LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

"Yo no me arrepiento de nada de lo que hago"

- por Diego Borinsky: 24/08/2007 -

El Tolo y cien respuestas sin despedicio. ¿Qué trabajo le pronosticaron Maradona y Passarella? ¿Cómo nacieron los uñazos que le tocó sufrir a Bochini? ¿Habrá un partido que lo dejó marcado?..

Reportaje publicado en la edición del 23 de diciembre de 2001

 

1–¿Quién es Américo Rubén Gallego? –Un luchador. Un tipo que nació en Morteros (Córdoba), que a los 2 años se fue a Rosario con su mamá y empezó a transitar una vida difícil, sin padre y con cuatro hermanos.

2 –¿No te arrepentís de haber dicho previo al 0-3 con Boca por la Libertadores: “Si Bianchi pone a Palermo, yo pongo a Francescoli”? –No, fue una humorada, una broma como la hace cualquiera. Lo que pasa es que el otro justo hizo el gol faltando tres minutos, ¿qué querés que haga?

3 –Cuando en los festejos por la obtención de la primera Libertadores los jugadores de Boca cantaban “ponelo a Enzo la puta que te parió”, ¿no te querías cortar las venas? –Como todo. Pero yo salí campeón antes que ellos. Me reía cuando lo escuchaba, qué voy a hacer.

4 –¿Seguís pensando que planteaste bien aquel partido? –Sí. No nos olvidemos que se me lesionó Ramos a los cinco minutos, que me echaron a Trotta, erramos un gol increíble dos minutos antes que ellos, nos ganaron al final.

5 –¿Qué te dijo Bianchi cuando lo fuiste a saludar después de esa derrota? –Me deseó suerte. Y siempre destacó en las conferencias de prensa: “Cómo, ¿ahora Gallego no sirve? Si antes fue campeón invicto e hizo un campañón”. Porque en el último torneo que dirigí yo fui puntero 17 fechas, recién nos quebramos en las últimas dos fechas, no es que fui segundo todo el torneo persiguiendo de atrás, ¿eh? Ya está, qué va a hacer. Pero voy a volver a River, no sé cuándo, pero voy a volver... y a dirigir.

6 –¿Cuál fue el trabajo más raro que hiciste? –No sé el más raro, porque hice de todo. Sí me acuerdo el peor, el que no me gustó nunca: hielero, porque me quemaba las manos. Iba en carro, de casa en casa, llevando las barras. Después, a la tarde, un poco de escuela y mucho fútbol.

7 –Si no hubieras sido futbolista, ¿qué estarías haciendo hoy? –Qué sé yo... Recuerdo que un día, en el Mundial 82, Passarella y Maradona me dijeron que cuando yo tuviera 40 años iba a ser el jardinero de sus quintas. Y yo les dije: “Ojo, no vaya a ser cosa que sea al revés”. Gracias a Dios no se dio ninguna de las dos.

8 –¿Creés que en el último River-Boca, a River le empataron por el planteo táctico? –No sé, ustedes son periodistas, ustedes lo tienen que decir... Fue igual que el otro día, contra Racing.

9 –¿A Coudet lo sacaron del equipo por tener una muy buena relación con vos? –Seguro.

10  –¿Qué pensaste en 1994 cuando River iba a contratar a Scoponi, le pidieron que se cortara el pelo y él contestó: “Bueno, pero que Gallego baje los 20 kilos que tiene de más”? –Que no tenía 20 kilos de más sino 3 o 4. Y que después yo dije que no lo contrataran y al final el Gringo se perdió medio palo verde, mirá qué problema que me hice.

11 –¿Te tuviste que retirar a los 33 años porque no te cuidaste demasiado en tu carrera? –No, porque los volantes, por su desgaste, siempre se retiran mucho antes que los delanteros y los defensores.

12 –¿Qué recordás de los festejos por la obtención del Mundial 78? –Que después del partido nos fuimos al Sheraton y de ahí a José C. Paz a buscar la ropa. Me acuerdo de que en la concentración no teníamos plata y que debíamos ir con Kempes y el Loco Killer a Rosario. Kempes llevaba un botín de oro por ser el goleador y entonces le dije cuando paramos a cargar nafta: “Si no nos alcanza, dejales el botín que después se lo venimos a retirar con plata”.

