como me lo dan, me lo pueden quitar en cualquier momento. Ese pensamiento, en los momentos de éxito, ayudan a medirte más que nunca, para después poder estar atento en las desgracias. Yo les puedo decir: ¿me vieron en alguna foto de la Casa Rosada después de México? Y eso que el doctor Alfonsín nos dijo a mí y a Bilardo: ”ahí está el balcón”. Era para ellos. Yo me quedé atrás, esperando como siempre.
17 ¿Se enojó Pekerman cuando usted declaró lo de “Blancanieves y los 7 enanitos”? La frase apuntaba a que si metíamos a todos los chiquitos juntos, ¿qué barrera armábamos para los tiros libres? ¿Y en los centros, quién cabecea?
18 ¿Pero se enojó Pekerman o no? Pekerman conmigo no se enoja nunca. Ni yo me enojo con él. Somos del mismo tenor.
19 ¿Por qué dejó de ir a las canchas, salvo cuando juega la selección? Por los 80, Central Córdoba inauguraba sus vestuarios. Y fui porque de allí salió un futbolista que yo admiraba mucho: Vicente de la Mata. No le dieron un penal al rival de Central Córdoba y cuando iba al refrigerio del entretiempo me gritaron un par de cosas, parecía que el referí había sido yo. Como no me gusta complicar, antes de iniciarse el segundo tiempo, me fui. Calladito. Y no volví nunca más. Ni a los torneos de verano. Cuando se enfrentan dos clubes directamente en un torneo de AFA, en cualquier divisional, no voy, no quiero tener ningún problema.
20 Dicen que los radicales no saben gobernar, ¿cómo hizo un radical como usted para conducir tantos años la AFA? Quien sabe es muy distinto gobernar un país a un ente deportivo. En un país hay mucha gente que tira para distintos lados, en cambio gobernar a la AFA teniendo conforme con tu actuación a los clubes y a las ligas, viendo que les demostrás rectitud e imparcialidad, se hace más fácil. En esta tarea hay que tener la inteligencia necesaria para saber que cuando vas a resolver algo, tenés que pensar en los dos.

