LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

“Merlo debe saber que agarró una tienda”

- por Diego Borinsky: 31/10/2008 -

Fiel a su origen de bombardero serial, el Puma la clava en el ángulo. Se lamenta por el presente del Millo: “River es una pobreza, un equipo asqueroso”. Les pega a los técnicos: “Son terribles mentirosos”. Califica a algunos colegas como “buitres” y les da también a los arqueros: “El 50 por ciento son medio pelotudos”.

 

Reportaje publicado en El Gráfico, edición enero de 2006

1 ¿Por qué te pelaste? No quería quedar igual que Bochini: me faltaba “lope” por todos lados y me pelé hace ocho años, así estoy más prolijo.
2 Cuando jugabas, ¿preferías ser un desastre y meterla antes que figura y zapatero? Siempre. El goleador que no hace goles se enferma. Todos los que dicen que primero está el equipo son mentirosos. Por más que el equipo gane 5-0, si el goleador no la mete, se siente como el culo. Si yo perdía, pero hacía un gol, me sentía feliz, había cumplido con mi trabajo.
3 O sea que cuando un goleador mete un gol pero su equipo perdió y dice que no sirvió para nada… Las bolas que no sirvió, miente.
4 ¿Como definirías tu trabajo actual? Busco talentos y me hago socio de los clubes en una futura venta. Yo no voy a las inferiores a ver si hay un pibe que se destaca para representarlo; cada uno hace lo que puede, si un tipo no tiene capacidad para buscar jugadores, hace eso.
5 ¿Hay códigos de representantes? Nadie tiene códigos ni ética. Si un club del mundo, el que fuera, te puede afanar un pibe de 13 años le importa un carajo el otro club y les pone plata a los padres por atrás, como la Lazio ahora se llevó al pibe de Boca o el Barcelona quiso al chico Lamela de River. Es todo una cagada.
6 ¿Y cómo hacés para sobrevivir en ese ambiente? Sabiendo que esto es una jungla y tratando de ser leal con los chicos y con los padres. Yo rastreo todo el país, tengo dateros, voy a ver prácticas, sigo ligas y llegado el fin de año digo: esta es mi cosecha del año y los traigo a prueba. En total serán 10 o 12 chicos por año.
7 ¿Entre los representantes se matan a codazos? No siento competencia porque lo que yo hago no lo hace casi nadie. El argentino es vago, mi abuelo siempre decía: “En este país, la tierra está muy abajo y es jodido agacharse”. Nadie quiere romperse el culo. Si a cualquiera hoy le decís: hacemos 100 kilómetros para ver fútbol, te dicen “¡¿adónde?!”. Todo el mundo quiere hacer negocios en Puerto Madero o Recoleta, yo voy a ver partidos en invierno a Mar del Plata a las 9 de la mañana, con mi termo, y a chupar frío. Hago la mía y no me mato a codazos con nadie.
8 ¿En qué gastás vos? Compro botines, les doy un viático, les pago pensiones si los clubes no tienen, les doy un sueldo a los dateros. Y si unos años después el chico se vende, me llevo la que me tengo que llevar. Los más conocidos que tuve son Vuoso, Ervitti, Ernesto Pedernera. Y también llevo algunos chicos a clubes de Segunda de Italia y Bélgica, donde tengo contactos. Son chicos a los que aquí no le quieren hacer contrato y los trato de ubicar afuera.
9 ¿Y ningún pibe se te escapó cuando llegó la venta? La evolución del ser humano es complicada. Una cosa es un pibe a los 13 años, después llegan las novias y los colegas que no tienen ética. Son los famosos buitres, que la hacen toda fácil: aparecen en las casas de los padres y los llenan de promesas para quedarse con la representación. Pero no me complico la vida, como tengo una sociedad con el club, si al pibe le llenaron la cabeza, le digo: “Vos y tus viejos váyanse a la concha de tu madre, que te represente el que quieras”. Me lo saco de encima, total yo gano mi dinero el día que lo vendan.
10 ¿Por qué tenías facilidad para amargar a Boca cuando jugabas? No sé. Fue el equipo al que más goles le hice: 9 con River y 16 en total. Así como estaba Huracán, al que no podía embocar, con Boca la metía le pegara con lo que le pegara. Con River una vez le metí tres en un partido, otros dos en el famoso 5-4, cuando fui a Talleres le hice 5 en dos partidos, con Independiente también los vacuné. Se dio así.
11 ¿Por qué River no encuentra un verdugo de Boca en los últimos 20 años? No sé por qué, pero Boca tuvo a Palermo como verdugo y ésa fue una de las causas de la paternidad de los últimos tiempos. River no tuvo un referente del que Boca estuviera pendiente, con miedo de que lo embocara, y eso fue clave.
12 ¿Vos sentías que te tenían cagazo? Ellos sabían que en cualquier momento los vacunaba y tenían un cuidado especial. Por eso, si vos sabés que te temen y que tenés 90 minutos para ejecutarlos, ése es el arma que debe tener el goleador y también el técnico para bancarlo.
13 ¿Que tiene que hacer River para ganar la Copa el año que viene? Formar un equipo competitivo, no puede equivocarse en las compras. Tiene que armar línea por línea porque River hoy es una pobreza… es un equipo asqueroso. Acá no pasa por el técnico ni por los gustos, sacando a 3 o 4, los jugadores no tienen nivel, no podés estar dependiendo de Gallardo, un pobre tipo que tiene que hacer todo.
14 ¿Cómo ves a tu ex compañero Merlo? Mostaza es un tipo muy bicho, inteligente, precavido, no es ningún boludo. El debe saber que agarró una tienda, ahora tratará de armar una pequeña boutique con lo que le traigan.
15 Hacé un ranking de los mejores técnicos que tuviste. El número uno es Labruna, después vienen el español Miguel Muñoz, Nito Veiga y Roberto Saporiti.
16 ¿Labruna podría dirigir en este fútbol moderno? Más vale, si no mirá a Basile, que es del palo, y ganó todo. Escuchame, el fútbol está lleno de mentirosos. Vivimos en un gran país de ladrones y los técnicos no zafan, son terribles mentirosos, como los políticos. La mentira se acaba con la selección brasileña: juega con dos laterales que van y vienen hace cien años…
17 ¿Quién te puso Puma? Ricardo Aldao, un periodista que seguía la campaña de River, cuando jugaba en la Tercera. Decía que estaba siempre al acecho en el área.
18 ¿De qué origen es tu apellido? Mi papá es portugués y mi mamá, yugoslava. Vinieron chicos y se conocieron en una fábrica textil: mi papá era el encargado y mi mamá, empleada.
19 Hincha de… Racing, me llevaba a la cancha mi abuelo. Vi mucho al Racing del 66: estaba en la Novena de River, pero iba a ver a Racing.
20 Tu ídolo. Siempre me gustó Perfumo y después fui su compañero en River y nos dio un montón de consejos, un tipazo Roberto. Mi otro gran ídolo y espejo fue Luis Artime.

