LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

"A Sudáfrica 2010 voy, no sé si a jugar o a comentar"

- por Diego Borinsky: 07/05/2008 -

Maduro, centrado y con las ideas claras, el goleador afirma que no cerró su ciclo en la Selección. Un repaso por toda su carrera, con todos los nombres y muchísimas anécdotas.

Reportaje publicado en El Gráfico en la edición de enero de 2008

 

1 ¿Quién te puso Valdanito?

Passarella, diciendo que me parecía a Valdano por la forma de correr y de expresarme. No me lo dijo a mí, yo me enteré por la prensa. Para apodo en la cancha es demasiado largo, así que quedó como juego periodístico. Mis compañeros me dicen Herny o Bomber, que se usa mucho en Europa.

2 ¿A Valdano lo conociste alguna vez?

Sí, tuve la satisfacción de encontrarlo en un Real Madrid-Lazio, también nos cruzaron por radio y me tiró una flor enorme.

3 ¿Es cierto que vos tenías que estar en la discoteca Kheyvis, que se incendió en 1993 y dejó 17 muertos?

Fue una fiesta organizada por el quinto año del Colegio La Salle. Yo tenía que ir porque estaba en quinto pero justo me concentraron con la primera de River, eran mis primeras concentraciones, estaba con Ortega en la habitación y me desperté con la tragedia. No lo podía creer, murieron muchos conocidos, personas con los que compartía recreos y picados en el colegio todos los días.

4 ¿Se puede decir que el fútbol te salvó la vida?

Y... sí, puede ser, intento ser menos trágico, pero la verdad es que sí. De hecho, yo iba a ir a esa fiesta, no sé si me hubiera tocado o no, porque muchos que no jugaban al fútbol también se salvaron.

5 El tipo que mejor te entendió en una cancha.

Verón y el Piojo López. Con Chiesa me llevé muy bien en el Parma.

6 Si tuvieras que armar el “top ten” de tus mejores asistidores, ¿Riquelme no entra en ese grupo, no?

Ja, ja, ¡qué malo que sos! Puede llegar a estar, si todavía no dejamos de jugar ninguno de los dos.

7 O sea que se lo puede ganar todavía.

Tranquilamente. Condiciones le sobran.

8 ¿Qué fue peor: el Mundial 2002 o el 2006?

El 2002 fuiste a cruzar la calle y te pasó un Scania por encima, no pudiste ni mirar para los costados. En el 2006 hay un poco de análisis, con los penales te fuiste preparando, se puede desglosar un poco. El 2002 fue el Scania.

9 ¿Te cortaste el pelo bien corto para hacerte el péndex?

Me cansé del pelo largo, y también me saqué los aritos. Igual, mucho el péndex no me puedo hacer, fijate las canas que tengo...

10 A mediados del 96 te fuiste a Europa, ¿cuánto tiempo te dabas?

Los cuatro años que tenía de contrato, después iba a ver. Que me iba a jugar todo para quedarme y que me iban a tener que echar a patadas, eso es seguro.

11 ¿El goleador nace o se hace?

Se nace, pero se puede mejorar muchísimo. Mi caso es el mejor ejemplo. Como no tengo un arma letal que me salve, entonces tuve que mejorar todo: técnica, zurda, derecha, cabezazo, lectura de juego, posicionar el cuerpo. Yo no era rápido como Caniggia, no tenía la derecha de Bati ni la clavaba de cabeza como Palermo, no me salvaba con ningún tiro libre, entonces tenía que mejorar un poco de cada cosa.

12 ¿Hubo muchos rivales que intentaron sacarte de las casillas hablándote?

Me creo un tipo muy correcto, no soy de hablar. De repente te puede tocar algún tarado, pero en general no respondo porque soy un tipo tranquilo, por ahí le digo “jugá al fútbol” y nada más. Conmigo, el defensor que quiere pelearse, tiene poca vida, no me va a encontrar. Passarella siempre decía: “mente fría, corazón caliente”.

13 Tus festejos de gol son convencionales, ¿nunca se te dio por un bailecito o una coreografía?

No me gusta ensayar, hago lo que siento y soy tradicional. Es tanta la alegría en un gol, son cinco segundos en los que me pongo en blanco. Después, tampoco me gusta sacarme la camiseta y mostrar cosas. No. El gol va festejado por lo que es. El gol es hermoso así y es lindo compartirlo con la gente y tus compañeros. Siempre me gustó agradecer al que me dio el pase y lo hago señalándolo

14 ¿Nunca planeaste un festejo?