21 ¿Cuál es su principal virtud para estar tantos años al frente de la AFA y llegar a vicepresidente de la FIFA sin saber idiomas? Primeramente, la intuición. Creo que soy un intuitivo, que veo un poquito más adelante. Luego, los éxitos deportivos. Los jugadores y técnicos de este país nos llevaron a ser uno de los equipos más ganadores a nivel mayores y juveniles, algo que no sucedía antes del 78, cuando éramos siempre los campeones morales. Y pasamos de campeones morales a campeones reales. A la FIFA te hacen llegar los éxitos deportivos y la representatividad del país en el continente. A veces se te presentan oportunidades y hay que saber aprovecharlas. Yo creo que no la dejé pasar. Y con respecto a las lenguas, hablo español solo, es cierto, pero tengo una ventaja: hablo muy bien el idioma del fútbol. Y ese idioma no todos lo saben hablar.
22 ¿Va a la ferretería? Cuando estoy en Buenos Aires, voy todos los días. Me encuentro con mis hermanas, que manejan todo. Hace un tiempo que no tengo reloj, así que no sé ni a qué hora me levanto ni a qué hora me acuesto. Y ahora, con la edad, me estoy dando cuenta de que tampoco siento calor ni frío, como si estuviera en cero grado (risas).
23 ¿Por qué fue a maestro particular hasta tercer grado? En Sarandí había colegios privados y la escuela pública. Pero en la escuela pública mi papá estaba en la cooperadora y le daba pintura al colegio. Entonces, como Julio iba a pasar fácil, mi papá no me quiso mandar. Iban a decir eso y él no quería bancársela. Me mandó a maestro particular hasta tercer grado, cuando ya era más grande y podía ir en ómnibus al Colegio Nº 1 de Avellaneda. Y en esa época no existían los remises, había sólo dos líneas de ómnibus, la A y la B, y después había que caminar por la vereda con la escarcha.
24 ¿Terminó el secundario? Sí, fui al Colegio Salvador, de los jesuitas. Por eso cuando dicen quién es Julio, yo les digo que tuve siempre poder adquisitivo, que era de mi padre, porque en esa época no cualquiera iba al Colegio Salvador.
25 ¿Por qué abandonó sus estudios de Ingeniería? Terminé la secundaria con 16 años, ya que di tercero libre. Quería apurarme porque el esfuerzo de mi padre era muy grande. Y enseguida empecé a estudiar Ingeniería en la Universidad de La Plata, pero llegué hasta tercer año, cuando mi padre cayó postrado por una parálisis y debía hacerme cargo de la ferretería con 20 años. Falleció cuatro años después.
26 ¿Cómo era Julio Grondona como jugador? Un diez algo talentoso y bastante vago, al que no le gustaba nada correr. Cada vez que me devolvían un pase largo, puteaba a mis compañeros. Además fumaba y tomaba, muy lejos no podía llegar. Empecé en los potreros con Arsenal y llegué hasta la cuarta de River, también estuve en Defensores de Belgrano. Pero evidentemente lo mío era otra cosa.
27 ¿Se agarró muchas veces a trompadas en los potreros? Sí, claro, sí justamente mi falta de conducta en los partidos fue la causa principal por las que afiliamos a Arsenal a la AFA. El fin de semana nos dábamos como en la guerra y después yo mismo tenía que atender del otro lado del mostrador, en la ferretería, al tipo con el que nos habíamos agarrado a piñas. Así no podíamos seguir y por eso les propuse a los muchachos que nos afiliáramos y nos inscribiéramos en Aficionados, lo que hoy es la D, para terminar con el asunto.
28 La vez que más fulera la pasó en esos picados. Una vez, contra General Madariaga, íbamos ganando 2-0 y entró un loco a caballo con un revolver en la mano a tratar de suspender el partido. Al final, los muchachos de Madariaga lo convencieron y se retiró al galope.
29 ¿Y por qué se metió como dirigente? Yo tenía veneración por mi padre y traté, inconscientemente, de reemplazar su muerte con algo. Era tanto el dolor y la obsesión por su desaparición que necesitaba hacer algo para suplir el pensamiento hacia él. Y me metí a organizar un poco el club de barrio, Arsenal.
