LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

"Chilavert se comió a varios, pero conmigo no pudo, yo le gané"

- por Diego Borinsky: 08/04/2008 -

Una entrevista de hace poco tiempo. Personaje total, el Mono repasa una anécdota tras otra y habla de todo y de todos. Definitivamente imperdible

Reportaje publicado en El Gráfico en la edición de enero de 2008

 

1 ¿Qué es de tu vida, Mono? Hago de todo. Estoy con mi banda, The Garb, juego al fútbol en un equipo que se llama Los Desperdicios, comento partidos y hago un programa en Radio Nacional de España, acabo de terminar el curso de técnico... Soy preparador de arqueros y segundo entrenador del Alcorcón, un equipo de Segunda B, como si fuera la Primera B de allá.

2 ¿Vas a ser técnico porque extrañás jugar al fútbol? No, porque creo que estoy capacitado para serlo y también porque me atrajo otra vez el fútbol. Siempre lo que he hecho en mi vida, ya sea música o fútbol, lo hice porque sabía que lo podía hacer. No me gusta exponerme al fracaso o al ‘este está haciendo cualquier cosa’.

3 ¿El periodismo te devolvió al fútbol? Sí, porque comento en la radio. Intenté apagar el sentimiento de futbolista, pero fue imposible. Al principio quería salir a correr y era tal la negación que corría diez minutos y me volvía a casa. No veía partidos, nada. No sabés la alegría que me produce ahora hacer el bolso otra vez.

4 ¿Qué fue lo peor del retiro? El dolor de darte cuenta todos los días de tu vida que no sos jugador de fútbol. No sos más lo que fuiste siempre, por eso intenté apagarlo. Creía que con la música iba a hacer más o menos lo mismo, pero la música la hago de taquito, jaja. El fútbol me costaba más.

5 ¿De periodista sos como…? Una onda Quique Wolff, que es amigable, no hiere. Trato de proteger al futbolista, al arquero, que no se sientan mal con lo que digo. Le pongo algo de humor y hablo de fútbol. Cuando la tiran arriba ponemos efectos de cristales rotos. Y grito: “¡Le rompiste la ventana al del cuarto!, ¡Le diste a la maceta!”. Nos divertimos.

6 ¿Como técnico vas a ir al frente? Seguro. Me gustaría usar línea de tres, que acá no la usa nadie. Pero tenés que trabajar mucho, tener los jugadores necesarios para hacerlo y concientizarlos. A mí me gusta más cuatro en el fondo, pero por llevar la contra nomás voy a jugar con tres, jaja. No, en serio, jugaremos el sistema más apropiado.

7 Psicólogos dentro del fútbol, ¿Sí o no? Es importante tener un psicólogo porque en algunos momentos la situación personal de cada jugador puede incidir en el equipo. El entrenador tiene que entender que no está capacitado para resolver un divorcio, el fallecimiento de un hijo, problemas personales. Uno tiene que delegar y no ser tan egoísta de querer cubrir todos los aspectos.

8 ¿Hay muchos motivos para que le tengas miedo al Burgos que fue jugador? No, porque voy a tener un colaborador que va a ser diferente. Yo soy muy temperamental y puedo cagarla. Necesito a alguien más frío para buscar el equilibrio entre los dos. ¡Me buscaré una congeladora!

9 A los del Alcorcón, ¿ya les enseñaste a escupirse los guantes? No lo necesitan, jaja. A mí me servía, ¿eh? En un momento, agarraba. En el papel decía que había que mantenerlos húmedos y canilla de agua no había al lado del arco, así que...

10 ¿Fuiste central cuando estabas en Mar del Plata? Sí, cuando era chico jugaba de dos y al arco. Me gustaba. Hacía goles de cabeza y todo. ¡Era como Héctor Artico! Un carnicero. Como ahora en Los Desperdicios.

11 ¿Cuándo decidiste ser arquero? A los siete años. Atajaba en la calle. Palo de luz, alambre cruzado… Pasaba el 522 por ahí, todavía pasa. Como mi vieja no me dejaba jugar del lado de la calle, tenía mi lugar ahí, de arquero. Jugaba con los más grandes. Me vieron atajar ahí y me llamaron para un campeonato en el club Cadetes de San Martín.

12 Club Atlético Florida Almagro. ¿Qué recuerdos tenés? Mi primer club. Estaba a la vuelta de mi casa y yo llegaba media hora antes que todos. Necesitaba ir al club porque era único hijo y estaba desesperado por jugar. Hoy está todo derrumbado. El otro día fui y me llevé una madera de la canchita de recuerdo. El primer campeonato, un triangular, atajé dos penales y lo ganamos. Me dieron una medalla el primer partido que jugué. Lo cuento porque es importante.