21 Pese a ser hincha de Racing, jugaste en Independiente. Siempre tuve claro que era un profesional. Para mí no existe el romanticismo de la camiseta, es simbólico. Hoy, que ya terminé, sí me siento hincha de Racing, y capaz que voy a verlo, pero soy un hincha tranquilo.
22 ¿Qué son Los Halcones de Carapachay? Mi primer equipo. La canchita estaba al lado de casa, íbamos a Munro, Villa Adelina, Boulogne, mi viejo tenía una camioneta y nos llevaba.
23 ¿Cuándo decidiste que querías vivir del gol? Desde que nací. En el baby ya era goleador, a River me fui a probar de nueve, en la Séptima llegué a meter 47 goles en 25 partidos y cuando me quise acordar ya estaba en la Primera de River a puro gol.
24 ¿Es cierto que le pegabas con los tobillos? Yo le pegaba con los tobillos como Luis Artime, el más grande goleador que vi. Acá no importa cómo le pegás, el tema es que entre. Es muy fácil decir cuando le pegás de punta “mirá qué burro”. Pero a veces no tenés recorrido en el área y le tenés que pegar de punta. En el área no podés pensar. Nunca me calentó que me dijeran que le daba con los tobillos.
25 ¿Cómo llegaste a River? Me llevó don Antonio, un señor del barrio, con el Gato Daniele. Este hombre era carpintero y trabajaba en la casa de los padres de Pinino Mas. Me vio Palomino y me fichó.
26 ¿Qué técnicos de inferiores te marcaron? Osvaldo Diez, el Polaco Cap... Un día, ganamos un partido en la Novena, metí 2 goles y apareció en el vestuario Renato Cesarini, que era técnico de la Primera. Se sentó al lado mío. “Pibe, usted hace muchos goles, ¿quiere hacer más?”, me preguntó. Yo tenía un cagazo bárbaro. Y siguió: “¿Sabe cómo salen los atletas que corren carreras? Se agachan y están en puntas de pie esperando el tiro. Acostúmbrese a trotar en puntas de pie, porque cuando le metan una pelota, le va a robar un poquito a un defensor y va a hacer un gol más”. ¡Qué gran verdad! No me olvido más el consejo. Y lo apliqué. Me costó acostumbrarme a trotar en puntas de pie porque me cansaba más, pero me rindió mucho.
27 Otro consejo. Uno del mismo Renato: “Si está de espaldas al arco, cuando viene el volante, el tipo no sabe si meter el pelotazo o tirarle una pared. Si quiere tirar una pared, quédese de espaldas y si quiere que le metan el pelotazo, perfílese de costado y marque el pase”.
28 ¿Y qué enseñanzas te dejó Labruna? Angel te daba confianza. A mí me decía: “Agarrá la pelota y pegale al arco, tenete fe, buscalas todas. Lo que no te podés permitir es que por adentro del área chica pase una pelota y no llegues, porque si pasa eso, te saco. Toda pelota en el área chica tiene que ser tuya”. Metí un montón de goles en el área chica.
29 ¿Goleador se nace o se hace? Se nace, el olfato no lo comprás en ningún lado, viene de cuna. Así como hay jugadores que dan un cambio terrible en su evolución, como Daniel Onega, que pasó de ser nueve a un diez excepcional, la inversa no se da. Al nueve no lo hacés. Es una raza especial, por eso hay tan pocos.