30 ¿Es cierto que los primeros contratos los firmó sobre un cajón de Coca Cola? En cuatro años, Arsenal ganó dos ascensos y pasó de la D a la B. Así que nuestra sede era el local donde funcionaba el buffet, y atrás un galponcito donde se acumulaba la mercadería. Ahí había una escalera que llevaba a lo que era la secretaría. Entonces para no andar subiendo y bajando, bajé la máquina de escribir y la apoyé en unos cajones de Coca Cola. Y un muchacho, al que le dicen Flipper y todavía hoy está conmigo, me tecleaba los contratos de los jugadores.
31 ¿Qué dirigentes fueron sus espejos en los inicios? Yo aprendí mucho de Sande, Amalfitani, Armando y Liberti. De Sande aprendí a saber esperar, callar, a ser tolerante. Don Pepe, administrativamente, fue impecable. Armando supo crear recursos extraordinarios. En Arsenal, yo le copié rifas, venta de distintivos, muchas cosas. Y Liberti tenía una capacidad política elogiable para manejar un club como River. Y tampoco me quiero olvidar de Mendocita, de Almirante Brown, de la época amateur.
32 ¿Por qué lo suspendieron un año cuando era presidente de Arsenal? Porque insulté a un referí que perjudicó a Arsenal. Después, no llegué a declarar por el horario y me dieron más pena por eso que por el insulto. Cumplí el año como correspondía: iba a la cancha como un señorito sin usar el carnet y pagando la entrada.
33 ¿Por qué unas de sus primeras medidas como presidente de la AFA fue instaurar el control antidoping? Porque cuando era dirigente de club no me parecía correcto lo que se hacía y pensé que debía haber otra forma de extracción de la orina, que es el momento más importante del control. Desde que se hizo en serio ya no podían andar por ahí particulares, y los médicos se jugaban su carnet.
34 ¿Puso el antidoping porque había mucha pichicata? De hecho, si no hubiera habido pichicata, no ponés nada. Vos le ponés frenos a los autos porque van muy ligero. Si vas a diez kilómetros por hora, no le ponés freno.
35 ¿Se siguen haciendo controles antidoping internos en la selección? Permanentemente. Y en forma privada. Por supuesto que si uno da positivo no se van a enterar.
36 ¿Abel Gnecco está capacitado para dirigir la Escuela de Arbitros? Pienso que sí, necesita un poco de experiencia para mejorar el trato y el carácter demasiado impulsivo que tiene. A mí es muy difícil que me hagan cambiar una decisión, es muy difícil... Y mal no me fue.
37 ¿Por qué adoptó el lema “Todo pasa” como frase de cabecera? En una oportunidad, un amigo mío me comentaba de un emperador egipcio que dentro de su harén tenía dos mujeres que se destacaban mucho. Ellas le preguntaban insistentemente quién era la más linda, entonces el emperador mandó a buscar dos anillos idénticos para que se los dieran diciéndoles a cada una que era la más linda. “¿Y el día que se junten?”, le preguntó el asistente. Y el emperador contestó: “Todo pasa en la vida”. Por esa época, en 1997, fui al Mundial Sub 17 de Egipto, y estaba enganchado con el tema, entonces empezó el “todo pasa, todo pasa”.
38 ¿Qué significado le da a esa frase? Midiendo las consecuencias y las responsabilidades, “Todo pasa” puede tener dos apreciaciones: aquél que la usa porque no le interesa nada o aquél que dice “todo pasa” pensando en que lo bueno tiene que quedar. Esta última es mi forma de pensar y me ayuda en los problemas cotidianos a superar las dificultades. En enero se cumplieron 50 años de la muerte de mi padre y eso para mí no pasó.
39 Muchos se lo critican. Si “todo pasa” se utilizara con el tono que le quieren dar para criticarme, no estaría la AFA como está, no se habrían conseguido los éxitos deportivos que se consiguieron, no existiría el predio de Ezeiza, no habría fútbol femenino, ni futsal, ni fútbol juvenil ni fútbol playa…
40 ¿Y el anillo? Me lo regaló Noray Nakis, un amigo de toda la vida. Hasta ese momento yo llevaba un papelito con la frase en el bolsillo, hasta que Noray se apareció con el anillo.