13 –Vas por una ruta solitaria y aparece Chilavert haciendo dedo, ¿lo levantás? –Sí, qué queres, es arquero... Que diga lo que quiera, si yo no soy eso.

14 –¿Batistuta o Crespo? –En este momento no tengo dudas: Crespo.

15 –¿Te costó mucho tomar la decisión de independizarte de Passarella? –No, porque yo lo sentía mucho en los entrenamientos, cuando tenía a cargo a los suplentes. También había dirigido con éxito la Cuarta y la Primera de River. Yo ya sabía que iba a ser técnico desde que dejé el fútbol, cuando me acerqué a Menotti y le pregunté cómo me veía. Él me dijo: “Usted ve bien el fútbol y aparte por cómo se paraba tácticamente en la cancha puede ser un gran entrenador”.

 

16 –¿Cuándo te terminaste de decidir? –Fue por un cambio en el partido con Brasil, por el Preolímpico de Mar del Plata. Ganábamos 2-0 y yo quería hacer un cambio para mantener la pelota en el medio, porque así éramos campeones. Daniel pensó que les teníamos que hacer otro gol y mantuvo los delanteros.

 

17 –¿Qué te dijo Passarella cuando le dijiste que querías independizarse? –Yo le expliqué que ya me sentía un técnico más, que no era compatible seguir juntos. Él me dijo que estaba bien. Yo le agradecí, porque gracias a él soy lo que soy; y él me agradeció por las cosas que hice. Yo creo que lo ayudé muchísimo, fui su mano derecha por bastante tiempo y me comporté como un segundo muy bueno para él.

18 –¿Por qué te costó tanto entrar en la gente de River como jugador? Al principio te silbaban bastante... –Yo hacía mucho tiempo que lo pinchaba a Passarella para que me llevara a River, pero nunca pasaba nada. En el 81, después de un muy buen partido mío en la Selección contra el Barcelona, por el retiro de Rexach, me compraron. El día en que llegué a River, mientras yo entraba por una puerta para firmar el contrato, por la otra se iba Labruna. A la gente le costó bancarme porque estaba acostumbrada a los Tres Mosqueteros: Jota Jota, Merlo y Alonso, pero creo que me gané bien el puesto.

19 –El partido que más disfrutaste como técnico. –El 3-0 en cancha de Boca, en 1994.

20 –El partido que más recordás como jugador. –La final del 78 contra Holanda y otro con la Selección contra Escocia, allá, que ganamos 3-1 dando cátedra de fútbol. En River recuerdo dos muy emocionantes que terminaron 5-4: contra Argentinos y contra Polonia, en 1986.

21 –El mejor arquero que viste en tu vida. –El Pato Fillol, sin duda. Le pateaban y ni mirábamos para atrás, sabíamos que la sacaba.

22 –El tipo que más te costó marcar. –Con el inglés Keegan tuve muchos problemas porque era muy veloz, pero Bochini y Maradona fueron los más difíciles. A Bochini le metía un par de uñazos en la cabeza y, como era medio peladito, se volvía loco. Además le decía: “Y andate para otro lado porque cuando vuelvas ahora te empiezo a pegar de abajo”. En cambio, Diego era altanero y me contestaba: “¡Qué me vas a pegar, gordo, sabés cómo te tiro un caño y te gambeteo!”. Diego te provocaba mucho más, y el Bocha saltaba.

23 –¿Cómo era eso de los uñazos? –Me dejaba las uñas de los dedos más chiquitos bien largas y afiladas. La idea vino de la época en que estábamos todos parados en un entrenamiento o en una charla y venía uno con una uña larga atrás y te pinchaba en la pierna. El Negrito Galván, de Independiente, fue el primero. Después me la empecé a dejar para los partidos y la usaba en la cancha.

24 –¿Por qué no participaste de la publicidad de DirecTV con los campeones del 78? –Porque no me llamaron. Igual, no me gustó para nada la propaganda.

25 –¿Es cierto que en 1982, cuando eras suplente en River, te llevabas la radio al banco?

–Sí, me llevaba la radio para escuchar los otros resultados y también para ver cómo analizaban al que estaba jugando por mí.