30 ¿Cuál es la principal virtud que debe tener un goleador? No desfallecer. Tener paciencia y saber que su partido dura 90 minutos. A vos te cuidan, te cuidan, pero pum, apareciste y la pusiste, macho. Siempre y cuando tengas el aval del técnico, que sepas que te banca, que no te limpia en la primera de cambio.
31 De los últimos nueve, ¿cuál fue el más parecido a vos? Crespo tiene cositas, es más técnico, pero nunca desfallece, va a todas, en actitud se me parece. Bati y Saviolita también van a todas. El delantero que no tiene agresividad, que no torea a los defensores, no sirve. Los defensores se tienen que cagar por su presencia.
32 El mejor goleador de la actualidad. De los argentinos, Crespo. Y en el mundo, Eto’o: sabe jugar, tirarse atrás, a los costados, es rápido, tiene un pique fulminante, sabe definir, cabecea, anticipa. Completito.
33 ¿Quiénes deberían ser los delanteros de Argentina en el Mundial? Messi y Crespo. Messi es un tipo que hace quilombo en el área, que engancha, que mete una pelota de gol, un complemento ideal para Crespo.
34 ¿Y el equipo? No tengo dudas. El Pato, pero ojo con Ustari y Lux; Ibarra, Ayala, Heinze y Sorin; Verón de ocho, Gago, Riquelme y Aimar de enganche; Messi y Crespo. Para completar, Gallardo, Lucho González y Mascherano en el medio; Agüero, Saviola y Tevez arriba; Zanetti, Coloccini, Samuel y Milito atrás. Ahí están los 23.
35 ¿Cómo ves a Argentina? Estamos con la polémica boluda del grupo de la muerte, pero no nos olvidemos de que Holanda no fue al último Mundial, por qué tanto cuco entonces. Argentina tiene buenos jugadores, la veo bien, pero es hora de que Pekerman no haga más casting.
36 Sos el DT de la Selección, ¿qué hacés de acá al Mundial? Te nombro los 23 jugadores ya para que ustedes no rompan más las bolas con que juega éste o aquél.
37 ¿Qué hace un goleador cuando viene una racha de sequía? Yo sufrí una de 14 fechas con Didí. En River se cansaban de putearme, aparte el equipo no ganaba y no podía zafar, se la agarraban con el que tenía que meter goles. Yo llegaba a casa y no dormía, me volvía loco, tenía mil cábalas, iba a la iglesia, ya no sabía qué inventar. Pero eso me empujó a seguir, porque siempre tuve más moral que nadie, y decía: “Se tiene que cortar”. Por suerte me bancó el DT. “Tranquilo, Murete, tranquilo”, me decía Didí.
38 ¿Tener rachas forma parte del carnet de goleador? Sin dudas, todos los goleadores las tienen. De ésa no zafás, seguro.
39 ¿En alguna de esas rachas pensaste en retirarte? En 1982 me cansé: venía de un año malísimo en Boca y no quería jugar más, pero Talamonti vino dos veces a Mar del Plata a buscarme: “Angel quiere hablar con vos, no le podés decir que no”. Labruna me había hecho debutar en Primera. Fui a Córdoba y en cinco minutos me convenció para que fuera a Talleres. Era muy difícil decirle que no a Angel.
40 En Talleres también te putearon. En los primeros cinco partidos no la metí, me gritaban que dejara de robar, pero Angel me bancó y terminé haciendo 20 goles en 20 partidos. ¿Qué pasó? El técnico aguantó al goleador. Y el goleador apareció. Por eso al goleador hay que respetarlo. Después fui a Independiente y metí 20 goles más. O sea que en total, en ese 1982 metí 40 goles, el mejor año de mi vida. Unos meses antes estaba para retirarme…