41 Su día más feliz y su día más triste como presidente de AFA. He vivido una infinidad de momentos agradables, que sería interminable de enumerar. Uno de los momentos más duros fue la vuelta de Japón en 2002. Afortunadamente nunca me tocó no ir a un Mundial, eso me dolería muchísimo, porque lo padecí como espectador en 1970. Era una situación imposible de soportar.
42 ¿Cuál es su mayor orgullo como presidente de la AFA? Ver el desenvolvimiento que tuvo la AFA en todo este tiempo. Después de haber vivido la etapa del 60 al 79, la evolución del 79 para acá es considerable.
43 ¿En qué cosas siente que falló? Hay dos cuentas pendientes que me gustaría llevar a cabo. Una, es la combinación con las autoridades para ser más práctico en la lucha contra la violencia. Y otra, la posibilidad de que los clubes puedan vivir más desahogados.
44 ¿Qué hizo cuando Alemania empató en la final del Mundial 86? Me fui del palco. Pensé que la paloma que estaba en la mano se había volado, y esperaba recibir a los muchachos en el vestuario para manifestarles mi conformidad por lo hecho. Me retumbaba la frase “caballo que alcanza, ganar quiere”. El gol de Burru lo vi en el monitor del vestuario, con el utilero.
45 ¿Cómo vivió el segundo gol de Diego contra los ingleses? Y, sirvió para tapar el otro... No es que el primero me hubiera dado vergüenza, porque en el fútbol todo puede pasar, pero como dirigente FIFA sentí la tranquilidad de que no me iban a echar en cara ganar un partido con un gol con la mano. Estaba en el palco de honor con las autoridades, y la euforia de los demás me llevó a mi a estar muy feliz. Uno de los dirigentes de más edad en FIFA me dijo en ese momento: “Otra cosa igual a ésta no se volverá a ver”. Y se está cumpliendo…
46 ¿Cómo es Grondona en un palco de autoridades festejando el segundo gol de Diego a los ingleses? La alegría o la tristeza interna supera a la expresión externa. No se manifiesta. Yo soy una momia viendo partidos de fútbol. El cargo te obliga a ser una momia.
47 ¿Cuánto tuvo de cierto la frase de Passarella, después de México 86, cuando dijo que el técnico había sido Grondona? Passarella venía de vivir situaciones dificultosas, comenzando por su nominación, por la capitanía, y luego su enfermedad en pleno Mundial. Y a veces se dicen cosas sin pensar. Pero Bilardo tuvo la fortuna de poder demostrar, no en el 86 sino en el 90, que fue un técnico excepcional. Con un equipo diezmado, perdiendo el primer partido en el San Siro, terminó volviendo al San Siro.
48 Tuvo un poco de suerte de encontrar a un arquero atajapenales por la lesión del titular. Y quién sabe si en esos partidos también nos perdimos goles. Si tuvimos suerte, fue en el primer tiempo contra Brasil y nada más. En el entretiempo de ese partido, Bilardo me dijo: “quedate tranquilo que está ganado, porque de lo que zafamos no podíamos zafar”.
49 ¿A Argentina la bombearon en la final del Mundial 90? No. Argentina entró a jugar contra Alemania en inferioridad de condiciones por suspensiones que sí nos perjudicaron en el partido contra Italia: la roja a Giusti, y las amarillas a Caniggia y Olarticoechea, que les impidió estar en la final, fueron con un poquito de rapidez. Si nos hubieran querido voltear, lo habrían hecho antes, no puedo pensar nada raro si me dejaron llegar hasta faltando 10 minutos.
50 ¿Quién se equivocó en el Mundial 94 para que Argentina sufriera un doping positivo? Posiblemente los que tenían la responsabilidad de definir quiénes debían estar en la concentración y quiénes no. Esa decisión quizás debió ser mía, pero no cualquiera le dice que no a Maradona, y menos en ese momento, cuando venía de volver a vestir la camiseta nacional después del 0-5 con Colombia.
51 ¿Usted no había hablado con Diego antes del Mundial para saber si tomaba algo? No. La problemática que extrañó mucho no fue lo que ustedes vieron sino que cada vez que salíamos de la concentración llegaban las autoridades de seguridad con perros, a controlar nuestra selección, como si estuvieran buscando drogas.
52 ¿Qué pasó realmente con Diego el año pasado? ¿Cuáles eran sus planes? Que estuviera en la selección, pero Diego dudaba cómo lo podía hacer y al tener la conversación final con el cuerpo técnico llegaron a un entendimiento de que no era el momento adecuado para tener una tarea definida. Será cuestión de esperar el momento. Dios dirá.
53 ¿Qué puesto debe ocupar la Selección en Alemania para que Pekerman siga como técnico después del Mundial? Pekerman no puede ser evaluado por la ubicación que ocupe la Selección bajo ningún punto de vista. Lógicamente no es fácil poder manifestar algo a 60 días del Mundial.
54 ¿A usted le gustaría renovarle a Pekerman, no? A mí me gustaría que siguiera Pekerman siempre, es un hombre de la casa, un hombre que elaboró una incubadora en Ezeiza y los frutos fueron aprovechados por todos. Dignificó el fútbol juvenil: aquí manifestaban que no habían pelotas, que no había camisetas, y ahora sobra todo, pero no para la AFA, sino para los clubes mismos.
55 Sin ser fatalista, si Argentina queda otra vez afuera en primera ronda, ¿cómo entra acá? Tengo en mente que hubiera sido mucho más duro no llegar. Lógicamente, a la cancha yo no entro a cabecear. La dirigencia se tiene que sentir ajena al resultado deportivo, estamos en la mejor concentración de toda Alemania, somos uno de los principales sponsors de Adidas, así que estamos dentro de lo mejor.
56 ¿Qué es lo que más le gusta y lo que más le preocupa de esta Selección? Nos falta la conformación de la parte defensiva. Del medio para arriba tenemos elementos, en cantidad y calidad, que pueden hacer la diferencia necesaria, el desequilibrio que necesitás en un partido cerrado. Se dio la generación de grandes jugadores con conocimiento europeo, así que la expectativa la tengo.
57 ¿Quién es el mejor jugador argentino? Yo estoy esperando el Mundial para ver a Messi.
58 ¿Abbondanzieri, Ustari, Lux o Franco? Cualquiera de los cuatro está bien.
59 ¿Hugo Ibarra puede llegar sobre la hora y ser parte del plantel? Puede ser, no sería el primer caso de un jugador sumado sobre la hora. En este país casi no hay cuatros ni tres.
60 ¿Le gusta Ibarra? Si leen la trayectoria de Ibarra, van a ver que no perdió nunca. En todas las que intervino, ese equipo ganó.