26 –¿Sos el único de la familia que lleva el apellido de tu madre? –Mi hermano y yo lo llevamos sin “ese”, mis otros hermanos son “Gallegos”. No sé, a mí me anotaron sin “ese”. Con ese o sin ese es un orgulloso llevar su apellido, porque para mí fue madre y padre a la vez.

27 –¿Es verdad que Menotti, después del 78, le hizo una dedicatoria en un póster a tu madre que decía: “A Doña Carmen, por la nobleza de su hijo”? –No me acuerdo mucho, pero puede ser. Yo siempre fui de ayudar a los demás y ahora uno que es grande dice: “En algunos casos me he equivocado y en otros no”. Yo avivé muchos giles, también, eh.

28 –¿A quién te referís? –... (risas y silencio).

29 –¿Cuándo fue la última vez que hablaste con tu padre? –No tengo relación con él. En las navidades lo veíamos y nada más. Pero yo soy taurino, muy cabeza dura, y, para mí, mi familia era mi mamá, no mi papá. Él está vivo, pero casi no hablo con él.

30 –¿En el River 86 eras el técnico adentro de la cancha? –En los entrenamientos yo paraba un poco al equipo: “Si atacamos por acá, vamos a tener problemas por el otro lado”. El Bambino me decía: “Pará Tolo, ¿por qué no te vas a hacer el curso? Si son dos años nada más. Andá y después vení a dirigir a River”. El Bambino nos daba mucha libertad para hablar, pero después el que decide adentro es el jugador.

31 –¿Cuál fue el jugador que más te divirtió en un entrenamiento? –Ah, noooo, Maradona, lejos, por las cosas que hacía, con los botines desatados, jugaba con mandarinas, naranjas, pelotitas de hóckey, una cosa de locos.

32 –¿Nunca pensaste en pintarte las canas? –No, aparte a mi señora le gustan. Estas canas se las debo a River, por el primer campeonato. Hasta ese torneo yo tenía el pelo negro, ahí me empezaron a salir, por el estrés. El médico me dijo que eran por los nervios.

33 –Tu comida preferida. –El asado.

34 –¿Que fue más meritorio: ganar el Mundial 78 o el 86? –En el 78 había un país atrás que te ponía mucho más nervioso. El del 86 se jugó de visitante, sin presiones. Aparte, el del 78 fue más meritorio porque fue el primero.

35 –¿Quién es el mejor técnico argentino hoy? –Hay dos a los que respeto mucho y que me respetaron mucho a mí: Bianchi y Bielsa. Para mí son los dos mejores.

36 –¿Y el mejor jugador argentino? –Verón lejos, por la simpleza con que juega, sin ningún problema, cómo le pega a la pelota, el despliegue que tiene y además cada día está más maduro. De los que juegan acá el que más me gusta es Riquelme.

37 –¿Cuándo fue la última vez que hablaste con Passarella? –No sé, hace como un año. A ver... me llamó el último 23 de diciembre.

38 –¿Estás enojado, distanciado de él? –No sé, lo llamé como diez veces y después no me contestó, entonces no insistí más.

39 –Si él te hubiera reemplazado como técnico de River, como se especulaba, ¿lo hubieras tomado como una traición? –Él me llevó a River. Así que si eso sucedía yo lo iba a tratar de ayudar diciéndole los problemas que tenía River, algo que no hicieron conmigo cuando agarré la última vez. Ahora, cuando yo me fui, dejé toda la información a disposición.

40 –Como jugador, ¿alguna vez te agarraste a trompadas en un vestuario? –Algunas veces, pero no tantas. Con Merlo, una vez, tuvimos un encontronazo en una práctica y nos agarramos a trompadas, normal. También con Capurro, en Newell’s.

41 –¿Quién la empezó aquélla vez: vos o Merlo? –Creo que la empecé yo. Antes era muy peleador y además yo estaba calentito porque no jugaba. Entonces bastó que chocáramos en una práctica para que se armara.

42 –¿Y quién ganó? –¿Quién va a ganar? Yo... Mostaza se pone nervioso (risas). Es buen tipo, se merece la estatua que le quieren hacer los hinchas de Racing.