 

41 ¿Seguís metiendo goles en los picados? Desde que me retiré no toqué una pelota nunca más. Y eso que me invitaron seguido.

42 ¿Jugaste sólo por tu profesión? Largué y me di cuenta de que no me llamaba jugar a la pelota. Me aboqué a la ganadería por 10 años, y no sabía nada de fútbol. Y después, por eso de estar en los pueblos, me empezaron a decir “por qué no llevás pibes, que se pueden perder acá” y le tomé el gustito.

43 ¿Qué recordás de tu debut en Primera? Fue en 1970, contra Central. Había jugado todo el partido de reserva, pasó algo con un suplente, me mandaron llamar, y Labruna me hizo entrar faltando 20 minutos. Ibamos 0-0, entré y aseguré el resultado. Perdimos 2-0.

44 ¿Y el primer gol? En cancha de Estudiantes. Fui suplente, entré y la primera que toqué le hice el gol a Errea. Mi viejo estaba detrás del arco rival, siempre iba ahí a ver si mojaba y festejábamos cerca.

45 ¿Es cierto que el día del 5-4 a Boca te iban a sacar? Perdíamos 4-2 y a los 5 minutos del ST veo al finado Néstor Scotta calentando y dije “chau, me limpian”, ¿por quién iba a entrar otro nueve? Metimos el 4-3 y enseguida yo el 4-4, se hizo otro cambio y sobre la hora metí el quinto. Cosas de la vida.

46 ¿Todavía te dura la calentura con Rogel? No. Le toqué una pelota al Beto, y cuando la fui a buscar, me partió de un codazo. Me desperté con mi viejo en el vestuario. Fue en 1975, les ganamos 2-1 en La Boca, pero ya está, después me lo encontré y nos saludamos.