61 ¿Qué le gusta más: defensa de 4 o de 3? Para mí no hay línea de 4 ni línea de 3, hay una ubicación en la cancha al empezar el partido y luego, en el juego, se adapta. Por ahí se arranca con 4 y se va a 3 en cualquier sector porque siempre uno se tiene que adelantar.
62 ¿Cuál es la clave en un Mundial? Estar físicamente impecable. Y, fundamentalmente, que te ande la columna vertebral del equipo: el 1, el 2, el 5 y el 9. Eso era en mis tiempos, eh… Y hoy sigue siendo igual, no cambió: uno en cada línea, y los demás que acompañen.
63 ¿Verón no está en la selección porque tiene problemas con Riquelme? Si Verón no está es porque no tuvo continuidad después del mundial 2002 por las distintas lesiones, y así perdió posiciones. Esa es la realidad.
64 ¿Cómo es un día suyo? Me levanto a las 9, voy a ver a mi mamá que tiene 99 años, visito a mis hermanas en la ferretería, paso por la estación de servicio donde están mis hijos, y a las 3 o 4 de la tarde vengo para la AFA. Cierro los ojos a las 2 de la madrugada, después de escuchar la audición del ascenso.
65 Plato preferido. Milanesas con papas fritas.
66 ¿Usa internet? Nada, nada de nada, ni correo electrónico ni internet, tecnología nada. Tampoco tengo interés en aprender. Es tarde para mí.
67 ¿En alguno de estos 27 años como presidente de la AFA sintió que estuvo cerca de ser desplazado? Si yo viera, verdaderamente, que en esta casa hay alguna inquietud válida y razonable, sé lo que tengo que hacer. Pero hasta ahora no pasó. Y jamás apoyé la cabeza en mi almohada pensando que al otro día no iba a estar más acá, jamás.
68 ¿Estuvo tentado de dar el portazo alguna vez? Cuando uno va a cumplir 50 años de casado, es difícil cerrar la puerta del lugar donde te divertís. Si no cambio esto por estar en FIFA permanentemente, porque yo podría y tendría que estar en FIFA, es porque la AFA es parte de la satisfacción de mi vida. No lo hice en mis primeros años, ¿lo voy a hacer en mi vejez, con fuerza y lucidez?
69 ¿Le molesta que Gámez quiera competir con usted? No, ¿cómo me va a molestar? Ahora, hay que ver si llega a competir. Falta tiempo todavía para octubre del 2007.
70 ¿Por qué hubo tantos altibajos en esa relación? Lo apadriné permanentemente y traté de que le fuera bien, lo ayudé en todo sentido. Honestamente, a Gámez no lo entiendo.
71 ¿A quién imagina como su sucesor? A cualquiera. Esta casa cuenta con recursos de tamaña naturaleza que cualquier presidente de club con relativos conocimientos puede serlo. La AFA camina más fácil que un club.
72 ¿Su hijo Julito puede ser su sucesor en la AFA? Por ahora fue mi sucesor en Arsenal, el tiempo será testigo. No lo quiero perjudicar bajo ningún punto de vista.
73 ¿La AFA está mejor ahora que en 1979? ¿Esa es una pregunta en joda, no? ¿Les parece que si esto no hubiera funcionado bien, podría haber sobrevivido a todas las problemáticas del país, con la cantidad de empresas que cerraron? La AFA siguió vivita y coleando con recursos propios, incluso les repartió a los clubes 100 millones de dólares en 20 años.
74 ¿Qué dirigentes le gustan? Todos, porque hay que ser audaz, hoy, para ser presidente de un club. No puedo hacer una clasificación como si estuviéramos en el colegio, hay muy buenos, tanto en la D, en la A, como en el interior.
75 ¿Existe el “sijulismo”? No, lo que pasa es que normalmente soy el último que habla, y a veces el que habla último es el que capta el sí de los demás.
76 ¿Los dirigentes del Comité Ejecutivo le tienen miedo? Eso lo dice el señor que tiene ganas de competir conmigo, está prejuzgando a los hombres. Y lo hace en una forma en la que da la sensación de que es el guapo del violín.
77 ¿Alguna vez le vio de cerca la cara a la muerte? En el 74 tuve un aneurisma por el cigarrillo, por la problemática de que habían secuestrado a mi hijo Humbertito. Estaba en la cancha, viendo San Telmo-Arsenal y sentí un puntazo en los ojos que me mataba. Me dieron un remedio y al otro día fui al hospital. Me hicieron una punción lumbar y salía sangre, me dejaron internado y zafé. Se van los buenos…
78 ¿Cuál es su peor defecto y su mejor virtud? La virtud es haber elegido a los que colaboran conmigo. Y defectos, que a veces creo que son todos buenos muchachos.
79 ¿Cómo fue su arreglo judicial con Castrilli? Castrilli tenía el derecho de cobrar la indemnización que le correspondía por retirarse. Pero no la cobró e hizo un juicio por declaraciones mías, quizás inapropiadas. Como no quise llegar al final para que resolviera el juez, hubo un entendimiento y se terminó. Todo pasa.
80 Ahora trabajan en conjunto. ¿Cómo fue el primer contacto después del juicio, quién le habló a quién? A él le tocó actuar dentro del ambiente de seguridad en el gobierno y yo seguí en AFA. Quién sabe él no pensaba que yo iba a colaborar con él como si no hubiera pasado nada. No hizo falta que habláramos, me puse a disposición, respetando la autoridad y colaborando como hasta el día de hoy.