13 ¿Por qué? Los jugadores que han llegado a algo, antes de ser profesionales, han salido campeón. Es muy raro ver jugadores que no. No sé, Márcico, que empezó a los 17 años. Yo salí campeón en la selección de Mar del Plata dos veces, en la quinta de Ferro, en tercera…

14 ¿Tu viejo mató al karateca que había en vos? Más o menos. Yo era un caballo, rompía lo que me ponían adelante. Llegué a cinturón amarillo punta naranja. Pero un día me vio mi viejo, que era técnico mío también en fútbol, y al día siguiente tenía que jugar. Me pusieron la tabla y mi viejo desde el fondo hacía que no con la mano. Ahí decidí no ir más.

15 ¿Te sirvió para algo? Sí, para pelearme con los de Platense cuando estaba en Ferro, jaja! Pelée contra ocho

16 ¿Alguno cobró? Alguno sí, pero me mataron porque me pegaron con una manopla. Al que me pegó después me lo encontré con River. Lo reconocí porque en la boca, si formás un equipo, tenía sólo el puntero derecho y el izquierdo, jaja. En el medio, nada. Me gritaba. ‘¡Burgooos! Fui yo el que te pelée’. Me dí vuelta y le dije: “Buena pelea, eh?” Yo todo lo hago humor enseguida.

17 Tu viejo te dejó sin karate, pero te dio la música, ¿no? Sí, me regalaba vinilos cuando era pibe para incentivarme a que me fuera bien en el colegio. En matemática era un burro, horrible. En castellano más o menos. Cuando di el ingreso al Mariano Moreno, saqué 34 entre los dos exámenes. Fuimos a buscar las notas y mi vieja me buscaba por el 70-80. Le dije: ‘Mami, vamos para el otro lado’. Al final, entré al Don Orione, de curas.

18 ¿Ahí aprendiste a cantar? Ahí, sí. Estaba siempre en los coros. Estudiábamos música y todo.

19 No das el perfil, pero… ¿Te atrae la religión? No soy Ceferino, pero tampoco soy un hereje. Trato de manejarme con equilibrio… cuando puedo. A mis hijos los dejo que ellos elijan. No soy de ponerles cosas en la cabeza. Es más democrático.

20 ¿El choque al llegar a Buenos Aires fue muy fuerte? Era el ’84 y yo nunca había ido solo a Buenos Aires, era la primera vez que iba en Metro (sic). Fue chocante. Yo era hijo único, venía de estar debajo del ala de mi viejo y de mi vieja. Ves eso y decís: ‘Acá te la tenés que jugar’.

21 ¿Nunca quisiste volver a Mar del Plata? Nunca. Yo subí al tren y sabía que iba a llegar. La que quería que me volviera era mi vieja. Venía a visitarme y me decía: ‘Mirá donde vivís. Vení que yo te hago la comida’. Yo lo agarraba a mi viejo y le decía. ‘Llevátela que no la aguanto más. Me tira p’atrás.” Hice un corte.

22 Griguol. Fue mi primer maestro. Lo que hizo él en el deporte no es valorado ni respetado en el fútbol argentino, como mucha otra gente que pasa por el fútbol y que deja cosas, crea personas y no son reconocidos. ¿Sabés lo que es ser campeón con Ferro? Es como lo que hizo Cabrero con Lanús. Y en un campeonato de 38 fechas, peor.

23 ¿Qué fue lo que más te marcó de él? Yo tenía 16 años y entrenaba toda la semana con la primera. Un día nos juntó a todos y nos preguntó: ‘¿Ustedes se piensan que los preparo para jugar acá? Están equivocados’ Yo no lo podía creer,  no enganchaba la onda. Cuando arrancaba así no sabías para dónde iba a salir. ‘Yo los entreno para que se vayan a Europa, a un grande de acá. No se acomoden’. El que lo supo escuchar, llegó. Hay cosas con las que no estaba de acuerdo, pero el tipo tenía sus reglas. Por eso Ferro llegó a ser importante.

24 ¿Lo viste alguna vez tan caliente como el día que insultó al Yagui Fernández en Caballito dirigiendo a Gimnasia? ¡Eso no fue nada! Siempre se calentaba, eufórico, vehemente, se ponía todo colorado el viejo. Un día con River perdíamos 2-0 en el primer tiempo, con Ramón Díaz, que nos hizo un gol de penal. Llegamos al vestuario y le gritaba al utilero: ‘¡Alberto, dame las camisetas! Las tiró todas en el piso, loco, y nos decía: ‘¡No entren, que entren las camisetas solas que empatamos y ganamos!’ Ahí nos estaba diciendo que éramos unos cagones.