47 ¿Te puteabas con los defensores? Un poco, trataba de no engancharme más allá de una respuesta, porque lo más importante para el goleador es estar concentrado en el partido.

48 ¿Quién fue el defensor que más te pegó? Hubo varios que me cagaron a patadas, en especial el hijo de puta de Benito, un central del Real Madrid. Nunca había tenido una operación, pero ése me hizo meter un mes y medio de yeso. Un carnicero. Ese y Aguirre Suárez, al que también padecí en España. Eran tipos que salían a romper, había que tener cuatro ojos.

49 ¿Por qué había tantas internas en River hasta 1975? Había divisiones, como debe haber ahora y como hubo siempre, pero cuando un equipo se pasa 18 años sin salir campeón siempre hay comidilla. El quilombo empezó cuando Didí barrió a los profesionales y subió a más de 15 pibes. Ahí se notó la división.

50 ¿River 75 o Boca 81? Los mejores equipos que integré fueron River del 75 e Independiente del 82. Boca y River son diferentes desde el escenario, estás en la Bombonera y esa gente parece un racimo de uvas, es única. River es otro paladar, igual que Independiente. Boca es mucho más pasional, sin dudas.

51 Con Independiente no pudieron ser campeones. Creábamos 15 situaciones de gol por partido, pero el Narigueta de Bilardo nos rompió el culo al final y Estudiantes fue campeón.

52 Al empezar el 75 llevabas varios años en el club, ¿percibías que podía ser distinto? Apenas llegó, Labruna nos dijo: “Miren que yo tengo culo y vamos a ser campeones”. Sabíamos que Angel tenía esa suerte especial y se le dio. Yo jugué todos los partidos menos la definición, que jugaron los pibes, metí 24 goles y tuve el privilegio de que mis compañeros me eligieran capitán.

53 Al final se les vino la diarrea. Pensábamos lo mismo que todo el mundo: “Otra vez sopa”. Angel nos arengaba para no decaer, veníamos de perder tres partidos seguidos, empatar otro fácil, y reapareció el Beto con San Lorenzo, ganamos 2-0 y nos sentimos campeones.

54 ¿Qué hiciste cuando los pibes le ganaron a Argentinos? Me quedé en mi casa. Sentí satisfacción y tristeza, alegría y bronca.

55 ¿Jugar seis años después en Boca no fue una traición? Tenía que volver de España por un problema familiar y los que se interesaron por mí fueron Racing y Boca. Y era el equipo con Maradona y Brindisi.

56 ¿Quién te falló en Boca? Nadie. Llegué en marzo con el torneo empezado y el equipo estaba armado con dos punteros (Escudero y Perotti) y dos por adentro (Diego y Brindisi). Sólo me quedaba ir contra la raya. Jugué poco y, cuando entré, estaba fuera de ritmo.

57 ¿Tu estilo era más para Boca que para River? ¿El estilo de Boca es Giunta? ¿O es Gago? ¡Gago es un crack, viejo! Al buen jugador de fútbol lo quieren todas las hinchadas. Y el goleador también puede jugar en cualquier lado.

58 ¿Por qué jugaste tan poco en la Selección? Estuve con Sívori en el 73 y con Bilardo en el 83. Mi Mundial era el 78, si seguía en Argentina lo jugaba, pero en esa época no se llamaba a los de afuera. De hecho, River compró a Luque y Luque fue el 9 del Mundial.

59 ¿Qué técnico te gusta de la actualidad? Me encanta escuchar a Basile.

60 Un par de definiciones: Didí. River le tiene que estar agradecido, nunca más se va a dar que un DT promueva a 15 pibes juntos a una Primera de River.

 

61 Maradona. El pibe que conocí en el 81, que estaba siempre con Claudia en La Candela, un tipo puro, jugador excepcional, el único del mundo capaz de jugar a la pelota con los cordones desatados sin pisárselos.