81 ¿Cómo hizo para caerse en una fuente del Palacio de Versailles? Fue brava ésa, eh. Era la cena de gala previa a la votación de Blatter contra Johansson. Iba hablando con una señora, miré al cielo y me cegó la luz de un foco. Trastabillé, pegué en el borde de la fuente y caí de cabeza. Estaba Facchetti, del Inter, y me dijo: “agarrá un secador de pelo”. Le contesté: “¡Pero qué secador si tengo mojadas hasta las bolas”. Fui al hotel y me cambié. Era imprescindible que estuviera porque era el alma mater de esa reunión, al día siguiente estaba la elección.
82 ¿Usted le hizo ganar a Blatter esa elección? Yo no le puedo hacer ganar nada a nadie, he estado a su lado. Nunca pedí votos ni para mí ni para nadie, sí traté de que entendieran que con Blatter íbamos a seguir teniendo imparcialidad deportiva en el mundo, algo muy distinto a lo que se vivió cuando Europa era el dueño y señor de la FIFA.
83 ¿Nunca le interesó ser presidente de la FIFA? No, conozco las limitaciones. El idioma es fundamental, no podés estar a las órdenes de 212 países con 14 intérpretes al costado, entonces tenés que saber hablar inglés, francés, alemán. Por otra parte, a esta altura no me gustaría. Yo seguí el camino con mi AFA adelante y llevándola al lugar que corresponde.
84 ¿Se lo ofrecieron alguna vez? Cuando fue el problema con Blatter, los demás vicepresidentes me pidieron que me hiciera cargo de la presidencia, pero no quise saber nada. Por lealtad y segundo, porque no me interesaba.
85 ¿Por qué eligió la carpeta de Pekerman en el 94 para los juveniles? Porque tenía los informes de su excepcional trabajo en Colo Colo, de donde se fue porque el técnico de la primera no le puso ni un juvenil. Del tema conocía más que todos los medios, en ese momento era presidente de la comisión Sub 20 y Sub 17 del mundo, fui a todos los campeonatos juveniles, me empapé bien de lo que eran las concentraciones y la forma de trabajo de varias potencias, especialmente de Portugal. Antes se iba el técnico de la mayor y se terminaba todo, y ahora, ¿quién sacó a estos jugadores en un ciclo continuo de 12 años, con el mismo proyecto? De no ser así, los habríamos perdido.
86 ¿Cuáles serán los premios en Alemania 2006? Está arreglada una parte: un paquete por las eliminatorias y por pasar la primera fase. Pero como ustedes no son de la DGI no les voy a decir de cuánto se trata. Es un dinero justo. Por la segunda fase no se arregló nada, así que llegado el caso habrá que sentarse en una mesa y tirar las cartas. Aquí nadie tiene ganas de llevarse más de lo que corresponde ni de quedarse con más de lo que corresponde. Hay que ganar los partidos, después se hablará.
87 ¿Argentina va a volver a organizar un mundial de mayores? Que yo lo vea, difícil. En el 2014 se va a hacer en Brasil casi seguro, así que volverá a Sudamérica para el año 30.
88 Usted dijo que era intuitivo, ¿intuyó que Bielsa podía renunciar? Sí, y que lo podía hacer en cualquier momento, porque era extremadamente criticado. Se fue cuando no era criticado, el inteligente se va en esos momentos, porque deja una buena imagen.
89 ¿Le renovó aún sabiendo que en cualquier momento se iba? Le renové con la idea de volver a hacer las mismas eliminatorias que para el 2002 y llegar a Alemania.