25 ¿Es cierto que llegás a River por Fútbol de Primera? Un poco, sí. Me habían hecho tres goles raros y fui a Fútbol de Primera. Paenza me convenció para ir. Ningún arquero fue a dar la cara en un momento así. Gallego me contó después que Daniel y él empezaron a hablar de mí en ese momento. Les llamó la atención verme ahí, pero eso es parte de la personalidad que me acompañó siempre.

26 ¿Quién le puso ‘Dinosaurio Bernardo’ a Babington? Yo no fui seguro, lo juro. El error de Carlos fue que salíamos a jugar y él decía: ‘Porque esto es River… bueno, yo no jugué, pero ustedes sí saben lo que es’. Ahí no era creíble. Y eso que fue un gran jugador. Era un tipo tranquilo, parecido a Ramón, pero no enganchaba con el grupo, no le llegaba.

27 ¿Lo echaron ustedes? No, no, el grupo no decidió nada. Los dirigentes vieron que el mismo equipo que había ganado antes, jugaba para la mierda. Pero todo se resume a eso.

28. ¿Qué tenía el River campeón de la Libertadores? Cuando estábamos en el túnel, antes de subir la última escalera, yo miraba a todos y veía que era imposible que perdiéramos. Después de haber sufrido tanto en Ferro, yo miraba esas caras y eran ganadoras. Teníamos ese temple que lo hizo maravilloso. ¡Cómo deben estar los del otro lado!, eso pensaba. Es jodido estar en el otro vestuario.

28 ¿Francescoli fue el técnico de ese equipo? ¡Cómo va a haber sido él si hoy ni es técnico! El mérito de ese temple ganador era de Ramón. Él es temeroso, pero vuelve su miedo en un ataque feroz. Es como un perro. El perro te muerde porque tiene miedo. Siempre fue así. Sólo dudó ese día contra el América de Cali, en River, y por eso se armó ese mito.

29 ¿Qué pasó? Habíamos perdido 1-0 en Cali y él quería jugar de contragolpe. Era una final, no podíamos jugar a esperar. La mayoría nos miramos porque veíamos que eso no iba. Se pararon el Flaco y creo que Berti y le dijeron que queríamos charlar entre nosotros. Ahí decidimos ir al frente.

30 ¿A partir de ahí no quedó en duda su autoridad después de que hicieran lo que querían? No, nosotros hicimos lo que hacía falta. Nunca habíamos jugado así. Él nos dirigía como dirigió ahora a San Lorenzo. No molestaba al jugador, no entraba nunca a una habitación. El no daba charla técnica. Decía una cosita en el vestuario y nada más. Y hacía muy bien porque no hacía falta decir más nada. Nosotros éramos felices. Los jueves nos ponían a los pibes, a los quince minutos íbamos ganando 2-0 y nos echaba del entrenamiento. Te dejaba con las ganas de hacer más y toda esa furia la llevabas al partido.

31 ¿Recordás alguna buena pifia de Ramón? Nunca marcábamos a nadie. El día anterior contra la U de Chile, allá, estaba preocupado porque había uno que se había convertido en Maradona de la noche a la mañana y lo agarró un rato largo a Altamirano. De repente paran y escuchamos a Omar que le dice a Bossini: ‘¡Este hace un mes y medio que está lesionado!” Y nos empezamos a reír todos. Pero es tan inteligente que cuando se equivocaba, achicaba los ojos, te miraba de costado y te decía: ‘Estás atento, eh?’ Nunca pierde.

32 ¿Ese fue el mejor equipo que integraste en tu vida? Ese y el River del Tolo Gallego.

33 ¿Quién es mejor de los dos? El Tolo. Es brillante, más brillante que Ramón. Es ganador. En el mano a mano era único. Te agarra y vas a pelear de nuevo contra los ingleses en las Malvinas, pero mancaba con la prensa. Era más ganador y mejor entrenador.

34 ¿Y Passarella? Un ganador, pero el problema que tuvo es que nunca pudo superar su etapa de jugador, no le dejaba camino libre al entrenador. Él siempre tenía que ganar y vos no podés ganar siempre, con trampa, sin trampa. Su deseo de querer seguir siendo lo grande que fue como jugador contrastaba con el técnico. Lo traducía con nosotros en una eterna competencia de derrota. Vos le tenés que dejar espacio al jugador. Eso es temor.

35 ¿Ese temor se trasladaba a la cancha? Claro. Lo único que le escuché decir a Ramón a los delanteros fue: ‘Parate cerca del arquero y fijate si la pelota cae por ahí’. Daniel tenía muchas cosas buenas, pero con ese control él opacaba al jugador.