62 La Gorda Matosas. Estaba siempre en el club y te puteaba si no le comprabas billetes de lotería. Desde que murió la Gorda, River no volvió a tener un referente en la tribuna.

63 La platea San Martín. Con la de Vélez son las peores. Es exigente y agresiva. Ahora voy seguido, me saludan, me dicen “volvé, Carlitos”, son los mismos que me putearon toda la vida.

64 Macri. Mantengo con él una pequeña amistad, lo que hizo en Boca fue excepcional.

65 El mejor jugador que viste. Cruyff. Lo enfrenté en España y fue una cosa de locos, jugaba de líbero, de nueve, por todos lados. Tenía quinta velocidad.

66 El compañero que mejor te explotó. Brindisi, Jota Jota, Alonso, Burruchaga. A Diego no lo nombro porque jugué poco con él.

67 El mejor dirigente que trataste. Don Jesús García Panasco, gerente de Las Palmas, un señorazo. Tampoco me olvido de William Kent.

68 El dirigente más jodido para discutir premios. Normalmente ibas con dos o tres pero no hablábamos con el presidente sino con otros dirigentes.

69 Una charla técnica. Me encantaban las de Saporiti: tácticamente era una fiera. Yo gozaba. Con Pipo Rossi era divertido. Una vez, jugábamos contra Huracán y uno de ellos tenía el labio leporino, entonces cuando Pipo lo nombró, el Japonés Pérez lo empezó a imitar y Pipo no la agarró. Lo recontraputeó y lo sacó del equipo.

70 La peor joda de concentración. En Las Palmas vivíamos al lado de un volcán muerto y teníamos que hacer 300 metros para comer. A mí no me gusta la oscuridad y Félix, un negro que jugaba de volante, se pintó de verde y se tiró de un árbol encima mío. Pensé que me moría.

71 ¿De qué equipo son tus hijos? Mis dos hijos son de Ferro, porque los llevaba mi cuñado. Y mi nieta es muy chiquita todavía.

72 ¿Con quiénes te ves de tus ex compañeros? Con el Beto, Mostaza, Vitrolita Ghiso, el Negro López, el Pato, Perfumo, Pinino que anda medio desaparecido.

73 ¿Muchos ex compañeros te llaman para que les des una mano? Bastantes, y si tengo un contacto por ahí le consigo para dirigir inferiores. Hay muchas escuelas de entrenadores, se reciben 400 por año y los clubes son siempre los mismos. Ya no saben qué puestos inventar: un espía, dos espías, ayudante de campo. Muchos dirigen country, por lo menos cobran: sacan la plata de las expensas.

74 ¿Cómo viste la aparición de Ramón Díaz en las elecciones de River? Horrible, nunca pensé que Ramón se iba a prestar a ese juego.

75 ¿El jugador de hoy no se cuestiona nada? Cuestiona menos cuando va a Europa, sabe que la palabra del técnico es ley y se banca más cosas. Acá habla más en confianza con el periodista y le pasa datos para que tire algún dardo.

76 ¿Está bien que un jugador le plantee a un DT cómo tiene que jugar el equipo? Depende la cabida que te dé el técnico, si es un tipo sencillo, que acepta las cosas. Angel era así, nos decía: “Bueno, ¿qué les parece? Hablemos entre todos”. Después definía él, pero escuchaba, y no se ponía en esa postura pelotuda de “acá se hace lo que yo digo”. Mirá lo que pasó con Passarella: le dijo a Angel que no quería jugar de 3, que el día que lo tuviera que poner, lo hiciera de 6. Y el día que lo puso de 6, no salió más. Perfecto. Daniel no quiso jugar de 3 y Labruna no lo obligó, ni lo colgó, ni nada.

77 ¿Por qué Pastoriza te limpió de Independiente? Tuve quilombo con él porque jugué en la huelga del 71. Jugué porque era un pibe, y cuando el Pato llegó al Rojo nos limpió a mí y a Olguín, que también había jugado en la huelga. Ya está, no fui rencoroso con él ni con Rogel ni con nadie. Las cosas pasan y pasan.