43 –También te agarraste una vez con los hinchas, en Newell’s, ¿no? –Sí, fue después de un clásico. Decían que no habíamos querido ganar el partido. Mirá si no vamos a querer ganar un clásico, que aparte de todo te lo pagan doble. Con la gente de Newell’s me llevo muy bien, siempre mi nombre está dando vueltas para dirigir ahí.

44 –¿Qué sentiste cuando Passarella te mandó a los 4.000 metros de Oruro para espiar a un rival de la Selección? –Que me moría. En el primer giro que hicimos con la camioneta Sabella ya estaba vomitando.

45 –¿Durante cuánto tiempo estuviste mal con Menotti porque te cortó la carrera? –No me cortó la carrera, sólo que cuando él asumió como técnico en River yo iba a estar más motivado, me iba a poner mejor físicamente, pero él prefirió traer a Batista. Ahí me bajoneé un poco.

46 –Lo mejor y lo peor de Menotti y de Bilardo. –Con Menotti salía a devorarme al contrario con mucha fe. A Bilardo no lo conozco mucho porque no me dirigió, tengo buenas referencias porque paraba mucho el juego y daba indicaciones.

47 –Si vas con el auto y te cruzás a Ramón Díaz caminando, ¿qué hacés? –Lo saludo. Si me saluda, lo saludo.

48 –¿Quién fue el técnico que más te marcó en su carrera? –Menotti, pero también le debo mi agradecimiento a Juan Carlos Montes, que me hizo debutar en Primera.

49 –¿Por qué fracasaron en el Mundial 82? –Porque nos faltó hambre. Algunos jugadores, entre los que me incluyo, no tendríamos que haber jugado ese Mundial, porque no estábamos bien y había gente joven que podría haber hecho mejor las cosas.

50 –¿Cuál es tu mayor virtud como técnico? –Creo que veo bastante bien los partidos y mayormente acierto con los cambios.

51 –Te pido algunas definiciones: Bielsa. –Un técnico estudioso, trabajador, y muy obsesivo por su trabajo.

52 –Juan Gilberto Funes. –Un gran tipo, un amigo. No sé si le pasó lo que le pasó por negligencia, pero estoy seguro de que con otro cuidado por ahí terminaba con mejor suerte.

53 –Jorge Griffa. –Un tipo al que le debo mucho. De chico, cuando yo estaba en Newell’s y quería dejar todo porque me ponían de tres, me fue a buscar para que no abandonara. También me daba vitaminas todos los sábados.

54 –Jorge Valdano. –Un amigo. Hicimos las inferiores juntos pero él subió a Primera antes que yo, después lo vendieron al Alavés. Fue una baja importante en el 82, podría haber sido un jugador importante para nosotros en ese Mundial. Buena gente.

55 –Oscar Ruggeri. –Me llamó hace poco para saludarme por el Día del Amigo. Con él logramos muchas cosas en River. Alguna vez nos enfrentamos porque él dirigía a otro equipo y yo había tenido la suerte de ser campeón y él no podía meter un campeonato. Bueno, son los nervios.

56 –Carlos Bilardo. –Un gran entrenador, muy preparado para ver los problemas del jugador, que se entrega entero por un equipo. Campeón y subcampeón del mundo son muchos méritos.

57 –Beto Alonso. –Buen jugador. No estoy peleado ni nada. Sólo que él dijo que había hecho los dos goles con la pelota naranja, y yo aclaré que todos habíamos jugado ese partido, y que yo había sido el capitán.

58 –Ramón Díaz. –Un amigo al que empezamos a perder cuando se fue a Japón.

59 –¿Qué sentiste cuando te enteraste de que Comizzo había vuelto a River? –Nada, no sentí nada. Sólo que me hubiese gustado que siguiera Costanzo; no porque lo puse yo sino porque es el arquero del futuro.

60 –¿Es cierto que el motivo de la exclusión de Comizzo en el 92 fue que había discutido feo con vos? –El técnico era Passarella y dijo que no eran compatibles. Sí, es verdad que había discutido conmigo.

61 –¿Vos hubieras hecho pública la razón de su salida para que no se especulara con cosas extrañas? –Cada técnico tiene su librito. Son muchos años, no me gusta remover el pasado.