36 ¿Fuiste ídolo de River? Sí, fui ídolo de mi club. Eso no me lo inventé yo. Hoy te metés en Internet y ves todo el  agradecimiento.

37 ¿Por qué no supieron ser en la segunda mitad de los ‘90 lo que Boca en el 2000? Porque perdimos dos finales, contra la Juventus y la Recopa contra Vélez. Lo nuestro ya era histórico, pero por dos resultados que se dieron mal no agrandamos más la historia. Nada más que por eso. Hay veces que hay que darle la derecha al otro equipo que encontró fallas en nosotros.

38 Giunta decía que perdían los clásicos antes de jugar, Bermúdez que se ponían colorados ¿arrugaban contra Boca? Esas son cosas de galería. Nada que ver. Jamás arrugamos. Se dio así porque jugaban mejor, quizás no tan estético, pero mejor.

39 ¿No entraban derrotados psicológicamente? Te respondo con el gol de Guerra. Se dio vuelta, le pegó en la nuca y me la cambió de palo. Era la última pelota y estábamos 2-2. Hay veces que juega la fatalidad para uno y la suerte para el otro. Siempre ocurrían cosas extrañas, pero es parte del fútbol.

40 ¿Chilavert fue tu bestia negra? No. Yo terminé de hacerme arquero con él, con esos choques, porque a mí no me pudo vencer. Nunca lo enfrenté verbalmente. Sabía que si me metía ahí, perdía. Así se los comió a todos, pero conmigo no pudo. Estratégicamente, fuera de la cancha, jugué mi juego. Ahí se vio mi personalidad, yo seguí saliendo campeón.

41 ¿Volviste a ver el gol desde la mitad de cancha? Sí. El gol me lo hacen porque hubo un problema en la defensa y me voy del área para gritarle a Juan Gómez, pero no me escuchaba e iba saliendo cada vez más del área. No estaba adelantado porque sí. Lo bueno es que después del gol, Juan se dio vuelta y me dijo. ¿Qué querías, boludo? Lo recontra putée. Cada vez que me acuerdo me cago de risa. Después, en el micro, los muchachos estaban muertos y les dije: ¡Tranquilos que ya se hizo cásssscara!

42 ¿Cómo ves a River a la distancia? Con mucha pena. No puedo creer que haya habido muertes, cosas raras. Es lamentable porque son muchos años de historia que se ven empañados por muchas cosas.

43 Consejo al Cholo. Tiene que hacer lo que yo le dije una vez al presidente Dávicce. Ramón me había sacado y estaba en Tercera. Estaba haciendo bicicleta al lado del vestuario y baja Dávicce, me encara diciendo que eso era River, que yo no quería jugar en Tercera. Empezó a cagarme a pedos. Mientras seguía con la bicicleta, lo paré y le dije: “Yo acá le corto el pasto si quiere”: Me pidió perdón y se fue. Ése es el sentimiento que debe valorar el Cholo. No sentirlo porque es de Racing, pero sí valorarlo.

44 ¿Qué se te pasó por la cabeza cuando Brasil te hizo un gol de lateral en 2001? Esa la peinó el Ratón. Habíamos practicado que yo tenía que salir, pero vi que iba él y me quedo aguantando, pero pegado al palo. Cualquiera que te peine de cerca, es cagada para el arquero. Pero bueno, lo ganamos. Lo que me gustó fue después, que lo levanté a Rivaldo del piso porque estaba haciendo tiempo. Mi cara era la de Jack Nikolson en El Resplandor, lo quería recagar a trompadas. Y después Denilson arrancó con la bicicleta y se la rompí a patadas. ¡Tenía unas ganas de pegar una patada! Ahí ya estaba bien. Eso estuvo bueno, jaja!

45 ¿El fútbol te dio alguna tristeza más grande que no haber podido jugar un Mundial? No es una tristeza para nada. Si el técnico no me vio… y te juro que estaba, eh? Llegué a los dos Mundiales y más no tenía para dar. En 2002 yo sabía que era mi último Mundial, y cuando terminó le dije a Bielsa que lo amaba. Y lo voy a amar siempre.

46 ¿Bielsa está más cerca de la genialidad o de la locura? El ha logrado meterse entre los capos del fútbol.

47 ¿Está más cerca de la genialidad entonces? Yo creo que sí. El logra esto jugando muy poco en primera división. Es un logro que no se reconoce, pero es muy valorable. Logra tal romanticismo que llegás a amar la forma de jugar, la forma de entrenar, la forma de hablar. Y él lo logra con la lejanía. Agarra el camino más complicado para lograr que lo quieras. Y terminás queriéndolo y aceptando su forma.