90 ¿Lo quería para las eliminatorias y después reemplazarlo para el Mundial? Yo no quería poner otro técnico. Pensaba en clasificar y luego estudiar en qué condiciones estábamos para definir si nos podíamos aguantar.
91 ¿Intentó convencerlo cuando le dijo que se iba? Lo intentó convencer durante dos horas Julio Alegre pero no lo consiguió. Como Bielsa tenía una relación más fluida con Alegre que conmigo, era más probable que él pudiera convencerlo. Después, cuando no había vuelta atrás, fui y lo felicité por haber elegido el mejor momento.
92 ¿Y qué le dijo él? Arreglá las cuentas.
93 ¿A Bianchi lo nombró como sucesor para sacárselo de encima, porque sabía que iba a decir que no? Lo anuncié porque se merecía que lo anunciara. No podía presumir que iba a decir que no o que sí, esto no es jugar a la lotería. Era la lógica y yo tenía que buscar la lógica. Ahora, si la intención de él era no estar, tampoco me iba a preocupar. Nadie es imprescindible.
94 La verdad: ¿quería que fuera Bianchi o prefería a José? Sabía que si era Bianchi, ustedes me iban a dejar tranquilo. Si era pedido por todos…
95 ¿Siempre se guía por lo que piensa la gente? Casi siempre. Yo suelo tirar el nombre para ver cómo reacciona la gente y los medios, y hago un balance, así se hace. Ahora, eso sí: después de haber elegido, no acepto el cambio. A Bilardo la gente lo pidió y después querían que yo lo volteara. No, ahí no lo cambio.
96 ¿Le gusta el cine? No voy desde 1956. La última que vi fue “Lo que el viento se llevó”.
97 La verdad, cuando asumió, ¿por cuánto tiempo pensó que iba a ser presidente de la AFA? Por cuatro años. Después, el sistema te ayuda, las reuniones semanales, el contacto permanente con los clubes. Hubo muchísimos dirigentes que me ayudaron. Un hombre que me dejó un recuerdo imborrable fue Jorge Propatto. Lo recuerdo siempre.
98 Un periodista dijo que lo suyo en la AFA es un papado, ¿coincide? Pero el Papa que murió, ¿no hizo una buena tarea? Entonces, ¿por qué se va a cambiar? Yo no lo tomo como un papado, y espero que mis amigos tengan la valentía de avisarme cuando no me vean lúcido. Quisiera tener la misma suerte que tuvo Havelange, que supo irse a tiempo. Yo también pretendo irme a tiempo, pero no cuando quieran los periodistas, sino cuando quiera la mayoría.
99 Varias veces lo quisieron meter tras las rejas, ¿no le tiene miedo a la cárcel? Nunca, será porque tengo una tranquilidad de espíritu por el ejemplo que me dio mi padre. Mi padre fue un caballero querido por todo un pueblo, por la gente más humilde. Les daba los materiales para hacer la casa sin firmar nada. Fueron dos amigos, Grondona y Lombardi, los que fundaron la empresa familiar de materiales para la construcción en un barrio que ni se conocía y al que hizo famoso Arsenal. Así que no tuve miedo ni los voy a tener, soy un hombre que mantuvo la responsabilidad comercial como corresponde y que no he dejado un solo mes de pagar la cuota de jubilación por 54 años.
100 ¿Cree que va a llegar a ver campeón a Arsenal en primera? Bueno, después de lo que hizo mi hijo Julito, llevando a Arsenal a primera… si pasa un barco por acá abajo, por Viamonte, lo creo.