Casi nunca. Hace poco, en el mundial de rugby, jugaban Argentina y Francia y estábamos concentrados en Moscú con el Inter. Por un lado los argentinos, del otro los franceses Vieira y Dacourt. Cada punto de Los Pumas les caímos en la habitación y los volvimos locos toda la noche, “que les rompimos el culo”, que esto y lo otro. Al otro día jugábamos y quedamos en que si algún argentino metía un gol, agarrábamos la pelota, hacíamos un try y nos tirábamos todos encima. Ganamos 2-1, yo metí un gol y Samuel, otro. En el mío teníamos tanta alegría que nos olvidamos. Y en el 2-1, Samuel hizo con las manos juntas para tirarse pero faltaba la pelota.

15 Tu día más feliz en el fútbol.

El 26 de junio de 1996: final de Libertadores en el Monumental, 2-0 al América de Cali, dos goles míos. Yo, que hice las inferiores en River, sé cuánto vale la Copa para la gente, además era mi último partido. Se dio todo esa noche. Fue impagable. 16 ¿Y el más triste?

Contra Suecia en el Mundial 2002: era la bronca por la eliminación pero también otras cosas que me habían quedado atragantadas.

17 ¿Te referís a que fuiste titular todo el ciclo de Bielsa y comiste banco en el Mundial?

No juzgo a un técnico por si me pone o no en el equipo. Yo duermo tranquilo, di todo como para jugar en el Mundial y no tengo nada que reprocharme. Para nosotros, Bielsa es un tipo que conformó un grupo al que le enseñó mucho futbolísticamente hablando y si a ese grupo le decía “hay que subirse a la montaña y tirarse de cabeza”, ese grupo se subía a la montaña y se tiraba de cabeza, porque le creía. Después, en cuanto a la relación como persona, fue una desilusión. Yo me sentí desilusionado por Bielsa como persona, conmigo no se comportó nada bien. Y la quiero dejar ahí.

18 ¿Alguna vez te peleaste mal con un compañero?

No llegué a las piñas pero casi. Fue en Parma, un compañero me estaba volviendo loco, no me pasaba la pelota. Todo el año así y me enfermé, no aguanté más y lo fui a correr hasta el vestuario. Lo cubrieron los médicos y me paró el técnico. El nombre no te lo doy.

19 El compañero más divertido.

Primero, Burgos y cerquita el Kily González. De Germán hay un millón para contar, hacía de toda situación complicada y aburrida, algo divertido. Es una máquina de tirar chistes, te vas cagando de risa en cadena, digamos.

20 ¿Quién fue el mejor DT que tuviste?

Carlo Ancelotti. En la derrota y la victoria se comporta siempre igual con el jugador.

21 Pero te limpió del Milan.

Que yo diga que sea bueno no va con el aspecto personal, no evalúo a un técnico por si me hace jugar o no . De hecho el tipo me mandó a la tribuna, al banco y al campo de juego.

22 ¿Y el peor?

Está mano a mano. Uno estaba dirigiendo en España hasta hace poco y lo echaron. Otro hoy es presidente de un club. No me enseñaron nada.

23 ¿Eriksson, Zoff o Mourinho?

Son tres muy buenos técnicos, pero Mourinho es el más completo, un tipo que con un cambio te modifica un partido, sabe leer bien el juego y no le tiembla el pulso, te llames como te llames. Sabe muy bien lo que quiere y arriesga.

24 ¿Bielsa o Pekerman?

Con estilos diferentes me han enseñado mucho los dos, me cuesta elegir uno. Me gusta la serenidad que transmite Pekerman y la cantidad de conceptos que te da Bielsa.

25 Antes de casarte y ser un hombre serio, ¿también fuiste un gran goleador afuera del campo?

Digamos que aproveché mi oportunidad de jugador de fútbol.

26 Tu mujer es italiana, ¿en qué idioma la conquistaste?

Chamuyo argentino pero en italiano. Y por amor, ella aprendió el español. A Alessia me la presentó un amigo después del Mundial 2002.

27 ¿En qué hablás con ella y con tus hijas?

Es un lío, mitad y mitad. Capaz que empezamos con un idioma y terminamos en otro. Cuando no nos queremos hacernos entender hablamos en español y cuando nos queremos hacer entender, en italiano. Y con mis hijas, depende.

28 Los mejores amigos que te dio el fútbol.

Amigos es una palabra muy grande para mí. Te puedo decir uno por sobre todos: Fernando Hidalgo.

29 ¿Ningún jugador?

Sería antipático. Yo tengo buenísima relación con la mayoría de jugadores, y me causa mucho placer ver a la gente, pero amigo es otra cosa.

30 Un defensor que te haya tenido de hijo en Europa.

El que no me dejó tocar una pelota ni patear al arco en los Roma-Lazio fue Samuel.