48 ¿Alguna anécdota que lo pinte? Estábamos ensayando tiros libres con Gallardo, Ortega, Batistuta, Verón y Crespo. Cada uno que pateaba, era gol. Y yo los felicitaba. ¡Bien Ariel, buena Hernán! Cuando salgo, porque él nunca decía nada delante de la gente, se acerca y me dice: Germán, ¿usted por qué no intenta hacer algo más que agrandarle el ego a sus compañeros? Esas cosas son inolvidables. Otra. El día del 3-3 con Bolivia, Baldivieso era Maradona. Allá arriba hacen tacos, todo. Y yo le hacía gestos. A la vuelta, me llevó a caminar. Cuando salías a caminar sabías que venían las andanadas. Y me dice: ‘Usted, ¿qué felicidad encuentra en hacerle gestos a los delanteros? Marcelo, yo trato de sacar del partido al mejor de ellos’. Y me dijo que estaba bien. El intentaba ver si eso lo hacías por boludear o porque pensabas.

49 ¿Le seguís dando vueltas aún hoy a lo del 2002? Era un equipo maravilloso y se vio en las Eliminatorias, pero pasó que Suecia nos dominó el sistema con un planteo brillante. Fue el que mejor nos jugó.Supo resolver la línea de tres. Aguantaban y pegaban un pelotazo. Nosotros erramos muchos goles, pero ellos también, eh?

50 ¿Los jugadores le pidieron a Bielsa antes del Mundial que aflojara con la preparación física? Nada que ver. Jamás.

51 ¿No llegaron ahogados físicamente entonces? No, hacíamos siempre lo mismo, no hubo nada extra. El problema fue que vinieron muchos lesionados y al final de temporadas muy duras.

52 ¿Se creyeron campeones del mundo antes de jugar? Imposible. Bielsa lleva el entrenamiento y la motivación a tal punto que no existe la relajación. Estás siempre alerta. En los equipos de Marcelo no puede jugar cualquiera. Tenés que ser inteligente, rápido y estar concentrado al máximo.

53 ¿Te duele que se diga que fue una generación de perdedores? No. Es una manera fácil de cerrar ciclos o personas, pero es la realidad. Sabemos todos los que estamos adentro que hay que ganar. Hay que entenderlo desde todos los aspectos. Si no salís campeón teniendo todo es porque en algo se falló.

54 ¿Cuál fue la peor broma que te hicieron en una concentración? En la pensión de Ferro me sacaban la cama, la mesita de luz, el velador de River y el grabador. Me lo ponían en la esquina, en la farmacia. Todos los días. No los podía agarrar. Yo volvía y en la esquina estaba mi habitación. Después la tenía que llevar solo. ¿Sabés lo que pesaba la cama? Parecía un ataúd.

55 ¿Y la mejor que hiciste? Muchas, pero en los viajes con la Selección, cuando llegábamos a los hoteles, me encantaba encontrar el escritorio con el micrófono. Entonces ponía voz y mandaba a alguno a recepción. Y los veías a todos fastidiosos, con las valijas de un lado al otro, hablando con la recepcionista.

56 ¿Eras insoportable en las concentraciones? Complicado, demasiado quilombero. No dormía mucho, jodía con el mate, apagaba el cigarro en la yerba, un desastre. Me echaban de las habitaciones. Cuando se vaciaba una, me mandaban a un nuevo. Si el pibe salía de ahí, ya estaba hecho, jaja!

57 ¿Canonizaste a alguno? En River me juntaba mucho con el Diablo Montserrat. Era el único que me aguantaba. El Diablo tiene como 150.000 dientes, ¿viste? Cuando venía por los pasillos le gritaba: ¡Pará, pará! Y me apoyaba contra una pared y le armaba la barrera ¡No pongás doble barrera! Lo volvía loco.

58 ¿En España te aburriste jugando al fútbol? No, para nada. Tenés que ganar como en todos lados pero es diferente. Cuando jugué mi primer partido en Mallorca, escuchaba. ¡Hola, Fondo Norte! Y del otro lado contestaban ¡Hola Fondo Sur! Ahí supe que si nos metían un gol, la gente no nos iba a ayudar. Pero yo prefiero esa tranquilidad. Sé que no se va a matar la gente, que no te va a gasear la policía, que podés ir con la familia a la cancha. Acá aprendés que un tipo puede ser hincha del Barcelona y también del Real Madrid.

59 ¿No extrañabas ni un poco la presión de Argentina? A nivel de fútbol sí. A nosotros nos gusta caminar por el filo. Pero para el contexto es conveniente lo de acá.