78 “El 90 por ciento de los dirigentes argentinos son gángsters”. ¿Te suena? Lo dije en 1985 y me dieron cuatro meses de suspensión. Habían pasaron Gareca y Ruggeri a River y les importó un carajo lo firmado. Después, el escribano Arsuaga me mandó una carta documento y le aclaré que él estaba en el 10 por ciento.

79 ¿Hoy siguen siendo gángsters? Pistoleros hay y habrá en todos lados. Seguro que hay entre los directivos, en la política, en todo.

80 ¿Los dirigentes de ahora son peores que los de antes? Hay de todo, antes eran malos sin computadora, ahora tienen computadora.

81 ¿Por qué te agarraste con los árbitros en España? Fue mi primer año: perdimos contra el Hércules y le grité al árbitro que era un terrible hijo de puta. Me echó en el túnel. Después tuve que enfriar porque me iban a dar 25 partidos.
82 ¿Por qué tuviste varios problemas en tu carrera? Por decir cosas. No tengo filtro.
83 ¿Los representantes son un mal necesario en este fútbol? En muchos casos, si no es por ellos no se vende un jugador. Son los que tienen las conexiones y los que arman toda la movida para mostrar un jugador, eso no lo hacen lo clubes porque se estarían regalando. Hay tipos que se mueven de primera: viajar y tener conexiones en el mundo no es fácil.
84 La sensación es que le chupan la sangre al futbolista. Hay jugadores que no tienen personalidad y no saben negociar.
85 ¿Para vender jugadores entre clubes argentinos hace falta un intermediario? Sí. Por ahí el presidente de un club está peleado con el del otro, o no se ponen de acuerdo, entonces es necesario alguien que intermedie. Es como una inmobiliaria, ¿para qué te cobran un 4 por ciento? Para armar una operación.
86 ¿Mirás algo en especial en los pibes? Si intentan algo, aunque no les salga, veo la cabeza.
87 ¿Hay muchos talentos que después no llegan? Sí, por ahí se quedan físicamente, o se atrofian de arriba porque entran en la joda. Si no sos perseverante y no le das a esto, por más que tengas condiciones, no llegás.
88 ¿Hay acomodo en las inferiores para llegar? Si el jugador no tiene condiciones, no sube. Mirá si un técnico se va a jugar el pellejo por un cuatro de copas para que lo rajen.
89 ¿Qué es más importante para ser DT: capacidad, contactos o lobby? Primero, la capacidad. Y después lo tienen que saber vender. Porque hay técnicos con una capacidad enorme y no se saben vender, como Saporiti.
90 Tu día más feliz en el fútbol. Cuando salí campeón con River después de 18 años.
91 ¿En qué quedó la acusación de soborno que te hizo Munutti? En nada. El atajaba en Instituto y como yo era el delantero de Talleres y estaba cerca decía que le había dicho no sé qué cosa, nada que ver.
92 Siempre se dijo que el arquero era el puesto del bobo, ¿el del goleador es el del vivo? El arquero es el puesto del bobo porque le hacen el gol y perdés el partido. Aparte, siempre pensé que el 50 % de los arqueros son medio pelotudos. Tienen una mentalidad diferente, son los que hacen las jodas más boludas.
93 Arqueros no buscás en los pueblos, ¿no? No, nada que ver.
94 ¿A qué clubes llevaste más pibes? Yo trabajo para los 20 clubes de Primera. Con River hice una pausa los últimos tres años que estuvo Rossi, se manejaban como si fuera un club amurallado. Así le fue a River en inferiores, hizo una debacle terrorífica.
95 Lo bueno y lo malo de tu ocupación actual. Lo peor son los buitres y lo mejor que un pibe llegue. Hoy es muy difícil conseguir jugadores distintos, entonces te queda la satisfacción de decir: a este chico lo traje con 15 años, llegó a los 23 y tiene a la familia salvada.
96 Si tuvieras toda la guita, ¿a quién comprarías? A Messi y Palacio. Con Agüero tengo mis dudas, quiero ver qué pasa cuando lo marquen y aprieten, a los 20 años por ahí tengo una definición de cómo es, por Palacio la pondría hoy: juega como si nada, no lo afectan la altura ni los compromisos, no lo afecta nada.
97 El peor insulto de un hincha propio. En una época me gritaban “morite” deformando mi apellido, pero lo peor me pasó una tarde del 73 o 74, en River. Era el Día de la Madre, le ganamos 1-0 a Newell’s y no sólo me putearon los 90 minutos sino también cuando salí del vestuario. Mi vieja me esperaba llorando, fue muy feo. Y eso que habíamos ganado.
98 ¿Fuiste el más puteado? Sin dudas, fui el más puteado de la historia de River, más que Silvani, que Toresani, que el que se te ocurra.
99 ¿Nunca te dio por reaccionar? Nunca. Es mi manera de ser, siempre fui de agachar el lomo y darle, yo era un obrero. Por más que hablara o hiciera señas, a la gente la tenía que dar vuelta haciendo goles.
100 Decís que fuiste el más puteado, pero en este plantel hay varios que te pueden desbancar. Yo jugué muchos años en River cuando no salía campeón y la gente estaba inaguantable; ahora River viene de salir campeón hace poco, pero si el torneo que viene River queda afuera rápido, no sé como el jugador va a sostener que lo sigan bancando
 