 

31 Un estadio.

Me llevo en el corazón haber jugado en el viejo Wembley un Argentina-Inglaterra en el 2000. Fue un 0-0 malísimo, pero no me importó porque cumplí el sueño del pibe: jugar en Wembley. Y lleno.

32 ¿Tenés todos tus goles grabados?

Sí, cada año, cuando termina la temporada, me hago grabar los goles por el club y me los quedo de recuerdo. Cada tanto los veo por la curiosidad de saber si están todos, nada más, hoy todavía no me agarró la melancolía de mirarlos. El que mejor sabe de esto es mi sobrino, él me dice “falta uno o dos o ninguno”.

33 ¿El fútbol italiano está en decadencia en comparación con el español y el inglés?

Futbolísticamente hablando, no; sí se quedó atrás en los estadios, que están viejos. Hay menos gente en los partidos, es cierto, tuvo que ver lo de la Juventus y toda esa historia, eso le quitó un poco de credibilidad a la cosa.

34 ¿Es muy distinto el vestuario argentino, del italiano y el inglés?

Sí. El vestuario argentino es amigable, es el mate y las facturas, poco profesional si se quiere. El italiano es mucho más profesional, siempre hay alguno haciendo cosas o masajeándose, o se fue al gimnasio o está haciendo algo para mejorar. Y el inglés es mitad y mitad, por ahí están en el medio del gimnasio comiendo un chocolate. En cuanto a la música, en los partidos se pone cumbia en Argentina, hip hop en Inglaterra y en Italia, nada.

35 Los tres mejores jugadores del mundo hoy.

Cuatro: Messi, Kaká, John Terry y Buffón.

36 Los tres mejores argentinos.

Messi seguro, Mascherano... eh, después está muy parejo. Te digo los tipos que sí o sí tienen que estar en la selección.

37 Compartiste entrenamientos con Messi y con Kaká, ¿quién te sorprendió más?

Es diferente. En la debida distancia, el concepto sería: Messi es Maradona y Kaká es Gullit. El tema es que Kaká ya es Gullit y Messi todavía no es Maradona.

38 ¿A quién le das el premio como el mejor del mundo?

Hoy, a Kaká. En 6 meses no sé.

39 ¿Messi puede alcanzar a Maradona?

Maradona es único e irrepetible, pero Messi es lo más parecido que vi a él.

40 ¿Comiste mucho banco en inferiores?

Muchísimo, gracias a Gabriel Rodríguez hice banco desde los nueve años hasta la sexta división, ahí me agarró Pando seis meses y empecé a meter goles y después exploté con Pitarch, y metí 23 goles en 20 partidos, fuimos campeones y me vio el Tolo Gallego. A los 15 años salían los amigos y yo me tenía que cuidar, me volvía temprano de las reuniones, nos íbamos de vacaciones a Gesell y me tenía que volver antes. Mis amigos se quedaban y me decían: “dejate de hinchar las pelotas, Hernán, para qué vas a volver si igual no vas a llegar nunca”. Nunca se me cruzó largar.

41 ¿Es cierto que en tus vacaciones te ibas a bailar y de ahí derecho a correr por la playa?

Alguna vez lo habré hecho. Eramos jóvenes, íbamos al boliche y también me daba el cuero para ir a correr a la mañana.

42 ¿El Beto Alonso te salvó de quedar libre en River?

Yo estaba en River desde los 6 años, en prenovena me dirigió Gabriel Rodríguez y no pasó un buen informe. Federico Vairo, que era el DT de novena, me dijo que me iban a dejar libre, que miraba otro club. Al toque me probé en Argentinos y me aceptaron. El tema es que yo jugaba con Norber, el hijo de Alonso, desde el baby. Y mi vieja tenía relación con la ex mujer del Beto. Un día hablaban de que me iban a dar el pase libre, el Beto escuchó y dijo: “¿Cómo lo van a dejar libre si cada vez que entra el pibe mete goles?”. Después se lo comentó a algún dirigente de fútbol amateur y cuando yo volví a buscar el pase para irme a Argentinos, me dijeron que habían cambiado de planes y que querían.

43 Cómo un pequeño diálogo puede cambiar la historia, ¿no?

Creo que antes o después, en River o en otro club, iba a llegar a primera. Sí me gustaría desmitificar: cuando Gabriel Rodríguez, que ahora volvió a River, dice que me descubrió, en realidad fue lo contrario, él me quería echar. Pero es así: el camino del éxito lo transita un carro enorme, y está quien se sube por mérito y quien se cuela.

44 Contá cómo te enteraste que concentrabas por primera vez.

Estaba en quinta y me entrenaba los jueves con la primera. Un día llegué a mi casa y mi vieja me dice. “me parece que me llamó Gallego, pero yo no le creí”. Me puse loco: “¿Quién te llamo? ¿Cómo Gallego?”. Y ella: “Uno que me dijo que era Gallego, que tenías que concentrar con la primera”. Le dije de todo. ¿Cómo me iba a llamar Gallego si ni siquiera había jugado un partido en reserva? Al rato llamó Sabella a casa con el mismo mensaje.