60 La distancia potencia virtudes y defectos, ¿Cómo ves el fútbol argentino? Del lado deportivo, bien. Está más sano que nunca. Me alegra enormemente que hayan ganado Lanús y Arsenal. A Grondona le pregunté una vez por qué no volvía a los campeonatos largos, pero me dijo que así tenían todos posibilidades, cosa que se ve ahora. Eso hay que reconocérselo. En la violencia, no. La idea estaba buena, era que en 19 fechas llegaran menos excitados a la cancha. Pero la violencia se adaptó al campeonato.

61 ¿De la vida qué echás en falta? El caos. Extraño olores, lo problemático que es a veces lo cotidiano. Extraño vivir mi país.

62 ¿Por qué nunca volviste entonces? Porque quise respetar los tiempos de mis hijos, su educación. Yo sé que voy a volver. Siempre he sido de tratar de aplacar el sentimiento, pero estoy desesperado por ir. Y estoy cortado por ellos hasta que sean más grandes y decidan marcharse.

63 La argentinidad al palo, ¿es más veces motivo de orgullo o de reparo? No, siempre con la bandera adelante. Nosotros tenemos grandes virtudes y también grandes errores que se profundizan en años caóticos, pero también somos capaces de sacar a Fangio, a Maradona, al Che Guevara, a Sábato. Capos en publicidad, en cine, en televisión. Grandes periodistas. Eso no se tiene que perder de vista. Acá nos bancan porque no nos mandamos muchas cagadas.

64 Serrano, el del Espanyol, ¿se llevó lo que se merecía? No, ya le pedí perdón. Fue un momento de locura. Veníamos de pelearnos en el Espanyol-Argentina  de esa semana, me había venido a pegar. Y con el Mallorca también. Entró de suplente y en la primera ¡Pum! Me pega arriba otra vez. Ahí nos dijimos un par de cosas y le di.

65 Lo dejaste inconsciente y te dieron 13 fechas, récord del fútbol español… Le gané a Goikoetxea. Cuando quebró a Diego le dieron 11. Me sacaron la ficha, quedé tres meses afuera. Fue una boludez. Siempre tuve peleas, pero de esa manera no.

66 ¿A eso también le encontraste el costado humorístico? ¡Yo no, los del Espanyol! Pablito Cavallero, el Cholo Posse… Cuando fue la vuelta en Mallorca, yo recién me reincorporaba. Estaba concentrado y me llaman por teléfono. Era la mujer de Serrano. Pensé que me estaban jodiendo. Me dice: ‘Por favor, no le peguen a Manolo’. No entendía nada. Los hijos de puta le habían dicho que había muchos argentinos y que lo iban a cagar a palos cuando pisara la isla. Me sentí Don Corleone, así que fui a pedirle disculpas en el túnel.

67 Se abre la puerta y entra Regueiro. ¿Qué hacés? El negro es un fenómeno. Yo no soy un tipo rencoroso. Es una de las cualidades que tengo. Con él quedó todo bien.

68 ¿Te preocupa que el ambiente pueda creer que fue un intento de soborno como se denunció y no una broma como vos dijiste? No, porque quedó clarito cuando fuimos al Comité que él fue utilizado por el Racing. El club estaba en una situación jodida y viste como es esto. Intentaron aprovecharse. El no fue a decir nada. Llamó a alguien del club y le comentó sólo que había hablado conmigo. Ahí armaron todo.

69 ¿Cómo fue jugar en Segunda con el Atlético de Madrid? Maravilloso, yo creo que jugué en Racing. El Atlético tiene ese aura de derrota mirando al Real Madrid y al Barça, como Racing con Boca y River. Siempre con quilombo en el club, esas cosas. Me dio la misma sensación que cuando Racing jugaba de local en la cancha de Vélez. Sentí ese sentimiento de dolor que también existe en el fútbol y que es bárbaro. Me atrae porque es verdadero.

70 Conociendo tanto el club, ¿Por qué fracasó Bianchi en el Atlético? Estaba permanentemente recordando las copas que había ganado. Acá no existen esas copas. Vos le decís a un pibe que ganaste la copa que ganó ahora el Milan y te dicen: ‘Te felicito’. Acá lo único que existe es la Champions. No supo salir de su imagen de entrenador que lo había ganado todo con Boca. Pero acá no existe Boca, no existe River, no existe nada.

71 ¿Y por eso lo crucificaron? Y, acá los chicos son complicados. No supo coordinar con los jugadores, como Babington. O como Daniel, que no supo salir de jugador. A Bianchi le pasó lo mismo. No pueden controlar su ego.

72 ¿Es verdad que nunca dejaste de fumar pero públicamente dijiste que sí? No, dejé de fumar cuatro meses. Fue un momento complicado, de nerviosismo. Más por dejar de fumar que por el momento, jaja.

73 ¿Cuál es la última imagen que tenés antes de entrar al quirófano? Yo venía como en las películas, mirando las luces. Y uno de los camilleros me dijo. Mirá que el que te opera es del Madrid… Y me causó gracia.