62 –De la gente que te llamó cuando te fuiste de River, ¿cuál fue el respaldo que más te sorprendió? –Lo que más me llamó la atención fueron los llamados de los hinchas de Boca y cómo me defendió Bianchi en las conferencias de prensa.

63 –¿Quién te imaginás que va a ser el próximo técnico de la Selección? –Yo creo que va a seguir Bielsa. Y, si no, va a estar entre Cúper y Bianchi.

64 –¿Qué le dijiste a Passarella cuando Macri se reunió con él para ofrecerle la dirección técnica de Boca? –Que yo no iba. Bah, si se reunió... yo no lo vi, tampoco me invitaron. Cada uno es grande y sabe lo que hace.

65 –¿Cómo hubieras reaccionado si agarraba? –Él es profesional, como todos, hay que mantener una familia y trabajar.

66 –¿En qué se equivocaron en el Mundial 98? –Tuvimos algunos jugadores con lesiones leves como Crespo y Chamot, pero hicimos los méritos para estar entre los cuatro primeros. Errores hay siempre pero yo estoy conforme con esa selección.

67 –¿Sentís que la gran relación que tenías con el hincha de River se quebró con el primer 0-3 con Boca, el de la Libertadores? –Pienso que el periodismo le dio mucha importancia a eso; yo me estaba jugando dos campeonatos, habíamos llegado bien a ese partido, porque cuatro días de descanso eran suficiente. Siempre tuve buena relación, pero la gente que quería a otra persona empezó a hostigarme.

68 –¿De verdad no sentís que la relación con la gente se quebró? –La San Martín siempre puteó, ahora también los putearon.

69 –¿Ramón tiene más suerte que vos? Con vos Boca ganó la Intercontinental; con él la perdió, y eso influye en el humor de la gente de River... –Pero nada que ver aquel Boca con éste. Vamos a ver cómo termina River el campeonato.

70 –¿Qué sentiste cuando hace unas semanas River jugó contra Chacarita en Ferro y vos tuviste que ir a San Martín? –Y bueno, ahí tenés mi explicación: a mí no me ayudaron como lo están ayudando a él. Con él ponen plata para sacar a los otros, conmigo no. Cuando yo dirigía fui a México a jugar por la Copa y me tocaba recién jugar por el torneo el domingo posterior. Pero termina el partido y resulta que me avisan que jugamos el martes, cinco días antes. Así no podés competir.

71 –¿No será que Ramón se sabe manejar mejor que vos? –Noooo (risas). Cuando hay una elección con dos tipos como Aguilar y Santilli, que te apoyan y evitan cualquier desborde y no te pasan presión ni te quieren limpiar, es otra cosa.

72 –¿Te dio bronca que a él le compraran jugadores y a vos no? –Yo quiero ver cómo termina este torneo.

73 –¿Cuál fue el gesto que más te emocionó en la despedida que te hicieron los jugadores? –Que estuvieran presentes todos para mí fue un golpe anímico buenísimo. Yo creía que jugadores como Franco y Ledesma, que casi no habían podido jugar, no iban a ir, pero fueron. A todos los que no tuvieron una posibilidad conmigo les pedí perdón. Creo que se han llevado algo de mí porque les enseñé muchas cosas.

74 –¿Llegaste a llorar en esa cena? –Sí, Coudet me emocionó cuando se puso a hablar.

75 –¿No te bajaste los pantalones ante los dirigentes cuando aceptaste que te cambiaran a tus colaboradores a principios del 2001? –No, no, yo lo decidí. Ahora hablé de nuevo con Pitarch, que va a trabajar otra vez conmigo. Yo quise cambiar y nada más.

76 –¿Te pareció justo dejar afuera a tipos como Marcone y Pitarch con los que venías trabajando desde hacía muchísimo tiempo? –Es que a veces tenés que decidir y decís: “En vez de hacerlo con esta rubia, lo hago con esta morocha”. A mí me pasó eso.

77 –¿Vos no tendrías que haber muerto con la tuya? –No, no, que muera el que quiere morir, yo no muero con nadie. Si veo que otro me puede dar una mano... Aparte yo estoy orgulloso de ellos, soy amigo. Con Pitarch hablé para reintegrarlo, con Marcone no.