45 ¿A la popular de River solías ir?

Sí, estando en las inferiores teníamos el carnet de jugadores y entrábamos gratis. En la final de la Supercopa del 91, yo tenía 16 años, y con unos amigos dijimos: “vamos a la popu visitante, que va a estar más tranquilo”. La entrada era un kilombo, vino la montada con los caballos y me comí un palazo sin hacer nada, porque no era un loquito.

 

46 ¿La Libertadores 86 también la viste en vivo?

Esa Copa me la devoré, de local fui a todos los partidos. Iba con el hijo del Beto, y eso me permitía entrar al vestuario. Tengo la imagen del Tolo Gallego masajeándose. También entré a la concentración, me acuerdo de haber jugado al ping pong con Alzamendi y Gorosito. En la final con el América fui a la Belgrano con mi viejo, le pedí que me acompañara, porque él es hincha de San Lorenzo, como era yo de chiquito.

47 O sea que la Copa del 86 la viviste desde adentro y diez años después fuiste el hombre clave para ganar la segunda.

Es lo increíble que tiene el fútbol, por eso te decía que mi día más feliz en el fútbol fue la final del 96. Yo empecé en River a los 6 años, me empapé del deseo y la obsesión del hincha por ganarla, vi todos los partidos de local en el 86 y estuve cerca de esos jugadores y con 20 años pude levantar la Copa, con Enzo al lado, y metiendo dos goles en la final. ¡Y encima en lo que era mi despedida del club! Mejor, imposible. Irrepetible.

48 ¿Qué es lo que más te acordás de tu primera pretemporada, en 1994?

Que tenía una leche bárbara, mis compañeros hacían fila para cagarme a patadas porque estaba rapidísimo, volaba, hacía todos los goles. Después de esa pretemporada, vendieron a  Medina Bello y a Silvani, en el segundo partido me pusieron de titular y metí dos goles contra Mandiyú. Ahí arranqué.

49 ¿Qué te decía Passarella?

Me tiraba conceptos de movimientos en el área. “Elegí el primero o al segundo palo, pero donde vayas, tenés que ganar”, por ejemplo. Y me agregaba: “Si adivina el defensor es 0-0; si adivinás vos, es 1-0”. Y me pedía que tratara de hacer un primer movimiento de distracción y después eligiera el lugar.

50 En River jugaste 82 partidos, ¿no es muy poco para haber estado desde los 6 años en el club?

Jugué poco, es cierto, pero River me aprovechó. Si pensás que en esos 82 partidos ganamos dos campeonatos locales y la Libertadores, me aprovecharon.

51 Dijiste que querías emular a Francescoli que prometió volver para ganar la Copa y lo hizo. ¿Lo ves posible?

¿La verdad?... Lo veo cada vez más difícil. Ganas me sobran, pero si lo analizo un poquito, cada vez me cuesta más ir a concentrar. Y en la Argentina se concentra muchísimo. También se viaja muchísimo. Si para un partido de domingo tenés que concentrar un viernes, si tenés que jugar en México con 10 horas de viaje, no, dejá... La realidad es que no estoy en condiciones psicológicas de enfrentar eso. Pensá que si hoy con el Inter juego un domingo a las tres de la tarde, me concentro el sábado a las siete de la noche. Y los viajes, para jugar Copas, son todos cortos.

52 De la gente del fútbol que conociste, ¿quién te impactó más?

Yo soy un apasionado del fútbol, un enloquecido, y cumplí el sueño del pibe. Todo lo que quise conocer, los conocí. Desde Van Basten, al que miraba de chico por la tele los domingos en aquel Milan de los holandeses y nos vino a saludar en un Ajax-Inter, a Koeman. Un día, comiendo en un restaurant en Milan, me tocan de atrás la espalda y era Gullit. Ni hablar de haber charlado con Maradona, saludado a Eusebio, compartir equipo con Enzo, conocer a Di Stéfano, al mismo Kempes, jugar con Maldini, enfrentar a Baresi, que Platini te dé la mano. Para un amante del fútbol como yo son cosas muy fuertes.

53 ¿Lloraste alguna vez por el fútbol?

En un campeonato de baby, jugamos una primera final y perdimos 3-2 sobre la hora. Lloré toda la noche y mi vieja me dijo: “así no podés seguir”. Pero en la revancha ganamos y fuimos campeones. De grande lloré en el Mundial 2002 y muchas veces me emocioné con ojos llenos de lágrimas.