74 ¿En ningún momento te hiciste la cabeza? No, porque yo siempre he hablado mucho con el espejo. Cuando iba a la escuela o antes de los partidos, hablaba con el del otro lado. Decía: hoy ganamos. E hice lo mismo. Esa noche tenía que ganar.

75 Ahora tenés que ir ‘al taller’ cada seis meses, ¿en el viaje de ida qué pensás? Lo resuelvo en positivo. Si tengo algo, estoy mejor controlado que uno que no se hace nada. Porque yo no sentía nada. Y después, adentro del TAC, que es como un cilindro gigante en el que vas entrando con la camilla, hay un mapamundi. Siempre me quedo mirando a Argentina y así me duermo.

76 ¿Un libro? Cualquiera de Bukowski.

77 ¿Por qué los libros no se llevan bien con los jugadores de fútbol? Porque nosotros estamos creídos que con dos horas basta para ser algo. Ser jugador de fútbol son dos horas, es muy poquito. Si no tenés otra inquietud, quedaste ahí. Después, cuando no jugás más, te diste cuenta que perdiste 22 horas. Y a uno que tiene inquietudes, le dicen que no porque tiene que estar pensando en el partido. Y va perdiendo cultura. Y eso se traduce en la música que escucha, esa cumbia irrelevante que pulula por la ciudad.

78 ¿Musicalmente sos un facho? No, sólo me limito a decir que no podés pasar por la vida sin saber un poco de la historia de los Beatles, sin haber escuchado a los Rolling Stones, a Zeppelín, a Clapton.

79 ¿En sueños te imaginás tocando para 80.000 personas? Me gusta llenar lo chico. No sé si se dará o no, pero no me preocupo si va mucha o poca gente porque esto lo hago con el corazón.

80 Gardel canta cada día mejor, ¿vos? ¡Yo cada día peor! Lo mío es puro sentimiento, jaja.

81 ¿Cómo son las groupies del Mono Burgos? Esa es una historia fallida. Las minas buenas van a ver todas a Alejandro Sanz. ¡A nosotros viene a vernos cada bulldog! Me debo estar equivocando de lado musical. Tendré que hacer dueto con algún maraca, con algún mixto.

82 ¿En veinte años te ves más cerca de un escenario o de un banco de suplentes? No sé, pero seguro que estaré divirtiéndome.

83 ¿Cuál es el peor corte de pelo que te hiciste? Me hice varios, pero el peor fue uno que no lo vio nadie. Estaba en Ferro y me hice rulos. Cuando llegué al espejo, dije: ¡Soy la Rosa! Me vi tan igual a mi vieja que me rapé a cero.

84 ¿Fuiste un arquero de extremos? Creo que podría haber sido mucho mejor. Me hubiese gustado ser mejor técnicamente. Yo sabía que no lo era y por eso atajaba con cualquier cosa, no me importaba como lo hacía sino hacerlo. Si hubiese tenido a alguien que me entrenara, hubiese sido mucho más completo.

85 Muchos recuerdan los goles tontos que te hicieron, ¿Fueron demasiados? El tema es que se ven más según donde estás. A Chilavert le hicieron un gol igual al que me hizo él. Pero fue en Zaragoza y quedó acá. Ojo, acá sí que se acuerdan, eh

86 ¿Hubo algún momento de tu carrera que te sentiste invencible? Siempre, hasta que me hacían el gol, jaja. Quizás por eso arriesgaba mucho también. Pero me fue bien así. Gané más veces de las que perdí.

87. ¿En el ranking de arqueros de tu tiempo en qué lugar te ponés? Gatti, Comizzo y yo.

88 ¿Te ponés encima del ‘Pato’ Fillol? Gatti, Comizzo y yo.

89 ¿A qué delantero tuviste de hijo? No me fijaba en eso yo, porque si me hubiese fijado tendría que haber visto también lo contrario. Me parecía una tontería.

90 ¿A tus hijos les mostrás videos tuyos? No, tal vez alguna cosa pero para hacerlos hinchas de River. Pero ven la del Barça, la del Atlético de Madrid. No me resigno. Tarde o temprano los voy a meter.

91 ¿Sos de los que no les gustaría que fuesen jugadores de fútbol? Yo no quiero que el varón sea arquero, pero solamente porque agarra las peores chicas. ¡Que sea nueve!

92 ¿Qué te gustaría que dijera tu epitafio? Si ha llegado hasta aquí, descorche la botella, jaja! Y lo voy a poner.