 

 

Por Diego Borinsky: 31/10/2008

Para seguir leyendo:

16 de Noviembre de 1971, volvió Nicolino, volvió el show

Victoria del boxeador argentino ante el español Antonio Ortiz por puntos. El Intocable Iría por la sexta defensa del título superligero ante Cervantes en el mes de diciembre en el estadio Luna Park.

1985. ¿Quién será el campeón?

Después de la primera final del Nacional sin goles, Batista, de Argentinos, y Larraquy, de Vélez, pugnan en la redacción de El Gráfico por el estandarte más deseado. Al final se lo quedaría el Checho…

La revancha de Pepino

El artillero de Boca, José “Pepino” Borrello, y el arquero de River, Amadeo Carrizo, vivieron a mediados de los ’50 un duelo tremendo. Esta es la historia de donde nació esa bronca superclásica.

1986. La revista de la primera Copa de River

Otro número de El Gráfico digital histórico: River derrota a América de Cali con gol de Funes y se consagra campeón de la Libertadores. Después de dos subcampeonatos (’66 y ’76) la tercera final fue la vencida.

1986. Ruggeri: “tengo tanta fe en ganar la Copa como la tenía antes del Mundial”

A través de la entrevista al central de River, se hace un repaso de la victoria sobre Boca por 1 a 0 para cerrar el Grupo 1 y poner al Millonario en Semifinales de Libertadores. Fue el superclásico #16 en la Copa.

15 de Noviembre de 1983, “Martillo” Roldán gana y va por Hagler

En las Vegas, Nevada, el boxeador argentino noqueó a Frank "The Animal" Fletcher en el 6° Round y despejaba así el camino que lo pondría de frente con el campeón “Maravilla” Hagler

El pequeño Jaime Lema

Un caso extraordinario fue el de Jaime Lema quien atajó en San Lorenzo en los años 20 y 30, siendo campeón en 1933. Medía 1.60 siendo, hasta hoy, el guardavalla más chico del profesionalismo. Su recuerdo.

1997. HUSAIN Hnos.

Claudio, volante, 22 años; Darío, delantero, 21. Fueron los protagonistas de un caso poco común en el fútbol argentino, el de dos hermanos que comparten la titularidad en un equipo de Primera, en el Vélez de Bielsa.

1986. Los dos grandes empezaron la copa

Boca y River se cruzaban por el Grupo 1 de la Primera Fase de Libertadores. Fue empate a 1, magro partido y con un fallido agasajo a los campeones del mundo de México, según José Luis Barrio. VIDEO