54 ¿Podés creer que metiendo dos goles en una final de Champions no la hayas podido levantar? (Milan-Liverpool 2005)

Me quería morir, no podía entender que nos levantaran un 0-3. Después, más frío, uno entiende que es el destino, y el dolor se transforma en un motivo de orgullo por haber estado a la altura de una final de Champions.

55 La más loca de Abramovich

Roman es un tipo tranquilo. Uno cree que por tener millones tiene que ser excéntrico, y nada que ver, el tipo venía con su camperita de jean, te saludaba, es muy tímido, le gusta hablar de fútbol, interesarse. Conmigo se portó muy bien.

56 Compará a Abramovich con Moratti.

Son muchos años de diferencia en el fútbol. Y también de pasión. Moratti es hincha fanático del Inter, lo ves; no podría decir lo mismo de Abramovich con el Chelsea.

57 ¿Quién era tu ídolo de la infancia?

Dejando a un lado a Maradona y al Enzo, a mí me enloquecía Walter Perazzo.

58 Libertadores del 96, partido contra Minervén, en Venezuela. Entrás por Ortega, hacés el 2-1 sobre la hora, salís a festejar y...

Aparece Ramón Díaz y me abraza (risas). Y a la noche, las cargadas de todos mis compañeros, lógicamente. Por esas cosas te pasan facturas, que chupamedias del técnico, que esto y lo otro. Pero bueno, yo estaba festejando, ni me di cuenta de que apareció él en el camino, además cuando te demuestran afecto siempre es válido, tampoco voy a estar echando gente...

59 ¿La chilena contra el Cristal en el 96 se la copiaste a Francescoli?

Traté de resolver un problema y me salió bien, pero no te voy a negar que la de Enzo contra Polonia la había visto antes mil veces. Quizás se me grabó en el inconsciente.

60 ¿Se puede jugar en el Milan y en el Inter y no morir en el intento?

Hay gente que tiene experiencias negativas, conmigo es todo lo contrario. Yo estuve en el Inter, después en el Milan y ahora otra vez en el Inter y no tengo problemas. Los del Milan me preguntan cuándo vuelvo y los del Inter, cuando estaba en el Milan, me gritaban por qué me había ido. Raro, pero fue así. Igual, mi caso no es normal, en general te odia uno o el otro.

61 ¿Qué diferencias notás entre el Inter y el Milan?

El Inter te da todo enseguida, quizás por la necesidad urgente de gloria que existía, entonces bastaba nada para ganártelo, te ofrecían enseguida el afecto, querían que lo salves. En el Milan, en cambio, te decían: “Ojo que acá jugaron Van Basten, Gullit, Baresi, acá no me convencés con 2 o 3 goles”. Pero cuando pasás esa barrera es amor puro. En cuanto a la gente, históricamente el Inter era más de elite y el Milan del pueblo, después con la llegada de Berlusconi las cosas cambiaron un poco y se le dio más glamour al Milan.

62 ¿En Europa se lo conoce al Inter como el equipo de “los argentinos”?

Sí, somos el más argentino de los equipos. El año pasado éramos ocho, ahora somos siete, un número importante.

63 ¿Son de salir con la banda argentina del Inter?

Estamos juntos bastante tiempo, porque hay partidos entre semana, así que los otros días queremos estar con la familia. Yo concentro con Cuchu en la habitación y estamos siempre con Samuel, el Pupi, Nico Burdisso...

64 ¿Cómo es el tema: el Milan Lab te salvó la vida y jugás para la contra?

El Milan Lab me dio una nueva carrera, me dio la posibilidad de volver a jugar a un gran nivel, pero esto es fútbol y muchas veces no decidimos nosotros.

65 Si pudieras decidir tu futuro, ¿cómo serían tus próximos años?

Mi sueño es llegar a Sudáfrica 2010 y jugar mi cuarto mundial para ahí sí dar las hurras. A Brasil 2014 me parece que no llego.

66 ¿Te gustaría jugar un añito en Argentina?

Como gustar, me gustaría ir seis meses a jugar la Copa con River.

67 Pero concentrando un día antes...

No, porque si voy lo hago para hacer las cosas bien, nunca quise privilegios. Si los muchachos concentran cinco días antes de un partido, tengo que concentrar cinco días antes. Por eso está difícil...

68 Como padre, ¿en qué sos bueno y en qué malo?

No existe el manual del padre, estoy aprendiendo. Lo único que hago es darles todo el amor que tengo sin ahorrarme nada a Nicole, que tiene 3 años, y a Sofía, de uno y medio.

69 ¿Sigue esto?

Primero quiero empezar a dormir, una vez que logre conciliar el sueño, ahí puede ser.

70 Te conviene ir a concentrar con River, entonces, así podés dormir...

Muy gracioso.