93 Alguna vez dijiste que querías estudiar para actor, ¿Qué estás esperando? Yo no sé más que hacer con Almodóvar. Se está perdiendo un gran actor. El otro día lo vi a Higuita, que está haciendo telenovelas, y le dije: ‘René, todo bien, te tuviste que operar. A mí me llaman sólo para hacer películas de terror’. Cada vez que jugábamos en contra le pedía que me hiciera el escorpión en el calentamiento.

94 ¿No agrandabas rivales así? No, yo era así. Contra el América de Cali allá nos cobraron un penal. Yo esa noche había soñado con el penal que ataja Gatti en la Copa Libertadores. Fueron tres a patear y se peleaban entre ellos. Me acerqué y les dije: ‘Muchachos, si no se ponen de acuerdo lo pateo yo’. Se empezaron a reír entre ellos y yo dije: ‘Ya los tengo’. Y lo atajé.

95 ¿Alguna vez creíste que no te tomaban en serio por tener una imagen distinta al uso común? Esa era mi ventaja, porque un tipo que da esta imagen ¿cómo hacía creer que llegaba una hora antes al entrenamiento? Para afuera soy una cosa pero para adentro soy muy esquemático.

96 ¿Te retiraste de la manera que te hubiese gustado? Sí, yo me retiré satisfecho. Yo nunca necesité el frote final.

97 Pero no pudiste hacer ese partido despedida en River que querías, con show musical y fiesta incluidas. Me hubiera gustado, pero yo sé que River es mi casa. Tampoco las situaciones están para eso, no es época de festividades. Pero el teléfono ahí está, eh? Si llaman, atiendo, jaja!

98 ¿Vas a ser técnico de River? Cuando River me necesite, yo voy a estar ahí. Yo sé que tengo que pasar por ahí otra vez, aunque me tengan que echar a los tres días.

99 ¿Para ser arquero hay que estar un poco loco? No, hay que ser valiente. Pero la valentía del arquero no es salir a reventarse la cabeza contra un poste. Es saber convivir con el gol. El que no sabe eso, un gol lo extermina. Son como heridas.

100 El perro de Aguilar se llama Burgos. ¿Qué es peor? ¿Qué te relacionen con un perro o que te relacionen con Aguilar? Peor un gatito, jaja! Me encanta que me relacionen con un perro. La imagen del perro la tengo muy adaptada. Una de mis canciones dice ‘Soy un perro viejo’.

 

Por Diego Borinsky: 08/04/2008

Para seguir leyendo:

Mitad gaucho, mitad duque...

El poeta folclórico Víctor Abel Giménez, firme difusor por décadas de la cultura nativa, pinta en verso con certero trazo gauchesco, la personalidad del gran Leopoldo Jacinto Luque.

1991. La fiesta de Boca en el Monumental

#18 Superclásico por Copa. El equipo de Tabárez marca diferencias una vez más sobre el de Passarella, derrotándolo 2-0 en el Monumental con doblete de Batistuta. Crónica, fotos y video.

18 de Noviembre de 1986, Independiente y Bochini

El mejor jugador de la historia de Independiente y uno de los mejores 10 de la historia del fútbol argentino, cumplía 500 partidos oficiales con la casaca del Rojo el día 16 en el empate ante Vélez.

El huevo de la serpiente

En 1959 Ernesto Lazzatti, notable jugador, técnico y periodista, advierte desde El Gráfico sobre la politiquería dirigencial que empezaba a quebrantar la salud del fútbol nacional.

Brasil 1- Uruguay 0, el resumen

Duelo a la altura de la historia en Londres. Brasil le ganó 1-0 a Uruguay con gol de Neymar tras un penal discutidísimo. Fue el debut de Martín Campaña en el arco de los charrúas, que merecieron más.

Holanda 2 Francia 0, el resumen

Los naranjas le hicieron sólo dos goles a los azules por la UEFA Nations League, debido a que el arquero Lloris se atajó todo. Los goles fueron de Wijnaldum y Depay (que se la picó en el penal como venganza).

Argentina 2 - México 0, el resumen

Amistoso liviano en Córdoba. La selección venció a los mexicanos con goles de Ramiro Funes Moris y Brizuela (e/c). El martes habrá revancha, en lo que sería el último partido de Scaloni como técnico.

1991. Heroico: Boca 4 - River 3

Superclásico #17 por Libertadores. Noche soñada de Boca en la Bombonera, remonta un resultado adverso de 1 a 3 y termina ganándolo, con un golazo de Latorre, 4 a 3. CRÓNICA, FOTOS Y VIDEO.

1919. La más hermosa página de fraternidad

Debido a la lesión y muerte del arquero uruguayo Roberto Chery, la selección argentina, luciendo “la Celeste”, toma el lugar de la uruguaya en un compromiso con Brasil, en un gesto de hermandad inmortal.