 

Por Diego Borinsky: 31/10/2008

Para seguir leyendo:

19 de Septiembre de 1978, la revancha fue para Muhammad Ali

En el ocaso de su carrera, quien ya era toda una leyenda del boxeo, recupera el cinturón de campeón mundial por decisión unánime ante Leon Spinks, quien le había quitado la corona en febrero.

2002. KEMPES 100x100

Hace 16 años El Gráfico le hacía 100 preguntas al cordobés Mario Alberto Kempes. Testimonios, anécdotas, confesiones y fotos históricas de un gitano del fútbol, de un Matador eterno.

El gol extraordinario de Icardi frente al Tottenham

Por Champions, el “artillero” argentino tomó una pelota como venía y, sin dejarla picar, sacó un tremendo disparo para empatarle al equipo inglés. Finalmente ganó el Inter 2 a 1 con un gol en el descuento.

Los cuatro golazos (tres de Messi) del Barcelona frente al PSV

En un partido que recién destrabó en los últimos 15 minutos, Barcelona venció 4 a 0 al PSV por la fecha 1 de la Champions. Así fue la “tricota” de Messi y el bellísimo gol de Dembélé.

Champions League: magistral tiro libre de Messi

En un partido cerrado ante el PSV, el pie zurdo de Lionel abre el marcador ejecutando un gran disparo, que dibuja la parábola sobre la barrera y se cuela en el palo más lejano del arquero, al ángulo.

“El destino, la pelota y yo” - Capítulo III

Por José Manuel Moreno, uno de los grandes jugadores de la historia. Aquí recuerda y relata su llegada a River y su anhelado ascenso hasta la primera. Y da detalles también del doloroso rechazo que le tocó sufrir en Boca.

Juan Polti, half-back

Un relato del célebre escritor uruguayo Horacio Quiroga, basado en el suicidio del jugador de Nacional de Montevideo, Abdón Porte, en el círculo central del Estadio Gran Parque Central en 1918.

18 de Septiembre de 1974, Talleres de Córdoba en la cima

Galván, Willington, Ludueña y Artico festejan ser líderes del Grupo B del Campeonato Nacional, liderazgo que mantendrían hasta el final. Nombres importantes que formaron un gran equipo y por varios años.

¿Ronaldinho en la Quema?

El colombiano Andrés Roa, luego de un buen amague, hizo pasar de largo a su compatriota y arquero de Banfield, Arboleda. Y después definió sin mirar, girando la cabeza ¿Una provocación?