71 ¿Por qué desde 1986 Argentina no gana un Mundial?

Porque Maradona no está más y digamos que hubiera resuelto muchas situaciones (risas). Estamos entre los mejores del mundo, somos siempre candidatos, pero tampoco somos los mejores, a todos les gusta salir campeón, no es fácil.

72 ¿Por qué muchos jugadores de tu generación triunfaron en Europa pero no pudieron trasladar esos éxitos a la Selección?

Hay una cuota también de mala suerte. Si analizás mi vida en la selección, se basa en las eliminatorias. En Mundiales jugué ocho partidos, de los cuales cuatro fui suplente. Y metí cuatro goles, no está mal. En Eliminatorias, que es donde más jugué, soy el goleador histórico. Y Copa América jugué 1 partido, 20 minutos de otro y metí 3 goles, o sea que tengo poco para reprocharme. Ahora, si me preguntás si hubiera deseado ganar algo, más vale que sí. Si me decís si estoy en deuda, no, para nada me siento en deuda con la Selección, más vale al revés.

73 ¿Te habías desgarrado alguna vez pateando un penal?

Jamás. Creo que tuvo que ver con la deshidratación, había tomado poca agua.

74 ¿En Europa sos más reconocido que en Argentina?

Me siento muy querido y respetado en los dos lados, siento el afecto de la gente, pero en Europa me ven todos los domingos. En Argentina, sólo de vez en cuando.

75 Tengo 10 palos verdes para apostar: ¿Crespo llega al 2010 o no?

Te digo en qué se basan mis ilusiones. Al que ve fútbol le gusta la gambeta, el caño, la fantasía, pero hasta que alguien me traiga la prueba contraria, el reglamento dice que en fútbol gana el que hace más goles. Entonces, un tipo con mis características, dentro de un plantel, es importante. Por ahí pasan mis ilusiones.

 

76 Messi, Tevez, Agüero, Saviola, ¿el 9 grandote de área está en vías de extinción?

Ser número 9 no es una cuestión de tamaño, son características. Hay gente que siente más el área que otros, así como está el defensor que sale más jugando y es más lindo a los ojos y está el que no te deja ver la pelota porque te marca como un animal. Insisto: creo que un tipo con mis características, en un plantel, siempre es importante. Ahora si soy yo o no, eso no lo sé.

77 ¿Te pusiste como meta alcanzar a Batistuta como máximo goleador histórico de la Selección?

No, fue llegando solo estar en el segundo lugar del podio. No me pongo como meta hacerlo: voy por 35 y Bati metió 56...

78 La venganza será terrible.

No, pará, soy de los que piensan que Bati ocupa un lugar privilegiado, que debe tener su partido homenaje en Argentina, aunque no creo que pueda hacerlo por sus tobillos. En un partido a cancha llena, contra Brasil o Uruguay, deberían llamarlo, que entre, patee un penal, haga el gol, y que todo el estadio lo aplauda. Que un grande como Bati se vaya después del partido con Suecia no está bien.

79 Eso lo decís ahora que se fue, ¿pero cuando jugabas no maldecías por ser contemporáneo de él?

Para nada, me siento un tipo afortunado por haberme codeado con tantos grandes jugadores. Lo que nunca pude entender es por qué se debate siempre si los chiquitos pueden jugar juntos o no pero de los grandotes se dice que no pueden jugar juntos. Esa ecuación nunca la entendí.

80 ¿Fuiste al psicólogo alguna vez por el trauma Batistuta?

No, jamás, trauma no (risas). Siempre estuvo la sensación de que era el uno o el otro, que estábamos peleados y por qué no podíamos convivir, pero no fue así.

81 ¿Tenés claro el futuro después de jugador?

Claro no lo tengo, me gustaría ser técnico, porque me encanta el fútbol, pero no sé si me bancaría lo que conlleva. Si tenés suerte, te quedás 2 o 3 años en un mismo lugar, si no hay que andar cambiando a cada rato. Ya cambié mucho en mi vida y me rompe los huevos seguir haciéndolo. Quiero estar tranquilo en algún lugar. También he probado siendo telecronista de Skype, me trataron muy bien y me pidieron hacerlo otra vez. A los pibes de la Selección  los jodo: yo, a Sudáfrica, voy. No sé si a transmitir los partidos o a jugar, pero voy.

82 ¿Dónde te gustaría vivir?

Voy a hacer base en Italia, después iré y volveré a Argentina como siempre en los últimos 12 años. Sumaré millas...

83 Tu mayor virtud y tu mayor defecto como futbolista.

La virtud es la perseverancia, el carácter. ¿Defecto? Me gustaría gambetear muchísimo más. Los veo gambetear a los demás, digo “¡qué fácil que es!”, pero no me sale.