78 –¿Aquella vez que te subió la presión en el partido con Racing pensaste que te morías? –No que me moría, pero que era al pedo sufrir tanto por una institución, cuando a veces no te respondían de la misma manera. Esa tarde empecé a sentir mucho calor en el pecho y me asusté un poco.

79 –Cuando viste que Ramón Díaz era tu reemplazante, ¿no te subió otra vez la presión? –No, ya lo sabía, mirá si no lo iba a saber.

80 –¿Hasta dónde hubieras llegado si seguías como nueve toda tu carrera? –No llegaba a nada. Petiso, gordo, no llegaba a nada.

81 –El día más triste en el fútbol. –Cuando empatamos con Huracán en el Monumental. Era el campeonato para nosotros. Ese día me fui muy mal, era un partido tranquilo, ganábamos 1-0, se dio así.

82 –Y el día más feliz. –Cuando salí campeón del mundo. Y también cuando veo que los pibes que proyecto de las inferiores a la Primera triunfan. Por ejemplo, a pesar de que a Saviola no lo hice debutar, le he enseñado mucho; me quedé muchas horas con él haciendo definición para que pusiera mejor el cuerpo y esas cosas.

83 –¿Al Mundial 86 no te llevaron por tu identificación con Menotti? –No sé, estaba Russo, igual después del Mundial 82 ya sabía que no lo iba a jugar. Bilardo nunca me había tenido en cuenta.

84 –¿No te arrepentís de haberte enterado del nacimiento de tu primer hijo estando en la concentración? –Así es el fútbol. Faltaban un par de días para empezar el Mundial, me avisó Pizzarotti, me fui a verlo a Rosario y después volví. El fútbol me sacó toda la infancia de mis hijos, por eso ahora los disfruto mucho.

85 –¿Qué sentiste en la jugada de Resenbrink que dio en el palo en el último minuto en la final del 78? –Estaba muy desesperado y la quise despejar con tanta fuerza que le terminé pegando con la canilla y la mandé a la tribuna. Enseguida terminó el partido.

86 –¿Cuál es la charla técnica que más recordás? –La que nos dio Menotti en la final. Habló muy poco y estuvo muy tranquilo. Nos dijo que ya habíamos hecho muchas cosas por el país y que, si podíamos dar la puntada final, hacer el último esfuerzo, sería el broche ideal.

87 –¿Vos estuviste de acuerdo con Bilardo cuando le dio la cinta de capitán a Diego y se la sacó a Passarella en 1983?

–No sé si era para darle más responsabilidades a Diego, para que se cuide mucho más; pero creo que Daniel siempre fue un gran capitán y hubiese merecido seguir siendo el capitán.

88 –¿No creés que si aquella vez del 0-3 hubieras tenido autocrítica el hincha te habría bancado de otra forma? Ramón fue más vivo y la hizo después del 1-1... –¿De qué me equivoqué? Yo no hablo para la gilada, para la hinchada, yo hablo para mí. Estoy convencido de que ese partido estuvo bien planteado, sólo que me faltaron cinco números ocho.

89 –¿Creés que en aquel partido contra Huracán, del Monumental, hubo algunos jugadores que no dieron todo lo que podían? –No, no, estoy orgulloso de los jugadores, lo que pasa es que tuve jugadores engripados como Berizzo, y tuve que poner a Paz y a Franco. Y se complicó.

90 –¿No sospechás que había jugadores en ese plantel que no se mataban por vos? –Yo no creo en eso.

91 –Decí tres cosas que asumís como errores de tu segundo paso como entrenador de River. –Yo no me arrepiento de las cosas que hice, no me arrepiento de nada. Simplemente puedo decir que si agarrara River sería totalmente diferente en el sentido de que me podrían haber traído algunos jugadores. A mí no me los trajeron y dejé que se fueran muchos jugadores clave. No volvería a pasarme.

92 –¿Había dirigentes que presionaban para que D’Alessandro no jugara? –No, al contrario, me presionaban para que lo pusiera así lo podían vender.

93 –¿Cuándo imaginás que se va a dar tu regreso al fútbol? –En febrero o marzo ya estoy dirigiendo. Dios quiera que sea acá..

94 –¿Te emocionaste cuando Maradona te invitó a su fiesta privada el día del homenaje? –Sí. Hacía como diez años que no estaba con él. Fue muy bueno. Lo que pasó es que yo trabajaba con Daniel y tenía que seguir laburando, por eso me distancié. Diego es un tipo muy sensible, de buen corazón, que te da lo que no tiene. A mí me ha ayudado mucho. Yo también lo defendí en los partidos de las patadas que le daban. Aparte, tengo la suerte de haberle dado la primera pelota en su debut con la Selección, contra Hungría en cancha de Boca.

95 –¿No pensás que Passarella se pudo haber enojado al ver la foto en la que estás con él en esa fiesta? –No... Si Passarella hace como un año que no me llama.

96 –¿Esta etapa sin trabajar la vivís de manera similar a la que te tocó por un año y medio, después del 98? –No, la vivo totalmente distinta. Ahora estoy más tranquilo, analizando, voy a cursos, a fiestas.

97 –Cuando te viene el bajón, ¿en qué pensás? –Me sostengo en mi familia, en mis amigos y estoy yendo a terapia. En terapia hablo de todo, empecé hace como ocho meses.

98 –¿Boca fue el que te mandó a terapia? –No. Dale que me quiero ir a mi casa...

99 –¿Por qué empezaste a ir a terapia, entonces? –Ya hace dos años, en un curso que había hecho, me dijeron que era importante, que me abriría el panorama y que me permitiría descargar la furia, para no hacerlo con mi familia. Y bueno, me gustó y ahora estoy bien. Me hace muy bien.

100  –¿Nunca pensaste que si no fuera por aquel 0-3 de Palermo, tal vez Boca no hubiera ganado nada internacionalmente en estos dos años? –¡Pero cómo me rompés los huevos con ese partido!

(Aclaración de la Redacción: Y eso que no se le llegó a preguntar del segundo 0-3 con Boca, por el  Clausura 2001)

 

Por Diego Borinsky: 24/08/2007

Para seguir leyendo:

#GraciasGuille

Con ese título Boca Juniors despidió en las redes sociales a Guillermo Barros Schelotto. El presidente Angelici y el ex DT brindaron una conferencia de prensa para oficializar la medida. Comienza una nueva era en Boca.

16 de Diciembre de 1986, Alzamendi anota, River Campeón Intercontinental

El día 14 de diciembre, en la ciudad de Tokio y ante 62000 espectadores, el conjunto de River Plate superaba por 1 a 0 al Steaua Bucarest de Rumania y conseguía una Copa tan anhelada.

15 de Diciembre de 1939, Alejo Russel, campeón en Tenis

Calificado como todo un caballero, el destacado deportista cordobés venció en la final del Abierto de la República al ecuatoriano Francisco Cano en una final electrizante en 5 sets.

1986. River y la historia ya no se deben nada

Después de ganar el torneo local y su primera Copa Libertadores, el 14 de diciembre de 1986 River Plate se consagraba campeón intercontinental. Repasamos como fue la evolución de un equipo glorioso.

1985. Ferro Campeón de la Liga Nacional de Básquet

En la primera temporada de la naciente máxima división nacional de Básquet, el conjunto dirigido por Luis Alberto Martínez y capitaneado por Miguel Cortijo se consagra para la Historia.

Un café con el pibe Islas

Con sólo 20 años, atajando en Estudiantes, Luis Islas atravesaba un momento excepcional: 4 años en Primera, el sueño del Mundial, el dinero grande que llega pero una mala fama que le cuesta dejar atrás.

Roberto Porta, Pocillo

La descripción de Borocotó de uno de los primeros uruguayos tentados por el profesionalismo porteño. Un tipo que defendió a Independiente con toda su sangre. Uno de esos que no se achican aunque lo maten.

Brutal patada a Tagliafico en la cabeza

En el encuentro por Champions League entre el Ajax y el Bayern Munich, que finalizó igualado en 3, ocurrió esta peligrosa patada, afortunadamente sin consecuencias, de Muller al defensor argentino.

Estimado chorro

Por Borocotó. "Vos no sabés lo que hiciste al alzarte con la bicicleta del viejo Innocenti. Es probable que no supieras de quién era la máquina, ni que sepas quién es ese viejo que tanto queremos….