84 ¿En River eras más dúctil y en Europa te endureciste un poco?

¿A vos no te llega la televisión por cable, no?

85 ¿Me vas a negar que en River tirabas más paredes y gambetas que ahora?

Acá el tema pasa por dónde jugás. Yo siempre tuve la capacidad de adaptarme a mis compañeros. Si el equipo pide que yo me retrase a jugar, me retraso y juego. Y si el equipo me necesita más en el área, juego más en el área. Si tengo gente atrás con buen pie, que le gusta trasladar y tocar, no hay necesidad de que baje, el equipo necesita mi presencia dentro del área. Si me ves en el Parma, yo gambeteaba gente desde mitad de cancha porque el equipo pedía que bajara, que aguantara, que jugara. En la última Copa América, ¿qué necesidad tenía de ir atrás, si juegan Verón, Messi, Carlitos? El equipo necesitaba mi presencia en el área, y si yo me iba de ahí, era un problema. Con Mourinho, en el Chelsea, tenía dos tipos por afuera como John Cole o Robben y me el DT me pedía que esté adentro del área para que cuando volaran los centros pudiera clavarla. Así de simple.

86 ¿Te tentaste alguna vez en una charla técnica?

Sí, te puede pasar... Cuando jugamos contra Francia, con Basile, veníamos de dos derrotas seguidas. Había clima de tensión y el Coco le dijo al Pato: “Armá la barrera así y así, hacéme el arco de hockey, bien chiquitito. Y si te hacen el gol al palo es culpa tuya”. Todos callados. Y la completa: “Y también culpa mía por ponerte”. Ahí nos reímos todos. Después, con Ramón Díaz también hubo. Fuimos a jugar contra el Gremio, nombró a los jugadores del rival: tal, tal, Paulo Nunes y Gardel dijo, en vez de Jardel. Al principio tenía varias Ramón.

87 Decime el “abc” del goleador.

1) Creer siempre que el defensor y el arquero pueden fallar. 2) Acertar al arco, porque hasta la masita más inofensiva puede ser gol; si la tirás afuera, es imposible. 3) Y como decía Passarella: salí en la foto siempre. O sea: cuando patea un compañero tuyo, andá a buscar el rebote, porque si la deja el arquero es gol tuyo. Vas a ir mil veces y por ahí te queda una sola.

88 ¿Tres finales seguidas perdidas con Brasil pueden generar un trauma?

¿Te respondo en joda o en serio? Si es en joda, te digo que no jugué ninguna de las tres finales, que la última vez que enfrenté a Brasil, ganamos 3-1 en el Monumental y metí dos goles. Es odioso, pero no puedo juzgar algo donde no estaba.

89 Ahora contestá en serio.

Trauma no creo, con Brasil se puede ganar y se puede perder.

90 ¿Te quedaste con ganas de jugar en algún club?

Me hubiera gustado tener una experiencia en España, de hecho estuve cerca: tenía un contrato con Real Madrid y otro con el Inter, todo dependía de la decisión de Ronaldo. Como él terminó yendo al Real Madrid, yo fui al Inter. Si era al revés, iba al Madrid.

 

91 ¿Cómo es patear un penal en una definición de un Mundial, como te pasó contra Inglaterra en el 98?

Te morís, los nervios no te dejan hacer nada. Fui un inconsciente. Tenía una contractura en el aductor que me explotaba y cuando Passarella me preguntó si quería patear, ni lo dudé. ¿Qué le iba a decir? ¿Que no? Ni loco.

92 ¿Hiciste escuela con el gesto de Atlanta 96 guardándote la medalla en el bolsillo?

No fue mi intención, la sensación es que me quedé sin la dorada. Hoy me llena de orgullo saber que fui un atleta que participó de los Juegos y gané una medalla plateada.

93 ¿En qué cosas de la vida sos un tronco total y en qué un as?

Soy un desastre en las cosas cotidianas, la famosa bombita, hablar con el tipo que te arregla el mueble. “Arreglate vos”, le digo a mi señora. Con las nenas soy un crack, juego todo el tiempo.

94 ¿En Europa alguna vez te negaste a un pinchazo porque no sabías qué te daban?

Si vos desde chiquito vas al pediatra y te dice: “tómese una aspirina”, ¿qué hacés?. Te la tomás, porque si el doctor te dice que te hace bien, no te metés en internet para saber la composición química de la aspirina. Además, yo soy jugador de fútbol. Si el doctor me dice “esto te hace bien”, supongo que me hace bien. De todos modos, insisto en que no hay mejor medicina que un buen plato de pasta e irse a dormir temprano.

95 ¿Seguís el fútbol argentino?

A mí antes me mandaban las cosas por fax, ahora sigo por TV en internet. Estoy totalmente loco, imaginate que el otro el otro día me comí San Martín de San Juan contra Banfield con corte de luz y todo, eran las tres de la mañana y estaba muerto, pero me quedé. Antes me había visto Arsenal-Central. No, si soy completamente un drogado.

96 Un jugador de River que te guste.

Me encanta Juan Pablo Carrizo.

97 ¿Cuál es la primera imagen que te viene a la cabeza del Mundial 86?

Mi viejo llorando delante del televisor después del gol de Maradona a los ingleses. Mi viejo es un tipo recontra tranquilo y esa vez terminó en el suelo gritando “genio, genio, fenómeno”. Yo tenía 10 años y jamás lo había visto así.

98 ¿Lo ganó Alemania o lo perdió Argentina en el último Mundial?

Faltaba tan poco, estuvimos tan cerca, ¿qué se puede decir? Yo creo que le hicimos un favor a Italia, porque en la semifinal los tanos hicieron todo lo contrario de lo que nosotros habíamos hecho. Le hicimos la tarea a los italianos.

99. ¿Qué te pareció ver a Messi sentado en el banco mientras algunos lloraban y otros se agarraban a piñas?

A mí se me puso en blanco todo. Ni lo vi a Messi, no vi las trompadas, era tanta la desilusión que sólo pude ponerme a contener gente, porque también uno se siente más grande, había muchachos que estaban muy tristes, me dolía ver la cara del Cuchu cuando erró el penal, fue terrible. El dolor es que se había formado un grupo extraordinario, y te duele que termine así, tan cerca o por penales.

100 Jugaste tu primer partido como titular en un Mundial contra Costa de Marfil, casi con 31 años, ¿qué te genera?

Soy un tipo positivo y me quedo con la satisfacción de haber estado en tres mundiales, eso no me lo va a quitar nadie, es una satisfacción personal para un tipo que sólo pensaba en la posibilidad de llegar a primera, así que lo demás fue de yapa. Yo me conformaba solamente con llegar a primera, si me ponía una vez la camiseta de la selección iba a ser el tipo más feliz de la vida, llegar a Italia era una utopía. Yo desarrollo mi profesión con mucha pasión y doy todo lo que tengo adentro, a veces las cosas te salen bien y otras mal. Así me gustaría que me recuerden en el futuro.

 

 

Por Diego Borinsky: 07/05/2008

Para seguir leyendo:

2011. SOLARI 100 X 100

Hace siete años, al poco tiempo de retirarse, Santiago Hernán Solari respondía a las 100 preguntas de El Gráfico. “El Indiecito” pensaba hacer el curso de entrenador, hoy es el técnico de Real Madrid.

El destino, la pelota y yo – Capítulo VIII

Por José Manuel Moreno. El integrante de “La Máquina” relata sus aventuras como soldado en el servicio militar, la promesa de la casa a sus padres, y también de su ilusión, finalmente trunca, del Mundial 1938.

Superliga en 90 segundos

Los goles de la jornada para completar la Fecha 12. Victoria de Tigre sobre Argentinos por 2 a 1, Huracán hizo lo mismo frente a Godoy Cruz, y un empate a 3 entre Patronato y San Martín de Tucumán.

1978. El fútbol de Boca quiere llenar otra copa

El campeón vigente, supera en el Monumental 2-0 a River, termina primero en el Grupo A y clasifica a su segunda final consecutiva de Libertadores. La crónica y las fotos de El Gráfico.

13 de Noviembre de 1942, Félix Loustau y River Plate

Un wing izquierdo como pocos en la historia dando sus primeros pasos en el club. Integraría, junto a Muñoz, Moreno, Pedernera y Labruna, la célebre delantera denominada “La Máquina”.

El increíble gol del City tras 44 pases

Manchester City le ganó al Manchester United 3-1. El tercer gol fue una maravillosa posesión de pelota con 44 pases durante 2 minutos, sin que la toque el rival, hasta que convirtió Gundogan.

1978. Boca fue más que River, pero menos que Fillol

En el primer partido de la serie semifinal de Libertadores entre Boca y River, Ubaldo Matildo Fillol, el mejor arquero del mundo, saca todas y deja el marcador en 0. Crónica y fotos.

Los grandes cracks 1911-1921 (Parte II)

El inefable Chantecler, conocedor de primera mano de las épocas iniciales de nuestro fútbol, prosigue su recordación haciendo foco en los mejores mediocampistas laterales en la segunda década del siglo XX.

Europa en 90 segundos

Un panorama de las ligas europeas en 1’30”: Godín lesión y gol heroico, doblete y derrota de Messi en su vuelta, triplete de Cavani, golazo del Papu Gómez y el encontronazo entre Higuaín y Cristiano.